BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Archivo de la categoría ‘Internacional’

Alineados por “la ballena azul”

Por Bárbara R.

El juego de la ballena azul (Youtube).

Estamos creando una sociedad en la que generalizamos desgracias tan grandes como los suicidios, porque simplemente se han convertido en algo habitual de nuestros días.

Hace unos meses conocimos el horrible juego que circula entre los jóvenes de nuestra sociedad. “La ballena azul” toma su nombre porque hace referencia a los suicidios colectivos de algunas ballenas, que buscan la orilla para encontrar la muerte. Dentro de la mitología griega se decía que estas se suicidaban porque Neptuno, dios de los mares, las había expulsado.

Este juego online se ha extendido por lugares como Twitter, Facebook, en el que los participantes tienen que superar 50 retos en 50 días, lastimándose ellos mismos, los cuales poco a poco se tornan más macabros, hasta culminar el juego dando su vida por él.

¿De verdad queremos crear una sociedad de alineados por los medios en la que nuestros jóvenes, sean controlados mentalmente por las redes sociales y cualquier persona pueda ejercer un control sobre sus vidas manipulándolos como les venga en gana, a veces, con las peores intenciones?

El autor de este juego macabro nos ha dejado la perla de que nuestros vulnerables adolescentes “son residuos biológicos sin ningún valor”.

El terrorismo de la incertidumbre

Por Chantal Pallarés

El nuevo gobernador

Flores por las víctimas de Mánchester (Andy Rain/EFE).

El miedo se apodera del mundo. Todos vivimos con miedo. Un colectivo infunde el miedo en cada uno de los siete millones de habitantes que somos del planeta Tierra.

Filósofos, historiadores, maestros… todos ellos tratan una posible tercera guerra mundial. ¿Acaso no aprendemos? El mundo es una batalla continua y parece ser que esta no termina.

Cada x tiempo, nos despertamos y vemos en las últimas noticias: atentado terrorista. Estas dos palabras son las más usadas en todas las cadenas a todas horas, como si viviéramos una y otra vez lo mismo.

Cuando uno ve las imágenes, se pregunta ¿cuándo terminará esto? Posiblemente nunca. La respuesta real es incierta. El tiempo es incierto. Este colectivo que reina en el mundo del terror es incierto.

 Hay que asumir que vivimos en una etapa de la historia de inquietud constante. Un día le toca a Londres, otro a París, otro a Egipto. El lugar siempre el menos esperado y, sobre todo, gente inocente: jóvenes, familias rotas, y la moral de un territorio por los suelos. Dolor.

 ¿Acaso es esta situación sostenible? Solo ellos lo saben, y ¡qué incertidumbre!

Se cuestiona el velo islámico

Por Pedro García

Una señora con un burkini en la playa (Atlas).

Una señora con un burkini en la playa (Atlas).

Francia ha reabierto el debate sobre la prohibición de la vestimenta islámica al vetar el “burkini” en muchas playas. Ahora Bélgica se plantea imitar al país galo mientras Alemania va más allá y propone sacar el velo de colegios y universidades.

Es curioso que sean los países menos próximos a las zonas de religión musulmana las que proponen estas prohibiciones. Es un asunto que, no obstante, puede causar fricciones, aunque también es cierto que la convivencia pacífica y la seguridad deben primar sobre los preceptos religiosos.

Religiosidad inhumana en la India

Por Diego Mas

Un vídeo de Nueva Delhi muestra el atropello de un trabajador, que muere desangrado tras pasar indiferentes por su lado centenares de peatones, ciclistas y automóviles. El Gobierno proyecta ahora incentivar a quienes ayuden a las víctimas.

Pero hay que ir también a la raíz del problema. Porque, según la mentalidad aún predominante en la India, no sólo se puede, sino que se debe dejar morir de hambre, enfermedad o accidente a una persona, porque no sólo se lo merece por sus pecados anteriores, sino que remediar sus males impediría que se reencarnara después en una vida mejor.

Circulación en Nueva Delhi (EFE)

Circulación en Nueva Delhi (EFE)

¿Cabe mayor perversión, mentes más depravadas, lugar más tétrico y peligroso, como prueban los centenares de millones de víctimas de esa ideología?

¿Los sin casta, muchos de los cuales se han unido estos días, exigen que se cumpla la igualdad democrática que promete su Constitución?

