BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

La excesiva obsesión por el profesor nativo

Por Adriana Bausells Espin (Licenciada en Filología Inglesa. Profesora cualificada de inglés como lengua extranjera [Cambridge CELTA])

Definitivamente me he dado cuenta de que en este país (probablemente en otros también, pero este es el caso que me concierne y del que tengo constancia) nos dejamos engañar como queremos y nos movemos por modas, por falsos mitos, los internalizamos hasta el punto de darles la categoría de hecho irrefutable, y que no nos intenten sacar de ahí, porque no lo harán. El mito al que me refiero es el de que sólo se puede aprender un idioma con un profesor nativo. Llevo dos semanas intensivas de búsqueda de trabajo como profesora de inglés, concretamente en Barcelona, aunque este engañabobos no es exclusivo de esta ciudad (he conocido personalmente casos en Zaragoza, y me consta que ocurre en todo el país), y en más de 10 academias me han dado en el morro (antes de ver mi CV o de escucharme hablar en inglés) con un rotundo: “lo siento, sólo contratamos nativos”. No suena igual que decir “no contratamos españoles”, ¿verdad? ¿Por ello deja de ser racismo? Yo creo que no.

Curiosamente, todos los que me han juzgado me han hablado directamente en español, sin darme siquiera oportunidad de demostrar mi nivel de inglés y, con toda certeza, sin plantearse siquiera la posibilidad de dejarme demostrar que estoy más que cualificada y capacitada para enseñar, que en el fondo es de lo que se trata. En uno de los casos la persona que me atendió cuando llevé mi curriculum mencionó incluso la “fuerte presión” a la que se ven sometidos para no contratar siquiera a nativos del norte de Inglaterra, de Escocia o de Irlanda… ¿presión por parte de quién? ¿Acaso sólo vale para enseñar inglés la Reina Madre? Esto ya suena más a racismo. Absurdo. Después, en un derroche de generosidad, se ofreció a echar un vistazo a mi CV, “ya que has venido, y tal vez por si nos surgiera alguna emergencia”, e incluso llegó a afirmar que “creo que es uno de los mejores que he visto en mucho tiempo, pero es que…”: me licencié en Filología Inglesa con una media por encima del 8, tengo el nivel C2 de inglés, que se supone que equivale al de un nativo (¿cualquier nativo, acaso todos los nativos, del país que sea, hablan su idioma con igual propiedad?), obtuve un sobresaliente en el Certificate of Proficency in English de Cambridge, recientemente he obtenido la cualificación oficial de profesora de inglés como lengua extranjera – Cambridge CELTA – también con la puntuación más alta posible y tengo experiencia en enseñanza en todos los niveles y edades, incluida en la Universidad pública. Más absurdo. En una entrevista que he hecho esta mañana (toda en español y conducida por alguien que me ha preguntado qué era el CELTA y qué se hacía ahí…) se han planteado si mi nombre podría pasar como nativo. Vaya, lástima que mis padres no me pusieran Vanessa o Kimberly…

¿Cuál es el problema? Que está muy de moda decir que mi profesor es nativo, y si el tuyo no lo es no eres nadie ni llegarás a nada. Que las academias y otras instituciones de enseñanza han vendido esa moto durante años hasta que han conseguido que todo el mundo asuma que uno es mejor profesor por ser de Londres, por ejemplo. ¿Desde cuándo nacer en un país o en otro es garantía de ser buen profesor? Que nadie me malinterprete: por supuesto que hay excelentísimos profesores de inglés nativos, muchísimos, por todas partes. Pero también españoles. Y croatas. Y eslovacos. Y rusos. Y alemanes. Y chinos. Y mexicanos. Igual que, tal y como comprobé en mi experiencia como profesora de español en EE.UU., hay profesores de español nacidos y criados en ese mismo país que me superaban con creces en el conocimiento del idioma con fines pedagógicos y de análisis lingüístico y en la capacidad para enseñarlo, y eso que considero que mi nivel de conocimiento del español es bastante alto, ya que además de hablarlo también lo he estudiado y sigo en ello. Sin lugar a duda, enseñar mi propio idioma ha sido el trabajo más difícil que he tenido que realizar y tengo mucho que aprender en ese aspecto.

