BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

En defensa del periodismo

Por Daniel Cullell Aranda

256752-900-506

Escena de la película Spotlight (OpenRoad Films).

¿Se acuerdan de Clark Kent? ¿Y de Peter Parker? Algunos reconoceremos a estos personajes ficticios que en sus ratos libres y cuando no ejercen de superhéroe, representan heroicamente al sector periodístico.

Nuestra generación está siendo testigo de una creciente mediatización de la figura del periodista, en contraposición con su estatus laboral. Series televisivas como House of cards, The Newsroom y Periodistas dibujan una esencia de dedicación y una dignidad profesional que han ayudado a llevar al periodismo y su código deontológico a un nivel más respetable. A su vez, la recién oscarizada película Spotlight nada tiene que ver con la ficción; sus personajes representan identidades reales y sucesos verídicos. El film nos desvela todo un proceso de investigación criminal, ofreciéndonos una versión, quizás, no tan dramatizada de unos hechos realmente dramáticos.

Por ello, Martin Baron (director del Washington Post) sugería hace poco un nuevo enfoque para el periodismo actual; después de grandes filtraciones como los abusos sexuales a menores y el caso de los papeles de Panamá, el periodismo de investigación surge como una salvación para mantener a flote una profesión de vital importancia. Así, la libertad de información sigue presentando batalla contra un villano representado por la eterna corrupción.

3 comentarios

  1. Dice ser AGA

    La libertad de informacion es eso a lo que se acogen todos para escribir lo que les da la gana, aunque sea mentira, para vender mas, no? Y no hablo precisamente de los papeles de Panama, sino de cosas mas del dia a dia.

    El periodismo se gana el respeto de todos, y nadie lo pone en duda, cuando ejercen de control del poder, que es lo que deberian ser siempre. Cuando callan o cuentan solo lo que interesa, cuando manipulan la informacion para que caiga mas para un lado que para el contrario o cuando directamente mienten es cuando pierden todo respeto de todo el mundo, y dejan de tener sentido.

    29 Abril 2016 | 6:56

  2. Dice ser LINCE 1

    Mi respeto y admiración para los periodistas que ejercen su profesión con toda la pulcritud que pueden. Porque ya es sabido que no pocos de ellos están utilizando el periodismo como ensalzadores del poder, en lugar de como críticos. Hay ejemplos deleznables de periodistas?. Y algunos de ellos no salen de los tertulias televisivas. Esos periodistas? son tan lamentables como parciales y serviles. Y, por otra parte, hay medios que dan náuseas. Y claro, los periodistas de esos medios son como les mandan ser o, incluso los ponen ahí por ser esos periodistas? como son. Lástima de profesión, tan noble y tan prostituida.

    29 Abril 2016 | 11:01

  3. Dice ser Ylenia Padilla Santana

    ‘PODEMOS’, ENEMIGO DE LA LIBERTAD DE PRENSA
    .
    …Pues sí, amigo Daniel, la libertad de información, reunión y prensa, aparte de ser derechos constitucionales en cualquier Estado libre, constituyen los pilares básicos del sistema democrático. En EEUU, usted lo ha dicho muy bien, el caso Watergate no hubiera sido posible sin la audacia de dos periodistas del Washington Post –Bernstein y Woodward– que revelaron la trama de espionaje organizada por la Casa Blanca contra los demócratas. ¡Un periódico denunciando a un gobierno corrupto!
    .
    …Aquí, tres cuartos de lo mismo. Gracias a la prensa libre se han descubierto casos realmente detestables. La financiación ilegal del Partiddo Popular, los 3 ó 4 millones de euros donados por Nicolás Maduro a PODEMOS, Caso Palau, las donaciones en ‘B’ del gobierno valenciano, la trama de los Pujols, Caso ‘Rilco’, Trama Gürtel, malversación de fondos de los sindicatos UGT y CCOO en Andalucía, la cacería de elefantes del padre del rey en África, el caso Rodrigo Rato y las Tarjetas ‘Black’, el blanqueo de Díaz Ferrán (ex presidente CEOE)…
    .
    …Todo esto y más gracias a la libertad e independencia de la Prensa en España. El verdadero contrapoder de las corrupciones y los partidos políticos con aspiraciones absolutistas. Como las aspiraciones de PODEMOS, que siempre ha manifestado su intención de nacionalizar los medios de comunicación, incluida la prensa. ¿O ya no se acuerda de las afirmaciones del señor Pablo iglesias en 2014? Dijo unas palabras muy peligrosas y, por supuesto, atentatorias de nuestro sistema libre y democrático: ‘’Los medios de comunicación, por lo menos una parte [aquí, claro, se referiría a EL MUNDO, no a PÚBLICO] tienen que tener mecanismos de control público’’. Según Iglesias, con el fin de ‘’garantizar la libertad de prensa’’. ¿Pero cómo podría garantizar la libertad de prensa un Estado si tuviera su Gobierno corrupto? De esa forma Nixon nunca hubiera sido descubierto.

    …¿Acaso temen algo los de PODEMOS de llegar al poder? ¿Qué querrán ocultar a la ciudadanía? Desde luego está claro que a Pablo Iglesias le incomodan las críticas o que le puedan airear los trapos sucios. Cuando esto pasa, Iglesias frunce el ceño y se convierte en un individuo grosero, chulesco y se interesa, con fines intimidatorios, por el nombre y la filiación del periodista y su medio. Como se demostró el otro día, en la Complutense, al incordiar al periodista de EL MUNDO, Álvaro Carvajal, que le había criticado anteriormente. O como hizo con la periodista, también de EL MUNDO, Ana Romero, a quien trató de vejar refiriéndose a su abrigo.
    .
    …En definitiva, y como usted muy bien afirma, ‘’la libertad de información sigue presentando batalla contra un villano representado por la eterna corrupción’’. Pero esa libertad de información tiene a un gran enemigo: el comunismo, la extrema izquierda, los chavistas o maduristas. Los partidarios de la verdad única y oficial; los enemigos de la libertad de Prensa; los defensores de los poderes orgánicos y manipulables, de los mecanismos de control (en Educación, Cultura, Economía, opinión), de las doctrinas, los catecismos ideológicos y los puños cerrados y en alto.
    .
    …Nada raro, desde luego, en quien admira el régimen de Maduro. Un régimen con centenares de encarcelados (políticos, periodistas, escritores, sindicalistas) por defender simplemente sus ideas. Pablo Iglesias lo reconoció en 2014: “Hay muchas cosas de Venezuela que a mí no me gustan, pero es tremendo que se le llame “dictadura” cuando todas las organizaciones internacionales que han seguido los procesos electorales de los últimos años en Venezuela señalan que gobierna quien ha elegido la población”. En fin, hay que ser muy rastrero y estar muy financiado por Venezuela para decir esto.

    29 Abril 2016 | 11:19

Los comentarios están cerrados.