BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Pocas iglesias abiertas para reencontrar el Camino de Santiago

Por Isabel Ramis

Hace un par de semanas que terminé el Camino de Santiago en bici, con mi hermana, desde Astorga, y la verdad es que volví algo preocupada. Me llamó la atención que la mayoría de las iglesias se encontraran cerradas. Como resultado, sólo 9 de los 40 sellos que tenemos en nuestra credencial son de parroquias. El resto son de bares, tiendas o albergues.

Foto de la Catedral Santiago de Compostela. (ARCHIVO)

Foto de la Catedral Santiago de Compostela. (ARCHIVO)

Mucha gente decide hacer el Camino de Santiago como una buena opción de ocio deportivo y económico. Me parece bien, no lo critico, pero resulta complicado hacer el Camino de Santiago como peregrinación cuando difícilmente puedes hacer la visita o ir a misa. ¿No hay nada que podamos hacer para reencontrar el Camino?

13 comentarios

  1. Dice ser Javier

    Isabel, me alegro que hayas terminado el Camino y lamento tus problemas para poder hacer una pregrinación en condiciones.
    Yo hice el Camino el año pasado desde Sarria y éste también, desde Astorga (he terminado hace cuatro días), lo he hecho andando (no en bici) y en todos los lugares donde he terminado la etapa me he encontrado con que hay misa del peregrino (entre las 7 y las 7:30 de la tarde).
    En estas misas, los pregrinos éramos atendidos de forma exquisita por todos los vecinos y por los sacerdotes (la pena es que, p.e., en el albergue estábamos más de 100 personas y en las misas no llegábamos ni a 20).
    Quizás tu problema era cuestión de planificación (no te ofendas es una mera suposición). Si os detenías en lugares pequeños no hay sacerdote y, por tanto, no hay Santa Misa. Pero en muchas iglesias y ermitas nos hemos encontrado con personas que tenían abiertas las mismas y, por supuesto, te ponían el correspondiente “sello”.
    Cuestión curiosa, en Barbadelo (pasado Sarria) en la iglesia de Santiago estaba el párroco sentado a la entrada recibiendo a los peregrinos y, como él mismo me dijo, muchos entran, piden el “sello” y se van; y muy pocos entran, se ponen a rezar y, luego, piden el “sello” y, más curioso todavía, en la ermita de San Marcos (Monte do Gozo) nos juntamos en la Misa 8 personas, los cuatro españoles que íbamos juntos, 3 amigos austriacos y 1 italiano.
    Estoy de acuerdo contigo en constatar que hay iglesias cerradas, pero yo pediría a todos que recemos para que el Señor suscite vocaciones. Si hubiera muchos “obreros” para su “mies” no pasarían esas cosas.
    Ánimo y, si puedes, repite el Camino.