Debemos entender que hablar un idioma no es garantía de entender su funcionamiento interno, mucho menos de saber explicar por qué funciona de esa manera, y aun en el caso de que se posean tales conocimientos no es lo mismo que saber transmitirlos. En definitiva, hablar español “perfectamente” -es decir, hablarlo y que nos entiendan porque se ha nacido en España– no significa saber enseñarlo. Lo mismo con el inglés. Obviamente, hay casos en los que contar con un profesor nativo es más apropiado, siempre se deben tener en cuenta las circunstancias, intereses y motivos de cada uno respecto al aprendizaje de un idioma. Pero no se puede asumir como regla general que siempre es mejor. Me parece ofensivo y frustrante que se me cierren puertas por lo que diga mi pasaporte y encima en mi propio país. Pero claro, para las academias es muy fácil decir que esto es lo que les piden los clientes… ¿en serio? ¿Todos los estudiantes prefieren que sus profesores de inglés sepan poco o nada de su primera lengua, con lo que esto conlleva a la hora de predecir dificultades de aprendizaje, problemas debido a la interferencia entre lenguas, o simplemente problemas a la hora de entenderse porque un alumno está reproduciendo en inglés estructuras calcadas del español haciendo que alguien sin conocimientos suficientes de este idioma no entienda por qué el alumno “no es capaz” de hablar bien en inglés? Me parece que no.

Pero claro, uno no va a anunciar con letras luminosas en su página web que todos los profesores de su centro son nativos si no es verdad… sería publicidad engañosa, ¿no? Bueno, pues no contratar a alguien por su nacionalidad es sencillamente ilegal, es discriminación por motivos de origen. Resumiendo: racismo. Y en este caso concreto, lo que a mi modo de ver es mucho peor y más dañino: es un signo inequívoco de falta de compromiso con la actividad en sí, con la docencia, y con el servicio que se ofrece, falta de honestidad con respecto a la profesión y los profesionales que nos sentimos orgullosos de formar parte de ella y que nos entregamos a ella, y aún más con respecto a los alumnos. En definitiva, una práctica que sólo sirve para arraigar falsos mitos y que en absoluto beneficia a la enseñanza y el aprendizaje de idiomas en España. No por pronunciar una vocal de determinada manera uno es mejor profesor. No se trata del país: se trata de la persona, de las capacidades y cualificaciones de cada uno, y del compromiso, la dedicación y la pasión que se tenga por lograr que un alumno se vaya a casa con algo aprendido. ¿Acaso no nos llevaríamos las manos a la cabeza si el argumento fuera “sólo contratamos blancos”?

 

114 comentarios

  1. Dice ser dashsegura

    Tom, además de españoles y catalanes, también hay gente que habla bien inglés en Asturias, Andalucía o hasta Móstoles, ya veo que conoces gente de muchos país, que gente buena hay en todos sitios.

