Trasdós Trasdós

El cajón secreto, la colección de recortes…

Entradas etiquetadas como ‘Artefactos’

Planos arquitectónicos creados sólo para despistar

'Over Aalt', uno de los bocetos de 'Pointless Diagrams'

‘Over Aalt’, uno de los bocetos de ‘Pointless Diagrams’

Hasta el profesional más experimentado puede pasar horas intentando desentrañar la lógica de los dibujos, seguir las flechas, y las líneas discontinuas; imaginar dobleces y trayectorias: los planos, aunque aparentes, no tienen otro fin que el despiste.

Pointless Diagrams (Diagramas sin sentido) es el recién estrenado pasatiempo diario del estadounidense Josh Lewandowski (Minneapolis, 1983). “Empecé este blog porque, desde que tengo uso de razón, siempre he dibujado y garabateado bocetos en tres dimensiones con una incorregible carencia de significado“, explica el diseñador y arquitecto.

La inspiración para cada obra la busca en “la arquitectura, en el diseño de muebles, la ingeniería, la geometría, las cajas de cereales, las construcciones de Lego y el Telesketch“, un revoltijo de elementos que se traducen en imágenes que en un primer momento parecen realizables y serias, pero que en el fondo no son más que puro producto del constante garabateo.

En el fondo del disparate, la creciente colección se perfila como una serie de ejercicios que estimulan la creatividad, sirven de calentamiento y de motivación. Para la página web, Lewandowski se ha propuesto crear cada día uno de estos planos imposibles revelando caprichosas estructuras, construcciones sin principio ni fin, rampas sin un determinado final… Comenzó a dibujar el 7 de septiembre y planea continuar durante un año con el proyecto, siempre realizando los bocetos a tinta, “porque borrar es para cobardes”.

Helena Celdrán

Required Amenities for the Modern Dweling-ok

Headwaters

trifecta

Can't Stop

Not so Twin Towers

Cabañas universitarias de 10 metros cuadrados

'Smart Student Unit' - Tengbom

‘Smart Student Unit’ – Tengbom

Tienen un escritorio, cama, una cocina con un pequeño espacio para comer e incluso un rincón para relajarse; están fabricadas en madera y lo incluyen todo en 10 metros cuadrados.

Las cabañas ideadas por el estudio de diseño y arquitectura sueco Tengbom tienen un aire futurista, con techo abuardillado y ventanas desiguales de esquinas redondeadas adornadas por pequeñas macetas verdes. No hay nada que sobre, ni nada que falte: son acogedores alojamientos unipersonales en los que uno se da cuenta de la escasa importancia vital de los complementos extra a los que estamos acostumbrados en cualquier hogar.

La construcción pretende ser una solución económica, ecológica (todos los materiales son reciclables y de procedencia local) y funcional para los estudiantes de la universidad de la ciudad de Lund (Suecia), que también han participado en el diseño de la vivienda compacta. Con un coste bajo y transportables, el centro quiere ofrecerlas a los alumnos como alojamiento alternativo y alquilarlas por la mitad de precio de lo que cuesta una habitación en una residencia.

En 2014 se planea ya la construcción de 22 unidades en el campus universitario de Lund. De momento un prototipo de la casa se expone —desde hace unos días y hasta el 8 de diciembre— en el Museo de Arte de Virserum (Suecia) dentro de WOOD 2013, una extensa muestra que reúne diseños, artes aplicadas y proyectos arquitectónicos que adoptan la madera como material principal.

Helena Celdrán

Smart Student Units - Tengbom

Smart Student Unit

Student Units

Drawings - Smart Student Unit

El calzado que podría descargarse de Internet

Unifold - modelos

Son zapatos compuestos por una sola pieza y para los que no se necesita ni siquiera una horma en su elaboración.