¿Hay país que necesite mayor presión y colaboración mundial para ayudar a quienes desde dentro se esfuercen de verdad por eliminar por fin esa milenaria monstruosidad?

Las tumbas de los terroristas: cómo dejar en la tierra de acogida los restos del que la ha llenado de muerte

Por Marga Alconchel

Los casos de terrorismo suicida producen el gran rechazo social en las sociedades donde suceden. Una vez pasado el primer impacto y las brutales consecuencias, se vuelve poco a poco a gestionar el día a día y surge el primer tema delicado: ¿qué se hace con el cadáver del terrorista? ¿Quién se hace cargo de los restos del que mató a tantos inocentes?

El pasado mes de julio, Jacques Hamel, un sacerdote octogenario, fue degollado en Saint Etienne du Rouvray  en plena misa por dos asaltantes yihadistas. Fueron abatidos. La comunidad islámica del pequeño pueblo se negó a enterrar a uno de los asesinos, vecino de ellos, “para no ensuciar el islam con esa persona”Un musulmán de la comunidad comentaba que es normal que se tome esa decisión después del inmenso daño que causó el terrorista. Pero el imán matizó: “Es un deber respecto a las familias, que no tienen nada que ver, pero actuará un religioso exterior.”

Yihadistas (ATLAS).

Yihadistas (ATLAS).

El tema no es trivial. No sólo es el rechazo de la comunidad islámica y el alto riesgo de profanación; es que los terroristas suelen hacer alarde de haber rechazado el país en el que nacieron y viven (muchos son de segunda generación) y sólo reconocen el Daesh, con lo que enterrarlos en ese suelo se vuelve doblemente problemático.

Cada país tiene sus propias normas. Gran Bretaña y Francia consideran un derecho que cada persona sea enterrada en el lugar donde residía. Gran Bretaña dice que son sus hijos y se han radicalizado en su suelo, son su responsabilidad. El padre de un terrorista pidió enterrar a su hijo a las afueras del Leeds, discretamente, sin lápida; tiempo después la añadió y la tumba fue profanada. En Francia, la familia de un terrorista, de origen argelino, quiso expatriar el cadáver; Argelia se negó con el argumento de que el terrorista nació y creció en Francia. El alcalde de la población donde vivían tampoco lo quería. Al final actuó Sarkozy: “Era francés. Será enterrado aquí”.

Los sepelios se realizan casi en clandestinidad: de noche, sin testigos, con el cementerio cerrado, sin lápida ni identificación. Ni siquiera los sepultureros saben dónde están.

En EEUU no se lo plantean como derecho; consideran que es un acto de guerra y no facilitan nada al enemigo. Los cuerpos de los 19 terroristas del 11S fueron escrupulosamente apartados de sus víctimas y yacen en la morgue. Nadie los ha reclamado. El cuerpo de Bin Laden fue lanzado al mar para que no estuviera en tierra firme, no tuviera sepultura, para que quedara claro que ha sido borrado.

Los cadáveres de los asesinos que atacaron en Madrid, de distintas nacionalidades, oficialmente fueron expatriados a sus países de origen, pero éstos niegan haberlos recibido.

Al margen de las peculiaridades culturales y legislativas de cada país, hay un trasfondo mucho más complejo. Hay familias que no tienen culpa alguna y quieren un sepelio que les ayude a poner un poco de orden en su propio dolor. Hay comunidades que necesitan pasar página de una manera ordenada para poder reconstruir la convivencia y analizar sosegadamente cómo pudo pasar, cómo evitarlo. Cómo evitar que la tumba se convierta en santuario o que se profane, cómo conceder un ritual religioso a quien no ha respetado ni su propia religión, cómo dejar en la tierra de acogida los restos del que la ha llenado de muerte. El presidente del Observatorio contra la islamofobia en Francia, Abdallah Zekri, declaró tras los atentados de Charlie Hebdo: “No se les puede tirar a la basura”.

Sobre las armas en las aulas de Estados Unidos

Por José Manuel López García

No me parece útil ni lógico que se puedan portar armas en las aulas. Aunque en Texas han legalizado llevar armas ocultas en campus universitarios y en las mismas aulas, se debería formar más a los jóvenes en los valores del respeto, la bondad, la solidaridad, la compasión, la fraternidad, etc. Y así no haría falta que todos los ciudadanos mayores de 21 años dispusieran de un arma de fuego.

Armas.

Destruyendo armas (EFE).

