BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘futbol’

Deporte: ¿guerra o fraternidad?

Por Manuel Sánchez 

Real Madrid- Barça

Real Madrid- Barça (EFE).

Me gustaría que algún año el Real Madrid participara en el Trofeo Joan Gamper o que el FC Barcelona compitiera en el Trofeo Bernabéu. O que el Barça volviera a estar en el Ciudad de Barcelona (creo que sería por segunda vez) y el RCD Español (por vez primera) en el torneo de verano de su rival. Pero no. No es posible. Los mandamases de estos clubes prefieren la confrontación, el enfrentamiento, recordar agravios (falsos o no), etc. ¿Por qué? La respuesta que pienso… mejor no la escribo. Sin embargo, puedo decir que el fútbol es un ejemplo del cainismo español, que viene promovido por los poderosos (y en Cataluña viven los campeones de este odio, que baja de las élites al pueblo). Los de abajo debemos obligar a los del poder a darle la vuelta a esto. Es difícil, pero no imposible.

 

El fútbol y la identidad común

Por Xus D. 

Final de la Champions: Atlético de Madrid VS Real Madrid.

Final de la Champions: Atlético de Madrid VS Real Madrid.

Una catarsis como la de la noche 28 de mayo, final de la Champions, nos viene bien porque nos puede ayudar a relativizar diferencias que nos tomamos más en serio, rivalidades que no son la de los colores de un equipo, sino las de las ideologías.

El vencedor de aquella noche, pasara lo que pasara, sería un equipo español. Es difícil imaginar un sector que haya hecho más en favor de la marca España en el mundo que el del fútbol. En muchas regiones del planeta nos sitúan en el mapa gracias a nuestros equipos o a sus jugadores. El juego también nos devuelve lo que muchas veces hemos perdido en la política o en la vida social: la identidad común. 

Vicente Del Bosque, tu momento de gloria ya pasó

Por N. R.

Vicente del Bosque, entrenador de la selección española (Europa Press).

Vicente del Bosque, entrenador de la selección española (Europa Press).

A raíz de la reciente noticia de que Del Bosque deja la selección española, quiero dar mi opinión al respecto, y es que esa dimisión llega dos años tarde.

Después de ganar un mundial y una eurocopa, el seleccionador empezó a cagarla. En 2013, en la Copa Confederaciones España perdió ante Brasil con un 3-0, le siguió entonces el Mundial de 2014, momento en el que creo que el entrenador debió ser un poco más cauto, pararse a pensar que su momento de gloria ya pasó y que lo estaba haciendo mal y dimitir. No lo hizo entonces, y ha tenido que dejar escapar esta Eurocopa para darse cuenta de es hora de retirarse.

Joaquín Caparrós es uno de los nombres que más fuerte suenan a la hora de elegir al sustituto de Vicente Del Bosque, aunque también se oye el nombre de Camacho o de Rafa Benítez. En cualquier caso, un cambio es lo que le hace falta a ‘La Roja’ para volver a ser la que fue allá por 2010, cuando ganamos nuestro primer mundial.

 

Somos una ciudadanía que lucha por la Champions pero no por nuestros derechos

Por Miguel Fernández-Palacios

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

La vida no es fácil y, en consecuencia, no se debe desaprovechar la ocasión de divertirse en cuanto se presente. Por eso resulta maravilloso que para celebrar la undécima del Real Madrid, miles de personas llenaran calles, plazas y un inmenso estadio, festejándolo en apasionado jolgorio.

O cuando en 1995 los aficionados entendieron que el descenso administrativo a segunda de sus equipos era una decisión injusta, y dos ciudades como Sevilla y Vigo se llenaron de protestas hasta revertir el veredicto.

Sin embargo esa expresividad espontánea se torna en amargo desencanto cuando, en este mismo país, se recortan derechos laborales, libertades, gastos sanitarios, educativos, de dependencia, etc. Cuestiones nada baladíes conquistadas con mucho sufrimiento y que hacen la vida más justa, pero las avenidas y plazas no se abarrotan en igual medida. No cabe duda de que la individualista sociedad moderna es moldeada en gran medida por los políticos, que forjan ciudadanos indiferentes para que no les incomoden en sus turbios enredos.

Y he aquí la piedra de toque: la indiferencia ciudadana es el peor de los males posibles para una democracia, porque la deteriora hasta ponerla en grave riesgo. Esperemos que los nuevos partidos, en un esfuerzo titánico por el bien y la pervivencia de la libertad democrática, reviertan esta perversa tendencia y sepan ilusionar a la gente formando ciudadanos responsables y comprometidos con lo cívico.

Carta abierta a Juanfran Torres

Por Cristina Redondo Aránguez

Querido Juanfran,

La tristeza de Juanfran, jugador del Atlético de Madrid (EFE).

La tristeza de Juanfran, jugador del Atlético de Madrid, en la final de la Champions (EFE).