    17 Agosto 2015 | 18:29

  2. Dice ser MANUEL y MANUEL

    Es cierto lo que dice Isabel Remis. Yo también empecé el Camino a pie desde Astorga el 6 de julio pasado. Como se dice vulgarmente, la primera en la frente, y explico porqué. Fuimos mi hijo y yo a la Catedral de Astorga a rezar, a verla y a que nos pusieran un sello en la credencial. Estaba cerrada, así que pensamos en dar una vuelta por la ciudad y volver más tarde. Al cabo de hora y media regresamos a la Catedral y vimos como habían abierto una puerta de reja de un lateral de la Catedral y que había personas entrando en la misma. Cuando llegamos, alguien nos impidió el paso. Preguntamos porqué y nos dice que es una misa privada, ¡¡toma ya!! . Insistimos en pasar y siguió oponiéndose. Así que, por un sello y una oración, no íbamos a empezar el Camino montando un pollo con un energúmeno. Días más tarde, en Portomarín, la iglesia no está abierta todo el día (anda que no pasa gente por allí). Por la tarde, vimos que había misa y que estaba hasta la puerta, así que como habíamos llegado de todos modos tarde, optamos por dar un paseo y volver al rato. Cuando lo hicimos, los encargados de sellar ya habían recogido los bártulos y se habían ido. Lo único que quedaba era el libro de visitas donde cada peregrino expone un comentario, normalmente de agradecimiento. Siento decir que no fue mi caso. Yo expuse mi queja y allí debe figurar si no han arrancado la hoja. Esto fue el 13 de julio, por si lo quieren comprobar. Y ya el remate de otro desencuentro fue en Arzúa. La iglesia parroquial cerrada. Por la tarde observamos que estaban abriendo la puerta principal y nos encaminamos hacia allí. Delante de la iglesia había una furgoneta de un negocio de flores. Pasamos unos metros al interior cuando una mujer, supongo que encargada de todo ello, nos echó el alto. Nos dice que estaba cerrada, que lo único que hacían era colocar flores para una boda a celebrar al día siguiente. Le dijimos que solo queríamos rezar y que nos pusieran un sello. En un plan borde y desagradable nos volvió a decir que volviéramos al día siguiente. Vamos, que por lo visto ella iba a madrugar para la hora en que normalmente salíamos mi hijo y yo, que era de 6,30 a 7 de la mañana.
    Así que he decidido no hacer más Caminos de Santiago, y, con este, llevo tres diferentes.
    A ver si lee esta queja alguien responsable de la Iglesia, que lleve la gestión de todo lo relacionado en el Camino, sea el obispo de Astorga, los párrocos de Portomarín y Arzúa e incluso del arzobispo de Santiago. También me dirijo a él, en el sentido de que cuando llegamos a Santiago, el 17 de Julio, vi bastante mal la preferencia que se le hacía a la Guardia Real, primero por los sitios reservados y segundo por esa deferencia hacía ellos en el sermón de la misa del peregrino. Creo que ellos han hecho pocos kilómetros como para tener ese privilegio. Yo tuve algo de suerte, y pude estar sentado en un banco de uno de los laterales de la Catedral, pero vi peregrinos sentados en el suelo, reventados de tanto andar que no podían con su alma. Seguramente muchos de ellos podían haberse sentado en el sitio reservado a la Guardia Real.
    Seguimos cometiendo errores de bulto y lo dice un católico que es el que mejor puede criticar. Porque ya sabemos que el no católico habla con mucho odio hacia la Iglesia, pero los que mantenemos con nuestra X de la declaración de la Renta los ingresos que recibe ella del Estado, creo que podemos opinar sin caer en el extremismo.
    Piensen en cuanto he escrito, o el Camino perderá su esencia real. Hay que corregir esos errores. Si hay que tener las iglesias abiertas no creo que sea por falta de personas dispuestas a ayudar. De hecho, en otras localidades al paso del Camino había voluntarios de todas las edades que estaban en sus iglesias ayudando.

    Recuperemos la esencia del Camino.

    Saludos de un ferviente católico.

    17 Agosto 2015 | 19:09

  3. Dice ser Ruben

    Yo hice el camino desde Roncesvalles en 2012, que quereis que os diga, a mi me parecio un saca cuartos increible el camino, realmente me lo pase muy bien, pero ya no tiene esencia, solo se ve negocio para los pueblos (cosa que me parece genial). Anuncios en todas las entradas de pueblos, locales de venta de souvenirs, y todo el pueblo en venta. Curiosamente y al ser un camino cristiano, todas las iglesias cerradas, albergues parroquiales 2 (uno exquisito en Grañon) y resulta que muchas de las iglesias tienen interes historico o arquitectonico. El amigo Javier no se que camino hizo, pero puedo asegurar que por las tardes en los pueblos no habia ni el tato, por no hablar de las misas a las que fue…
    Para mi, el camino debia ser algo para reencontrarme espiritualmente y al final resulto ser un sitio donde conocer muy buenos amigos y hace turismo. La parte espiritual y cristiana ni la vi, ni la oli.

