BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Archivo de Mayo, 2016

Señora Carmena, urge una poda en Ciudad de los Ángeles

Por Irene Díez Servant

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante un pleno en el Ayuntamiento (EUROPA PRESS).

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante un pleno en el Ayuntamiento (EUROPA PRESS).

Los vecinos del barrio de Ciudad de los Ángeles [en el distrito de Villaverde de Madrid] llevamos casi dos años rogando que nos poden los árboles: hemos llamado en numerosas ocasiones al Ayuntamiento, hemos puesto quejas múltiples, e incluso nos hemos personado en el mismo y nuestras súplicas siempre han quedado en terreno de nadie.

Nuestro barrio siempre ha estado olvidado por los denominados viejos partidos políticos y nos quedaba la esperanza de que Ahora Madrid, un partido que prometía velar por el bienestar de los barrios trabajadores no nos iba a defraudar y esta vez sí que íbamos a poder gozar del mismo mimo y cuidado que tienen los barrios de renta más alta.

¡Éramos unos pobres ilusos! Seguimos olvidados, los árboles siguen creciendo y nosotros no podemos seguir así. Los insectos y las ramas llegan a nuestras ventanas, por lo que no podemos abrirlas y pasear se hace imposible entre tanta vegetación.

Déjense de demagogia, déjense de engaños, basta ya de votos baratos. Todo es muy bonito sin las sillas del poder, pero en cuanto empiezan a sentarse hacen lo mismo que tanto critican. ¡Pónganse a trabajar por los ciudadanos y dejen de engañarnos!

¡Renunciad al postureo!

Por Santiago Morante

Estamos asistiendo, a principios del siglo XXI, al surgimiento de una sociedad preocupada por altos valores morales: ecologismo, solidaridad y respeto al diferente, pero sólo el tiempo que lleva hacerse una foto con el póster de un refugiado en los huesos; luego se nos pasa la solidaridad y nos vamos a por una hamburguesa.
Las causas solidarias importan lo justo como para representar la pantomima de turno. La gente se tira un cubo de agua helada en la cabeza y así cura la esclerosis. Se hacen una foto con un cartel que diga “Bring our girls back” y así presionan muy duramente a Boko Haram para que libere a las niñas a las que secuestró. Corren en carreras en contra del cáncer, para después echarse un cigarrito por lo bien que lo han hecho.
La australiana Amanda Bisk en Instagram (Amanda Bisk/Lofficiel).

La australiana Amanda Bisk en Instagram (Amanda Bisk/Lofficiel).

Las cosas solamente importan de cara a la galería. La de la red social, concretamente. Si no aparece en las redes sociales, no ha pasado, y viceversa. Hay que conseguir que pasen cosas para poder hacerles una foto. Es como si la sociedad quisiera demostrar algo, pero aún no he deducido qué.

