BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Rembrandt ‘pinta’ un cuadro 347 años después de su muerte

'The Next Rembrandt' - Foto: www.nextrembrandt.com

‘The Next Rembrandt’ – Foto: www.nextrembrandt.com

Un hombre de entre 30 y 40 años, con ropas oscuras, cuello blanco y sombrero típicos de la moda holandesa del siglo XVII mira al frente mostrando de medio perfil su lado derecho, sobre el que recae buena parte de la luz de la obra.

El cuadro encaja con el estilo y la técnica de Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669), el genial pintor y grabador barroco que hizo suyo el claroscuro y alcalzó una sensibilidad insólita en las representaciones humanas, tanto en escenas como en retratos.

Pero el protagonista sin identidad en realidad nunca existió, es una invención de la técnica, un espejismo nacido en el futuro. Se trata del trabajo más póstumo del autor, una obra creada en 2016, 347 años después de su muerte.

Creación del retrato con una impresora en 3D que superpuso 13 capas para darle volumen y profundidad a la obra - Foto: www.nextrembrandt.com

Creación del retrato con una impresora en 3D que superpuso 13 capas para darle volumen y profundidad a la obra – Foto: www.nextrembrandt.com

Los 148 millones de píxeles que contiene el retrato tienen su origen en el cuerpo de trabajo del artista holandés, pero él no lo pintó. The Next Rembrandt (El siguiente Rembrandt), presentado en Holanda como un logro tecnológico, es un cuadro creado extrayendo datos de más de 168.000 detalles de obras del artista.

El proyecto —patrocinado por el banco ING y Microsoft y con colaboración de la Universidad Técnica de Delft, del Museo Mauritshuis de La Haya y del Museo Casa de Rembrandt de Ámsterdam— tenía como meta “destilar el ADN artístico” del autor con un equipo de expertos de ambas pinacotecas, ingenieros y científicos de datos.

Implicados en la misión durante un año y medio, han analizado 346 trabajos de Rembrandt haciéndo hincapié en los rostros, para introducirlos después en una máquina que los sintetice y produzca la cara nueva de un coetáneo imaginario. El cuadro fue presentado a la prensa en Ámsterdam hace unos días y en breve será expuesto al público en un lugar todavía por determinar.

Foto: www.nextrembrandt.com

Foto: www.nextrembrandt.com

Por supuesto, el resultado no podía quedar limitado a la planicie de las dos dimensiones. El maestro es conocido por crear piezas de gran profundidad y no emular esa característica hubiera terminado con la ilusión.

“Examinamos un número de pinturas de Rembrandt y escaneamos la textura de la superficie, su composición elemental y qué tipos de pigmentos se usaban”, cuenta Joris Dik, de la Universidad Técnica de Delft, en la página web de The Next Rembrandt. El equipo estudió la altura que alcanzan las acumulaciones de pintura resultantes de las pinceladas y con una impresora en 3D las imitaron con 13 capas superpuestas.

Detalle del mapa de altura generado a partir del análisis de las pinceladas de Rembrandt - Foto: www.nextrembrandt.com

Detalle del mapa de altura generado a partir del análisis de las pinceladas de Rembrandt – Foto: www.nextrembrandt.com

El hombre biónico del cuadro inventado es creíble y encierra la sensibilidad humana de los modelos del creador holandés. Bello y más que cercano a las características de los seres vivos, pero de algún modo estéril —porque el alma de Rembrandt, por mucho que se empeñen ING y Microsoft, no la pueden simular las máquinas— mira al espectador moderno algo perplejo, sin explicarse bien quién lo ha traído al presente.

Helena Celdrán

'The Next Rembrandt' - Foto: www.nextrembrandt.com

‘The Next Rembrandt’ – Foto: www.nextrembrandt.com

Los comentarios están cerrados.