BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Educación básica: los jóvenes que ya no ceden el asiento

Por Ane Santiago Quintas

Viajeros en un vagón de metro (Jorge París).

Viajeros en un vagón de metro (Jorge París).

Me llama la atención cómo la gente joven va perdiendo algunos valores que para mí, mujer joven también, son básicos.

Cada vez más a menudo me encuentro con escenas en el transporte público donde a adolescentes y a jóvenes algo más mayores se les tiene que llamar la atención para que cedan su asiento a una embarazada o a personas mayores, porque ellos no parecen inmutarse frente a esas circunstancias.

Yo soy la primera que está cansada y me apetece sentarse, pero creo que la educación y la empatía, aunque no las enseñen en la escuela, deberían estar por encima de todo.

 

 

60 comentarios

  1. Dice ser Jeeves

    Es inútil. Cierto que hay mayores que son para darles la espalda, pero hay jóvenes… Leo en algún comentario que sólo ceden el asiento si se nota que el mayor lo precisa. Como ya digo en otro comentario, depende de que se trate de un asiento normal o de uno reservado para mayores, embarazadas e incapacitados, en ese caso usted no tiene derecho a establecer las normas por las que cede el asiento. En cuanto a lo de “notar que lo precisan”, no sé qué quieren decir. Yo tengo 73, me operé de la rodilla y estuve cojeando y con dolores 6 meses, ¿pretenden que lleve un letrero en la frente explicando mi caso para que el imbécil de turno me ceda un asiento al que tengo derecho? Antes de jubilarme yo he trabajado duro y sé lo que es ir cansado, también sé lo que es ser mayor y las penalidades que lo acompañan, ¿pueden ustedes decir también que conocen los dos casos?

    07 Diciembre 2015 | 15:45

  2. Dice ser alberto

    Si puedo dar mi opinion, y tengo 29 años, yo ya no cedo el asiento porque ni si quiera me dan las gracias por hacerlo, es que yo no entiendo porque tengo que sufrir yo en beneficio de los demas, no lo comprendo y ademas no estoy obligado a hacerlo. Lo siento.

    07 Diciembre 2015 | 15:55

  3. Dice ser Vengador tóxico

    Ahora cualquiera q peine canas no es capaz de aguantar de pie un trayecto de 20 min. pero para estar en el bar de botellines o de compras durante horas no se es mayor. Y no tengo porque estar pendiente de quien sube o baja del vagón si no voy ocupando un asiento reservado, si de verdad necesita sentarse no tiene más q pedirlo amablemente

    07 Diciembre 2015 | 16:02

  4. Dice ser Carlos

    Buenas tardes. Tampoco hay que pasarse de empatia que yo quise ceder el asiento a una mujer embarazada y resulto no estar embarazada. La cara que se me quedo por ser educado fue un poema. Para que le ceda yo el asiento a una embarazada se le tiene que notar muy mucho, porque a las que no se lo note o me lo dicen o no las voy a ceder el asiento.

    07 Diciembre 2015 | 17:21

  5. Dice ser Nacho

    Lamentablemente es así, nadie cede el asiento y más cómo se pueden leer en los comentarios, habrá gente que siga sin hacerlo. Ceder el asiento es un gesto de educación, de saber estar y no creo que tan duro y sacrificado sea dejar el asiento a alguien que lo necesite y si es mayor, con más razón todavía, porque yo, con 38 años, lo hago y seguiré haciéndolo.