Eres aquello en lo que puedes demostrar con fotos que participaste. Estás muy concienciado con el cuidado del medio ambiente si el Día de la Tierra bajaste el brillo del ordenador para que gastase menos. Luego pusiste un mensaje en tu perfil “Ayudando a la tierra. Cuidemos de ella”. Ya está, ya eres ecologista.
No digo que la gente no tenga principios, faltaría más, pero al menos que renuncien a fingir que las cosas les importan más de lo que en realidad les importan. Que renuncien, en definitiva, al llamado “postureo”.
Se busca iconizarlo todo, estar donde está pasando lo importante, poder decir que se estaba presente en tal o cual acto que acabó siendo recordado, hacerse la foto en el lugar en el que pasó, para luego colgarlo en la red. Los periodistas cubren manifestaciones buscando una foto que pueda convertirse en símbolo. Se busca la foto que pueda ser portada del periódico pero que también sirva como referente de la manifestación. Si se cubre una noticia sobre refugiados, se busca la imagen del niño llorando que sirva de icono.
Podemos ver muchas caras de la sociedad pop. Por ejemplo, tenemos la cultura de las celebrities, aupadas al olimpo de la sociedad por Hollywood, la industria musical y las revistas de moda. Personas que por hacer su trabajo y ganar mucho dinero por ello se convierten en referentes de vestimenta, de peinado, de modales e incluso de valores morales. Esperamos un comportamiento modélico de estas personas solamente porque son millonarias.
El máximo exponente del mundo de las celebrities lo tenemos en las “It girl”. Esta selecta comunidad está compuesta principalmente por mujeres jóvenes sin trabajo definido que se han convertido en iconos de estilo por ser famosas. Ya ni siquiera hace falta tener méritos para ser un referente.
Incluso las personas formadas han sucumbido a esta moda. Así tenemos a los iconos tecnológicos y científicos. Si te pregunto quién dirigía Motorola en los años 80, lo más probable es que no lo sepas, a pesar de que inventaron el primer teléfono móvil del mundo. Sin embargo, si te pregunto quién dirigía Apple cuando sacaron el primer IPhone, seguro que lo sabes. Los Steve Jobs, Mark Zuckerberg y compañía han convertido en iconos lo que antes no pasaba de persona de relevancia en el sector. Idolatramos a estas personas, convirtiéndolas en techno-celebrities. Se hacen camisetas con sus caras, se llevan pegatinas de sus empresas en los portátiles, se les piden fotos y autógrafos, y se idolatran sus productos. Cada frase de un icono puede convertirse en una cita histórica.
Existen marcas que han conseguido crear “productos icono”, aquellos que se compran por motivos emocionales, más que racionales. Los llamados hipsters no son más que escaparates de productos icono. Han iconizado una determinada marca de café, un determinado móvil, unas determinadas marcas de ropa, una serie de compañías en definitiva.
Existen incluso lo que podríamos denominar hipsters científicos, aunque la sociedad los llame geeks. Siguen exactamente los mismos patrones que el resto de la sociedad pop, pero desplazados al espectro científico. Han destacado unos científicos por encima de otros, convirtiéndolos en figuras de referencia, casi en símbolos que identifican a gente que piensa como ellos. Los  científicos más destacados dan charlas multitudinarias retransmitidas en directo por internet, donde aplican una gruesa capa de espectáculo sobre la ciencia y la convierten en cultura pop, grandiosa por fuera, pero con poco contenido por dentro.
No me malinterpretéis, no estoy en contra de la divulgación científica, todo lo contrario, soy un gran partidario. Creo que la ciencia debería formar parte de la cultura de las personas, que debería ocupar espacios en la televisión y que debería formarse a todas las personas en unos conocimientos básicos sobre cómo funciona el mundo. Lo que creo que se ha ido de las manos es la iconización de los científicos. Valoramos más a aquellos con grandes dotes comunicativas. Eso es marketing. Hemos iconizado la ciencia.
Los medios de comunicación han favorecido la germinación de la sociedad pop, rindiéndose a memes, a virales o a cualquier contenido multimedia con muchas visitas en cualquier portal de internet. Si un niño acaricia a un perrito y lo ve mucha gente en YouTube, los informativos abren con la noticia. Lo demás puede esperar.
Todas las sociedades han tenido sus iconos, su jerga y sus modas. Pero la sociedad actual genera más elementos icónicos de los que se pueden absorber, seguir o incluso entender. Puede que sea cuestión de adaptación, que la sociedad madure y acabe filtrando la información. O puede que los iconos acaben dictando las pautas sociales y todos tengamos que tirarnos un cubo de agua para no quedarnos atrás.

Solidaridad en Barcelona

Por Sandra Paré Rakosnik

Banco de alimentos (Archivo).

Banco de Alimentos (Europa Press).

Me siento orgullosa y feliz de la gran solidaridad que existe en Barcelona y en otras ciudades de este país, en esta larga y penosa crisis para algunas familias que no han tenido suerte porque el paro se ha aposentado en ellas o por otras circunstancias y se encuentran sin recursos para tirar adelante.

Me hace feliz comprobar la gran cantidad de ayudas que reciben estas asociaciones y por su perfecto repartimiento al entregar los alimentos en los centros de recogida.

Me hace feliz las felicitaciones que han recibido del extranjero admirándoles por la solidaridad del pueblo y por la gran cantidad de voluntarios para repartir los alimentos.

El negocio que hay detrás de la donación de sangre

Por José Ángel Peinado Monteso

Donar sangre es una acción loable y altruista; no se pide nada a cambio. Es dar vida.

Desde que tenía pocos años mi madre me llevaba a las unidades móviles de donación para que ella donara. Yo me sentaba al final del autobús y me atendían estupendamente. Ese buen hábito hizo que una de las primeras cosas que hiciera al cumplir 18 años fuera donar. Llevo casi 20 años donando.

