BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

¿Decir palabrotas es signo de autenticidad?

Por Rocío Castejón

Una mujer gritando (Gtres).

Hace aproximadamente una semana leí en un diario un artículo que afirmaba que había una relación positiva entre blasfemia y honestidad. Defendía que el decir palabrotas era signo de autenticidad.

¿Es que tenemos que ser maleducados para ser auténticos? Yo creo que el asunto de las palabrotas va más ligado a la sensibilidad que a una muestra de honestidad. La autenticidad no solo se demuestra diciendo lo que se piensa si no que se demuestra haciendo lo que se dice.

La Rae define blasfemar como: “Decir palabras o expresiones injuriosas contra alguien o algo sagrado”. ¿Ofender a alguien es ser auténtico, honesto? ¿O es simplemente mala educación y una falta de respeto?

3 comentarios

  1. Dice ser Gilipolleces de mierda

    Me refiero al “artículo”, por llamarlo de alguna manera, que pregona tal mamarrachada, no a esta carta que lo denuncia.

    Según eso, yo soy muy guay por el seudónimo que me he puesto.

    Este mundo se va al garete con tanto listillo suelo y borregos que les aplauden con las orejas.

    21 Enero 2017 | 17:13

  2. Dice ser Francisco de Asís de Ureñas

    LA AUTENTICIDAD NO ES COSA DE PALABRAS, SINO DE GESTOS
    .
    …Qué tal, amiga Rocío. En mi humilde opinión, ni el educado ha de ser honesto ni el honesto, educado. La honestidad es una virtud independiente al lenguaje y a las formas y que se lleva por dentro, como la pituitaria. En todo caso, mal tema ha elegido usted hoy para ponerle algunos ejemplos, por miedo a que me censuren. Pero serían necesarios para recordarle que de las palabras malsonantes no se libran ni aquellas políticas finolis que se gastan una fortuna en bragas de seda.
    .
    …Caso de ESPERANZA AGUIRRE. Ex condesa consorte de Bornos y de Murillo, licenciada en Derecho, ex concejal en el Ayuntamiento de Madrid, ex Ministra de Educación y Cultura, ex Presidenta del Senado y de la Comunidad Madrileña, etc, etc. Esta hija de la aristocracia soltó una burrada en público, cuando era Presidenta de la Comunidad de Madrid, dijo aquello de: ‘’Yo creo que hemos tenido una inmensa suerte de poder darle un pusto a IU, quitándoselo al h ijo de p uta ese’’.
    .
    …Tenemos también los casos del dúo calavera del OPUS DEI (quiénes mejor que los del Opus para ser educados, límpios de corazón, obedientes de la fe y la doctrina católica, bienquistos, creyentes de donativo y misa diaria… pues no), FEDERICO TRILLO (PP) y JOSÉ BONO (PSOE). El primero, siendo nada más y nada menos que Presidente del Congreso, dijo aquello tan malsonante de ‘’¡Manda h uevos!” y se quedó tan pancho. El segundo, cuando ostentaba la presidencia de Castilla la Mancha, se refirió al primer ministro de G. Bretaña como: ‘’Nuestro compañero Blair es un g ilipollas integral’’.
    .
    …Pero ni siquiera los nuevos políticos se libran de las palabras soeces. Ahí tiene usted, por ejemplo, a PABLO IGLESIAS (PODEMOS) diciendo barbaridades en pleno Curso de Verano de El Escorial del año pasado. Recuerde. Frases suyas fueron ‘’el futuro me acojona’’ o ‘’Podemos darnos una h ostia de proporciones bíblicas’’. El otro pablo, el Echenique (Secretario de Organización de la formación morada), cantó para las cámaras la famosa jota de ‘’Chú pame la m inga, Dominga’’, mientras había niños muy pequeños delante.
    .
    …Por desgracia (o por fortuna) la lista es infinita. Hay ejemplos también de Felipe González, Susana Díaz, Ramón Espinar, Alberto Garzón… que, por razones de tiempo, no puedo escribir aquí. Y en estos casos, como usted, amiga Rocío, dice, ninguno es de fiar. Todos tienen el c ulo sucio. Son malos políticos, embusteros e insolidarios, que sólo miran los intereses de su partido. Pero existen otros casos más honesto y con g uarrada incluida. Caso de nuestro premio Nobel de Literatura Camilo José Cela:
    .
    …El escritor gallego, tras recibir el Premio Nobel (1989), pero estando todavía en la cena de gala sueca, se tiró un tremendo pedo, delante de una señora que no dejaba de cotorrear sobre asuntos del ‘’Corazón’’. Entonces, ante la cara de espanto de la madame, dijo Don Camilo en voz alta aquello tan famoso de: ‘’No se preocupe, señora, diremos que he sido yo…’’ Buen gesto ¿no cree?

    21 Enero 2017 | 20:33

  3. Dice ser MaGloria

    Bravo Rocío!!

    22 Enero 2017 | 12:19

Los comentarios están cerrados.