En la página web de la veterana escuela de arte y diseño Pratt Institute de Nueva York el centro tiene una sección dedicada al desarrollo de proyectos de estudiantes y personal docente a la que llaman Pratt Portfolios: una plataforma para difundir ideas y tantear su potencial comercial y creativo. Una de ellas es Unifold, una manera diferente de afrontar la fabricación de zapatos.

Bajo la supervisión de Kevin Crowley —profesor auxiliar en Pratt y diseñador industrial y diseñador para marcas como Geox, Converse, FILA y Keds— el alumno Horatio Yuxin Han ha creado el proyecto experimental, que acerca los métodos de elaboración de calzado a la sencillez y al ingenio de las técnicas del origami.

Los dos modelos que hasta ahora ha desarrollado Han (una sandalia y una alpargata de estilo oriental) están hechos de etilvinilacetato, un polímero termoplástico también conocido como EVA por sus siglas en inglés; son reciclables y no escatiman en diseño.

Unifold abre una puerta para darle la vuelta al proceso de producción. Su inventor coquetea con la posibilidad de colgar en Internet las plantillas con las piezas para que cualquier usuario pueda descargarlas e imprimirlas sobre láminas de este polímero, disponible incluso en las papelerías y tiendas de arte para la elaboración de manualidades.

En fase inicial, si saliera adelante, supondría una solución para ofrecer un zapato sorprendentemente fácil y barato de fabricar. La idea podría marcar la diferencia para los más de 300 millones de personas en el mundo que viven en países en los que ir calzado es un lujo.

Helena Celdrán

Sandal - Unifold

Sandal - Unifold - 2

Unifold - model

Shoe - Unifold

¿Muebles de gomaespuma?

'Soft Cabinet Small' - Studio Dewi Van De Klomp

‘Soft Cabinet Small’ – Studio Dewi Van De Klomp

La gomaespuma o espuma de poliuretano tiene una relación estrecha con el hogar. Escondida pero indispensable en colchones, cojines, sofás, sillones y sillas su presencia siempre es discreta: nadie quiere que quede a la vista el color amarillento y el aspecto primario de un vulgar relleno.

El joven estudio de diseño holandés Dewi Van De Klomp, en Utrecht, se atreve a proponer la gomaespuma como elemento único para la construcción de aparadores y estanterías. En un intento de demostrar el potencial del material, la colección de modelos de Soft Cabinets (Armarios blandos) abarca varios estilos y almacena desde libros y documentos hasta vajilla.

Se inclinan hacia un lado u otro según cómo se reparta el peso, tienen patas largas que (aunque sus autores aseguran que son “lo suficientemente fuertes para permanecer rectas”) dan la sensación de que cederán caprichosas hacia cualquier dirección… Las incisiones casi invisibles sirven de baldas y divisiones, los elementos parecen aprisionados y el aspecto general recuerda más al embalaje de una mudanza que al mero almacenamiento.

Aunque como piezas de diseño resultan tentadoras y divertidas, los muebles presentan retos de duración, comodidad y limpieza que los pueden convertir en un capricho efímero digno de una casa de muñecas. En su favor cabe decir que los creadores se han lanzado a defender la gomaespuma como estética y útil más allá del relleno, jugando con sus imperfecciones y convirtiéndolas en una excéntrica fantasía.

Helena Celdrán

'Soft Cabinet High' - Studio Dewi Van De Klomp

‘Soft Cabinet High’ – Studio Dewi Van De Klomp

'Soft Cabinet Big' - Studio Dewi Van De Klomp

‘Soft Cabinet Big’ – Studio Dewi Van De Klomp

Soft Cabinet - Studio Dewi Van De Klomp

Soft Cabinet – Studio Dewi Van De Klomp

 

'Soft Cabinet Green' - Studio Dewi Van De Klomp

‘Soft Cabinet Green’ – Studio Dewi Van De Klomp

'Soft Cabinet Green' (detalle)- Studio Dewi Van De Klomp

‘Soft Cabinet Green’ (detalle)- Studio Dewi Van De Klomp

 

Todd Sanders, fiel artesano de las luces de neón

'Fireflies in a Mason Jar' - Todd Sanders

‘Fireflies in a Mason Jar’ – Todd Sanders – Roadhouserelics.com

Cuando el gaseoso neón se aisla en un tubo se transforma en un emisor de luz deseable, capaz de capturar miradas y mantener un interés infantil en el espectador. No es de extrañar que el lenguaje publicitario se apropiara de él, atrayendo las miradas de los clientes potenciales con parpadeos cíclicos y colores cambiantes.

