BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Los lamentables derroches veraniegos

Por Jorge S.

La sequía en Baleares se prolongará en septiembre; es la previsión meteorológica. Nos advierten de que no malgastemos el agua pero parece que algunos responsables del gobierno balear son los primeros en no dar ejemplo.
Buñol celebrando su tomatina (EFE).

Buñol celebrando su tomatina (EFE).

A pesar de que los vecinos de distintos pueblos sufren constantes cortes de suministro, la presidenta del Gobierno Balear, Francina Armengol, se moja, tan fresca ella, en las fiestas de Felanitx, y mientras Ciutat recurre al agua regenerada ante el agravamiento de la sequía, los palmesanos se riegan a gusto en la fiesta de Canamunt contra Canavall.

Es verdad que en este último caso se iba a usar agua depurada, pero no cuela porque se preveía su uso para riego y limpieza. Todo por unas fiestas en las que el desperdicio de agua resulta ser un lujo inaceptable. Al igual que la tomatina de Buñol, que inutilizó 24 toneladas de tomates, o la cercana guerra de la uva en Binissalem que previsiblemente tirará a la basura unas 12 toneladas de uvas (algunas ya prensadas pero no todas), se trata de desperdicios evitables que dan muy mala imagen cuando hay sed y hambre.

Así, la insolidaridad de la gente se ve en las multitudinarias fiestas a las que todos se apuntan mientras se quedan en sus casas cuando se los convoca a manifestarse por reclamaciones sociales.

Finalmente, los políticos no pueden pedirnos que hagamos lo que ellos no hacen. Y si no son unos completos inútiles, al menos sirven de mal ejemplo.

2 comentarios

  1. Dice ser Yihahe!

    Toda la razón. Un derroche enorme de alimentos, en las susodichas fiestas, mientras “no hay” para otras cosas.
    Por no decir, lo que supone moralmente, tirar toda esa comida, en un mundo en el que aún hay millones de personas, MURIENDO DE HAMBRE (y algunas más cercanas, pasándolas canutas para llenar el plato).

    13 Septiembre 2016 | 9:59

  2. Dice ser Isaac Roffe, 'Caballito de mar'

    DEBERÍAN PROHIBIR TIRAR COMIDA EN LOS FESTEJOS
    .
    …Pues sí, amigo Jorge, lleva usted razón. Pese a que en Baleares lloverá este mes, no le quepa la menor duda (las previsiones meteorológicas están para cambiarlas según vayan llegando las lluvias, sobre todo si esas previsiones las da la 1 de TVE), eso no obsta para que en las ferias, fiestas, verbenas y romerías de nuestros pueblos se derrochen los recursos como si no existiera un mañana. Los culpables son los representantes políticos, claro, pero también los propios aldeanos.
    .
    …Y es que los españoles derrochamos lo que no tenemos y, encima, en honor a un santo patrón o a un hecho histórico ridículo que termina por convertirse en tradición. Y, hala, todo por el aire, a retozar encima de los alimentos, a ducharnos con el vino. Menuda broma. En realidad, los españoles nos manifestamos colectivamente como lo hacemos de manera individual: siendo poco conscientes de la comida que tiramos a la basura.
    .
    …Según un informe publicado hace bien poquito, una familia española común (padre con trabajo normal y sueldo de 1.500-2000 euros al mes, de Despeñaperros para arriba, y 800-1.200 de Despeñaperros para abajo; madre, ama de casa; e hijos, estudiando o en paro) gasta unos 4.200 euros anuales en la cesta de la compra. Pero no consume el 25% de esa comida, que va directa a la basura (sobre todo el pan, aunque también los botes de mahonesa y tomate frito, frutas, verduras, chacina variada, lácteos, queso y derivados). Esto significa que nos deshacemos de cerca de 80 kilos anuales de comida por hogar o, lo que es lo mismo, de más de 1.000 euros en alimentos al año.
    .
    …Paradójicamente a esta España insolidaria por ignorante y zafia, nos encontramos a la otra España, la España que pasa hambre. 1 de cada 5 hogares españoles (28’6%) vive en riesgo de pobreza y exclusión social, con menos de 8.000 euros al año. Siendo, por supuesto, la Andalucía gobernada por el PSOE, mediante un pacto de gobernabilidad con C’s, la comunidad más castigada. En esta región, casi el 7% de los andaluces no puede permitirse comer pollo o pescado al menos cada 2 días. Tampoco puede afrontar gastos imprevistos (como reparaciones domésticas, dentista, multas de tráfico, óptica, material escolar), usar lavadora, televisor, internet, calefacción o teléfono.
    .
    …Y mientras mucha gente sufre y pasa hambre, ahí tiene usted a los c atetos de Lubrín (Almería) LANZANDO PAN al paso de un santo; a los riojanos del pueblo de Haro con su ridícula Batalla del VINO TINTO; a los r etrasados mentales de Ibi (Alicante) con su batalla de los ENHARINADOS o de la Justicia Nueva, donde se lanza, en una verdadera guerra campal, verduras, alimentos y harina; o a los sub normales de San Sebastián, en su Semana Grande, con su ya popular GUERRA DEL MERENGUE. El año pasado llegaron a desperdiciar más de 300 litros de este suculento postre tirándolo por las calles. Una pena… Una pena que haya tanto m ajadero pululando por España.

    14 Septiembre 2016 | 0:14

Los comentarios están cerrados.