    17 Agosto 2015 | 19:38

  4. Dice ser LINCE 1

    Nos guste o no, esta Iglesia carcunda se está quedando sin “clientela”. No hay curas para las iglesias, ni monjas en los conventos. Y la mayoría de los que quedan son muy mayores o extranjeros. O la Iglesia cambia o cada vez habrá menos fieles.

    17 Agosto 2015 | 19:49

  5. Dice ser Rodriga Rata

    LOS CURAS JACOBEOS TAMBIÉN FUERON MUY MALOS CON NOSOTROS
    .
    …Amiga Isabel, no se preocupe en absoluto de haber falseado su Camino de Santiago, eso nos ha pasado a todos los peregrinos. Una cosa es la publicidad televisiva del Camino, con su amabilidad hacia el caminante y sus iglesias abiertas, y otra muy distinta la realidad. Ya sabe usted que los curas sólo están cuando hay dinero de por medio; cuando es temporada alta, se produce la inauguración de algún evento Jacobeo o se firma una nueva subvención pública. Cuando no ocurre nada de esto, los curas galegos nos suelen dar picón a todos los peregrinos. Forma parte de su instinto de protección. ¿Si no buscaran siempre el brillo de la moneda, como los grajos, usted cree que la Iglesia hubiera durado en pie más de dos mil años? Imposible.
    .
    …A mí me ocurrió una experiencia parecida a la suya y por eso, hasta donde recuerdo, se la he de contar. Con ella no quiero desanimarla a que retome el Camino a Santiago algún día, sino a prevenirla de los vicios que aquejan a quienes regentan las parroquias jacobeas. Curas de poco fiar, insociables, brutos, algunos de ellos de una grosería rayana en la violencia sexual y todos, sin excepción, muy interesados por el dinero. Verá. Mi ruta también partió de Astorga, aunque yo soy de Linares (Jaen), por lo que primero tuvimos que hacer en bicicleta los 550 km hasta el municipio leonés, para desde allí comenzar nuestro peregrinaje. Hasta Astorga sólo tardamos 7 horas; poco tiempo si se tiene en cuenta que nos acompañaban, también en bicicleta, mis suegros.
    .
    …Pernoctamos en el famoso albergue de Astorga; por cierto, estupendo edificio de 2 plantas, con su cancela de hierro y fachada neoclásica. Allí un peregrino francés que hacía el Camino desde Roncesvalles nos invitó a compartir su cena: sopa de champiñones y “Quiche Lorraine”, una tarta de queso, beicon y jamón alsaciano que se sirve con una salsa de oregano muy rica. De postre, “brioche”, un dulce con forma de media luna hecho de manzana, ciruela y arándanos. Todo riquísimo. El problema llegó cuando el encargado del albergue, un seminarista mala sombra, nos quiso cobrar dinero por haber cenado dentro de los dormitorios. Nosotros alegamos que nuestra comida no formaba parte del rancho del albergue, sino de la mochila de nuestro amigo Pierre, y que nada le teníamos que pagar. Él, sin embargo, nos amenazó con echarnos de la casa, si no le abonábamos el menú del día; era, según él, el precio por haber comido allí dentro. Así que, resignados, le tuvimos que pagar la cena ficticia al cura. 5 euros por comensal. En total, 20 euros. Pierre no tenía dinero y hubo de llegar a otros acuerdos más oscuros.
