BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘amigos’

El obispo de Córdoba vuelve a escandalizar

Por Rafael Bueno

De nuevo el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, para hacerse presente, vuelve a escandalizar. ¡Vuelta la burra al trigo! Ahora dice que la fecundación artificial es un aquelarre químico de laboratorio, y que cuanto más varón sea el varón, y cuanto más femenina sea la mujer, mejor para todos en la casa.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández (Europa Press).

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández (Europa Press).

Mire, obispo: para empezar le diré que cuanto más cristiana sea la jerarquía eclesiástica, mejor para la Iglesia de Cristo, pero desgraciadamente tenemos lo que tenemos, de lo que usted y los mercaderes del templo de su Iglesia son la peor muestra. Eso sí que es un aquelarre satánico.

Y en cuanto a lo del hombre y la mujer, le diré que mis amigas y amigos gays son muchos más cristianos, coherentes y honrados que usted y los suyos, que con su doble moral se saltan todos los votos y especialmente el de castidad (dicho sin generalizar, por supuesto). Limpie primero su casa, obispo, y después hablamos, ¿vale? Porque para dar clases de moral a los demás primero hay que predicar con el ejemplo. ¡Felices fiestas!

 

 

Kilos de culpabilidad

Por Pedro Serrano

Las vacaciones son un momento propicio para los excesos, sobre todo, gastronómicos. Es coger las vacaciones y alguien, cuando no uno mismo, comenzará planificar todo tipo de eventos o fiestas gastronómicas de las no podrás escabullirte tan fácilmente. Y lo peor es que, casi siempre, terminas comiendo más de lo saludable. Si la comida está buena, por darle gusto al paladar y al anfitrión, y si los comensales son aburridos, por entretenerse con lo que más a mano tiene uno en ese momento. vino2

Así, si las vacaciones las pasas en el pueblo y, por ejemplo, tienes tres hermanos y otros tantos amigos, estarás obligado a invitar y a ser invitado tantas veces como amigos y hermanos tengas. Movidos por la necesidad de corresponder, con la comida pasa algo parecido a cuando te vas de vinos con los amigos. Si por un casual te juntas con nueve de ellos, te veras obligado a tomar, al menos, nueve vinos; con lo que no es de extrañar que luego tengas que ir a casa agarrándote a las paredes.

Vivimos en la sociedad de la ansiedad. Y la ansiedad nos conduce al exceso. Y el exceso se convierte en kilos de culpabilidad. Y la culpabilidad la expiamos con el propósito de enmienda o en un gimnasio en septiembre.

Me preguntan si veo eficiente el gasto en bibliotecas…

Por Iñaki González Moreno (auxiliar de biblioteca)

No sé muy bien qué contestarles, pero les hablo de la madre que pregunta por libros de matemáticas básicas porque en su tiempo no tuvo la oportunidad de estudiar; del joven que busca novelas en inglés porque ha decidido irse al extranjero; del estudiante que busca libros sobre arquitectura en la Comunidad de Madrid para hacer un trabajo; del padre que enseña a leer a su hija en la sala infantil; de las personas que echan de menos su tierra y buscan información sobre sus orígenes; del futuro médico de ocho años que se sienta allí a leer libros de anatomía para niños; del chico que viene a estudiar con sus amigos y mira de reojo a la chica de enfrente; del parado que viene a conectarse a internet para buscar un empleo; de la gente que devora las novelas simplemente porque les hace feliz leerlas o les ayuda a desconectar, por un momento, de su situación.Biblioteca

Les hablo de un lugar que reúne al chaval tatuado al que hay que explicar que no puede entrar sin camiseta con el señor del polo de color claro y pelo engominado. ¿Es todo esto eficiente? No sé muy bien a qué se refieren. O a lo mejor lo sé demasiado bien. La sensación que me da es que este lugar donde gente tan distinta es tratada por igual les asusta.

Seguramente esa es una de las razones poderosas por las que están dejando que las bibliotecas se apaguen. Les sobran este tipo de lugares. Luego tendremos que aguantarles hablando de cultura, ciencia, educación y cohesión social con cara de preocupación.