El elemento químico de cualidades refrigerantes fue descubierto en 1898 por los químicos británicos William Ramsay (premio Nobel de Química en 1904) y Morris W. Travers. En 1912 el neón se había convertido en el mejor de los reclamos para un negocio.

Los neones no llegaron a los EE UU hasta 1923, pero fueron recibidos con fervor y se convirtieron con el paso de los años en un elemento indispensable para entender el código básico y lúdico de la cultura popular de carretera: piernas femeninas que se doblaban con descaro, vaqueros y mascotas sonrientes, dinámicas flechas que señalaban el único camino posible al mejor batido de chocolate, moteles que prometían habitaciones con televisión y una piscina en el patio…

Roadhouse Relics (que se podría traducir por Reliquias de carretera), en Austin (Texas), es el nombre del taller de Todd Sanders, artista estadounidense del neón. Orgulloso de no haber sucumbido a los ordenadores en el proceso, Sanders —”educado en las técnicas originales de la fabricación de letreros”— lleva casi dos décadas elaborando cada obra a mano. “La gente suele entrar en Roadhouse Relics y preguntar dónde encontré los letreros. Para muchos, es difícil de creer que, con ese estilo tan antiguo, los haya hecho yo”, declara en su página web.

Uno de los neones de Todd Sanders expuestos en Roadhouse Relics

Uno de los neones de Todd Sanders expuestos en Roadhouse Relics

Sus conocimiento son puramente autodidactas. Una colección personal de cientos de catálogos y libros de letreros luminosos de los años veinte hasta los sesenta son su enciclopedia personal para entender las consignas publicitarias, la tipografía y los motivos más seductores. Sanders aboceta, diseña, crea las piezas de metal, combina los colores del neón y —según las necesidades del cliente— incluso atreza la obra para simular que el cartel estuvo a la intemperie durante décadas: “puedo hacer que parezca que tienen 50 años”.

Entre su cartera de compradores están ZZ Top, Robert Rodriguez, Johnny Depp, Willie Nelson, el artista Shepard Fairey y la cantante Norah Jones. La entrega de Sanders se traduce en neones tan perfectos que resultan irresistibles para campañas publicitarias modernas, videoclips, películas y portadas de discos. “Mi pasión desarrollar mi creatividad como artista a través de los letreros de neón estadounidenses y además retar la idea de que tienen un fin estrictamente comercial. Me encomiendo a preservar estas profundas raíces artísticas y culturales de la cultura popular del siglo XX”.

Helena Celdrán

'Legs' - Todd Sanders - Roadhouserelics.com

‘Legs’ – Todd Sanders – Roadhouserelics.com

'Mercury Man' - Todd Sanders - Roadhouserelics.com

‘Mercury Man’ – Todd Sanders – Roadhouserelics.com

'Big Cupie Doll' - Todd Sanders - Roadhouserelics.com

‘Big Cupie Doll’ – Todd Sanders – Roadhouserelics.com

'Deep Eddy' - Todd Sanders - Roadhouserelics.com

‘Deep Eddy’ – Todd Sanders – Roadhouserelics.com

'Crown' - Todd Sanders - Roadhouserelics.com

‘Crown’ – Todd Sanders – Roadhouserelics.com

Todd Sanders - Photo: Katherine O’Brien

Todd Sanders – Photo: Katherine O’Brien

 

‘Novios de daguerrotipo’, retratos antiguos de hombres atractivos

Lewis Thornton Powell, ahorcado tras ser acusado de conspiración en el asesinato de Lincoln, en un retrato de 1865

Lewis Thornton Powell, ahorcado tras ser acusado de conspiración en el asesinato de Lincoln, en un retrato de 1865

La imagen queda revelada sobre una placa (frecuentemente de cobre) con uno de sus lados cubiertos por una placa de plata destinada a reproducir la foto. La copia es única y frágil y está destinada a permanecer en un estuche o caja protectora: el solo contacto con las huellas digitales la deterioraría sin remedio.