Una donante de sangre (EP).

Una donante de sangre (EP).

El otro día entró en nuestro centro de trabajo un autobús de Cruz Roja para que los trabajadores pudieran donar. Este servicio fue privatizado por la Comunidad de Madrid hace 2 años, eliminando el personal público y cediendo los autobuses propios a la concesionaria, además de rebajar considerablemente las condiciones laborales del personal que prestaría el servicio.

Del autobús bajó una persona que recorrió todo el recinto, oficinas y dependencias ejerciendo labores comerciales para convencer al personal para donar sangre, ofreciéndoles luego una bolsita de comida y bebida. Yo me negué y le dije que si también informaba de que Cruz Roja cobraba a la Comunidad de Madrid 67 euros por cada bolsa de sangre. Me llamó mentiroso. Siguió su labor comercial, incluso con trabajadores externos que trabajaban en una obra. Una compañera con buena intención, pero ajena a lo que hay detrás, le ayudó recorriendo parte del centro para convencer a más compañeros. Intenté informarla, pero también negó la evidencia.

¿Y por qué van mesa por mesa con tanto interés para que dones? Porque no están cumpliendo el número de donaciones del contrato con la Comunidad. El año pasado recogieron un 17% menos de los pactado y esto es un negocio. Donar en la puerta de tu domicilio o trabajo es muy cómodo, ya que no pierdes tu tiempo de ocio; algún vago también pensará que así se libra un rato de trabajar. Eso es verdad, pero la cuestión es que si tú vas a un hospital público a donar, a los madrileños no les cuesta los 67 euros que sí cuesta en una unidad móvil privatizada. No llegará el día en que nos cobren por ponernos sangre (eso espero), pero esos 67 euros se tienen que pagar y ahora se detraen de otras partidas sanitarias.

Yo doy mi sangre altruistamente, no para que otro saque beneficio económico de ello. Para los que no tienen tiempo, les digo que la última vez que doné fui a un centro público y llevé a mi hija que tiene 2 años y medio. Enseñar a mi hija (gracias a tí mamá) que donar es importante para ayudar a los demás no tiene precio, al contrario del negocio con la sangre montado por algunos.

Esclavización medieval en pleno siglo XXI

Por Chierel Durán Balleras

Escena de un documental sobre terrorismo (Lower Saxony/EFE).

Escena de un documental sobre terrorismo (Lower Saxony/EFE).

Siria e Irak ya están controlados. Oriente próximo y Europa aterrorizados. Estamos frente al ejército terrorista del Daesh, que en tan poco tiempo han podido hacerse con la luz de miles de niños, hombres y mujeres. Todas las minorías religiosas son sometidas bajo la esclavización impuesta por los milicianos de este ejército.

Convertirse o morir, son las dos únicas opciones con las que miles de personas optan hoy en día. Sin embargo parece que estos terribles hechos que se repiten a diario deben de ser noticia cada día en los medios de comunicación para llevarnos, por unos segundos, frente a esta triste realidad.

¿A qué tenemos miedo? ¿Al terrorismo, o bien a todo lo que hay detrás de él? Podríamos estar horas citando cada una de las historias de estas personas víctimas de ser compradas, violadas, maltratadas, intercambiadas… Pero no es un momento para empatizar, ni mucho menos para dejar que la gente siga muriendo en vano, y no tan lejos de nosotros.

La agredida por su pareja se convirtió en mi agresora

Por Andrea Vela

Imagen de una campaña contra la violencia de género (Archivo).

Imagen de una campaña contra la violencia de género (Archivo).

Me ha llamado la atención la noticia del chico agredido ayer en un tren de Mallorca por mediar en una agresión machista. Al hilo de esto, quiero contar el suceso que he vivido este mismo jueves por la noche y por el que todavía sigo estando en estado de shock.

Pues bien, justo anoche, en Barcelona centro, fui testigo de una agresión de un hombre a su pareja dándole varias bofetadas e insultos. Rápidamente me acerqué a increpar su comportamiento, él me amenazó y además ocurrió lo último que me esperaba, de repente fui víctima de un intento de ataque de agresión por parte de ella defendiendo a su maltratador.