Por supuesto, esta actitud de favorecer la posesión de armas de la mayor parte de la población es para incrementar el nivel de seguridad. Pero en realidad no lo aumenta, porque las investigaciones y las estadísticas muestran que, al contrario de lo que se pudiera pensar, no evitan asesinatos masivos, ya que es muy poco probable que los ciudadanos armados sepan reaccionar ante los francotiradores; o no pueden o por miedo no lo hacen (algo que es entendible).

Por tanto, salvo algún caso excepcional, las armas en manos de los buenos sirven de poco ante los malos. De hecho, numerosos profesores universitarios en Estados Unidos ya han manifestado su temor a una limitación en la libertad de expresión en sus clases, ante temas religiosos y políticos, porque si algún estudiante reacciona agresivamente, al disponer de un arma oculta puede empezar a disparar. También podrían aumentar los suicidios, los accidentes con la gran cantidad de armas de fuego en manos de multitud de personas.

La cultura de las armas en USA no me convence por numerosas razones. En España la regulación de la posesión de armas es modélica y debería ser imitada por los norteamericanos o tomada como ejemplo a seguir. Que haya más de 300 millones de armas de fuego en este gran país no parece la mejor estrategia para evitar la violencia. Creo que la incrementa. Es como querer apagar un incendio con más fuego.

Obama quiere controlar más la tenencia de armas y que no sean de acceso indiscriminado. Un ciudadano no es menos libre por no portar armas. Es labor de los cuerpos policiales velar por la seguridad de todos. Con una población de unos 320 millones de habitantes, probablemente, Estados Unidos tenga que aumentar el número de policías para bajar más el nivel de delincuencia en algunas zonas del país.

En los países europeos la actitud ante las armas es más prudente. En España con una población de unos 47 millones de habitantes existe bastante seguridad sin que cada ciudadano vaya con un arma por la calle. En Texas desde el pasado 1 de enero se puede ir con un arma por la vía pública. Considero que es peligroso, por las posibles reacciones en discusiones callejeras, enfados, malas interpretaciones, etc.

 

¿Pokémon Go o el éxito de lo superficial?

Por José Manuel López

Pokémon Go (VANDAL).

Pokémon Go (VANDAL).

Partiendo del respeto a las personas que juegan a Pokémon Go, me parece que, aunque ya sea un fenómeno social, dista mucho de ser un videojuego de gran utilidad, especialmente, para sus usuarios. En cambio, lo está siendo para el marketing y publicidad de determinadas marcas y multinacionales, que han encontrado un filón más a explotar. Atraen clientes y aumentan sus ventas y beneficios.

No en vano, en Japón, un restaurante de comida rápida va a convertir 3.000 establecimientos en bases y gimnasios Pokémon. Y en el resto de países es de suponer que también harán algo similar con el tiempo.

No me parece bien que el videojuego de aventura de realidad aumentada que es Pokémon Go obligue a salir de casa para capturar a exóticos monstruos. Se puede pensar que es una forma de impulsar a la fuerza a que los jugadores incrementen su consumo en las calles y plazas, lo que aumenta, sin duda, las posibilidades de negocio, y genera nuevas oportunidades de mercado y de publicidad. Debería ser algo opcional en el juego.

Este videojuego para móviles puede incrementar la superficialidad en las relaciones sociales. Existen muchas maneras de relacionarse, sin necesidad de jugar a este videojuego. Se puede estar aislado en la calle también compartiendo actividades superficiales, y perdiendo un tiempo que se podría dedicar a actividades más creativas y productivas. Jugar en casa, no es sinónimo de estar aislado, por numerosas razones.

Parece que, en muchos casos, Pokémon hace que la gente camine demasiados kilómetros al día intentando cazar o capturar nuevas criaturas virtuales. Y también existe un riesgo de banalización de las interacciones sociales, y de las relaciones interpersonales. Ha habido casos en Estados Unidos de accidentes, incluso mortales, por el uso de este juego en las calles norteamericanas. Y, probablemente, irán a más si sigue aumentando el número de jugadores, porque se van añadiendo elementos nuevos al videojuego.

Por supuesto que cada persona es muy libre de jugar o no a este videojuego, pero debe tener presentes sus riesgos, en relación con su seguridad y la de los demás.