Inventado en 1839 por el francés Louis Daguerre (1787-1851), el daguerrotipo fue el primer procedimiento fotográfico que existió. Aunque Daguerre fue el creador de una técnica que capturaba la imagen de manera eficiente y metódica, el invento venía precedido por intentos previos. La primera fotografía de la historia (Vista desde la ventana en Le Gras, tomada en 1824 por Nicéphore Niepce) no fue un daguerrotipo: Niepce combinó la técnica de la cámara oscura con un soporte que el científico sensibilizó con sales de plata.

El sistema de Daguerre fijaba la imagen en una superficie, al principio con tiempos de exposición muy largos —de 10 minutos—, lo que impedía que saliera nada en movimiento y que predominaran los paisajes y las naturalezas muertas por encima de los retratos. En torno a 1841 el tiempo se redujo a menos de un minuto y los posados se multiplicaron. Fue el procedimiento estrella hasta mediados del siglo XIX, cuando el colodión húmedo de Gustave Le Gray permitió realizar instantáneas en sólo unos segundos y además hacer copias a partir de negativos.

My Daguerreotype Boyfriend (Mi novio de daguerrotipo) es una recopilación de fotos del siglo XIX y de principios del XX que demuestra que la tarea documental no está reñida con la banalidad. El autor o autores del microblog anónimo de Tumblr reúnen algunos ejemplos curiosos de las primeras décadas de la fotografía (y otros que escapan de esas fechas pero resultan igualmente interesantes) aplicando un método de selección muy particular: escogen a los retratados exclusivamente por su belleza o atractivo, sin importar si el modelo es un alto mando militar, un universitario recién licenciado, un ladrón, un héroe de guerra, un científico o un intelectual.

Fred, admirador de la abuela Velma

Fred, admirador de la abuela Velma

Entre los notables hay sorprendentes retratos de juventud de Theodore Roosevelt —presidente de los EE UU de 1901 a 1909—, del escultor francés Auguste Rodin e incluso el premio Nobel de medicina Santiago Ramón y Cajal sin camiseta. También figura en la galería el compositor y pianista alemán Johannes Brahms cuando tenía en torno a 20 años y cautivó con su talento al también compositor Robert Schumann y con su físico a la mujer de Schumann, Clara, afamada compositora y pianista, con la que tuvo una apasionado romance que duró toda la vida y del que aún quedan muchas incógnitas.

La página además es un receptáculo para fotos de las que se desconoce tanto al autor como al retratado y cuenta con varias instantáneas que los internautas han mandado de sus álbumes familiares. El tataranieto de Alva Wilder (1842-1918) manda un posado de su antepasado de ojos claros y cuenta que luchó en el bando del norte en la Guerra Civil estadounidense. Una mujer se pregunta quién es el apuesto hombre de la foto que atesoraba su abuela Velma, un retrato en el que un tal Fred escribió detrás que la quería.

Los ladrones y criminales tienen un espacio en la colección, con imágenes tan famosas como la del atractivo Lewis Thornton Powell, uno de los cuatro hombres que fueron ahorcados por conspirar en el asesinato de Abraham Lincoln. En una escala más modesta, dos fotografías policiales de 1908 descubren a Daniel Tohill, un ladrón neozelandés de poca monta que mira a la cámara como si se tratara de un actor de cine.

