BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Preventorios: “El paso por aquel infierno nos dejo traumatizadas a las tres para toda nuestra vida”

Por Belén y Ángeles Serrano Lopéz, hermanas.

Nosotras todavía hoy, siendo mujeres de 46 y47 años, recordamos los insultos, las tortas por cualquier cosa, el frío que pasamos en ese patio en pleno invierno en la sierra con unos vestiditos sin mangas y unas zapatillas de caucho y esparto.

Somos las hermanas Serrano, también estuvimos en el preventorio de Guadarrama. Estuvimos desde el 69-70 hasta 73-74. Al leer vuestro 20 minutos de hoy 13/09/12 hemos recordado todo lo que pasamos en aquel colegio. Actualmente vivimos en la zona sur de Madrid (Leganés 28917). Todo lo que dicen las compañeras es cierto vivimos esos malos tratos y vejaciones hacia niñas de 5 y 6 años que éramos. Nos acordamos de las profesoras de Maite, Sofía, Juani, Eliana ect. Allí hicimos la comunión vestidas de monjas, siempre nos acordaremos de lo mal que lo pasamos.

Yo soy Belén, recuerdo que un día jugando con una compañera ella se cayó y se rompió un brazo. Me acuerdo de su nombre, se llamaba Antonia, pero si me acuerdo de ella es por la paliza que me dieron por romperle yo el brazo según las cuidadoras. Entonces yo tendría unos 6 años. También me acuerdo del día de nuestra comunión, mi hermana pequeña tenía unos cinco años, ella era demasiado pequeña para hacer la comunión pero por petición de mi madre nos dejaron hacerla juntas, se mareó en medio de la ceremonia por los nervios y la apartaron del grupo de niñas que tomaban la comunión, a rastras como si fuera un perro con su minivestido de monjita puesto, yo al verlo me puse a llorar y llegó nuestra maravillosa cuidadora MAITE y me arrastró a mí también junto con mi hermanita.

Tenemos otra hermana que también estuvo internada en el preventorio infantil de Guadarrama, pero ella no quiere ni acordarse de todo aquello, en el fondo creo que el paso por aquel infierno nos dejo traumatizadas a las tres para toda nuestra vida.

Gracias por escuchar las voces de todas esas niñas. Gracias por darnos voz para contar algo tan duro como fue ese infierno, hoy somos nosotras las madres y os podemos asegurar que jamas llevaríamos a nuestros hijos a un sitio así.

1 comentario

  1. Dice ser elian

    Yo no estuve en ningún preventorio, pero si fuí a escuela de monjas en Barcelona y tenía “amiguitos” que iban a los curas, algo típico en aquella época, no sé dinero les costaba a mis padres el colegio, pero si sé que no era nada barato y para ellos era un sacrificio grande pagar las mensualidades, pero creían que lo hacían para que tuvieramos una buena educación, pero si que puedo decir, tanto experiencias vividas por mi, como cosas que comentábamos entre nosotros en aquellas épocas, que además no se lo podíamos decir a nuestros mayores porque era impensable y no había ninguna protección hacia los más pequeños, que en esos colegios tambien pasaron cosas muy fuertes y duras, tambien recibimos malos tratos, yo tengo alguna experiencia propia que reconozco que aún hoy a mis 57 años me marcaron traumáticamente y aún están conmigo al igual que muchos de nosotros, recuerdo que una amiga que se quedaba a comer tambien le hacían comer lo que vomitaba y podría contar cosas igualmente muy fuertes, recibiendo mucho desprecio por parte de esas monjas, un niño de mi edad había sido forzado sexualmente por el cura de su colegio y asi una larga lista de cosas.. como decía maltratos tanto físicos como emocionales…. y aquí estoy hablando de escuelas donde se pagaban sus mensualidades que no eran baratas… fuímos muchos en aquella época dictatorial y en muchos lugares diferentes, no solo en los preventorios que vivimos situaciones muy difíciles, humillantes y traumáticas… lo que más tristeza me da, es que para muchos padres, como los míos, hicieron un verdadero sacrificio para poder pagar la escuela a sus hijas para darles un buen futuro pero lo que no contaron fué con todos los problemas emocionales que nos cargaron para toda la vida…

    17 Septiembre 2012 | 13:58

Los comentarios están cerrados.