BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Pido perdón a quien eché en cara que no fuese a votar

Por José Ignacio Gonzalo Rodriguez

Después de toda mi vida votando y participando en la política de mi país, no he ido a votar en las pasadas municipales y no creo que lo vuelva a hacer ya en el resto de mi vida.

A la gente que he conocido que tampoco lo ha hecho en todos estos años por las razones que sean, la he llamado siempre la atención y la he querido dar clases de civismo y ética explicando que si no participan no tienen después derecho, por lo menos derecho moral, a quejarse de ninguna situación y que votar no solo es un derecho que tenemos los ciudadanos sino también un deber con nuestra sociedad.

Sin embargo ahora, a mis 55 años, me doy cuenta que nuestro sistema de elecciones es un juego corrupto y corrompido desde su médula cuyas reglas son manejadas y manipuladas por la clase política a su total antojo y conveniencia.

Dicho sea de paso, pido perdón a toda esa gente a la que quise dar clases de ‘nada’. El ‘todo vale’ se impone a la lógica y la moral.

Varios ciudadanos cogen papeletas de una cabina en un colegio electoral del centro de Barcelona para las elecciones del 24-M. (EFE)

Varios ciudadanos cogen papeletas de una cabina en un colegio electoral del centro de Barcelona para las elecciones del 24-M. (EFE)

En campaña electoral se puede vender o jurar cualquier idea, sea lo que sea y si ganan las elecciones, pueden cambiarla, ignorarla o incluso hacer todo lo contrario. Realmente en la práctica, lo que estamos eligiendo es quién va a ser el próximo dictador durante los cuatro siguientes años.

Además, un dictador para mí no tiene color; es decir, lo mismo da que sea de izquierdas, de centro o de derechas, rojo, blanco o azul, ellos no tienen color, solo tienen amigos y amigos, sean del lado que sean porque… hoy mando yo y lo hago por ti y mañana mandaras tú y lo harás por mí, yo te tapo hoy y mañana me tapas tú.

Así,  pues, creo sinceramente que si se participa en la votación es una manera de decirles que acepto el juego y sus reglas; si echo una papeleta en blanco o un voto nulo sigo aceptando lo que acabo de deducir aunque matizando que no me gustan los políticos o partidos que hay en este momento pero aceptando el juego, eso sí.

Por el contrario, si no se participa, nueva opción que he tomado, es una manera de decir que no juego, que no me gustan ellos y tampoco las reglas y que hay que cambiar radicalmente tanto a ellos como las reglas. Creo que esto es lo que deberíamos hacer el 100% de los ciudadanos.

También aprovecho para decir a estos políticos que España no es un pastel de poder y corrupción que hay que repartir ni tampoco su cortijo particular y que ellos no son los amos de nada sino simples administradores al servicio de los ciudadanos y por tanto ellos se deben a nosotros y no al contrario.

1 comentario

  1. Dice ser Juan

    Más razón que un santo, en mi opinión. Además añadiría que mientras se ignore a los que pasan de votar y el porqué se abstienen, todo seguirá igual para desgracia de los que votan y de los que no, se llame Pedro o Juan quien mande. Que dicho sea de paso, mandar es lo único que importa y a la vista está.

    13 Junio 2015 | 18:49

Los comentarios están cerrados.