Helena Celdrán

El poeta romántico rumano Mihai Eminescu en 1860, a los 19 años

El poeta romántico rumano Mihai Eminescu en 1860, a los 19 años

Sir Sandford Fleming, explorador e ingeniero escocés-canadiense (1827-1915)

Sir Sandford Fleming, explorador e ingeniero escocés-canadiense (1827-1915)

Theodore Roosevelt a los 21 años

Theodore Roosevelt a los 21 años

Santiago Ramón y Cajal en 1876

Santiago Ramón y Cajal en 1876

Everett Shinn, pintor realista estadounidense, en 1901

Everett Shinn, pintor realista estadounidense, en 1901

Alva Wilder (1842-1918), soldado en la Guerra Civil estadounidense

Alva Wilder (1842-1918), soldado en la Guerra Civil estadounidense

El ladrón neozelandés Daniel Tohill en 1908 a los 27 años

El ladrón neozelandés Daniel Tohill en 1908 a los 27 años

 

Esculturas clásicas para lavarse las manos

Tres esculturas de Meekyoung Shin

La estatuilla del muchacho cretense, la afrodita romana sin brazos, el buda deteriorado y sonriente; los jarrones chinos de complejos motivos florales… Las obras de la coreana Meekyoung Shin (1967) son guiños cercanos a la reproducción fiel, referencias a momentos pasados de esplendor del arte occidental y oriental. La artista, que estudió en Seúl y en Londres, siempre ha querido combinar las dos culturas, nutrirse de lo mejor de cada una y jugar a combinarlas de un modo poco convencional.

Hay una gran particularidad en la obra de Shin: están hechas de jabón. Esculpe el material dándole acabados muy diferentes que simulan la piedra, el mármol, la porcelana, el bronce, el cristal… “Siempre es interesante ver cómo la gente reacciona a mis trabajos. Suelen sorprenderse de que de un material tan inesperado salga algo tan meticuloso, pero para mí es más importante que entiendan el significado que hay detrás”, declara en una entrevista. La escultora considera que en su obra colisionan oriente y occidente, que se unen el pasado y el presente, “lo opulento y lo simple”.

Toilet Project, 2013 (YSP women's) - Meekyoung Shin - Courtesy of YSP - Photo: Jim Varney

Toilet Project, 2013 (YSP women’s) – Meekyoung Shin – Courtesy of YSP – Photo: Jim Varney

El Yorkshire Sculpture Park (Parque de esculturas de Yorkshire) de Wakefield, la ciudad más poblada del oeste de Yorkshire (Inglaterra), es un espacio al aire libre en el que las obras conviven con las praderas y los árboles sin mayor pretensión que ser descubiertas por el camino. El centro es uno de los 15 museos y galerías británicos que participan en Toilet Project (Proyecto cuarto de baño) la última iniciativa de Shin.

La idea consiste en colocar en cada lavabo una de las estatuas de inspiración clásica y que los visitantes se laven las manos enjabonándose previamente con ellas, palpando y disfrutando de los volúmenes de la pieza.

Hechas con jabón vegetal y sin aceite de palma, las esculturas permanecerán hasta octubre en los baños. Shin preve que con su uso continuado se erosionarán y perderán detalles, la circunstancia las convertirá entonces en “objetos con una historia única”. El conjunto de obras se expodrá en noviembre en el Centro Cultural Coreano de Londres, donde se mostrará el antes y el después de cada pieza tras haber sido desgastada por las manos de los asistentes durante tres meses.

Helena Celdrán

Toilet Project, 2013 (YSP men's). Meekyoung Shin - Courtesy of YSP - Photo: Jim Varney

Toilet Project, 2013 (YSP men’s). Meekyoung Shin – Courtesy of YSP – Photo: Jim Varney

Los espejos mecánicos de Daniel Rozin

'Angles Mirror' - Daniel Rozin

“Los espejos nos permiten observarnos a nosotros mismos de la misma manera en que observamos a otros. (…) A pesar de su sencillez, un espejo es un objeto profundamente complejo, tiene la capacidad de mostrar a una multitud de espectadores un reflejo único y no hay dos personas que vean la misma imagen aunque la estén viendo juntas”, dice Daniel Rozin (Jerusalén-Israel, 1961) en una entrevista.