Lo primero que quiero hacer es darte las gracias. Gracias por el cariño demostrado a toda la afición, por tu entrega en cada partido y por la fe que compartes con nosotros. Todos estos seguros de que el futuro estará lleno de cosas buenas.

Lo segundo que quiero hacer es transmitirte una frase que seguro que has oído, pero que a mí me inspira en momentos de necesidad. Juanfran, “lo que no te mata te hace más fuerte“. Hemos perdido dos finales, pero que nadie te haga sentir culpable por el desenlace del penalti. Nadie tiene derecho. Para mí, cualquier jugador que se atreva a tirar un penalti en un momento así es un titán. Un valiente al que no le pesan los millones de ojos que tiene encima.

El pasado sábado todos remábamos desde muy distintos lugares para un mismo objetivo: la victoria. Pero, a veces, la corriente es más fuerte. Simplemente ocurre. La mala suerte existe. Y de eso sabemos mucho. Eso es el Atleti.

La vida es así. Igual te lleva a la gloria que te hunde y te hace derramar lágrimas como las de la final. Por eso hay que estar preparados para la próxima.

Como tú bien dijiste hace dos años, volveríamos a vernos en una final de Champions. Y volvimos. Y, además, dejando fuera a dos gigantes como el Barça y el Bayern.

Tus palabras, “rayo”, no nos han hecho más que reafirmar lo que hacemos siempre: sentir orgullo por vosotros.

Espero que más pronto que tarde podamos volver a vernos en las mismas. En una final, persiguiendo un sueño que se nos negó durante mucho tiempo y que cada vez está más cerca. Volveremos, Juanfran, Volveremos. Estamos seguros.

¡Aúpa Atleti!

Ni esteladas ni cruces en el fútbol

Por Martín Sagrera Capdevilla

Una estelada gigante avanzando por las calles de Barcelona durante la manifestación de la Diada (EFE).

Una estelada gigante avanzando por las calles de Barcelona durante la manifestación de la Diada (EFE).

Supongamos que, impulsados por sus obispos, unos católicos quisieran prohibir de nuevo por ley el divorcio a todos, y para ello inundaran los campos de fútbol con cruces o símbolos marianos.

Pues eso –y mucho peor, pues les daría poder para cambiar todas las leyes– es lo que han hecho con su bandera los independentistas en el Barcelona C.F. y pretendían repetir en Madrid, pervirtiendo ese espectáculo deportivo.

También han adulterado otros actos comunes, como la Diada, empleando en otras esferas incluso las multas y hasta la agresión física. Así intentan imponerse por la violencia y el miedo a la mayoría de los catalanes, pisoteando –contra toda justicia, aunque fueran una mayoría– nuestros derechos humanos.

Como todos los totalitarios, exigen tener libertad ellos para quitárnosla después a todos los demás.

Aplicar las reglas del fútbol a la política

Por Plácido Cabrera Ibáñez

Tarjeta roja a Fernando Torres (EFE).

Tarjeta roja a Fernando Torres (EFE).

Es conocido que en el fútbol existen unas reglas elementales para facilitar el juego limpio. Entre ellas se encuentran las famosas tarjetas amarilla y roja.Dentro de unos días los españoles tendrán que ir a votar para elegir a sus representantes políticos. En los últimos años la corrupción ha sido una de sus primeras preocupaciones.

Sugiero la posibilidad de llevar las reglas de juego del fútbol a la política, para cuando un diputado, senador, concejal o miembro de un partido sea imputado (ahora se llama investigado o encausado). Estaría bien que en esas situaciones al político le saquen una tarjeta roja y automáticamente pierda su condición de representante público, y el partido en el que militaba no pueda sustituirlo, como pasa en los partidos de fútbol, que desde ese momento el equipo continúa el partido con un jugador menos.

Cuando exista una sentencia condenatoria en firme, obligarlo a devolver todas las cantidades recibidas desde la primera mensualidad; y si esto no fuera posible, será el partido que lo presentó en las listas el que devuelva los importes de manera subsidiaria. Todo esto podría ayudar a elegir mejor a los representantes políticos, a reducir la corrupción y a realizar un servicio público en la política más limpio.

 

Homenaje a Gaspar Rosety

Por Javier Prieto Pérez

La noticia del fallecimiento de Gaspar Rosety ha teñido de luto el mundo del periodismo deportivo y a mí me ha causado una profunda consternación. Rosety nos ha dejado con apenas 57 años, aunque nos ha donado un legado profesional impresionante.

Gaspar Rosety, en la entrega de los premios Antena de Oro 2013 (Gtres).

Gaspar Rosety, en la entrega de los premios Antena de Oro 2013 (Gtres).

