BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘elecciones’

¿Elegir a un gobernante? No sin tu carnet de votante

Por Javier Sánchez

Llevo tiempo dándole vueltas a una idea, aunque es ahora (con la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos) cuando me atrevo a escribirla al calor de este ventajismo a posteriori que suaviza lo radical de la reflexión que realizo.

El planteamiento se compone de tres preguntas y una propuesta.

La primera pregunta es simple: ¿Usted dejaría que alguien sin conocimientos o habilidades de conducción manipulara su coche? Entiendo que no, que un automóvil es una posesión cara y muy preciada que suele cuidarse con mimo y esmero. Nadie quiere que le estropeen el coche, que se lo rayen o que lo cojan sin su permiso.

La segunda pregunta es aún más obvia: ¿Permitiría que alguien sin formación o capacidad pedagógica le diera clase a su hijo? De nuevo supongo que la respuesta sería negativa. La educación de un hijo es una preocupación fundamental de cualquier padre o madre. Aun sabiendo que están en manos de profesionales cualificados, a veces ponemos en duda su autoridad o su conocimiento sobre cómo enseñarles (véase la huelga de deberes, que daría para otro escrito).  En ningún caso dejaríamos en manos de cualquiera la tutela pedagógica de nuestros retoños.

Una niña intentando meter una papeleta en la urna en las elecciones del 26-J (EFE).

Una niña intentando meter una papeleta en la urna en las elecciones del 26-J (EFE).

Entonces, ¿cómo es posible que dejemos la conducción o la tutela de un país en manos de cualquiera? Y no, amigos, no me refiero a dejarlo en manos de Donald Trump o de Mariano Rajoy. Me refiero a dejarlo en manos de todos los votantes.

Supongo que ya estarán arqueando la ceja y meneando la cabeza con gesto de desaprobación. Sí, lo que estoy diciendo es que no todos los habitantes de un país mayores de 18 años son capaces de conducir un coche adecuadamente (se necesita una licencia de conducción), enseñar a un niño adecuadamente (se necesita un título y una oposición) o de votar adecuadamente (no se requiere nada…).

No todo el mundo tiene la capacidad de análisis crítico, de razonamiento lógico y de reflexión pausada que deberían ser requisito mínimo para poder decidir el futuro de una nación. Por supuesto, son capacidades que se pueden adquirir, al igual que la de conducir un coche o dar clase a un niño. Y claro que deberían ser adquiridas y enseñadas a través de la educación y la concienciación en política.

Pero lo que no se debería permitir es que alguien sin estos mínimos elija a un gobernante, no sin su carnet de votante. Carnet que supondría ser acreedor de estas competencias, al igual que el permiso de conducir o el título de magisterio en sus respectivas parcelas.

Hace más de dos mil años que los griegos, cuna de la civilización occidental, propusieron que la democracia era la forma de gobierno más justa. Llevaban gran parte de razón, pero quizás no toda. Y es que precisamente uno de ellos, el archiconocido filósofo Platón en su obra “La República” apuntaba que la sofocracia, “el gobierno de los sabios”, era el sistema político ideal.  Un grupo de hombres preparados con el saber necesario para guiar al pueblo puede que no sea la panacea, pero nos aporta la idea de lo que sería la clave de mi reflexión: la idea de una “sofodemocracia”. Un gobierno elegido por todos y todas las capaces de elegir sabiamente.

He ahí la esencia de la propuesta: la creación de ese carnet mencionado previamente que acredite a su poseedor como “ciudadano sabio”, como auténtico garante de la capacidad de elegir con criterio, sensatez e inteligencia a sus gobernantes.

¿Polémico? Sí. ¿Difícil de llevar a cabo? También. ¿Osado? Sin lugar a dudas. Pero la alternativa es seguir permitiendo que cualquiera decida quién lleva las riendas de una nación. ¿Le parece una barbaridad? Pues súbase conmigo al coche, que no tengo permiso de conducir y deje que le enseñe a su hijo, que no soy maestro. Pero no se queje luego si estrello el coche y su hijo es un analfabeto. Debería haberme pedido antes mi carnet…

España en vilo: ¿celebraremos la Navidad?

