BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

La expectativa frustrada

Por Ángeles Antón

Nací en la década de los 50, concretamente un año más tarde de que desapareciera la cartilla de racionamiento en España. Entre 1953 y 1959, cuando empecé a tener uso de razón, no recuerdo que en mi familia se diera una especial necesidad, mi padre tenía trabajo y, dentro de un orden, todo era más o menos normal de acuerdo con la época, excepto la falta de libertad. Crecí en un seno familiar cuyos miembros, padres, hermanas, cuñados, etc. eran mucho más mayores que yo, que nací con mucha distancia de años de ellos. Era la pequeña de ocho hermanas y la mayor de las que vivían entonces, tenía 25 años y la más pequeña, inmediatamente anterior a mí, 16.

Siempre escuché de todos ellos la importancia del trabajo para cotizar a la Seguridad Social y asegurar una jubilación.  Según esa tesis, el trabajo nos permitiría vivir entonces y después, cuando ya alcanzáramos la edad del retiro y nuestras aportaciones nos permitieran seguir viviendo dignamente, sin preocupaciones económicas importantes. Hoy, los que no tenemos trabajo, a partir de los 45 o 50 años nos vemos abocados a la máxima exclusión social y al más indigno olvido de nuestros años de trabajo y de luchas por mejorar las condiciones sociales de este nuestro país: España.

Los que nacimos en esa generación, y en gran mayoría tuvimos hijos a los que, en buen número, incitamos a ser estudiosos, poseer una licenciatura que les permitirá ser buenos profesionales, alcanzando buenos empleos adaptados a sus estudios, ciudadanos cualificados, sin problemas para vivir cómodamente, hemos vivido durante años instalados en unas expectativas que eran falsas. Para nosotros y para nuestros hijos.

¿Quiénes han frustrado estas legítimas aspiraciones? ¿Quiénes han reventado nuestras vidas y nos mantienen en una incertidumbre asfixiante que a los mayores nos destierran del derecho a seguir trabajando y a los jóvenes, los que aún tienen oportunidad de encontrar un empleo, éste nada tiene que ver con su sacrificio por el estudio, con su confianza en lo que sus padres les contaron que iba a pasar, si se esforzaban por ser “alguien”? Todo ha sido falso, porque hemos interpretado que “alguien” era quien poseía una carrera y una posición, y en definitiva alguien es una persona, formada en buenos valores de educación, generosidad, solidaridad, libertad y respeto al ser humano, independientemente de sus características.

Muchos millones de personas somos alguien, y quienes nos acosan y desprecian con sus farsas y manipulaciones no son más que títeres que hoy manejan nuestras vidas pero mañana no serán más que un mal recuerdo en la historia de la humanidad.

4 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    El dia que empiecen a actuar las leyes , ese día empezará una nueva historia de España más justa.Y ese dia los que sobrevivan recordadán los tiempos en los que nos han estado conduciendo como borregos , con la sonrisa en los labios.

    Clica sobre mi nombre

    15 Octubre 2012 | 18:29

  2. Dice ser jose luis

    Yo soy de los que creen que todavía quedará algún político sano, honesto, que será capaz de devolvernos lo que nos están robando, aunque sea a cambio de sacrificio, de los de siempre…
    De no ser así, quizá tengamos que ver una nueva guerra civil, que desgraciadamente nos devolverá al principio, aunque represente mas miseria.

    16 Octubre 2012 | 12:10

  3. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Señora, vemos por desgracia
    que al ritmo que esto se deteriora
    en muy poco, poquito tiempo
    nos verenos en la cola
    para sacar alimentos,
    en una mano la cartilla de la ración,
    la de racionamiento,
    y en lo otra, la talega
    como en los años cuarenta
    y parte de los cincuenta.
    Retrocedemos en el tiempo
    y hay que implorarle a Dios,
    que no nos pase como a Grecia,
    que las grandes superficies
    los caducados nos vendan,
    aunque sea a bajo precio.

    16 Octubre 2012 | 17:12

  4. Dice ser Blas

    El país ha sido saqueado durante los años del ladrillazo y ahora pagamos todos las consecuencias.

    Se generalizó en el mundo la idea de que los controles y las regulaciones económicas eran malos para la economía y a esto hemos llegado. La codicia, que es la base del capitalismo, tiene que tener unos límites y someterse a unas normas, si no llegamos a una selva como la actual, donde estamos en un proceso de involución social muy preocupante.

    18 Octubre 2012 | 11:42

Los comentarios están cerrados.