BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

No lo llames emprendedor cuando quieres decir autónomo

Por José Mª García Diago

En los años de bonanza económica ligada a la construcción asistimos a un aumento hasta límites insospechados el número de autónomos. Este crecimiento se debió al auge de la subcontratación por la que las grandes empresas buscan abaratar costes prescindiendo de trabajadores propios con el ahorro consiguiente en seguros sociales, y a la facilidad de los autónomos para ocultar a Hacienda los beneficios que proporcionaba el ladrillo ya que según algunos estudios permite ocultar entre el 25% y el 3’0% de la renta.

El negocio que creíamos que era seguro se fue ralentizando primero (solo sostenido por la obra pública) y terminó por “explotar” llevándose por delante constructoras, inmobiliarias, cajas de ahorro… y por supuesto a los autónomos. Autónomos

Unos años de dura crisis después, y ante la nula creación de empleo, nos empiezan a hablar de “emprendedores“, de perseguir nuestro sueño, de ser nuestro propio jefe, de aprovechar la coyuntura para sacar lo mejor de nosotros mismos… todo eso mientras el número de autónomos cae sin parar y el cierre de empresas no se ralentiza.

Cuando hablan de emprender lo que realmente quieren decir es que te hagas autónomo, que montes tu negocio (sin financiación, por supuesto), que aligeres los datos del paro y que si cierras (como suele pasar en la mayoría de los casos) no tendrás derecho a subsidio de desempleo. Un chollo. Los medios de comunicación nos muestran a los grandes emprendedores que han triunfado con ideas ligadas principalmente a las nuevas tecnologías, pero basta con darse una vuelta por cualquier ciudad para ver la nueva “burbuja” que viene: fruterías.  No lo llamen “emprendedor” cuando quieren decir “autónomo”.

3 comentarios

  1. Se lo voy a decir con palabras prestadas de la ministra de Empleo, que habla poco (ayer enmudeció con la EPA), pero cuando abre la boca es pura poesía: “Los emprendedores son la clave de la salida de la crisis, ellos tienen la llave de la recuperación (…) Ellos personifican la energía, el empuje, la creatividad, la ilusión y sobre todo la confianza de hoy y de mañana (…) En ellos está el alma y el talento de nuestro presente y nuestro futuro.”

    Con menos poesía, venía a decir lo mismo ayer el presidente de la federación de autónomos ATA, Lorenzo Amor: “En los próximos meses va a ser más fácil crear tu propio empleo que encontrar un empleo”.

    Y ya prosaico del todo, lo explico yo por si todavía no lo entienden: si te has quedado en paro, búscate la vida porque aquí no va a haber trabajo para nadie en mucho tiempo. Y si todavía estás asalariado, coge tu última nómina y enmárcala, porque pronto será una pieza de museo, algo que enseñarás a tus hijos algún día para que se asombren.

    El paro no sólo destruye empleo. Además destruye la relación laboral como hasta ahora la conocíamos. Cada vez más empresarios despiden para a continuación seguir contando con los mismos trabajadores, reconvertidos en autónomos, colaboradores, que hacen lo mismo pero cuestan menos y no hacen huelgas ni se ponen malos. Y las poquísimas ofertas de empleo que se encuentran ya no ofrecen contrato y nómina, sino una relación mercantil: tú te haces autónomo, y te pagan a comisión o por objetivos, a menudo poniendo tú el coche, la furgoneta, el ordenador, el teléfono y lo que haga falta.

    En la EPA terrible de ayer algunos veían un pequeño destello de luz: el aumento de los trabajadores autónomos, más de 53.000 en el último año. Crecen los autónomos sin asalariados, y disminuyen los empleadores. Esos 53.000, más los muchos que no se dan de alta en la Seguridad Social, son los nuevos emprendedores que, como dicen los cursis del management, han visto “una ventana de oportunidad” en la crisis. Y se han tirado por ella.

    Tras años de aguantar la monserga sobre las virtudes del emprendedor, el self-made man, el botones que llega a presidente, quién se ha llevado mi queso y demás patrañas, por fin nos hemos convertido en un país de emprendedores. Pero como en tantas cosas, lo hemos hecho por la puerta de atrás: obligados, a empujones, de malas maneras, porque no nos queda otro remedio. Falsos emprendedores, pues el fondo de la relación laboral sigue siendo el mismo: tú pones la fuerza de trabajo, mientras los medios de producción continúan en las mismas manos.