    13 Diciembre 2012 | 10:51

  2. Dice ser Quetzalcóatl

    Adriana, disculpa mi arranque de ira, pero es que llevo ya varios años residiendo en esta islucha y, sinceramente, empiezo a hartarme del complejo de inferioridad que tenemos los españoles ante los extranjeros. Estoy harto de que nos creamos inútiles solo por no hablar un inglés de Oxford perfecto, cuando mucha gente universitaria de este país en el que estoy no sabe cosas básicas que cualquier español que haya recibido educación formal sabe. Te hablo de cosas como qué es un verbo, cómo se conjuga, qué es un sustantivo, dónde está Abú Simbel y quién lo mandó construir, conceptos de filosofía que ignoran y que nosotros estudiamos en el instituto (La caverna de las ideas, la pirámide de Maslow…), etc. Y te hablo de casos reales y que yo mismo he conocido. Eso por no hablarte de los habitantes de la isla de al lado, que todavía se piensan que los de esta son sus súbditos y se sorprenden de que en su pasaporte se indique otra nacionalidad (y no, no es que se confundan con el trocito que aún poseen en el norte… Supongo que ya te imaginas de qué lugares te hablo, ¿verdad?). Pero no solo he tenido casos así con los anglosajones, sino en general con la mayoría de noreuropeos. ¿Qué es más grave: tener acento “espanis” o ignorar lo que es un verbo y cómo se conjuga? Que, por cierto, un amigo mío español está haciendo intercambio aquí con un historiador que pretende irse a España a enseñar inglés, pero de conceptos básicos de gramática ni idea… Un día mi amigo le explicó las conjugaciones y el otro le suelta “¿Eso qué es?”… Si la cultura general que enseñan aquí da pena, no quiero ni hablarte de la enseñanza de idiomas. Algunos se lo curran y hablan de puta madre, pero la mayoría… Ignorantes y cultivados hay en todas partes, pero lamento constatar que aquí parecen abundar más los primeros.

    Y volviendo al acento, ¿sabes qué impresión les da de nuestra forma de hablar cuando usamos inglés? Les parecemos supercultos porque usamos esencialmente palabras de raíz latina. Lo más natural para ellos es usar las formas de origen germánico. Yo lo siento mucho, pero no comparto el afán de mis compatriotas por el acento perfecto. Me parece una pérdida de tiempo y esfuerzo a según qué edad.

    13 Diciembre 2012 | 11:23

  3. Dice ser Luis

    Estoy de acuerdo con el artículo y por ello me gustaría matizarlo y contrastarlo con la opinión de Jeeves, uno de los pocos valientes que lo ha rebatido.

    Creo como él que a la hora de dar clases a un nivel muy avanzado, C1 o C2, es preferible dar las clases con un nativo ya que el alumno pretende mejorar su nivel de comprensión y expresión oral y depurar errores más complejos .

    Sin embargo también creo que con los niveles A y B es preferible una persona que entienda perfectamente el idioma materno del alumno y su gramática, esto es un profesor español con alumnos españoles, siempre y cuando domine el idioma que enseña perfectamente (como es el caso de Ariana). Lo que dice Vaughan no es para nada cierto y podemos contraponerlo con la experiencia de uno de sus maestros, el señor Michel Thomas, de nacionalidad polaca y que enseña francés, inglés y español, siendo tal vez el profesor más popular del mundo.

    13 Diciembre 2012 | 12:57

  4. Dice ser Beatrix

    Este artículo tiene mucha razón en muchas cosas. De hecho, enseñar la propia lengua a extranjeros es una de las cosas más difíciles que hay, aun cuando se tiene formación en ella y se entiende su funcionamiento, simplemente porque también es muy importante conocer el idioma del alumno, “cómo piensa”, qué errores se suelen cometer, etc.

    Eso sí, una puntualización importante: alcanzado un cierto nivel, yo tampoco aceptaría a un no nativo. Yo por ejemplo tengo nivel C2 de alemán, pero soy lo suficientemente humilde como para no perder de vista el hecho de que el alemán no es ni será nunca mi lengua materna, que hay muchas cosas, vocabulario, etc. que aún me queda por aprender, y para poder seguir perfeccionando mis conocimientos solo aceptaría un nativo de lengua alemana. No es racismo, pero un papel que dice que hablo alemán C2 ya lo tengo yo.