La agredida por su novio se convirtió en mi agresora. Era una mujer corpulenta y actuó con mucha agresividad. Me empezó a insultar y a amenazar mientras corría detrás de mí, con la intención de pegarme. Gracias a las personas y a una patrulla de mossos que pasaba justo en ese momento no me dieron una paliza. Las personas allí presentes alabaron mi actuación, pero la consecuencia fue un cuadro de ansiedad, teniéndome que acompañar a casa una testigo a la que agradezco enormemente su generosidad.

Me gustaría denunciar públicamente este caso, principalmente para dar las gracias a las personas y a la policía que me socorrieron y retuvieron a esta pareja.

La nula política cultural de Susana Díaz

Por Marisa Ramírez del Hierro

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (Gtres).

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (Gtres).

Me siento engañada por Susana Díaz. Creó la Consejería de Cultura; se creó, pero no existe porque es un muerto viviente. No hay proyecto y todo se viene abajo sin que nadie levante la voz.

Acaba de cerrar una parte de Itálica. El C4 de Córdoba es un mausoleo que no saben cómo abrir. La situación de muchos museos es tenebrosa. Las artes escénicas hemos sido engañadas una y otra vez, con el sector empujado a unas condiciones de precariedad laboral que ronda el esclavismo.

La trayectoria como gestores de Rosa Aguilar [Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía] y Eduardo Tamarit [Secretario General de Cultura] está hundiendo lo poco que quedaba de la cultura andaluza. Cada cierto tiempo aparecen en los medios y nos dicen que se van a sacar ayudas al teatro o que se va a abrir el C4. Nadie les cree ya.

Son como magos, y lo que no hay que perder de vista mientras están en escena son los agujeros negros, como los presupuestos de la Agencia de Instituciones Culturales o del Museo Picasso. Quizás fueron nombrados para hacer desaparecer los restos de la Consejería por arte de magia. Lo están consiguiendo. Nada por aquí, nada por allá. Plof.

Peligro, humanización de animales a la vista

Por Cristina Sardón Galicia

Una mula (Archivo).

Una mula y su cría (Archivo).

La noticia de que cuatro jubilados se disponían a cruzar España para llegar al Rocío (en una carreta tirada por dos mulas) me sorprendió y emocionó. Que cuatro ancianos se dispongan a realizar su sueño a esa edad es digno de admirar por cualquiera.

Tengo que decir que más me sorprendió las casi 37.000 firmas que pedían el fin de este viaje. Señores, a ver si nos damos cuenta de que los animales están hechos para estar en movimiento, para ser eso, animales.

No defiendo el maltrato a los mismos, al contrario, no creo que nadie haya podido cuidar mejor de esas dos mulas que estos cuatro caballeros. ¿Qué será lo próximo? Quizás recoger firmas para hacer un hotel de cinco estrellas donde los animales tengan spa y masajes.

Cómo arruinar a muchos estudiantes por no dar a tiempo las becas

Por Encarnación Romero Ayala

Manifestación de estudiantes en Madrid (Jorge París).

Manifestación de estudiantes en Madrid (Jorge París).

¿Cómo agradecer a tan ilustres señores que hayan tenido a bien culminar el pago de las becas ocho meses después de comenzado el curso, es decir, a 15 días de finalizar?

¿Cómo agradecerles que en su afán de apoyar y ayudar a los estudiantes y su maravilloso saber hacer, hayan rechazado cientos de alegaciones por falta de tiempo debido, quizás, a su incompetencia?

¿Cómo agradecer a sus excelencias que todavía haya estudiantes que no han cobrado ni la parte fija de la beca, gracias a unos convenios con algunas Comunidades Autónomas que ustedes, en su infinita sabiduría, siguen ofreciendo a los tan cualificados mandatarios de las mismas, a sabiendas de que son nefastos?

¿Cómo agradecer a sus señorías que muchos estudiantes hayan abandonado sus estudios por carecer de recursos para seguir con las prácticas, al no llegar el dinero a tiempo?

¿Cómo agradecer a tan honorables personas el sufrimiento de miles de familias, padres, abuelos, tíos, por tener que aportar los importes necesarios para hacer frente a todos los gastos a consta de sus propias necesidades más básicas?

¿Cómo agradecer a un Ministerio tan competente los embargos de los bancos por falta de pago en los préstamos de estudio o los desahucios de los pisos alquilados, al llegar tarde el dinero de las becas?

Gracias desde lo más profundo de mi corazón por estos ocho meses de agonía que quedarán grabados para siempre en mi memoria.