BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

El quirófano: una alternativa a la baja autoestima

Por Carla Tomillo

Una imagen de una operación en el quirófano (Europa Press).

Una imagen de una operación en el quirófano (Europa Press).

Hasta hace unos años, la cirugía estética me parecía algo exclusivo de las celebrities. Hoy en día cada vez conozco más gente que o se ha operado o se quiere operar. Dos de mis amigas quieren hacerse un aumento de pecho, y otra se lo plantea. No me atrevo a criticarlo, porque cada uno es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo, pero me gustaría que todos reflexionásemos sobre esta práctica cada vez más extendida de pasar por quirófano para acabar con nuestros “complejos”.

En una sociedad mayoritariamente dominada por la imagen y por que esta sea perfecta, la cirugía estética se presenta como la solución ideal. La realidad, desde mi punto de vista, es que el ser humano no encuentra la suficiente autoestima en su interior y una alternativa que encuentra es la admiración externa. Es una experiencia más, que la prueben, aunque yo estoy segura de que un cuerpo perfecto no aporta la felicidad.

4 comentarios

  1. Dice ser DiceUnProverbioSajon

    “Cuando apuntes a alguien con tu dedo, recuerda que tres dedos te apuntan a ti”.

    Mientras que la gente haga lo que quiera consigo mismo y su dinero, quizá la cura a la baja autoestima sea criticarles en público… Tienes que estar fenomenal y super a gusto ahora mismo, yo lo estoy experimentando ahora y es una gozada!

    País de marujas, pendiente todo el día de lo que hace el de al lado menos para imitarle cuando hace algo bueno.

    05 Noviembre 2016 | 20:18

  2. Dice ser Lola

    Como todo en esta vida, las cosas deben de ser con mesura. No es lo mismo que una persona acomplejada por una nariz fea u orejas de soplillo se haga una operación si con ello se va a sentir mejor. O hacerse una ortodoncia. Lo que me parece de locos es operarse para aparentar lo que ya no se es, envejecer es algo natural pero vivimos en una sociedad en que se le da a la juventud más importancia de la que realmente tiene. Y después están esos casos de personas a las que creo que les falta un hervor y se hacen todo tipo de operaciones para parecerse a alguien famoso o incluso a un personaje de ficción, pero bueno es su dinero y siempre habrá algún cirujano dispuesto a hacerles el gusto, otra cosa y ahí sí que eso debería de estar prohibido es cuando algunos padres se dedican a encargar operaciones a sus hijos menores que son completamente innecesarias, porque vamos a ver ¿Para qué un niña de 7 años necesita un vale de aumento de pechos? http://www.elconfidencial.com/sociedad/2011-06-10/una-britanica-regala-a-su-hija-de-siete-anos-una-operacion-de-aumento-de-pecho_252591/

    06 Noviembre 2016 | 9:57

  3. Dice ser joseluis123123

    a mi me gustaría preguntarle a la que escribe la carta si a ella la gustaría irse con un hombre feo y de características físicas no agraciadas, porque muchas mujeres critican que la sociedad solo valore la imagen cuando luego ellas buscan igualmente hombres con una presencia física igualmente imponente.

    todas las que se arreglan las tetas y se hacen arreglos es para poder competir con otras mujeres por conseguir esos hombres varoniles que tanto las gusta, no creo que se hagan esas operaciones para ligarse a un feo con poco dinero y que además sea un gilipollas.

    06 Noviembre 2016 | 19:26

  4. Dice ser Francisco de Asís de Ureñas

    LA CIRUGÍA NO DA LA FELICIDAD… SÓLO LA ESTIRA
    .
    …Tiene razón, querida Carla, el cuerpo perfecto no aporta la felicidad. La felicidad la produce la fama, el éxito, el dinero, el cobro de una cuantiosa herencia familiar, la buena vida (vivir bien, no trabajar), el trabajo fijo de funcionario de la Administración pública, la amante cachonda, el enchufismo, el vino de tinaja después de comer, las fiestas de los pueblos, la soltería, la divorciaría, el amancebamiento, el putiferio, el fornicarse a la mujer de otro, el poder (y, hala, a seguir los consejos de Trump. Las mujeres callan y toleran), etc. Mientras que tener un cuerpo perfecto en sí mismo, no sirve para nada.
    .
    …¿Para qué sirve tener un cuerpo perfecto? Uno o una puede tener un cuerpo perfecto y estar en paro de larga duración, tener alguna enfermedad rara, ser tonto, ganarse la vida con un empleillo de esos basura (temporales, mal pagados), no tener vivienda ni poderse pagar un alquiler o un piso de VPO (porque el sinvergüenza de Ramón Espinar –Podemos- ha especulado subiendo los precios), ni poderse ligar a la persona que un@ quiere, para colmo, tener halitosis, gases, vaginitis, un grano muy doloroso en el culo, etc.
    .
    …Encima, el precio de estos caprichos no salen precisamente baratos. Cuestan un buen pico. Por ejemplo, una liposucción (2ª cirugía más demandada en España) para rebajar panza, vale entre 6.000 y 7.500 euracos. Para casi lo mismo, la reducción del abdomen, entre 6.600 y 7.200 euros. La lipoescultura, que elimina la grasa a través de jeringuillas, no baja de los 7.500 euros.
    .
    …Pero las más demandadas siguen siendo las cirugías de careto. Los españoles queremos ser guapos a la fuerza, a contracorriente, a contranatural, caiga quien caiga, como sea. Guap@s o parecerlo. Porque a quien le estiran la cara a los 60 años o le rellenan los morros con silicona caliente no puede quedar hecho una preciosidad. Seguirá siendo un ancian@ retocad@ con 60 años.
    .
    …El famoso lifting cuesta en España entre 3.000 y 8.000 euros, dependiendo del nº de estiramientos que te hagas. La Blefaropástia o eliminación de bolsas de los ojos, 4.000 euracos. El aumento de tetas, entre 4.000 y 6.000 euros. La eliminación de la papada, 4.000 euros. Y así podríamos seguir tarifando hasta el infinito. Lo más asequible para las clases medias, la cirugía de labios, entre 100 y 500 euros como máximo, y el Botox, que supone dormirte la cara para que no muevas las arrugas de expresión, de 200 a 250 euros.
    .
    …Todo esto son barbaridades de la sociedad consumista, que es esclava de la imagen y la publicidad. Pero para barbaridad lo que ocurría en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero y su política expansiva de Educación. Por lo visto y publicado, muchas estudiantas llegaron a gastarse todo el dinero de la beca universitaria en ponerse tetas. Recibían el dinero, lo gastaban en la clínica y a otra cosa. Renunciaban después a seguir estudiando. El chollo se cortó con la llegada de Wert. Eso fue lo único bueno que hizo Wert. Se conoce que prefería a la mujer con su belleza natural.

    08 Noviembre 2016 | 23:16

Los comentarios están cerrados.