BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Prohombres en la cárcel

Por Luis Fernando Crespo

CárcelDíaz Ferrán ya estaba preso, ahora llega Miguel Blesa. La cárcel se puebla de presos “lustrosos”, antes que ellos hubo otros que allí perdieron su prestigio social y algunos que lo mejoraron. Jordi Pujol, al cumplir los 80 años, todavía se acordaba de su estancia en la cárcel. Reconocía que, 48 años después, —a pesar de que no llegó a sufrir los dos años completos de internamiento, durante una etapa histórica en la cual la cárcel otorgaba prestigio, apoyo grupal y hasta representatividad política—, todavía le amargaba su paso por prisión: “antes de entrar era una persona más dúctil, más abierta, más alegre, más franco. Nunca me he recuperado plenamente”. Esto mismo les ocurrió a otros muchos demócratas que, víctimas de la represión franquista, pasaron por las cárceles de la dictadura.

Para superar estas situaciones, tras la aprobación de la Constitución, la primera Ley Orgánica de la Democracia fue la 1/79, General Penitenciaria, que desde entonces intenta humanizar la privación de libertad; y en eso deberíamos estar, hasta convertirla en una oportunidad para la integración social de los penados, tarea propia de la Justicia.

Pero poco a poco las cárceles españolas utilizadas como amenaza, casi universal, contra el terrorismo, la violencia machista, los conductores imprudentes, los jóvenes delincuentes, y otras gentes del malvivir, se han convertido en la sentina de la sociedad de la excelencia que pretendemos ser, urgidas por necesidades políticas perentorias han devenido en almacén de delincuentes, hombres y mujeres marcados de por vida.

No existe una política penitenciaria reconocible, pero esto no causa ningún malestar o inquietud social. Alejando las cárceles de las ciudades hemos conseguido hacerlas invisibles, excepto para quienes las habitamos y las sufrimos: internos y trabajadores penitenciarios, que seguiremos recordándolas amargamente, durante mucho tiempo, después de haberlas dejado atrás. Todo es aparente normalidad y un pellizco a la condición humana de los internos.

2 comentarios

  1. Dice ser Carla

    Aunque tarde parece que la justicia funciona.

    Carla

    17 Mayo 2013 | 18:59

  2. Dice ser carlos

    jordi pujol lo metio franco en la carcel con toda justicia, por ser un antiespañol y promover la secesion, vete tu a francia o estados unidos y proclama la secesion de una parte del territorio y veras lo que hacen contigo, en estados unidos hubo incluso una guerra civil , asi que no defendais los izquierdistas estupideces solo por llevar la contraria a franco,franco hizo muy bien en meterle en la carcel.

    las carceles estan para castigar y apartar a la gentuza de la sociedad no es un parque de atracciones para que se entretenga el preso, posiblemente el estupido que hace la carta si hubieran violado a su madre o su hija o le hubieran apuñalado para quitarle la cartera no estaria ahora soltando chorradas demagogicas sobre las carceles y los presos.

    17 Mayo 2013 | 21:44

Los comentarios están cerrados.