    .
    …Al día siguiente hicimos la etapa Astorga-Rabanal del Camino, pasando por Murias de Rechivaldo, Santa Catalina de Somoza y El Ganso. Fue un trayecto cómodo, plano, sin desniveles ni pedregales, realizado por pequeños caminos de herradura que atravesaban grandes campos de cultivo y huertas. Podíamos haberlo recorrido en poco más de media hora, pero preferimos demorarnos algo más a fin de reponer fuerzas. ¡Qué fértiles son estas tierras, querida amiga! Por donde pasábamos tomábamos fruta y mucha verdura, y hasta mi novio consiguió atrapar un lechón de 2 años que acababa de escaparse de una parcela vecina. Tuvimos un almuerzo de príncipes; incluso nos llegó a sobrar carne para la merienda y la cena. Y otra vez ocurrió lo dantesco. El cura del albergue de Rabanal, adonde fuimos ese día a pasar la noche, se quiso chivar de nuestras rapiñas y a punto estuvimos de caer en el cuartelillo de la Guardia Civil de no ser por otra buena propina y “algo más” que hubo de hacerle mi novio.
    .
    …Acebo-Ponferrada-Cacabelos la realizamos al día siguiente en poco más de 4 horas. El resto del tiempo lo pasamos comprando en las tiendas del municipio, al encontrar cerrada la parroquia de la Virgen de las Angustias, pese a no ser aquel día festivo. Por la tarde preguntamos por el padre Aurelio en la sacristía aneja a la iglesia y nos dieron las señas de una tasca, propiedad del obispado, que estaba en las afueras del pueblo. No sé si usted ha entrado en la tasca del ‘Higuerón’, si no es así, mejor ni lo intente. Nosotros no íbamos avisados y allí encontramos al párroco desnudo y a cuatro patas, mientras un joven de pocos años le zurraba en el trasero con una paleta de panadero. Fue horrible la visión, se lo aseguro.
    .
    …Desde Pereje a Do Gozo no encontramos muchas iglesias abiertas. Sólo las de Melide y Arca; pequeñas parroquias de piedra, comidas por la verdina y los excrementos de pájaro. Allí parecía no haber llegado nunca el dinero de la Xunta. Sus encargados, un par de seminaristas vestidos con todos los arreos de la misa (casulla, cíngulo y estola), nos miraron con cara de hurones; apenas hablaban. Abrieron la parroquia para nosotros y nos invitaron a recorrer con ellos la pequeña cripta del altar. Pero denegamos la oferta: por debajo de sus casullas iban completamente desnudos… En fin, poco más ocurrió hasta llegar a Santiago. Salvo la desaparición de mi suegra…