    07 Diciembre 2015 | 18:33

  6. Dice ser Iciar

    No estoy del todo de acuerdo. He ido en metro en Madrid, con collarín y en un vagón lleno de personas “no jóvenes” (mayores de 40 mínimo) Esta misma situación se repitió con muchiisima frecuencia durante los 6 meses que estuve asi. Ni dios me cedió el sitio porque claaaaro como yo era joven, si me caigo y me rompo el cuello del todo, no pasa nada. Eso si, yo siempre lo cedo. No se trata de edades si no mas bien de educación, pero esta educación básica no sólo la estan perdiendo los jovenes, si no tambien los mayores, que hartita estoy de las generalizaciones

    07 Diciembre 2015 | 23:39

  7. Dice ser Manu

    Yo solia ceder mi asiento siempre que me daba cuenta, porque a veces vas pensando en tus cosas y no ves lo que hay alrededor, pero despues de ir con mi hijo en brazos y que varias veces nadie se digne a cederme el asiento, he llegado a la conclusion de que aqui la cortesia si no eres una persona mayor, solo va en beneficio de las mujeres. Asi que yo por mi parte no voy a cederlo nunca mas. Si alguien esta muy cansado, lo siento mucho, ya descansara al llegar a casa al igual que tuve que hacerlo yo

    08 Diciembre 2015 | 14:20

  8. Dice ser Criticon

    Efectivamente hay falta de educación, pero no sólo atañe a un grupo de edad. Normalmente cedo el asiento y no espero ni un simple gracias porque lo hago con gusto. Sin embargo, alguna vez que he ido leyendo y no me he dado cuenta de que alguien necesitaba el asiento, he tenido que aguantar que de forma muy poco educada (es decir, el típico carrasqueo y la mirada de desaprobación) me hagan constar su presencia. Es más no siendo la única persona joven del vagón y no estando en un asiento reservado. No entiendo por qué el respeto y la educación no puede ser algo recíproco. No dejaré de ceder el asiento pero tampoco voy a vivir pendiente de ello. Mientras tanto pensad que hay veces que es bueno predicar con el ejemplo, y que sólo deberíamos exigir lo mismo que damos.

    08 Diciembre 2015 | 18:46

  9. Dice ser Dae

    Yo soy joven, y usuario del transporte publico a diario.

    1)por supuesto que ante mujeres embarazadas, personas mayores que lo necesitan y personas con algún tipo de minusvalía hay que ceder el sitio.
    Y si , yo digo “personas mayores que lo necesitan” porque para mi una mujer con rostro de ser mayor pero que va vestida como toda una jovencita (incluyendo zapatos de tacón alguna vez incluso que es lo que me hace gracia) y que viene con bolsitas del corte ingles y de Primark no es que le haga mucha falta creo yo, para recorrerse la gran vía estamos perfectos pero luego necesitas ocupar tres sitios para ti y para las bolsas porque no eres capaz de ir de pie? Yo mismo vuelvo harto de hacer mis clases que algunas veces con las practicas estoy del orden de 9 horas en la universidad y voy reventado de tal modo que ni se me ocurriría irme de compras.
    Además de que paso mas de hora y media de viaje solo para llegar a mi casa.

    2-resulta que hay habilitados sitios reservados para mayores y soy yo, que he mirado el sitio antes de sentarme para comprobar que no era reservado me tengo que levantar?
    Por supuesto que en casos como los que he dicho me levantaría como es debido sin problema (y de hecho lo hago y no me muero)
    Pero también me repatea casos como uno en el que , y esto es un caso que me ha pasado en el metro, iba yo sentado de espaldas a la puerta y dio la casualidad que era un asiento reservado de lo cual no me di cuenta. Pues a mitad de viaje subió una mujer mayor (yo iba de espaldas y no la vi) y en lugar de indicarme de algún modo que yo estaba ocupando su sitio diciendomelo sin mas al menos se limito a darme con el dedo en el hombro , señalarme el cartel , cruzar los brazos y mirarme con cara de asco.
    A lo que voy es que claro que hay que ceder el sitio cuando alguien lo requiere, pero si quieren las personas mayores que se les CEDA el sitio aunque no sea reservado (cosa normal y de educación, no debería hacer falta el cartel) que tengan respeto al resto y al menos tengan educación para pedirlo / agradezcan cuando lo cedes.

