BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

El caso de Nadia provoca rabia e indignación

Por Tamara González

Nadia y su padre (Facebook Fernando Blanco).

Nadia y su padre (Facebook Fernando Blanco).

Nada te hace creer más en la bondad humana que las manifestaciones solidarias. Sin embargo, cuando las supuestas buenas causas, en las que uno se implica, resultan esconder algo oscuro, se abren paso otros sentires: la rabia y la indignación.

Tras conocerse el fraude de los supuestos tratamientos de la pequeña Nadia Nerea, uno puede llegar a cuestionarse cada nuevo acto de participación o ayuda que se le presente. Pese a ello, quiero pensar que las estafas son excepciones y que los logros conseguidos y la satisfacción de haber contribuido en algo positivo superan al miedo y al enfado ante posibles nuevos engaños. Si en esta vida no nos mojáramos, nuestros corazones se secarían.

1 comentario

  1. Dice ser Francisco de Asís de Ureñas

    LA MAFIA DE LAS COLECTAS SOLIDARIAS
    .
    …En todo de acuerdo contigo, querida Tamara. Pero por desgracia la gente tiene un límite. Tú dices, y con razón, ‘’quiero pensar que las estafas son excepciones y que los logros conseguidos y la satisfacción […] superan al miedo y al enfado…’’ Yo quisiera pensar igual, pero ni ese tal Fernando Blanco, padre de Nadia, hacía honor a su apellido (nada de inmaculado, sino un tipo muy bellaco capaz de lucrarse con la supuesta enfermedad de su hija. 150.000 euros trincó en 4 días) ni es el único que aprovecha la buena voluntad de la gente para hacer caja.
    .
    …Tenemos más casos graves. Por ejemplo, el ya antológico caso de ‘’las niñas de Alcàsser’’, cuyo padre de una de ellas, Fernando García, estuvo durante mucho tiempo pidiendo dinero para abrir la ‘’Fundación Niñas de Alcàsser’’, que nunca vio la luz por falta de licencias. Aun así Fernando García siguió recibiendo sobres cargados de billetes, talones y transferencias bancarias, a costa de esas tres criaturas asesinadas. Actualmente muchos recelan de su abultado patrimonio. No trabaja, posee un flamante deportivo Mercedes de 48.000 euros y 2 áticos dúplex de 110 metros cuadrados, valorados cada uno en más de 150.000 euros. Él, por supuesto, lo tiene todo puesto a nombre de sus familiares, incluso su vieja casa y su tienda de colchones de Catarroja. Por si acaso.
    .
    …Pero es que, el tema de las colectas solidarias fraudulentas se ha generalizado tanto, que ya da hasta vergüenza. Hoy en día cualquier grupo, asociación o fundación pide dinero para una supuesta buena causa y la gente pica como un salmón. Le pongo 2 ejemplos normales. Uno urbano, otro rural. Para que vea que la culpa de todo esto la tenemos nosotros los contribuyentes.
    .
    …Primero la colecta fraudulenta urbana. ¿Usted nunca ha comprado los típicos merchandising para financiar los viajes de fin de curso? Algunas son auténticas campañas promocionales, pero otras… Otras no. Hace un par de años se pusieron a la venta los merchandising para financiar el viajecito de fin de carrera de 4º curso de Interpretación/Escenografía, en la Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba. Libretas, camisetas, bolígrafos, gorras, sudaderas y hasta consoladores se vendían con una serigrafía muy mona de un karateca con gesto adusto diciendo ‘’¡Me lo vas a pagar aunque te duela!’’. Pues bien, hablando en ‘petit comité’ con uno de sus responsables, descubrí que todo era mentira. Se trataba de un acuerdo tácito entre los estudiantes para hacer negocio particular y repartirse después los beneficios. Nadie se fue de viaje.
    .
    …Ahora la colecta rural. En el pueblo de mis tíos, Esparragosa de la Serena (Badajoz), se celebra todos los años una colecta muy curiosa. Todo el pueblo contribuye económicamente a alimentar a un berraco descomunal. Cada vecino da la voluntad a lo largo de los 365 días del año, tras los cuales el marrano se sacrifica en un local municipal y todos los lugareños –unos 150– toman un bocadillo de filete y unos vinos. El problema es que al animal no lo ceban con ese dinero, sino por medios naturales (bellotas), siendo el ganadero el destinatario último de esos 3.000 euros largos.
    .
    …En definitiva, los contribuyentes debemos exigir una información más rigurosa a los medios televisivos y más transparencia a quienes organizan colectas solidarias. Queremos saber dónde va nuestro dinero.

    13 Diciembre 2016 | 20:57

Los comentarios están cerrados.