BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘educacion’

Con la educación no se pacta

Por Alba Francés

Celebración de Selectividad en la UPO (EUROPA PRESS).

Celebración de Selectividad en la UPO (EUROPA PRESS).

Querido lector, padre, madre o estudiante. Querido ministro de Educación, miembros directivos y querida cualquier persona española que sienta una mínima curiosidad por el futuro de su juventud. Desde hace varios meses comenzaron a bombardear las mentes españolas con un cambio de legislatura, y con ello, un cambio en la ley educativa. Mientras unos continúan defendiendo la impecable LOE, otros alardean verdaderas maravillas sobre la nueva y esperada LOMCE, cuyos resultados catapultarían a España como una de las mejores educaciones europeas. Y, sin ánimo de ofensa  y en nombre de la mayoría de los estudiantes españoles, deberían plantearse que a falta de apenas siete meses para enfrentarnos ante una de las pruebas más decisivas de nuestra vida académica, no sabemos nada. Ni cómo, ni dónde, ni porqué.

Independientemente de cualquier cambio político vivimos en una montaña rusa educativa gobernada por la desinformación, porque ni siquiera sabemos qué contenidos debemos dar (ni volumen ni temario); tampoco sabemos con certeza a qué prueba nos vamos a enfrentar ni qué validez pudiera tener esta, ni siquiera qué asignaturas deberíamos preparar para superar con éxito la prueba “gemela” a la antigua selectividad.

Y, desde el punto de vista de una adolescente de diecisiete años cuyo futuro está totalmente en el aire y a la que el cambio legislativo (por decirlo de alguna manera, pues llevamos casi un par de años en época de cambio)  le ha pillado justo en la mitad de Bachillerato, millones de preguntas sin respuesta le surgen cada mañana y al oír la frase: “todavía no sabemos nada”. Pero ahora, ya adentrado octubre y el primer trimestre, me pregunto ¿cuándo obtendremos respuestas y cuándo sabremos algo sobre nuestro futuro?, pues creo que es un derecho primordial abandonar esta montaña rusa educativa porque con la educación no se pacta.

Reválida: “¿Quién es el Gobierno para jugar con la vida de una persona?”

Por Javier Amez Waflar 

¿Reválida? ¿Qué es eso?  No lo sabe ni su creador. Se supone que es el examen que decidirá la vida de muchas personas, incluida la mía este año, pero como no hay ni gobierno, ni la junta se decide, nosotros, el futuro del país, estamos asustados.

Cientos de jóvenes se presentan a las pruebas de Selectividad (UNIVERSIDAD DE NAVARRA)

¿Quién es el gobierno para jugar con la vida de una persona? No pueden estar así.

Nosotros, los alumnos, nos jugamos mucho en dos días y si ya era duro cuando se sabía más o menos lo que se preguntaba, imaginen ahora cómo vamos a estar.

Ni los profesores ni los alumnos sabemos nada, y los afectados somos nosotros y aquella persona que no pueda entrar en la carrera de su vida. Pero no solo lo perderá él, sino que la humanidad habrá perdido un profesional que ama su afición. Señores políticos, sigan jugando que luego nosotros votamos.

¿Para qué sirve el latín?

Por Sergio de Fuente Garrido

Estudiantes de bachillerato (EFE).

Estudiantes de bachillerato (EFE).

Desde siempre, el estudio del latín se ha considerado imprescindible no solo para aprender cultura general, sino también para ampliar nuestro lenguaje y conocer nuestras raíces.

Como estudiante de segundo de bachillerato de humanidades, coincido con que el latín es importante, sobre todo para conocer nuestro idioma, nuestras raíces y grandes autores de nuestra literatura; pero considero que su enseñanza debería ser impartida hasta ciertos cursos.

La razón por la que expongo esto es porque tanto el latín como el griego antiguo son lenguas muertas que ya no se hablan en ningún país; y en estos momentos, lo que los jóvenes españoles necesitamos es aprender idiomas que nos resulten útiles, dado que, tristemente, en un futuro no muy lejano, muchos de nosotros nos veremos fuera de España y de nuestros hogares, en busca de una vida mejor, debido a la crisis económica y a la falta de medios para trabajar y estudiar en nuestro país.

Finalmente, me gustaría hacer llegar esta carta al gobierno, para que tengan en cuenta no solo mi opinión, sino la de muchos estudiantes que piensan como yo; ya que ¿de qué nos sirve hablar latín?

Pequeños gestos en el día a día… como ceder el asiento a una embarazada

Por Eugenia Peña

Estimado compañero de vagón:

Mujer embarazada (Europa Press)

Mujer embarazada (Europa Press)

Soy esa chica a la que esquivas la mirada cada mañana. Esa cuya tripa de más de 6 meses de embarazada logra incomodarte tan sólo unos segundos antes de finalmente decidir volver a enfrascarte en tu lectura o en el juego de tu móvil.