Una comisaria de policía de Australia ya dice que es necesario levantar la mirada del móvil, y observar el mundo real directamente. Me parece que transformar las calles, en un espacio de juego virtual más es algo excesivo o, como mínimo, discutible. La tranquilidad y la seguridad de las personas en los espacios públicos deben ser protegidas y garantizadas. El riesgo de molestias a los viandantes es evidente. En la vía pública deben hacerse cumplir las leyes. En cualquier caso, si se logra un adecuado equilibrio entre el disfrute de este videojuego, y el respeto a las normas, las cosas irán bien.

La vergüenza de un país

Por M. Olga Santiesteban

Imagen publicada en Facebook por Stacey Wehrman de su hija pequeña, subida a la taza del váter (Facebook/Stacey Wehrman).

Imagen publicada en Facebook por Stacey Wehrman de su hija pequeña, subida a la taza del váter (Facebook/Stacey Wehrman).

Vi hace unos días una foto de una niña de apenas 3 años. Callada, silenciosa, encima del inodoro de su baño. Su sorprendida madre se apresuró en sacarle una foto (pensando que era una travesura infantil) y se la envió a su marido porque era “una gracia de su pequeña”. Pero cuál fue su sorpresa al escuchar por boca de su hija que aquello no era una travesura, sino un simulacro que le habían enseñado en la guardería para cuando viniesen “los hombres malos”, y en caso de tiroteo, cómo debían reaccionar si se quedaban encerrados en el baño.

Dudo mucho que esta foto saque los colores a los que con tanta extrema vehemencia defienden el uso casi indiscriminado de las armas en Estados Unidos, tres días después de la masacre de Orlando y donde murieron cerca de 50 personas y resultaron heridas un centenar.

Esta madre apela a los políticos y les invita a pensar en lo preocupante que es que los niños piensen así (que no les vean los pies, para que no les maten).

Arrogante ignorancia yanqui

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Michelle Obama y la Reina Letizia (Twitter de la Casa Real).

Michelle Obama y la Reina Letizia (Twitter de la Casa Real).

Felizmente, y pese a tanta demagogia y propaganda interesada en presentarnos como un miserable país al borde del tercer mundo, vivimos en una nación donde las mujeres ocupan prácticamente todos los espacios laborales, cargos y puestos públicos y privados. Donde en los colegios y en las universidades hace bastante tiempo que encontramos mayor número de féminas que de varones. Y eso sin citar algunas profesiones altamente intelectuales donde la presencia de la mujer domina claramente a la del hombre.

Sin embargo, nos visita la esposa del hombre más poderoso del planeta para promocionar una campaña… ¡sobre la necesidad de escolarización de las niñas! Pero no en Irán, ni en Arabia Saudí, sino aquí, en España. ¡Vaya!, parece que -por su arrogancia y/o su ignorancia- los yanquis se confunden de país, y no estaría de más que alguien les mostrase el ofensivo error que eso encierra. Aunque vista la rendida actitud de todos y todas ante tan poderosa dama, ahora que anuncian la inminente visita también de su aún más poderoso esposo Barack Obama, no cabría descartar que aprovechase su estancia para aconsejarnos el consumo del gazpacho o la necesidad de implantar una Seguridad Social para todos. Estos yanquis son así.

 

El ‘brexit’ en Reino Unido y el Gobierno competente que España necesita

Por Alicia Berenguel Anter

Recuento del brexit (EFE).

Recuento del brexit (EFE).

A dos días de las elecciones generales españolas, el Reino Unido ha decidido dar portazo a la Unión Europea. El brexit se ha impuesto y se abre un periodo de gran incertidumbre. Las negociaciones que se avecinan deberán llevarse a cabo con pies de plomo para guardar un difícil equilibrio: la salida del Reino Unido debe serlo con todas las consecuencias y no puede convertirse en un precedente de obtención de privilegios, pero ambas partes deberán hacer concesiones para salvar sus intereses. Se acercan tiempos de inestabilidad y posiblemente de recesión, a los que las elecciones presidenciales en Estados Unidos añaden más interrogantes.

Ante esta situación, España parece seguir navegando sin rumbo cuando necesita más que nunca un gobierno fuerte, competente, que actúe desde unos principios éticos, movido por el bien común. El panorama político de cara al 26-J no podría ser más desolador, se mire a la izquierda o a la derecha, pero es acuciante ponerse a trabajar. Pese a que el descrédito y la apatía son generalizados, es deseable que votemos y que lo hagamos con la cabeza, aunque sea para evitar males mayores y permitir que algún día se lleve a cabo la renovación que tanto necesitamos.