El artista residente en Nueva York  hace “espejos mecánicos”, conjuntos de objetos que en origen no provocan reflejos y que de un modo u otro reproducen la imagen y los movimientos de quien permanece frente a ellos. Las “instalaciones interactivas” interpretan la presencia humana invitando al espectador a jugar con la obra y amplían el concepto del lo que debe ser un espejo.

Desde finales de los años noventa utiliza sus creaciones para examinar el modo en que construimos una imagen, el instante en que reconocemos mediante ilusiones ópticas y combinaciones una figura reconocible. El Espejo de madera, uno de sus primeros proyectos, reflejaba las imágenes con un mosaico de tonos marrones; Rozin sigue con la tónica en sus últimas dos instalaciones, protagonizadas por abanicos y simples piezas alargadas de plástico que recuerdan a las manillas de un reloj.

Fan Mirror (Espejo abanico) se compone de 153 abanicos de Corea, China, Taiwán, Japón y España montados sobre una estructura que a su vez forma un gran abanico de más de cuatro metros de largo. Cada ejemplar tiene un pequeño motor controlado por ordenador y conectado a una cámara para que reaccione al movimiento cuando el espectador se aproxima. Angles Mirror (Espejo de ángulos) proporciona siluetas más precisas con 465 pequeñas tiras de plástico que giran según los impulsos de una cámara.

El artista se nutre de las sensaciones que nos causa la visión de nuestra imagen, y aprovecha la base “intuitiva y emocional” del rito de mirarnos. Declara que ese punto de partida le sirve para sorprender al espectador cuando la superficie —denominada como espejo— promete reflejar el aspecto propio y sin embargo “se comporta de manera diferente a la que estamos acostumbrados a esperar”.

Helena Celdrán

Sustituye los castillos de arena por casas unifamiliares

Chad Wright con sus 'suburbios' de arena

Los castillos de arena, clásicos infantiles de cada verano, son monumentos opuestos a la vulgaridad de las viviendas, anacrónicos pero atractivos, que incitan a crear alrededor de ellos fosos con agua de mar, fortalezas y  rincones secretos: siempre hay algo que añadirles.

El diseñador estadounidense Chad Wright desmitifica la forma clásica y monumental de la construcción con un molde que recrea de manera esquemática una típica casa unifamiliar del Condado de Orange, los suburbios del sur de California en los que se crió.

Con los hogares de arena, alineados en la playa creando un barrio efímero, enfrenta el ideal del castillo a la arquitectura que se desarrolló en los EE UU tras la II Guerra Mundial. El invento y la posterior intervención son la primera entrega de Master Plan (Plan general), una serie de tres iniciativas con las que el autor seleccionará “artefactos” de su niñez, “investigando el legado de las zonas residenciales en las afueras de la ciudad”.

'Master Plan' - Foto: Lynn Kloythanomsup - Architectural Black

‘Master Plan’ – Foto: Lynn Kloythanomsup – Architectural Black

Wright habla brevemente de su vida como habitante de los suburbios junto a su padre (agente inmobiliario), su madre (maestra de preescolar) y su hermano. Las memorias se presentan como una visión ideal del pasado, dominada por la comodidad de las convenciones sociales. Los suburbios de arena, en espera de que una ola los destroce, cuestionan el escenario mitificado de la casita unifamiliar, “la reexaminan como símbolo del sueño americano”.

Ahora reside en San Francisco (California), donde abrió su estudio de diseño con la intención de “sintetizar ideas con objetos, poética con relevancia y productos con personas”.Sus creaciones son a veces de una sencillez excesiva, pero siempre contienen un pequeño detalle que las hace merecedoras de un segundo vistazo.

