Entradas etiquetadas como ‘Gotthold Ephraim Lessing’

Deja entrar a los monstruos

07 febrero 2012
'Sin título', acrílico sobre papel

'Sin título', acrílico sobre papel

Una criatura con cabeza de globo succiona con su fino pico a unos personajes pequeños parecidos a los humanos.

Otra, con forma humana, pero con un rostro de máscara veneciana y orejas de conejo, sujeta agachada un montón de pequeñas casas unidas entre sí con una cuerda.

En una infinita estructura de escaleras,montones de monstruos protagonizan escenas de cabezas enganchadas, entierros, números circenses…

Los autores de las escenas son tres artistas belgas que trabajan en Bruselas: Jérôme Meynen, François Dieltiens y Antoine Detaille: el colectivo Hell’o Monsters se esmera en la tarea de crear “un universo de monstruos que se forman y reforman, de acuerdo con las aventuras que viven”.

Muchos llevan botines, monos de rallas rayas apretados, cucuruchos de papel en la cabeza, orejas de ratón, cuernos… En cada personaje se pueden distinguir partes del cuerpo humano, elementos animales y objetos cotidianos. “Tan similares y a la vez tan diferentes a nosotros, las criaturas dan sustancia a nuestras fantasías”.

Obra de Jérôme Meynen, François Dieltiens y Antoine Detaille: Hell'o Monsters

'Escalier'

Si tienen que elegir una banda sonora para su trabajo escogen Super Nova, un tema alegre y psicodélico con un toque diabólico, del pionero de la música electrónica Bruce Haack (1931-1988). Los ilustradores mezclan sus estilos combinando la truculencia con los colores puros y el estilo limpio de un libro infantil. Hay vivos acrílicos, dibujos a tinta, esculturas, alguna incursión en el arte callejero en colaboración con el artista valenciano Escif

Robándole el término al poeta alemán de la Ilustración Gotthold Ephraim Lessing (1729-1781), dicen que las narrativas que dibujan muestran “instantes preñados”,  momentos que implican una historia previa y posterior. La alegría de los colores y la suavidad de las formas chocan con las acciones -desconocidas, amenazantes y a veces ilógicas- de unos monstruos sin expresión facial y de los que nada sabemos.

Helena Celdrán