BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Entradas etiquetadas como ‘arte urbano’

‘Santa Europa’ atravesada por una valla, una reveladora obra de arte callejero

'Santa Europa' - David Mesguich - Foto: davidmesguich.com

‘Santa Europa’ – David Mesguich – Foto: davidmesguich.com

Grandes cabezas humanas de aristas poligonales, a veces pintadas a medias, con rostros apenas detallados pero aún así expresivas, mezclándose con el entorno en una calle desierta, una zona de obras o un parque. Así son las esculturas que el artista belga David Mesguich abandona en los espacios públicos.

Sus creaciones —que describe como “instalaciones monumentales in situ“— podrían entrar en la categoría de arte urbano, pero el tamaño despista, intimida al espectador, porque uno no espera que el arte se manifieste con tanta solemnidad en la calle. Tampoco es normal que las obras sean tan elaboradas: las figuras humanas creadas a partir de la unión de pedazos de plástico coloreadas con espray llegan a alcanzar varios metros de altura y el autor necesita construirlas y trasladarlas con ayuda de su equipo.

Lee el resto de la entrada »

La artista japonesa que encontró en Barcelona a su pareja artística

'Sanpo' - Mina Hamada - Foto: cargocollective.com/minahamada

‘Sanpo’ – Mina Hamada – Foto: cargocollective.com/minahamada

Es probable que, al contemplar los acrílicos de Mina Hamada, también quieras tocarlos. Las figuras son abstractas pero bien definidas, evocan un objeto conocido y a la vez son deliciosamente extrañas. Producen una sensación parecida a la de vaciar sobre la mesa una bolsa de gominolas y disfrutar de la combinación de formas y colores antes de comerlas.

Harunohi, Selva De Mar, Spin, Hora Del Té, Natural conversation… Los títulos en japonés, castellano e inglés descubren a una artista que maneja sensibilidades muy variadas. Nació en Luisiana (EE UU), creció en Tokio —donde estudió Bellas Artes y Diseño— y desde el año 2009 vive en Barcelona.

El texto que en su página web describe su trabajo, menciona la “combinación de occidente y oriente”, el “inconsciente”, la “improvisación” y el “autoanálisis poético” como herramientas para examinar la propia identidad.

Lee el resto de la entrada »

Un florista que experimenta con el arte callejero

'Léopold II', intervención de Geoffroy Mottart - Foto: www.geoffroymottart.com

‘Léopold II’, intervención de Geoffroy Mottart – Foto: www.geoffroymottart.com

Como buena intervención callejera es inesperada y efímera. Geoffroy Mottart utiliza las flores con humor e ingenio, modifica estatuas en jardines y parques de Bruselas y añade “una pequeña nota de color que llama a los transeúntes”.

Florista afincado en la capital belga, llama a sus creaciones fleurissements (floraciones). Duran como mucho un par de días y sólo quedan documentados en fotografías. Los espesos arreglos son peinados con permanente, barbas de importancia o elegantes tocados sobre las cabezas pétreas de “testimonios del pasado”, manifestaciones artísticas y conmemorativas que el autor considera que “valen la pena ser vistos”, que son “parte de nuestro patrimonio cultural” y se pierden en el frenético ir y venir de los habitantes de una ciudad.

Lee el resto de la entrada »

Cuando la calle complementa al arte

'Be Happy' - Levalet - Foto: levalet.overblog.com

‘Be Happy’ – Levalet – Foto: levalet.overblog.com

Los dos tramos de escaleras confluyen en el centro, donde un falso ventanal refuerza la simetría de la construcción. Tres hombres jóvenes bajan los peldaños desanimados y cansados. Menos mal que, cuando lleguen abajo, otro  hombre les dará desde ese ventanal central un saco blanco con una cara sonriente pintada. A partir de ahí, todo cambiará, subirán las escaleras contentos, con la cabeza tapada por el saco y acompañando la absurda risa con una postura a juego.

Tras la escena contada como una tira de cómic está el talento del francés Charles LevalLevalet—, que se autorretrata en todos los participantes de esta escena. El artista define su trabajo como “de diseño e instalación” y dibuja a tinta carteles troquelados de hombres, mujeres y niños para los que buscará el espacio perfecto.

Lee el resto de la entrada »

Vlady, un artista callejero que apenas necesita nada

'Flag of EU' - Vlady - Foto: www.vladyart.com

‘Flag of EU’ – Vlady – Foto: www.vladyart.com

En el centro de la bandera de la Unión Europea, dentro del círculo interior que forman las estrellas, Vlady ha hecho un agujero perfecto. La tela está atada a dos edificios y desde abajo, a través de la abertura, se ve el cielo. Desde arriba la perspectiva es otra: si la bandera tuviera la función de prevenir una caída, de evitar una muerte al impactar contra el asfalto, no serviría de nada.

Con un largo currículum de intervenciones, acciones y murales, casi todos ocupando espacios callejeros “de modo ilegal”, el italiano (siempre fiel a la máxima minimalista del menos es más) no se considera un creador callejero, sino “un artista visual multidisciplinar”. En su trayectoria marca un antes y un después el año 2011, cuando su arte pasó de ser “sobre todo decorativo” a tener un componente de denuncia.