Por Patricia Moreno

Bola gigante de Navidad (EFE).

Bola gigante de Navidad (EFE).

En España, el hecho de convocar nuevas elecciones es como jugar al Euromillón. Hoy no ha tocado lo que me gusta, probemos otro día. Y así estamos, esperando para votar por tercera vez, viendo como ‘nuestros líderes’ no saben ponerse de acuerdo en nada.

Lo más gracioso es ver las caras de los españoles al saber que la fecha prevista de la nueva jornada electoral podría ser el 25 de diciembre. Sí, el día de Navidad. Ya nos veo a todos yendo a ejercer nuestro voto cantando villancicos y a todos los elegidos para participar como presidentes o vocales de mesa con su pavo de Navidad para aguantar toda la jornada. Cruzad los dedos españoles, para que las terceras elecciones se adelanten una semana y podamos sobrellevar en paz la resaca de Nochebuena.

La desvestidura

Por Rafael Bueno

Mariano Rajoy en la primera sesión de investidura (EFE).

Mariano Rajoy en la primera sesión de investidura (EFE).

En lugar de una investidura, la casta política entera, ha hecho justo lo contrario. Se ha desnudado y los ciudadanos hemos podido ver una vez más sus verdaderas intenciones.

Sobran todos, porque lo que realmente sobra, es el actual sistema de partidos que padecemos. Todos los cambios que la casta política quiere hacer sin cambiar dicho sistema, son precisamente, para que no cambie nada, para seguir ellos manteniendo sus indecentes privilegios. Aquí no ha habido democracia nunca, porque no hay separación de poderes y porque la soberanía está en los partidos que son los que eligen en listas cerradas y bloqueadas, de espaldas al pueblo.

Acabemos de una vez por todas con esta dictadura de partidos, para hacer la democracia que no se hizo en la transición que ellos convirtieron en una transacción, para continuar la oligarquía de poder del franquismo: Iglesia, banca y monopolios. Nos engañaron. Si nadie hubiera ido a votar, este sistema de partidos ya no existiría, al carecer de legitimidad. Es la única forma pacífica de acabar con él.

 

Dispuestos a pactar con el diablo si fuese necesario

Por Rafael Bueno

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias (EFE).

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias (EFE).

Ahí tienen ustedes a los políticos, los mayores enemigos del pueblo, una vez más, centrados sólo y exclusivamente en la defensa de sus particulares e indecentes privilegios. Es lo único que les importa.

Dispuestos a pactar con el mismísimo diablo si es necesario, y a comprar todo tipo de voluntades; por supuesto, con nuestro dinero. Dinero que no tiene el pueblo para cubrir sus necesidades básicas, ni para que sus hijos tengan un futuro mínimamente digno.

Pero como en esta dictadura de partidos el pueblo pinta menos que en la franquista, pues ellos a lo suyo.  ¿Por qué no recortan sus privilegios y cierran todos esos organismos inútiles que hay, como por ejemplo el Senado, las Diputaciones, los Reinos de Taifas de las Autonomías, y un larguísimo etcétera? Por ahí se va el dinero a chorros, porque ya casi hay más gente chupando, que aportando.

No hay país, por muy rico que sea, y no es precisamente nuestro caso, que aguante tal sangría de dinero. ¿Cuánto vamos a durar así? ¿Por qué no obligan a devolver el dinero a los que tan descarada e impunemente han robado, hasta arruinarnos a todos? Pero la culpa la tienen todos los que van a votar, porque así están manteniendo esta estafa política partitocrática que padecemos, y que nos tiene arruinados y oprimidos

Mi enhorabuena a la derecha española, que ha ganado sin esfuerzos

Por Elena Gracia

Lamentable, no se puede decir nada más. La izquierda desunida como siempre ha permitido que la derecha vuelva a ganar.