    13 Diciembre 2012 | 13:17

  5. Dice ser Sara

    Por la misma regla de tres, debería estar prohibido entonces hacer grupos de cualquier nivel. O sea, el fin de las academias y clases tradicionales al uso.
    Lo ideal sería pues tener un profesor nativo y solo eso en toda tu educación y progreso en la lengua foranea, porque lo que sí tengo comprobado como profesora no nativa, es que no el acento, sino los errores de gramática y especiamente de pronunciación, son muy contagiosos entre los alumnos.
    Seguro que todos los profesores tenéis en mente palabras comunmente mal pronunciadas (alcalde, un clásico, no sé por qué). O expresiones gramaticales (el let y el make son clásicos) donde no acaban de poner bien nunca la preposición to.
    Y no es el acento sino especialmente los errores los que se contagian que da gusto en un grupo… Da igual un profesor nativo o no. Da igual que lo machaques cien mil veces. No hay manera…
    Las academias son solo un negocio de acumular gente como rebaños y que se las apañe el pobre profesor porque nunca hay verdadera igualdad de niveles, solo hay un interés y es el económico.
    Lo ideal sería como digo un profesor/a nativos, y nada de compañeros no nativos como tú, para que no te “contaminen”. Solo exposición con el mundo real nativo con películas, viajes, estancias, etc.
    Venga, y ahora dime en qué mundo real ponemos esto, y con qué dinero lo pagamos…

    13 Diciembre 2012 | 17:44

  6. Dice ser jmarc

    LEyendo lo de Sara veo un poco mas claro algunas cosas. Y es verdad que nos estamos equivocando sobre la academia de idiomas.
    La academia existe para completar la oferta publica. es decir que tiene que permitir que el alumno que paga, tenga algo mejor que lo que tiene . una especie de High Training.

    Si ponemos a profesores no nativos, entonces la oferta seria la misma que en la publica. Basicamente se gastaria mas dinero en tener lo mismo.

    El filologo tiene que estar en la escuela y el nativo en la academia.asi. Y esto seria bueno, porque asi, obligariamos a que los estudiantes tengan una cierta base para ir a una academia.
    Se podria rizar el rizo y decir: hay que tener dos tipos de academias: las que ayudan a los alumnos con retraso escolar en ingles y las que sirven para tener un nivel avanzado.

    Basicamente, en una academia si los alumnos son malos en la escuela, tienen que ir con un filologo, porque solo el filologo puede repasar y analizar las carencias de los alumnos.
    El nativo solo puede transmitir su experiencia, pero formar desde la base, no, sobre todo si esta base no es buena.

    13 Diciembre 2012 | 18:06

  7. Dice ser Coentor

    Creo que hay demasiados comentarios por parte de personas que no tienen ni idea de lo que implica ser profesor. Ser profesor, de inglés, de español, o de matemáticas es una destreza, que en la mayoría de personas se entrena y se perfecciona sobre una base que en muchos casos sólo ciertas personas tenemos. Y esto se hace a base de adquirir unos conceptos clave de ámbito multidisciplinar, desde pedagogía y filología hasta historia, sociedad y formación empresarial (por poner un ejemplo). No basta con ser nativo de español, de inglés o ser un crack de las matemáticas desde que tienes 5 años. Tienes que ser una persona que además de tener per se ese “algo” que le permite transmitir una idea mejor que otra, preocuparte de mejorar esta capacidad y de adaptarte a tus alumnos.

    Yo no soy un crack del inglés, de hecho tengo un nivel normalito con un acento normalito y adecuado con mi orígen. Pero he sido profesor de catalán, de italiano y de español para extranjeros, y esta “discriminación” por lo nativo se da recíprocamente en todos los casos. En Australia, que es de lo que tengo constancia, se rifan profesores nativos de español de España y deshechan en cuanto pueden a los sudamericanos. Cuando he enseñado catalán, yo tengo acento valenciano, que es de donde soy nativo, y cuando he enseñado italiano, ha sido con acento emiliano, que es donde lo aprendí. Los acentos son una prueba de la viveza de un idioma, simplemente eso. Lo que no entiendo es cómo el hecho de ser nativo te hace aparentemente indestructible, porque todos sabemos que hay españoles que pese a tener el castellano como lengua materna son semi-analfabetos funcionales, idéntico que les pasa a miles por no decir millones de nativos de las demás lenguas, y el inglés tampoco se salva.