Lee el resto de la entrada »

Gofres, pizzas y tartas gigantes en las calles de París

Gofre de la serie 'Eat me', de la artista francesa Lor-K - Foto: www.lor-k.com

Gofre de la serie ‘Eat me’, de la artista francesa Lor-K – Foto: Lor-K

¿Qué se activa en el cerebro cuando vemos comida? ¿Por qué ciertos detalles la hacen irresistible? ¿Es fundamental “comer con los ojos”? Rodeados de un fenómeno online banal y ridículo como el food porn (porno de comida, una manera de llamar a la presentación lujuriosa de un plato casi siempre excesivo en calorías), podemos formularnos estas preguntas cada vez que —smartphone en mano— los compulsivos usuarios de redes sociales como Instagram convierten la mesa del restaurante en un estudio de fotografía.

Estos días, en el centro de París, los transeúntes se han podido encontrar en el suelo con desproporcionados manjares artificiales: un gofre con nata y chocolate, una porción de pizza, una esponjosa tarta de crema y fresas… La artista francesa Lor-K crea estos bodegones como parte de la serie Eat me (Cómeme), a la que da forma en las calles de su ciudad desde mediados de abril.

Lee el resto de la entrada »

‘Habitaciones’ en las alcantarillas: arte callejero para despertar conciencias

'Borderlife' - Fra Biancoshock

‘Borderlife’ – Fra Biancoshock

Bajo la superficie de la ciudad de Bucarest, en el sistema de alcantarillado de la capital rumana, existe una realidad sumergida. Las cloacas son el hogar de un número indeterminado (se barajan cifras de 600 a 5.000 personas) de adultos y niños.

Muchos de ellos no conocen otro hogar, han vivido así siempre: cuando en la navidad de 1989 cayó el régimen comunista de Ceaucescu y los orfanatos estatales fueron clausurados, miles de niños buscaron refugio en las alcantarillas. Con el tiempo se sumaron gente sin hogar, drogadictos, marginados sociales… Sólo hay una ONG —Samusocial— que les proporcione comida, ropa y asistencia médica. Los habitantes del subsuelo forman una masa de población invisible.

Dueño de un lenguaje crítico con la sociedad, aficionado a poblar las calles con intervenciones callejeras que espoleen las conciencias o actúen como potentes parodias, el artista italiano Fra Biancoshock (Milán, 1982) asegura con amargura que el mundo se encuentra en situación límite, saturado y cansado.

Lee el resto de la entrada »

Artista callejero y protector de los pájaros urbanos

'Happy City Birds Mural' - Thomas Dambo

‘Happy City Birds Mural’ – Thomas Dambo

Camufladas en una señal de tráfico, en colonias de 250 viviendas diseminadas por las ramas de un árbol, amarradas a tuberías o clavadas a casetas en patios traseros… Las casas de pájaros del danés Thomas Dambo parecen generarse de manera espontánea, se mezclan en el paisaje como producto de un fenómeno natural e inevitable.

El artista se especializa en crear con todo aquello que sobra, basura y trastos “también conocidos como materiales reciclados”. A su labor se suma la de organizar charlas y talleres para niños y adultos con el fin de fomentar el aprovechamiento de aquello que tiraríamos sin miramientos al cubo de la basura. Todo es materia prima y sólo hay que saber cómo utilizarla para que vuelva a ser útil y atractiva.

Lee el resto de la entrada »

Anders Gjennestad, arte callejero a vista de pájaro

'Memorie Urbane', mural de Anders Gjennestad en un colegio de Gaeta (Italia)

‘Memorie Urbane’, mural de Anders Gjennestad en un colegio de Gaeta (Italia)

Anders Gjennestad (Arendal – Noruega, 1980) adopta el nombre artístico de Strøk cuando ejerce de artista urbano. En la calle es un sibarita de las superficies viejas y desgastadas, un cazador de paredes deterioradas y de puertas metálicas oxidadas; en el estudio —donde firma con su nombre real— usa como lienzo tablas de madera y chapas corroídas por la humedad.

Artista autodidacta y residente en Berlín (ciudad ideal cuando se trata de rincones deteriorados por el tiempo) trabaja con espray y plantillas y representa a menudo a niños jugando en la calle, derrochando horas en una eterna tarde de julio cualquiera. Gjennestad perfila las sombras infantiles con precisión, haciéndolas a veces alargadas, dejando claro que la pandilla de niños se propone derrochar con descaro cada tarde de las vacaciones de verano. En los planos cenitales, sobre las paredes, parece que los críos han conseguido ponerse de pie sobre las paredes desafiando las leyes de la gravedad.

'Nuart' - Anders Giennestad. Foto: Kalevkevad

‘Nuart’ – Anders Giennestad. Foto: Kalevkevad

Escoge siempre el blanco y negro, no quiere quitar protagonismo a los tonos naturales de las maderas rayadas ni a los desconchones de las paredes: se trata de que la imagen sepa convivir con la superficie que le ha tocado.