Me gustaría decirte que con tu gesto la sociedad me decepciona cada día un poco más y me hace preguntarme en qué momento nos hemos vuelto tan insensibles con las embarazadas, los mayores, los niños o las personas con movilidad reducida.

Me levanto a las 6 de la mañana para ir a trabajar, para pagar mis impuestos y para intentar conciliar mi vida profesional con mi faceta de madre, algo cada vez más complicado en la sociedad en la que vivimos.

Por supuesto que tener hijos no es un gesto altruista, sino una elección personal que asumo con total responsabilidad. Sin embargo, sí creo que en uno de los países más envejecidos del mundo, la maternidad y la infancia deberían estar más protegidos.

Siempre dirigimos la mirada a los políticos, y se nos llena la boca al pedir más medidas de conciliación, pero en este caso la responsabilidad empieza por uno mismo, con estos pequeños gestos.

Estimado compañero de vagón, espero volver a verte mañana. No me gustaría tener que pedir la baja antes de tiempo para evitar casi dos horas de trayecto al trabajo de pie. Por favor, no mires para otro lado.

Arrogante ignorancia yanqui

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Michelle Obama y la Reina Letizia (Twitter de la Casa Real).

Michelle Obama y la Reina Letizia (Twitter de la Casa Real).

Felizmente, y pese a tanta demagogia y propaganda interesada en presentarnos como un miserable país al borde del tercer mundo, vivimos en una nación donde las mujeres ocupan prácticamente todos los espacios laborales, cargos y puestos públicos y privados. Donde en los colegios y en las universidades hace bastante tiempo que encontramos mayor número de féminas que de varones. Y eso sin citar algunas profesiones altamente intelectuales donde la presencia de la mujer domina claramente a la del hombre.

Sin embargo, nos visita la esposa del hombre más poderoso del planeta para promocionar una campaña… ¡sobre la necesidad de escolarización de las niñas! Pero no en Irán, ni en Arabia Saudí, sino aquí, en España. ¡Vaya!, parece que -por su arrogancia y/o su ignorancia- los yanquis se confunden de país, y no estaría de más que alguien les mostrase el ofensivo error que eso encierra. Aunque vista la rendida actitud de todos y todas ante tan poderosa dama, ahora que anuncian la inminente visita también de su aún más poderoso esposo Barack Obama, no cabría descartar que aprovechase su estancia para aconsejarnos el consumo del gazpacho o la necesidad de implantar una Seguridad Social para todos. Estos yanquis son así.

 

Somos una ciudadanía que lucha por la Champions pero no por nuestros derechos

Por Miguel Fernández-Palacios

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

La vida no es fácil y, en consecuencia, no se debe desaprovechar la ocasión de divertirse en cuanto se presente. Por eso resulta maravilloso que para celebrar la undécima del Real Madrid, miles de personas llenaran calles, plazas y un inmenso estadio, festejándolo en apasionado jolgorio.

O cuando en 1995 los aficionados entendieron que el descenso administrativo a segunda de sus equipos era una decisión injusta, y dos ciudades como Sevilla y Vigo se llenaron de protestas hasta revertir el veredicto.

Sin embargo esa expresividad espontánea se torna en amargo desencanto cuando, en este mismo país, se recortan derechos laborales, libertades, gastos sanitarios, educativos, de dependencia, etc. Cuestiones nada baladíes conquistadas con mucho sufrimiento y que hacen la vida más justa, pero las avenidas y plazas no se abarrotan en igual medida. No cabe duda de que la individualista sociedad moderna es moldeada en gran medida por los políticos, que forjan ciudadanos indiferentes para que no les incomoden en sus turbios enredos.

Y he aquí la piedra de toque: la indiferencia ciudadana es el peor de los males posibles para una democracia, porque la deteriora hasta ponerla en grave riesgo. Esperemos que los nuevos partidos, en un esfuerzo titánico por el bien y la pervivencia de la libertad democrática, reviertan esta perversa tendencia y sepan ilusionar a la gente formando ciudadanos responsables y comprometidos con lo cívico.

Cómo arruinar a muchos estudiantes por no dar a tiempo las becas

Por Encarnación Romero Ayala

Manifestación de estudiantes en Madrid (Jorge París).

Manifestación de estudiantes en Madrid (Jorge París).

¿Cómo agradecer a tan ilustres señores que hayan tenido a bien culminar el pago de las becas ocho meses después de comenzado el curso, es decir, a 15 días de finalizar?

¿Cómo agradecerles que en su afán de apoyar y ayudar a los estudiantes y su maravilloso saber hacer, hayan rechazado cientos de alegaciones por falta de tiempo debido, quizás, a su incompetencia?

¿Cómo agradecer a sus excelencias que todavía haya estudiantes que no han cobrado ni la parte fija de la beca, gracias a unos convenios con algunas Comunidades Autónomas que ustedes, en su infinita sabiduría, siguen ofreciendo a los tan cualificados mandatarios de las mismas, a sabiendas de que son nefastos?