Empezando por el PSOE que priorizó sus negociaciones con el centroderecha de Ciudadanos, aconsejado por sus líderes de Andalucía y Extremadura, que más bien parecen hermanos de Ciudadanos que socialistas, y que en ningún momento primaron sus conversaciones con Podemos o IU.

Siguiendo por Podemos, que prefirió ir solo a las primeras elecciones, sin contar con IU, y que luego se dedicó a llenarse la boca diciendo que eran los vencedores.

Mariano Rajoy junto a su mujer, Soraya Sáenz de Santamaría y Fernando Martínez Maillo, en el balcón de Génova (EFE).

Mariano Rajoy junto a su mujer Elvira, Soraya Sáenz de Santamaría y Fernando Martínez Maillo, en el balcón de Génova (EFE).

Creo que de la izquierda que tenemos en este país el único discreto ha sido Garzón. Qué pena, qué defraudada me siento. Siempre he votado y votaré a la izquierda. No voy a votar a la derecha con lo que le ha hecho a nuestros jóvenes, con unos contratos lamentables, cobrando una porquería y sin posibilidad de emanciparse salvo que decidan irse debajo de un puente o fuera de España a buscarse la vida, que ignora las ayudas sociales, por no hablar de su comportamiento en el poder haciendo y deshaciendo a su antojo.

Ya me sentí defraudada cuando esos dirigentes socialistas empezaron a atacar a Podemos y crearon una brecha. Si anteponemos las opiniones personales al interés de los ciudadanos tal vez no sirvamos para representarlos. ¿Alguno de los políticos se ha planteado esta cuestión en alguna ocasión, o todos ellos se consideran válidos, eficaces e insustituibles? Demasiado ego para mi gusto, poco altruismo, muchos intereses particulares.

Después Podemos decidió que estaba muy herido porque el PSOE había preferido pactar con Ciudadanos. Tal vez allí si hubiéramos dejado el ego y hubiéramos permitido que el PSOE gobernase se le hubiera podido meter caña en el Congreso con todos esos escaños y luchar para mejorar la vida de los españoles, pero de nuevo fue más importante demostrar la fortaleza del partido frente a los intereses de los ciudadanos y ahora recogemos las consecuencias. Hemos tenido que ir a otras elecciones. Y con los votantes descontentos, desencantados y decepcionados.

Y estaba claro que la derecha, que votan como buen rebaño siempre unidos, aunque había hecho un pequeño escarceo con el centroderecha, han vuelto a su redil y no solo eso, además cinco escaños del PSOE se han ido al PP.

Enhorabuena a la derecha española, han ganado sin hacer nada, la izquierda de nuevo les ha dado la victoria. Rajoy ha sido más listo de lo que parecía, solo ha tenido que utilizar su táctica: esperar.

Hemos dejado pasar delante de nuestras manos la posibilidad de cambiar el color del país, ahora tendremos que esperar cuatro años más, nuestros jóvenes tendrán que seguir con sus precarios trabajos. Felicitaciones a los dirigentes de izquierdas por hacer el trabajo sucio.

Lamentablemente dentro de unos años se podrá analizar este tan penoso momento en que decidimos comportarnos como niños malcriados y caprichosos pretendiendo tener el poder para nosotros solos y de esta forma lo perdimos.

Un Donald Trump en España sí que daría miedo

Por María E. Bolaños

276910-944-714

El magnate y precandidato presidencial Donald Trump (EFE).

A mí no me asusta que Unidos Podemos supere al Partido Socialista. E incluso que si lo hace sea por muchos escaños, tantos como para ganar al PP.

A estos experimentos les auguro corta vida. No me gustan los extremos que están actualmente representados por el PP y Unidos Podemos, es un bipartidismo radical.

A mí quien me daría miedo, en el supuesto de una España presidencialista, sería un Donald Trump. El PSOE es un partido centenario, que no se tiene que catalogar. Sus Gobiernos han aupado a España social e internacionalmente.