    Entonces…¿por qué tanta importancia? Lo han dicho por ahí arriba, y estoy de acuerdo: es puro marketing, pura esencia capitalista. Nos puede gustar o no, pero pasa así con todo en esta sociedad que nos ha tocado vivir. Lo que vende es, en muchísimos casos, carente de lógica y practicidad, sin duda el caso del inglés me parece mucho más ridículo…¿por qué? Porque una “lingua franca”, un idioma que pretende ser de uso internacional en todo tipo de relaciones entre personas de orígenes totalmente dispares está condenada a tener una variedad enorme de acentos y variedades diatópicas muchas veces initeligibles entre ellas, como el inglés jamaicano respecto al inglés de Londres, por poner un ejemplo. Todas las lenguas que se internacionalizan sufren este fenómeno, ha pasado con todas, desde el latín hasta nuestros días. Así que de verdad, dirijo esto a muchos de los que se han tragado el cuento del nativo milagroso…¿son todos los españoles buenos profesores de español? ¿Montaríais una academia de español en Bruselas con el cani porrero de la esquina como profesor?

    13 Diciembre 2012 | 18:53

  8. Dice ser Adriana

    Coentor: gracias por tus comentarios, se agradece viniendo de alguien que demuestra tener un conocimiento de todo lo que implica la enseñanza, que es efectivamente mucho más que el conocimiento de la materia en si. No puedo estar más de acuerdo con tu segundo párrafo, y en cuanto al problema de Australia, también se que es de aquí. Por desgracia esa visión de “mejor o peor” en cuestión de acentos es un error arraigado por todo el mundo: cuando estuve enseñando español en EE.UU. me sorprendí de la cantidad de veces que se me preguntó cuál pensaba que era la mejor variedad de español, o la peor, o la de veces que oí que yo hablaba “propper Spanish”, porque es el de España. Pero es que mi español sólo es el de una pequeña zona geográfica… tuve que desmentir esos tópicos imperialistas hacia la saciedad. Y en el mundo actual, donde se está hablando de inglés global, de español global, lo que deberíamos es alegrarnos de contar con tantísima riqueza y variedad, ya que todos esos acentos, todas esas variaciones léxicas, dan una personalidad única al lenguaje y lo hacen especial en sí mismo.

    Además, una cosa es analizar la lengua de esta manera (lo cuál sí es la tarea de un filólogo – no servir de profesor de repaso), estudiarla por su valor intrínseco, y otra es la enseñanza. Son disciplinas distintas (la lingüística y la filología de la docencia o la pedagogía, dentro de las cuales también hay variaciones), que exigen competencias diversas y persiguen objetivos distintos. Si todos aquellos agentes implicados de manera directa o más transversal en el mundo de los idiomas tuviera un mínimo conocimiento o una mínima conciencia de esta realidad en vez de quedarse sólo en el aspecto económico, la calidad de la educación en España tanto en academias como en escuela pública sería una cosa bien distinta. Pero mientras en algunas academias la única pregunta que les hagan a algunos para contratarles sea “¿de dónde eres?”, la cosa no va a cambiar (comento esto porque he conocido un caso hoy).

    13 Diciembre 2012 | 20:45

  9. Dice ser Nikita

    Pues sinceramente, veo que la mayoria de los que aqui comentan no tienen ni idea. Que lo de las academias es puro marketing? es posible. Pero que me vendan el cuento de que solo se aprende ingles con un nativo es mentira. Yo conozco nativos que han intentado enseñar su idioma y han sido incapaces por no saber, como dicen por arriba, lo que es un verbo o las conjugaciones. Para ser un buen profesor, ademas de prepararse bien las clases, se necesita saber transmitir lo que estas enseñando. El acento no lo es todo, si no saber enseñar. Yo enseño en una academia y se de que hablo. Tambien he hecho muchas otras entrevistas y me he encontrado lo mismo que dice Adriana, y la verdad es que no hay derecho. No hay derecho a que hayas estado tus años de carrera estudiando y preparandote, hayas estado en el extranjero para seguir formandote y aprendiendo mas, para que ahora vengan con la moto vendida de que solo se aprende con un nativo.