¿Cómo agradecer a sus señorías que muchos estudiantes hayan abandonado sus estudios por carecer de recursos para seguir con las prácticas, al no llegar el dinero a tiempo?

¿Cómo agradecer a tan honorables personas el sufrimiento de miles de familias, padres, abuelos, tíos, por tener que aportar los importes necesarios para hacer frente a todos los gastos a consta de sus propias necesidades más básicas?

¿Cómo agradecer a un Ministerio tan competente los embargos de los bancos por falta de pago en los préstamos de estudio o los desahucios de los pisos alquilados, al llegar tarde el dinero de las becas?

Gracias desde lo más profundo de mi corazón por estos ocho meses de agonía que quedarán grabados para siempre en mi memoria.

Apostemos por lo nuevo y olvidemos a los de siempre

Por Jaume Font González

Congreso de los Diputados (Europa Press).

Congreso de los Diputados (Europa Press).

En este mundo todo cambia y lo viejo desaparece aunque sea poderoso como lo fueron los dinosaurios. La ciencia es lo que nos hace cambiar, y aferrarnos a lo antiguo es una pérdida de tiempo y un gran atraso.

En el fútbol, tenemos un gran ejemplo que aunque siendo siempre el mismo juego, las diferentes formas de jugarlo convierten a un equipo en ganador. ¿Quiénes son los que hoy están cambiando la forma de jugar y encabezan las ligas y campeonatos? Pues no son otros que los más jóvenes que han cambiado sus tácticas y las han adaptado a la actualidad logrando así estar en la cabeza de todos los campeonatos desplazando a los más viejos que siguen empleando viejos sistemas.

¿Por qué cada día que pasa aprovechamos los adelantos y sin embargo seguimos votando a los viejos políticos? Es algo que tendríamos que reflexionar porque si lo nuevo siempre es mejor y nos adaptamos muy rápidamente, lo mismo nos pasaría con las nuevas y jóvenes formas de hacer política.

Los más importantes adelantos tecnológicos los están empleando las empresas para conseguir más logros y sin embargo, los viejos políticos siguen aferrados al papel y al lápiz por temor a lo que desconocen. Olvidemos la época de los dinosaurios y pensemos en lo nuevo y a la hora de votar hagamos lo mismo, votemos por lo nuevo y olvidemos a los viejos porque por más que intenten cambiar, no tendrán jamás la solución a lo que en poco tiempo han destruido como son la seguridad, la paz, la educación y el futuro.

Ni el déficit, ni la deuda

Por Enrique Chicote Serna

El ministro de Economía, Luis de Guindos (Europa Press).

El ministro de Economía, Luis de Guindos (Emilio Naranjo/EFE).

Durante estos últimos años de gobierno conservador hemos venido escuchando machaconamente que si se quería salir de la crisis era fundamental reducir la deuda pública y controlar el déficit presupuestario.

Para conseguir estos dos objetivos, se recortaron los gastos en sanidad, educación, servicios sociales, investigación y desarrollo y se subieron los impuestos, particularmente el IVA. Ahora, cuando ha finalizado con creces la legislatura, vemos cuáles han sido los resultados: España es uno de los países más endeudados del mundo (1,8 billones de euros; casi el 100 % del PIB), con un déficit en las cuentas públicas que supera casi en un punto porcentual el comprometido con Bruselas.

Para salir de esta situación, Luis de Guindos deposita sus esperanzas en el crecimiento económico. ¿Cuál? ¿El basado en salarios muy bajos que impiden tirar con fuerza de la demanda interna, a la vez que aportan cotizaciones  mucho menores a la Seguridad Social provocando un aumento del déficit?

 

Día del Padre: Gracias, héroes cotidianos y anónimos

Por Jorge Ipiña Pando

Un padre y su hijo jugando (GTRES).

Un padre y su hijo jugando (GTRES).

Ha llegado el día en el que el orbe católico celebra el día de San José, padre putativo de Jesucristo, ejemplo de entrega y sacrificio. Es por ello que en este día se festeja el Día del Padre.

El término de padre o madre no es importante desde el punto vista biológico, ya que al fin y al cabo, todos podemos tener hijos, pero sí es importante la tarea, la responsabilidad, obligación y entrega que supone formar una familia y tener hijos.

Mis padres lo hicieron en su día, e incluso en aquellos años del tardofranquismo donde era anatema la posibilidad de legalizar el divorcio; pese a ello siguieron adelante y en breve harán 40 años juntos. Como tantas otras parejas, nos han educado, dotado de unos principios y, modestia aparte, tanto mi hermana como yo creo que no hemos salido mal, así pues, poniendo voz a todos los hijos, quiero dar las gracias, felicitar a estos héroes cotidianos y anónimos que no son otros que nuestros padres. Cierto que deberíamos agradecerlo más a menudo, pero ya se sabe la condición humana…