Se sube a edificios lo suficientemente altos para observar los movimientos de los transeúntes y hace fotos como referencia para las plantillas. Pone especial atención a los niños y los grupos de adolescentes porque son los más activos y tienen un amplio catálogo de posturas, dispara y recoge esos momentos fugaces desde su posición anónima y privilegiada, como un ave de presa. Después pinta lo que ha fotografiado, corta a mano las plantillas y las divide por capas para dar profundidad a la obra.

Helena Celdrán

'Achtung' - Anders Gjennestad

‘Achtung’ – Anders Gjennestad

'Crossover' - Anders Gjennestad

‘Crossover’ – Anders Gjennestad

Gjennestad trabajando en el mural 'Memorie Urbane'

Gjennestad trabajando en el mural ‘Memorie Urbane’

'T' - Anders Gjennestad

‘T’ – Anders Gjennestad

Obra de Gjennestad en Hawái

Obra de Gjennestad en Hawái – Anders Gjennestad

Una falla valenciana para quemar “todo lo que sobra”

© Escif

© Escif

Junto con el fondo de armario —donde reina el rojo-cuchillada— de Ana Botella, las figuritas de Lladró, las conferencias de prensa de Isabel Coixet, las novelas de Arturo Pérez Reverte, los discos de flamenco fusión, el reinado mediático de Sara Carbonero y la tal Pedroche, la Pasarela Cibeles, la programación del MNCARS (o cómo demonios se llame), las canciones de Alaska, el abrigo de astracán de los domingos, el madridismo como auto de fé bautismal y las fotos de Ouka Lele, quizá lo más hortera de la España cañí sean las Fallas de Valencia. Son de un kitsch tan elevado que, como el alcohol de garrafón, terminan por gustar. Pese a las arcadas, aguantas. Todo por el colocón.

El monumentalismo, la instrumentación de una celebración pagana, la venta turística y, por tanto, política, de los festejos y, como añadido de este año gracias a la siempre paellera alcaldesa Rita Barberá, el caloret

“¿Dónde están los límites entre ficción y realidad? ¿Dónde están los límites entre vida y espectáculo? ¿Dónde están los límites entre lo que es y lo que no es?”, se pregunta con buen juicio el artista urbano —y valenciano— Escif.

© Escif

© Escif

Cuando en la ciudad ardan todos los monumentos falleros en la Nit de la cremà, que se celebra la próxima noche, Escif incinerará su contribución a la ceremonia del fuego y la purificación. El veterano artista y activista ha preparado el proyecto Todo lo que sobra, una falla, digamos, alternativa —fea palabra en momentos en que convendría devolver contenido al viejo pero siempre revolucionario término grosero—, que llama la atención sobre el estrechísimo límite entre realidad y ficción y una alerta sobre la esclerosis de una festividad que pierde su esencia a velocidad de, por usar una referencia muy apropiada a las fronteras regionales de la mafia como forma de mando, Fórmula 1.

Con el apoyo de la Falla Mossen Sorell-Corona, un colectivo de contestación al camino que toma la celebración, Escif se ha dedicado a sembrar las calles de réplicas perfectas, aunque falsas —están fabricadas de madera, cartón y otros materiales, todos inflamables—, de los “elementos que sobran en el escenario habitual de una falla”.  Se trata de “hacer una falla con todo lo que no es una falla pero que irremediablemente forma parte de la transformación del paisaje urbano durante este acontecimiento”.

La intención del taller Corona —que este año ha decidido retirarse del concurso tradicional a la innovación —uno de los premios de cada año—, es “reinventar las fallas”, transmitir que es un colectivo “libre e independiente” y que seguirá proponiendo artistas invitados para encargarse de la “renovación” de las propuestas falleras, “dejando patente que lo importante para enriquecer la tradición creativa es su apertura a nuevas líneas e identidades”.

El primer creador apadrinado por el colectivo es Escif —acaba de editar su primer libro mediante una campana de micromecenazgo—, que ha construido una falla desestructurada con “elementos que han de quitarse para despejar el espacio” y otros “accesorios al monumento fallero”. Con la común característica de que los objetos son “copiados de la realidad”, réplicas perfectas que engañan al sentido de la vista y sólo se reconocen con una mirada muy detallada o mediante el tacto.

Un contenedor gris de residuos, señales de tráfico, tres vehículos aparcados —con publicidad dejada en las lunas de “chicas juguetonas Caloret” en “instalaciones de lujo” —, dos cajas de petardos vacías, bicicletas, bolardos, tres paquetes de tabaco, cuatro bolsas de snacks, vallas de separación con sus respectivas publicidades, cinco chicles pegados, doce colillas, vasos rotos, confeti…

La neofalla de Todo lo que sobra es la España cutre, entramoyada, de mentira, fracasada y expoliada, asomando entre las fallas horteras de las narizotas de los pícaros, los pezones televisivos y los ojos saltones de la verbena oficial. Que ardan bien la una y las otras.

Jose Ángel González

© Escif

© Escif