    18 Agosto 2015 | 2:10

  6. Dice ser panchenko

    no se hagan problemas dentro de un tiempo no dejaremos ninguna, no quedara piedra sobre piedra de esa religion de estado brazo de las dictaduras fachistas, ni de las mismas…

    zapatero es el guia,
    lenin el salvador.

    18 Agosto 2015 | 5:55

  7. Dice ser SÓIS basura e inmundícia

    vuestro camino está perdido, atajo de perracos corrompidos de alma , como este podrido diario digital

    conoceréis el seol, cerdos obámicos de esta era.

    18 Agosto 2015 | 6:37

  8. Dice ser Isabel Ramis

    Puf, la que he liado… Lo último que pretendía era avivar las voces contra la Iglesia -de la que todos los bautizados formamos parte- y menos contra los sacerdotes, por los que apenas rezamos y se nota en los pocos que son y la avanzada edad media.
    Más que una crítica, quería compartir esta reflexión porque, si es compartida, tal vez podamos hacer algo al respecto. Pero sintiéndonos parte todos. No vale con echar la culpa al de al lado.
    Además de mi crítica por la falta de Iglesias abiertas, no sería justa si no añadiera que el trato de los hospitaleros, vecinos de los pueblos y del resto de los peregrinos fue muy enriquecedor, igual que la experiencia. Y todo a pesar de todo 😉

    18 Agosto 2015 | 9:52

  9. Dice ser jokem

    Pues esas cosas hay que denunciarlas. Las iglesias, que supongo que en su gran mayoría serán BIC, tienen un horario que cumplir para abrir al público. Son monumentos que estamos manteniendo todos con nuestros impuestos, aunque la Iglesia parece ser que aún es reacia a asimilar que el Patrimonio artístico que contienen, mas el continente de dichas Iglesias, monasterios, ermitas, etc… no es suyo.

