BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

¿Qué calidad tiene la sanidad andaluza?

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Oigo a la consejera de Salud de la Junta de Andalucía proclamar, no su aflicción, sino su alborozo por el unánime concierto satisfactorio que recibe la sanidad pública de nueve de cada diez andaluces, según una encuesta que maneja la señora consejera. Y como el progresivo deterioro del sistema sanitario público andaluz es algo demasiado evidente, cabe plantearse que a qué personas le preguntan en esas encuestas para obtener un resultado tan complacientemente uniforme.

Porque parece seguro que no se le preguntará a los diferentes profesionales de la propia sanidad pública, que son los primeros que padecen las incompetencias y carencias de quienes les gobiernan, ya sea restringiendo el personal, o limitando sus capacidades y recursos. Y a quienes desde luego no se les habrá preguntado es a todos los pacientes que se quedan por el camino, y que tuvieron la «mala suerte» de morirse antes de que les tocase su ansiado turno en la lista de espera. 85183Ni tampoco a quienes huyendo de que les pueda suceder lo anterior, además de pagar la seguridad social durante toda su vida, ahora tienen que pagarse un seguro privado. Ni a quienes para ser atendidos de urgencia, han de soportar larguísimas horas de espera en lugares que carecen de condiciones para ello.

Esa encuesta tan uniformemente conformista que maneja la señora consejera, solo se entiende si acaso se realizó entre pacientes de esa privilegiada casta que, al acceder a la atención sanitaria por la selecta puerta de atrás, desconocen no solo las listas de espera, sino las tremendas situaciones que suele conllevar el común acceso a la atención sanitaria pública de Andalucía a través de los servicios de urgencia de los grandes hospitales. Situaciones que, según la consejera, se deben a «picos puntuales de urgencia». ¿Picos puntuales? Mucho morro es el que derrocha la señora consejera; ajena al triste concierto que forman, tocando a muerto, la incompetencia e imprevisión.

Los comentarios están cerrados.