BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Padres-entrenadores en las gradas

Por Núria Castellanos Crespo

Frases como “que no te enteras”, “vete a arbitrar a tu casa”, “estás cegato o que”, “niño, que estás dormido, espabila”  u otros insultos que prefiero no citar  las podemos escuchar desde las gradas los fines de semana en los partidos infantiles/juveniles de futbol, básquet, balonmano u otros deportes procedentes de los padres.  Pero, ¿esta es la actitud, comportamiento  y el vocabulario que queremos transmitir a nuestros hijos?

La mayoría de los padres apuntamos a nuestros hijos a hacer deporte para que se diviertan, se relacionen y porque es sano que hagan ejercicio.  Pero todos esos motivos distan mucho de la realidad que se puede palpar desde las gradas. Podemos ver discusiones entre padres que se faltan el respeto o gritos  a entrenadores y árbitros. Por no hablar de las humillaciones a sus propios hijos gritándoles lo que tienen que hacer o incitándoles a ser agresivos con el contrario.

Niños jugando al fútbol (GTRES, ARCHIVO)

Niños jugando al fútbol (GTRES, ARCHIVO)

Sin embargo, cuando nuestros hijos contestan al entrenador o al árbitro les decimos que se tienen que comportar. ¿Nos comportamos nosotros? Nuestros hijos muchas veces harán lo que nosotros hagamos, no lo que digamos. Con actitudes como esas los valores que estamos transmitiendo son: la falta de respeto, el egocentrismo, el anticompañerismo, la agresividad y la frustración.  Cuando lo que deberíamos potenciar es precisamente todo lo contrario.

Los padres debemos recordar que no somos los entrenadores de nuestros hijos, que para eso ya pagamos a un profesional que lo hace. Nuestra función es motivarlos y apoyarlos ganen o pierdan.  Si estas actitudes de desacreditación de  autoridad las extrapolamos a otros ámbitos como el educativo criaremos hijos sin respeto hacia nadie: ni a entrenadores, ni a árbitros, ni a profesores… y como consecuencia: ni a nosotros: los padres.  “Si quieres un ganador en casa entrénate, pero deja que tu hijo se divierta”.

7 comentarios

  1. Dice ser Óscar

    Un padre no apunta a su hijo a fútbol para que se lo pase bien. Lo hace porque cree que tiene un Messi o un Ronaldo en potencia y que pueda fichar por un equipo importante y llevar un tren de vida cómodo para él y su familia.

    Para muestra un botón.

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/comando-actualidad/comando-actualidad-nino-vale/927592/

    01 Abril 2014 | 14:23

  2. Dice ser cross

    yo lo tenía claro: no me pagan para soportar insultos ni para soportar que papis imbéciles insulten a otros niños. De modo que si la cosa se salía de madre, avisaba de que iba a suspender el partido y a la segunda, lo hacía. Firmaba el acta, y me piraba.

    01 Abril 2014 | 14:43

  3. Dice ser LINCE 1

    Totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores. (Óscar-cross)

    01 Abril 2014 | 14:59

  4. Dice ser Javier

    Yo le apunto para que juegue, se relacione, se lo pase bien, y para hacer deporte que es muy sano. Lo malo es que muchos padres no lo hacen por estos motivos. Otros les apuntan para quitárselos de encima unas horas, que triste.
    Se de niños que no tienen ningún respeto ni por el entrenador, ni por sus compañeros, ni por los contrarios y cuando se les llama la atención, sus padres les apoyan. Se de niños que han meado a sus propios compañeros en plan de gracia o desprecio, que han hecho cortes de mangas a los contrarios cuando marcaban un gol y de hacer entradas de juzgado de guardia y llevarse una tarjeta roja (por dios, son benjamines). Hablo de benjamines de 9 años. Sus padres viéndolo y no castigándoles. De tal palo tal astilla, pobres niños, dios mio.

    01 Abril 2014 | 15:10

  5. Dice ser mari

    yo lo apunte porque le gusta jugar y lleva 4 temporadas el niño juega de defensa y no me creo que sea un pique o un sergio ramos lo que quiero es que haga deporte no intento que me saque de pobre

    01 Abril 2014 | 16:38

  6. Dice ser Diana

    Yo apunté a mi hijo de pequeño porque me lo pidió y quedé tan horrorizada que nunca más, él mismo se desengañó y dejó de querer jugar al fútbol. Y es que el fútbol no parece ser realmente un deporte, es solo espectáculo de masas aborregadas. Y estoy completamete de acuerdo en que esos padres solo quieren que el niño les haga millonarios a ser posible. Después de aquello, el deporte que sí gustó a mi hijo es la bicicleta de montaña y ahí sigue, un deporte de verdad. Si te gusta el deporte realmente no te puede gustar el fútbol tal como está planteado en esta sociedad, como medio de levantar millones, con seguidores de sofá (o coach potatoes).

    01 Abril 2014 | 17:07

  7. Dice ser Así estamos

    Un reflejo más del nivel intelectual del país. Mientras el rebaño pace y discute por asuntos banales, los pastores se lo montan a lo grande. Buena parte de la población parece estar ofendida por la corrupción y, sin embargo, acude a los estadios después de que muchos presidentes del lo clubs de fútbol firmaran la petición de indulto para alguien condenado a prisión por asuntillos turbios. Así estamos.

    01 Abril 2014 | 22:23

Los comentarios están cerrados.