Gaspar fue una de las mejores voces radiofónicas, sobre todo en la década de los 80 y 90, cuando trabajó para las principales emisoras españolas. En aquellos años, que fueron una época dorada para ese género periodístico, nos regaló infinidad de lecciones magistrales. Contaba con una voz profunda y personalísima que ponía al servicio de unas retransmisiones espectaculares, especialmente de partidos de fútbol. En ellas combinaba lirismo, épica e intensidad. Su talento, su extraordinaria dicción y su riqueza de vocabulario convertían en mágicas sus alocuciones. Siempre huyó de convencionalismos y desarrolló un estilo genuino, propio y auténtico, aglutinando en el ejercicio de su profesión todas las características del buen periodista. Sus palabras a través de las ondas conseguían el milagro de hacernos ‘ver en color’ el fútbol en la radio. Al mismo tiempo, poseía una gran personalidad.

Recuerdo sus frecuentes encontronazos con José María García en directo en el programa SuperGarcía de Antena 3 Radio. Pero su mayor virtud era la pasión por el deporte y por el periodismo que transmitía cada vez que se ponía delante de un micrófono. Con su marcha, perdemos a uno de los grandes iconos de la ‘vieja escuela’ del periodismo en estado puro. Sólo puedo decir que sin conocerle era un integrante más de mi familia, puesto que su voz me acompañó durante toda mi juventud.

Fue, es y será un referente para una generación completa de periodistas. Ahora, junto a Juanma Gozalo y Andrés Montes, organizará unas maravillosas tertulias en el cielo. Gracias maestro y hasta siempre.

 

 

Nos pueden dejar sin casa, sin derechos laborales, sin una sanidad digna… pero es otro cantar si nos tocan el fútbol

Por Juan Ponce Rojas

Selección española.

Retransmisión, en pantalla gigante, de la final del Mundial de 2010 en Barcelona. (ARCHIVO)

Quiero con estas palabras definir de como nos va en esta España nuestra.

Nos puede tocar que nos dejen sin casa después de toda una vida luchando por ella. Que nos traslademos a los años 70 con la precariedad de los derechos de los trabajadores. Que nos dejen sin una sanidad digna y nos dejen morir en la sala de espera por falta de recursos o personal.

Que los bancos nos roben con sus elevados intereses. Que tengamos como país una vergüenza en toda Europa por su corrupta clase política

Pero es otro cantar si tocan el fútbol; con este si nos lanzamos a la calle a decir “todos somos la Roja”. ¡Así nos va!

¿Qué se condena cuando se pita al himno de España?

Por María Monrabal

En referencia a la pitada al himno de España en el partido de la final de la Copa del Rey:

En España vivimos atrapados en el pasado. Le hemos dado a nuestra bandera e himno una connotación negativa derivada de dictaduras horribles y personajillos que han llegado al Gobierno con el único propósito de ver quién saca más para él y deja menos para el país. Tenemos que abrir un poco más nuestra mente, ver que somos algo más que una catástrofe política.

Hemos luchado entre todos por un cambio que posiblemente llegue y tenemos que dejar atrás el pasado y confiar en el futuro. Darnos cuenta de que todos en España estamos luchando por un objetivo común, que es el de lograr vivir en un país digno, y dejar atrás meras cuestiones nacionalistas que solo nos han llevado al odio entre unos y otros.

Debemos encontrar en este país cuales son los puntos en común que tenemos todos los ciudadanos y trabajar por ellos en vez de tirarnos los trastos a la cabeza cada vez que escuchamos un himno o vemos una bandera.

 Wert, Artur Mas, el rey Felipe y Ángel María Villar, en el momento de la sonora pitada al himno (GTRES)

Wert, Artur Mas, el rey Felipe y Ángel María Villar, en el momento de la sonora pitada al himno (GTRES)

Si pedimos un cambio, tenemos que empezar en todos los sentidos por nosotros mismos en vez de fomentar el racismo sin sentido entre iguales, darnos cuenta de que la política no lo es todo en nuestro país, que más allá de esto somos todos personas que pedimos que el país se rija desde la cordialidad y la racionalidad, y es como debemos actuar también nosotros.

Si nadie en el Gobierno trabaja por lograr una mediación, tenemos que ser nosotros mismos los que logremos ver que las actitudes violentas y de desprecio solo nos pueden llevar al caos, mientras que si trabajamos conjuntamente y vemos cuales son nuestros puntos en común, podremos llegar a alcanzar nuestros objetivos fácilmente, sin despreciar a nada ni a nadie.

Si somos un país lleno de personas que tienen una voluntad positiva, ¿para qué desviarnos de nuestros fines perdiéndonos en otras cuestiones?

Presumimos de ser personas de mente abierta, demostremos eso actuando pacíficamente y luchando desde el control y la racionalidad canalizando nuestra energía hacia lograr objetivos que realmente nos lleven a prosperar, porque de lo contrario no conseguiremos más que odio y el odio nunca lleva a nada.