Las sumamente minimalistas sillas de hierro y madera están inspiradas en el puente colgante del Golden Gate de San Francisco en los días de niebla, cuando la estructura prácticamente desaparece cubierta por la masa blanca. Las alargadas casetas para pájaros emulan a los rascacielos y buscan la cercanía con el pájaro en las alturas, en lugar de esperar a que el ave baje a descubrirlas. Los suburbios en la playa investigan la idea romántica que desde los años cincuenta se ha cultivado en torno a la vida en los barrios residenciales de aspecto impoluto, una idea tan frágil y poco fiable como un castillo de arena.

Helena Celdrán

'Master Plan' - Foto: Lynn Kloythanomsup - Architectural Black

‘Master Plan’ – Foto: Lynn Kloythanomsup – Architectural Black

'Master Plan' - Foto: Lynn Kloythanomsup - Architectural Black

‘Master Plan’ – Foto: Lynn Kloythanomsup – Architectural Black

 

Mark Wagner, el artista consagrado de los billetes de dólar

Uno de los 'collage' de Mark Wagner

Uno de los ‘collage’ de Mark Wagner

Algunos utilizan billetes de todo el mundo para componer collage, otros transforman a los personajes históricos del papel moneda en personajes pop… Los hay que —como es el caso de la campaña Stamp Stampede, sobre la que escribí recientemente en este blog— utilizan el dinero como vehículo para hacerse oír, imprimiendo mensajes sobre él, aprovechando que será visto por cientos de personas durante el tiempo que circule.

El billete se presenta como una materia prima atractiva para el arte: se reconoce al instante, está cargado de simbolismo, es tan seductor como obsceno; provoca una reflexión automática en quien lo contempla recortado, deformado o pintado.

Mark Wagner se ha convertido en un artista consagrado del arte hecho con dólares. Los complejos collage del autor estadounidense —nacido en 1976 en la región del Medio Oeste y residente en Nueva York— han despertado el interés de instituciones como el Metropolitan Museum y el MoMA de Nueva York o la Biblioteca del Congreso, que se han hecho con algunos de ellos para incluirlos en sus respectivos fondos.

Escoge para sus creaciones el billete de un dólar, que define como “el más omnipresente trozo de papel en los Estados Unidos”. Con un cuchillo de precisión desmiembra las filigranas, las letras, los números de serie, el retrato de George Washington, la pirámide masónica, el escudo con el águila. El revoltijo de elementos ornamentales parece limitado, pero el artista ha conseguido sacarles jugo para representar retratos, animales, criaturas fantásticas, escenas completas protagonizadas por uno o varios avatares de George Washington, mensajes caligrafiados, jardines, diluvios universales…

No sólo reproduce motivos, sino que imita la textura del tapiz, la pintura, el grabado, el mosaico e incluso la imagen digital. Wagner produce imágenes que combinan la belleza con la extrañeza y con los billetes logra resaltar “lo ajeno en lo familiar“.

En el cúmulo de sensaciones que provocan sus trabajos, también tiene en cuenta el cariño popular del que disfruta en los EE UU el billete de dólar, con menos valor que un euro (el cambio está a 0.75 €) y que sin embargo los estadounidenses se resisten a abandonar por una moneda. En 2007 hubo un intento (el último de una larga serie desde comienzos del siglo XX) de sustituir el papel por metal: una medida que suponía un ahorro de miles de millones de dólares a medio plazo. Pocos se rindieron a la moneda —semejante en tamaño a la de 1 euro, con diferentes presidentes en la cara y  la Estatua de la Libertad en la cruz— y dejó de acuñarse en 2011.

Helena Celdrán

Mark Wagner - 6

Mark Wagner - 9

Mark Wagner - 1

Mark Wagner - 4

Uno de los 'collage' de Mark Wagner

Mark Wagner - 2

Mark Wagner - 5