    Algunos, como decía, siguen trabajando para la misma empresa que les despidió, pero ya sin nómina ni derechos, pagándose el seguro de autónomo y quedando a merced de las necesidades productivas de la empresa, y de las tarifas que impongan, porque esa es la otra parte del emprendimiento moderno: la tarifa lentejas, si no la quieres la dejas, que ya habrá otro que la acepte.

    Para otros la carrera de emprendedor supone olvidarse de la estabilidad de un solo pagador, de la nómina que aunque escasa te permitía saber con qué contabas para vivir, y pasar a depender de mil pequeños pagadores, tantos como trabajos consigas, pasando de la precariedad laboral a la precariedad autónoma. Vivo rodeado de gente, jóvenes y no tan jóvenes, que cada semana tiene que inventarse el trabajo de la siguiente semana, y no saben qué les deparará el mes próximo, no digamos ya el año que viene. Todos, eso sí, emprendedores pata negra.

    En el periodismo conocemos bien esa “ventana de oportunidad”, por la que la mayoría hemos sido defenestrados. Las empresas a golpe de ERE se deshacen de trabajadores asalariados y cubren sus necesidades con colaboradores externos, estajanovistas mal pagados y fáciles de explotar.

    Sin embargo, la discreta ministra de Empleo decía hace dos meses que los periodistas hemos sido “los primeros en ver las oportunidades del autoempleo”, y ensalzaba el ejemplo que dábamos a otros emprendedores. Qué graciosa, verdad. Tras más de 8.000 periodistas despedidos, reconvertidos en colaboradores por cuatro perras y compitiendo a dentelladas por conseguir un hueco, viene la ministra y te felicita por ser un visionario.

    Así es como nos hemos convertido en un país de emprendedores, para los que el Gobierno anuncia, como uno de sus proyectos estrellas de este año, una Ley de Emprendedores. El primer paso podría ser cambiar el nombre del Ministerio de Báñez, convertirla en ministra de Emprendimiento, o directamente ministra emprendedora. En su negociado cuenta ya con seis millones de emprendedores en potencia.

    Isaac Rosa

    24/01/2013

    13 Septiembre 2013 | 14:05

  2. Dice ser harto de espabilaos

    “Emprendedores”

    “Transparencia”

    “La buena imagen del negocio”

    Me descojono con expresiones como éstas. Yo hice una FP y tuve que estudiar “Empresa e Iniciativa emprendedora”. Un comecocos para hacerte autónomo.

    Efectivamente, hay mucho flipao que se cree que le va a pasar lo mismo que en esas historietas americanas donde empiezas construyendo un ordenador en el garaje y acabas fundando la IBM.

    Luego está el típico tonto o tonta que le come el tarro a un ser querido para que le financie un negocio que tiene en mente, sin luego tener ni puta idea del asunto.Gente que se traga rollos de “managing” , “coachin”, Máster en pollas en vinagre, que luego es el tipico que arruina a sus padres o a su pareja por su idea revolucionaria. La de gilipolleces que he visto abrir y cerrar en un año…

    Sin olvidar lo bien que le viene al empresario meterse en tramas legales para ahorrarse Seguridad Social, salarios y otras obligaciones. Pero claro, como la Ley lo permite, es ético.

    Para vender, abrir un negocio o comerciar, hay que tener una “chispa” especial, que suele derivar pillería, manipulación, mentira, secretismo, indiferencia hacia el bien común, hipocresía y falta de ética, entre otros.

    Tengo un amigo que se queja de que los chinos que regentan el local que hay en su edificio de viviendas, le ensucian el patio interior de la finca. Les odia.

    Bien, cuando el muy cachondo se va a trabajar a su negocio nocturno (un garito de copas), se queja de que los vecinos le llaman a la policia cada 2 x 3, y les odia a muerte porque piensa que lo hacen adrede.

    Lo que está claro, es que el que gana pasta y pasta es el colega, que sin timidez ni escrúpulos, ha sabido ver esas “ventanas de oportunidades”.

    Para vender, hay que ser un espabilao. Y ojito con los espabilaos…

    16 Septiembre 2013 | 3:24

  3. Dice ser Susana Rodríguez

    Exacto, y mientras tanto los de siempre siguen repartiéndose el pastel.
    Se van x ahí de viaje, a hacer el ridículo mas espantoso, a promocionar unos juegos , para seguir llenándose los bolsillos, contarnos cuentos chinos y mientras tanto gastándose el dinero, q se supone que no hay.
    Y esas cifras que nos cuentan del paro, que si 32 parados menos, cuando en realidad son 100.000 parados más…
    Demagogia, falacias, mentiras y más mentiras
    ¿HASTA CUANDO??

    16 Septiembre 2013 | 10:36

Los comentarios están cerrados.