    18 Agosto 2015 | 12:34

  10. Dice ser María

    Isabel, tienes toda la razón y muchas gracias x tu crítica.
    Por que no hacemos todos una mirada interior en lugar de echar siempre leña a la iglesia y a los sacerdotes?? La iglesia aporta valores y un orden en la vida a TODOS. Y los sacerdotes yan entregado su vida para apostolar y ayudar a la gente. Muchos d ellos son muy listos y os aseguro q se hubieran ganado mucho mejor la vida en otras profesiones… Por supuesto q hay cosas mejorables y sacerdotes que han tenido errores muy graves, pero nadie habla de las cosas buenas que han hecho muchos otros curas, de toda la gente a la que ayuda la iglesia,…
    Por qué siempre nos quedamos en la crítica fácil?

    Gracias Isa x tu ayuda! 😉

    20 Agosto 2015 | 7:41

  11. Dice ser FRAN PEREA el que lo lea

    ME ECHARON DEL SEMINARIO POR NO SER VIRGEN
    .
    …Estoy de acuerdo con casi todo lo que aquí se ha dicho. Los curas no son de fiar. Más al contrario. Casi todos parecen haber nacido con Satanás dentro del cuerpo. Son individuos rudos, violentos, zafios, profundamente vulgares e irrespetuosos con las madres solteras o con aquellas cuyos hijos están sin bautizar. Las tildan de seres inferiores, de mujerzuelas provocadoras, libidinosas y frívolas y, a sus hijos, de niños ‘moros’. No así cuando estos chiquillos cumplen 4 ó 5 años, ya que entonces los muy indecentes se derriten en su presencia como un azucarillo en una taza de café hirviendo. Y lo digo por experiencia.
    .
    …Mi familia siempre ha sido del Opus Dei y ya con cuatro años me recuerdo a mí mismo acudiendo con mis hermanos, tres veces por semana, a la misa de la tarde. Después tenía la obligación de confesarme delante del cura del barrio, todavía recuerdo su maldito nombre, padre Aurelio Silbón. Imagínense ustedes a un chiquillo de cuatro años arrodillado sobre una dura tabla de madera y hablando a través de las celosías de un confesionario a un tipo de gafas ahumadas y colmillo dorado. Dantesco. Pues así, hasta que entré en el instituto. Por supuesto durante la EBG no recuerdo bien si sufrí o no abusos sexuales por parte de alguno de estos clérigos de misa y olla. Todos eran jesuitas; la orden poderosa de la Iglesia católica. Sólo diré que cuando alguno de mis compañeros no traía los deberos hechos, solían encerrarlo durante una hora en lo que todos llamábamos la ‘mazmorra’ (un cuarto oscuro situado en la última planta) donde recibía cachetes a calzón quitado.
    .
    …Superada la EGB, mi familia me matriculó en un instituto público y aquello fue otro mundo. Por primera vez me pude relacionar con chicas de mi edad y experimentar una cierta sensación de libertad. Allí todos los profesores eran laicos, del PSOE y muy aficionados a fumar en clase y a hablar de todo menos de la asignatura que impartían. Durante aquella etapa, aprendí poco o casi nada; las clases de inglés eran muy deficientes, no me enseñaron a entender las matemáticas y se premiaba al que mejor memorizaba lo estudiado en los exámenes. Pero tuve suerte y la reválida me dio el 5 que necesitaba para hacer la carrera que querían mis padres: Teología.
    .
    …No, no es que yo quisiera ser cura de primeras, incluso en el instituto me había echado una novieta; pero mis padres pensaron que quizá, en un futuro, estar doctorado en teología podría ser el camino más seguro para encontrar trabajo como docente de Religión. Yo también así lo creí y me matriculé en el Centro de Estudios Teológicos del Seminario Conciliar “San Canuto” de Granada. ¡Ay, amiga RAMIS, que equivocado estaba! Al 2º año de estar allí Zapatero redujo las clases de Religión y las partidas para la Enseñanza concertada. Eso suponía que ya en un futuro mis posibilidades de entrar en la docencia se reducirían considerablemente.
    .
    …Pero lo peor no fue eso, sino lo “otro”. Las clases en el seminario constituían un verdadero infierno. Los curas idolatraban al general Franco; despreciaban a las mujeres divorciadas o a las que no habían llegado vírgenes al matrimonio; nos pedían un certificado de limpieza de sangre (es decir, si teníamos raíces judías o no); también los papeles parroquiales para comprobar si estábamos Confirmados; y nos obligaban a contarles, en confesión, si éramos vírgenes. De hecho, al tercer año, nos sometieron a todos ‘los seminovatos al llamado ‘Rito de la Iniciación’. Por supuesto con la complicidad secreta del señor director, que, durante el acto, permaneció escondido dentro de un confesionario. No sé si contárselo porque podría herirle la sensibilidad y menoscabar su robustecida fe, pero desearía que conociera realmente hasta dónde son capaces de llegar estos señores, tan sólo por ostentar una sotana. En fin, se lo diré, ¿usted sabe como los gitanos certifican la virginidad de una joven el mismo día del matrimonio? Efectivamente, mediante la llamada prueba del pañuelo. Pues a nosotros nos hicieron lo mismo, pero por detrás. Quien sangraba, para ellos era virgen y casto; quien no sangraba, un sinvergüenza. Tuve que someterme a esa prueba para no ser rechazado por el equipo docente del seminario, pero, como no sangré, me echaron poco después del seminario alegando falta de amor a Dios. Y hasta hoy.
    .
    …¿Para qué querrán estos señores a un seminarista virgen? ¿Por qué nos obligaban a ducharnos juntos y desnudos antes de acostarnos en los dormitorios? Yo creo que eso son malos tratos y abusos de autoridad. Amiga RAMIS, nunca confiese a un cura que ya no es virgen. Claro, siempre que no lo sea. Perdone la indiscreción pero ¿es virgen?…