    3-A veces la gente joven también tenemos lesiones (yo mismo en estos días) y parafraseando a otros usuarios “no me voy a colgar el cartel de lesionado solo para que el imbécil de turno no me reproche que me quede sentado”)

    He de decir que he pasado en estos años que llevo usando el transporte publico de ser el típico que cede el asiento a todo el mundo a ser el que solo se levanta en ciertas ocasiones , y todo por las actitudes que se ha tenido conmigo, porque uno de tonto también se cansa.

    08 Diciembre 2015 | 22:39

  10. Dice ser Carolina Bescansa Hernández

    PABLO IGLESIAS Y LA MALA FORMACIÓN DOCENTE
    .
    …Pienso, querida Ane, que el problema de la juventud reside en la falta de preparación del profesorado. Y para muestra este botón. Ayer lunes, puente de la Constitución, durante el debate de Antena3 Televisión, Pablo Iglesias Turrión, líder de Podemos, pero también todo un profesor titular de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, pensaba que, en el 77, en Andalucía se había celebrado un referéndum para independizarse de España. Menuda barbaridad.
    .
    …Y ya le digo, estamos hablando de todo un profesor de Ciencias Políticas de la Complutense. Y aspirante, nada más y nada menos, que a Presidente del Gobierno. ¿Qué significa esto? Está muy claro. Significa que nuestros docentes no están bien formados en conocimientos, psicopedagogía, medios tecnológicos o en valores. Y si ellos no lo están, ¿cómo van a adquirir esas competencias los jóvenes que, a diario, asisten a sus clases?
    .
    …Esto lo confirmó hace unos meses el último Informe PISA. Según este informe, a los ya mediocres resultados en Historia, Ciencias y capacidad lectora de nuestros jóvenes españoles, hay que unir su escasa preparación para desenvolverse en la vida diaria. Y aquí hablamos de saber comprar un billete de metro, hacer búsquedas por internet, dar de baja a un familiar difunto en el registro civil o desenvolverse con respeto en recintos públicos. Nuestros jóvenes obtienen 23 puntos menos que la media de la OCDE en problemas cotidianos. Por supuesto, ceder el asiento a una persona mayor o a una embarazada entra en el lote.
    .
    …Para solucionar este problema, la educación y la empatía, como usted dice, ‘deberían estar por encima de todo’. De ahí que el profesor Marina las tenga recogidas en su ‘Libro Blanco de la Función docente’. Y pendientes de debate y posterior aprobación por parte del Ministerio de Educación. Según Marina, la formación y los valores de los jóvenes deberían pivotar sobre un mayor protagonismo del docente que, también tendría que reciclarse con las siguientes propuestas:
    .
    1) Más años de preparación y prácticas para los futuros docentes
    2) Reciclaje de los profesores antiguos con más formación en conocimientos y valores: B1 idioma extranjero, formación en nuevas tecnologías, Master en Psicopedagogía o Diploma de Especialización en Docencia Universitaria
    3) Exámenes de control anuales: se analizaría la evolución en formación de sus alumnos
    4) Los contratos laborales dejan de ser indefinidos para pasar a ser prorrogables cada 5 años, como ocurre en las universidades más prestigiosas del mundo (Harvard, Oxford, Princeton…)
    Etc., etc…
    .
    …En definitiva, amiga Ane, la buena educación en valores pasa por una buena formación de nuestros jóvenes en institutos y universidades, a cargo de competentes docentes. Si queremos que nuestros jóvenes sean educados, cedan los asientos en los transportes públicos o ayuden a cruzar la calle a una ancianita, debemos empezar por tomarnos en serio las propuestas del profesor Marina. Para que nunca más un simple referéndum para el Estatuto de Autonomía de Andalucía se convierta en otro inventado de autodeterminación y en el hazmerreír de 10 millones de personas.

    08 Diciembre 2015 | 23:42

Los comentarios están cerrados.