 

Peligrosos bandazos del señor Sánchez

Por Javier Sanz Ridruejo

Pedro Sánchez en la presentación del documento 'Sí por el cambio' (Europa Press).

Pedro Sánchez en la presentación del documento ‘Sí por el cambio’ (Europa Press).

Los actuales cambios y recambios políticos tan inusuales en España, cansan a todos, máxime a los bisoños conductores de algunos partidos. Presionados al máximo por los grandes empresarios, temerosos de un final del bipartidismo, lo que para ellos sería sin duda un peligro, Sánchez ha hecho un brusco y fuerte viraje a la derecha, prometiéndoles que si no conseguía ser presidente dejaría serlo al del PP.

Este tumbo ha alarmado y hecho reaccionar a gritos incluso a su mismo equipo, por lo que él  ha intentado reenderezar su rumbo con otro bandazo, prometiendo ahora que no se abstendrá para permitir gobernar al PP. Esos peligrosos zigzags en plena carrera auguran lo peor e invitan a algunos a bajarse del carro. Al final va a tener razón la pintada andaluza: “¿Quieres cambiar? Deja al PP ya. ¿Te da igual? Vota al PSOE o a ná”.

Casta política, basta ya

Por Rafael Bueno

El Congreso de los Diputados (Europa Press).

El Congreso de los Diputados (Europa Press).

Señores políticos, basta ya de abusar y engañar. Ustedes saben muy bien que no representan al pueblo, sino a los partidos que os imponen en esas listas cerradas y bloqueadas. Ustedes saben igualmente, que esto nunca ha sido una Democracia, sino una Partitocracia pura y dura, que mantuvo la oligarquía de poder del franquismo.

Ahora hay que repetir elecciones, porque ustedes no se han puesto de acuerdo en la defensa de vuestros intereses particulares, sin importar los del pueblo. No hay derecho a que vivan ustedes como dioses a costa de un pueblo pobre y sin futuro, por vuestra culpa.

Ni hay derecho a que las cárceles estén llenas de pobres robagallinas, mientras que los grandes saqueadores permanecen impunes, al no haber la imprescindible separación de poderes que garantice una mínima justicia. ¡Basta ya!

¿Van a esperar ustedes a que el pueblo reviente?

Gobierno en funciones

Por Manuel Nogueras Tamargo

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (EFE).

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (EFE).

Cada día conozco más a mi Gobierno en funciones. Como está en funciones, pueden cobrar su sueldo en funciones a costa de los contribuyentes y permitirse el lujo de no asistir al Congreso para dar cuentas de lo que a todos los ciudadanos nos interesa.  Visto lo visto, ya sabemos quiénes están en funciones cuando hay vacas flacas, de qué pie cojean y que no estarán en funciones cuando próximamente nos pidan su voto. Eso sí, como no podía ser menos, siguen en funciones, para lo que les interesa.

¿Hay alternativa a Donald Trump?

Por JD Mez Madrid

El candidato a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano, Donald Trump (Cristóbal Herrera/EFE).

Donald Trump (EFE).

El Partido Republicano de los Estados Unidos contempla con pavor, pienso que se puede decir así, el ascenso de Donald Trump. Tras su victoria en el supermartes de EE UU, los republicanos deberían estar cerrando filas en torno al candidato que ha obtenido ya 10 de 15 victorias posibles, pero el perfil xenófobo e intolerante del magnate genera un escenario inédito. El problema es que no hay alternativa. Marco Rubio sí podría reunir las cualidades de un buen candidato, pero no cuenta con los apoyos suficientes.

Algunos temen, y no es una posibilidad descartable, que los republicanos lleguen divididos a la convención de julio, o incluso que los dirigentes del partido den su apoyo a un independiente para disputar la presidencia a los demócratas, presumiblemente liderados por Hillary Clinton. Otros republicanos se consuelan pensando que Trump representa un papel. Puede, pero esto significa que no le importa sembrar división con tal de conseguir sus objetivos. En todo caso presenta una peligrosa posibilidad.