    13 Diciembre 2012 | 22:51

  10. Dice ser Laura

    Para Sara,
    Aquí todo el mundo exige profes nativos que cuenten chistes, que te hagan el pino, simpatiquísimos, que te hagan aprender sin mover un dedo ni esforzarte, profes super guays con 40 años de experiencia, las mejores universidades, bla bla bla..
    Y muchos alumnos no ponen nada de su parte, jamás hablarán inglés porque no tienen capacidad y/o ganas de esforzarse. El eterno quiero y no puedo.

    Para Adriana,
    Créeme no cambiarás la mentalidad de las academias ni de sus alumnos, me sorprende que con semejante curriculum que dices tener llames a puertas tan pequeñas, y cada día más (hoy he visto una academia de mi barrio cerrada, la última). Que digas no querer intentarlo como autónoma, no me cuadra, alguien vocacional que quiere trabajar en su país lo intenta por su cuenta, al ver que le cierran las otras opciones, antes de irse fuera como último recurso. Ya sé que de autónomo estará mal la cosa también pero al menos no intentarlo me llama mucho la atención.
    Entendo que no quieras hacer el numerito picaresco que te sugieren de hacerte pasar por guiri, no funcionaría en este país porque no buscan conocimiento sino un nombre y nacionalidad. Pero no a tí, ya que eres tan profesional (como ellos lo son tanto) sino a la gente que está en tu situación y tiene tanto nivelazo, os sugiero que hagáis el número del hijo/a emigrado inglés/americano/canadiense/australiano que ha vuelto no hace mucho a la madre patria. Eso, quizás, colaría más… 🙂

    14 Diciembre 2012 | 6:00

  11. Dice ser jmarc

    Laura tiene razon, con un cv asi, no se puede perder el tiempo. Sin embargo, viendo la situacion en España hay que tocar todas las puertas. Siempre es mas facil buscar un trabajo mejor cuando ya tienes trabajo.

    Ahora, no hay que olvidar que la rama de filologia tiene ventajas. Se puede usar en cualquier sector relacionado con el idioma.
    Montar otra academia no es la solucion, salvo si ella se asocia con otra persona.

    De hecho uno de mis clientes en España (Malaga) es una academia y la mujer se dedica a la gestion y el marido a la enseñanza. Es ingles y ella española.

    14 Diciembre 2012 | 10:07

  12. Dice ser Josep

    Creo que no tienes ni idea de lo que es buscar trabajo y que te descarten como candidato.
    Bienvenida al mundo real.

    17 Diciembre 2012 | 19:02

  13. Dice ser Nativa

    Proper no “propper”. Y apartment no “appartment”. Small things… 😉

    18 Diciembre 2012 | 14:58

  14. Dice ser pedro

    Yo opino lo siguiente. En determinados niveles del aprendizaje de un idioma ( generalmente en la fase de perfeccionamiento) puede ser mucho mejor estudiar con un Nativo. Eso no lo voy a negar. Ahora bien, tan bien creo que para llegar a ese nivel hay que trabajar un minimo de 10000 horas y haber pasado calamidades en el pais nativo. Conclusion: que mas del 70% de los estudiantes españoles no Han llegado Ni a un nivel basico de fluidez y ya quieren practicar con un nativo…….. Yo lo siento mucho pero los españoles somos mas chulos que un ocho y mientras eso sea asi, aqui no va a hablar ingles Ni Perry. P.d. chapurrear un idioma esta a años de luz de hablarlo y dominarlo a Su vez a años luz de hablarlo. Y el que no lo quiera ver que siga con el magic english with native speakers.

    24 Diciembre 2012 | 17:26

Los comentarios están cerrados.