BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Baja gratis la colección de la primera revista que era una obra de arte en sí misma

Portadas de cuatro de los ejemplares de la revista 291 - Dominio público

Portadas de cuatro de los ejemplares de la revista 291 – Dominio público

Pocas revistas de arte pueden ser consideradas también obras de arte. La primera en conseguir la doble condición fue 291, editada entre marzo de 1915 y febrero de 1916 en Nueva York. Fueron ocho números, dos de ellos dobles, editados en gran formato, buen papel y cuidado diseño y, como era de esperar ya que se trataba de un producto de vanguardia, y un fiasco financiero.

Ahora es posible acceder a la colección completa de la publicación, que está alojada en el siempre interesante y eléctrico Ubuweb, uno de esos sites que deberían ser declarados patrimonio de la humanidad. La sección de música permite por sí sola vivir con el acompañamiento en streaming de las composiciones atonales, dodecafónicas, protoelectrónicas, vocales y locas de toda la tropa de valientes que han plantado cara al orden sonoro establecido desde comienzos del siglo XX.

Los vínculos para bajar en PDF la colección de 291 son estos:

Nº 1 (Nueva York, Marzo 1915) [PDF, 64mb]
Nº 2 (Nueva York, Abril 1915) [PDF, 45mb]
Nº 3 (Nueva York, Mayo 1915) [PDF, 47mb]
Nº 5-6 (Nueva York, Julio-Agosto 1915) [PDF, 65mb]
Nº 7-8 (Nueva York, Septiembre-Octubre 1915) [PDF, 26mb]
Nº 9 (Nueva York, Noviembre 1915) [PDF, 43mb]
Nº 10-11 (Nueva York, Diciembre 1915-Enero 1916) [PDF, 30mb]
Nº 12 (Nueva York, Febrero 1916) [PDF, 45mb]

Portadas de otros cuatro de los ejemplares de la revista 291 - Dominio público

Portadas de otros cuatro de los ejemplares de la revista 291 – Dominio público

Aunque el dadaísmo todavía no tramitaría su presentación pública hasta 1916 —este año celebramos centenario—, coreada por unanimidad entre los habituales del Café Voltaire de Zúrich, ciudad de espías, soviets disfrazados de jugadores de ajedrez (Lenin, por ejemplo) y patafísicos convencidos de que el mundo necesitaba ser puesto del revés bajo el incumpliento de toda norma, la revistilla de Nueva York es el primer órgano protodadaísta con continuidad e intención. Sólo le puede discutir el puesto Maintenant, la hoja volandera que editó entre 1912 y 1915 el boxeador loco Arthur Cravan, bastante mejor en la demencia que sobre el ring y muy aburrido como escritor.

El promotor de 219 —cabecera inspirada en una obra caligramática de Apollinaire, aquel no menos delirante escritor que concibió lo absurdo de la vida con una frase de abuela: “cuando el hombre quiso imitar el andar, creó la rueda, que no se parece en nada a una pierna”— fue Alfred Stieglitz, pintor, fotógrafo, galerista, marchante de arte y futuro marido de la pintora de los páramos Georgia O’Keeffe.

Unos meses después del esfuerzo de Stieglitz llegarían los primeros truenos de la tormenta dadaísta. El movimiento se lanzó sobre la edición de panfletos y pasquines con vehemencia. De la revista Dada —la tilde solo se la colocamos, nunca supe muy bien por qué, los hispanohablantes— aparecieron ocho números, coordinados por Tristan Tzara, entre julio de 1917 y septiembre de 1921 [colección completa, en PDF], y solo tres, entre 1920 y 1921, de Der Dada, el órgano de la facción alemana de Raoul Hausmann, John Heartfield y George Grosz.

Los muchos agentes dadaístas de Europa y los EE UU siempre tuvieron especial querencia por 291, donde se vieron reflejados por primera vez y consiguieron publicar, entre otros, los revoltosos Max Jacob, Edward Steichen, John Marin, Alberto Savinio, J.B. Kerfoot, Katharine Rhoades, Agnes E. Meyer, Francis Picabia y Marius de Zaya.

Para Stieglitz el asunto fue otro negocio ruinoso: no llegó a tener más que ocho subscriptores y terminó vendiendo centenares de ejemplares viejos a un trapero.

Jose Ángel González

2 comentarios

  1. Dice ser antonio

    Los enlaces NO funcionan. Saludos

    25 Julio 2016 | 18:33

  2. Dice ser antonio: acabo de probarlos y sí me funcionan. Si se trata de los PDFs de las revistas, hace falta paciencia, son lentos. Gracias.

    25 Julio 2016 | 18:50

Los comentarios están cerrados.