    21 Agosto 2015 | 1:38

  12. Dice ser Marián Orti

    Cuanta razón Isa, el año pasado fue la 3° vez que lo hice, las dos primeras en bici, y la tercera sola a pie…
    Recuerdo una foto de las primeras veces de la persona que me acompañaba llamando a la puerta de una Iglesia y dando la vuelta con cara de pena, buscando una puerta abierta…
    Lo que parecía una peregrinación, se convirtió en un rito pagano, en el cual casi todos lo hacen a Finisterre, convirtiéndose la Catedral de Santiago en una parada más…

    26 Agosto 2015 | 23:44

  13. Dice ser Iñaki Lexorrea

    UNA MONJA XACOBEA ABUSÓ DE MÍ
    .
    …Esto no es una patraña; se trata de un suceso real que viví hace años en Zerain, cuando todavía tenía fe en Dios y hacía con frecuencia el Camino de Santiago. El hecho de contarlo ahora se debe fundamentalmente a 3 razones: 1) La necesidad de liberarme para siempre de los malos recuerdos; 2) Querer compartir con el resto de los compañeros de este Blog las experiencias vividas en la ruta Jacobea; y 3) Poner en conocimiento de algunos creyentes los peligros que entraña estar cerca, muy cerca, de gente religiosa.
    .
    …Veréis. Soy vasco de pura cepa, joder, de Getxo. Procedo de una familia sin antepasados ibéricos ni castellanos, cuya sangre gascona me ha hecho medir casi 2 m y tener el cráneo puntiagudo con un remolino en la coronilla a manera de cresta. Es costumbre en quienes somos autóctonos de la antigua vasconia, caminar levantando mucho las rodillas, mientras inclinamos el cuerpo hacia delante ahuecando el pecho como el gallo de Euskal Oiloa. Sin embargo, esa fuerza de la tradición no me había apartado nunca de mis fuertes convicciones religiosas. Creía en Dios con devoción y esperanza, al tiempo que renegaba de las costumbres laicas de mi tierra por considerarlas algo brutas y desaliñadas. Salvo el Aurresku, que me precio de bailar con gracia sobre las brasas ardiendo el día de San Juan.
    .
    …Esa devoción en Dios, hoy extinta, me llevó a realizar en solitario algunas rutas jacobeas hasta llegar a la Catedral, en donde me tendía boca abajo en el suelo, en señal de humildad y duelo por la muerte de Cristo. Fueron 7, los caminos que hice para ver al Señor de Santiago, cinco de los cuales a través de la ruta vasca del interior, que se divide en 8 etapas, desde Irún hasta Santo domingo de la Calzada. En la 4ª de ellas, Zerain-Salvatierra, me ocurrió la desdicha que me hizo aborrecer la religión y a quienes la representan en la tierra con traje talar, hábito o sotana. ¡Mal rayo los parta a todos!
    .
    …Más atrás un compañero, amiga ISABEL REMIS, le había preguntado si usted era virgen o no. La pregunta desde luego no es baladí; mucho menos la respuesta. Porque tal vez a usted le haya ocurrido algo similar a mi caso, que recibí abusos de una monja xacobea. Verá, el suceso ocurrió así. Buscaba un servidor albergue en Zerain, después de haber hecho 33 km andando desde Tolosa. Estaba cansado, hambriento y quedaba poco menos de media hora para hacerse de noche. El 1er sitio adonde fui estaba cerrado y los monjes dueños de la casa-dormitorio no me quisieron alojar allí por menos de 40 euros. Y el 2º albergue estaba lleno, sólo quedaba libre una cama, pero no disponía de colchón, por lo que la madre superiora me ofreció 2 opciones: o dormir directamente sobre el somier o acudir con ella al convento donde vivía, en una de cuyas celdas, según ella, de invitados, estaba disponible. Acepté lógicamente la 2ª opción.
    .
    …Me acuerdo que por el camino quise entrar en un bar a tomar un bocadillo, pero la madre –sor Balbina– me ofreció mejor las sobras del convento. Yo acepté encantado porque no tenía mucho dinero. Subimos por una callejuela empinada y entramos por la puerta de atrás del albergue. Dentro había un pequeño zaguán con un torno y una puerta de madera. Después un patio aporticado de 2 plantas, alrededor del cual se encontraban las celdas. Todo estaba apagado y silencioso. Según ella, las “hermanas” ya habían cenado y estaban recluidas en sus habitaciones. Me hizo pasar a una celda, encendió la luz y me dijo que no cerrase la puerta por dentro, porque, más tarde, me llevaría algo de comer. Pero yo estaba tan cansado que me acosté y enseguida roncaba.
    .
    …¿Usted, amiga REMIS, se lo ha hecho alguna vez a su novio cuando éste dormía? ¿Y su novio se llegó a dar cuenta? Se lo digo porque cuando desperté por la mañana esta señora se encontraba a mi lado completamente desnuda y fumando un cigarro puro. Me aseguraba haber logrado que un servidor eyaculara 2 veces durante la noche sin desvelar mi sueño. De tan suave como lo hacía, según ella. Yo me encontraba desnudo y erectado, pero no recuerdo haber visto rastros de semen por las sábanas. Ella me pidió entonces 40 euros por el servicio y, claro, yo me quedé de una piedra. ¡40 euros por no haber sentido nada! Al final llegamos a un acuerdo: 20 euros y un nuevo polvo. Sor Balbina tendría unos 65 años; era redonda de carnes, muy velluda y sus grandes pechos aún conservaban la dureza de una mujer joven (Por cierto que era idéntica a sor Lucía Caram, la monja de la CUATRO). ¡Amiga REMIS, se lo juro por Dios, que lo hice con desgana y casi por obligación; no quería desaprovechar el dinero!
    .
    …Después continué sin fe mi ruta Xacobea.

    29 Agosto 2015 | 2:04

Los comentarios están cerrados.