BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Los Kinks llegaron a la India antes que los Beatles

The Kinks - "See My Friends" (Julio, 1965)

The Kinks - "See My Friends" (Julio, 1965)

El punto de encuentro entre el rock y los raga de la India suele situarse en una canción de los Beatles, Norwegian Wood, grabada en octubre de 1965 y editada dos meses más tarde, en el sexto álbum del grupo, Rubber Soul.

Los Beatles, más allá de todos sus dones -que fueron muchos-, tienen la capacidad de subvertir la historia. Como a algunos próceres laicos, se les atribuyen milagros que nunca practicaron.

Flashback. Fecha: julio de 1965, meses antes de que los Cuatro Fabulosos grabasen Norwegian Wood.  Lugar: Londres. Paul McCartney, John Lennon y George Harrison escuchan un single que acaba de traer el primero. Es el mismo que figura en la ilustración de la izquierda.

Al acabar la canción, Lennon dice: “Esa guitarra suena como un sitar. Debemos hacer algo parecido”.

La escena la cuenta un testigo presencial al que no se puede acusar de parcialidad, Barry Fantoni, músico, locutor de la BBC y amigo íntimo de los Beatles.

La canción que abrió los oídos de los ingleses al hipnotismo de la escala carnática fue See My Friends. La interpretaban The Kinks.

Es el primer crossover entre el rock occidental y la música de la India. Luego llegarían muchos otros: los años setenta estuvieron plagados de intérpretes blancos que intentaron, con bastante poca fortuna, insertar el modelo de melodías sinuosas y abiertas del subcontinente en la psicodelia musical hippie y post-hippie.

La canción de los Kinks, compuesta (letra y música), por Ray Davies, proyección en clave de pop de Charles Dickens, fue una extraña disonancia que descompusó la sensibilidad del momento y apuntó en la dirección contraria (este) a la que todos miraban (oeste – EE UU).

The Kinks, 1965

The Kinks, 1965. Ray Davies, a la derecha.

La inspiración para la melodía ondulante de See My Friends le llegó a Davies en Bombay, durante la gira asiática del grupo en 1965, cuando escuchó la canción de trabajo de unos pescadores que recogían las redes.

La letra (Ella se ha ido / Se ha ido para siempre / Y sólo me quedan / Mis amigos jugando en el río) es el rescoldo de una tragedia. Está dedicada a Rene, la hermana mayor del compositor, que acababa de morir mientras bailaba en un club nocturno. Padecía de una enfermedad cardíaca, diagnosticada tarde y mal. Ella había regalado la primera guitarra a Davies en su 13º cumpleaños.

Eran tiempos duros para el torturado compositor –el más literario, quizá el único que merezca el calificativo, de todos los músicos de la british invasion-.

La primera gira del grupo por los EE UU había sido un calvario: actuaciones mal programadas (una de ellas, organizada por el futuro asesino en serie de adolescentes John Wayne Gacy, que se prendó de Davies), ruptura con su agente, un veto del sindicato de músicos porque los Kinks se negaron a pagar la cuota por tocar en televisión y el desengaño de no lograr conquistar al mercado yanqui.

Davies sufrió un colapso nervioso y debió retirarse de las actuaciones durante unos meses. El padecimiento dió frutos relucientes. El siguiente disco del grupo, Face to Face (1966) es todavía uno de los mejores de su carrera: íntimo, maduro y con inolvidables canciones reflexivas.

Ánxel Grove

6 comentarios

  1. Dice ser Retsigam

    Me encanta que siempre estén con las últimas “novedades” de la música.

    28 Noviembre 2011 | 20:08

  2. Dice ser Pepiño Negreíro

    Buenos grupos hubo en aquellos años e incluso innovadores, pero The Beatles llegarón y vencieron por goleada…, ¿suerte, carisma, buenas canciones? el caso es que todos les conocemos y nuestras vidas estan hechas a base de su musica sonando como fondo de nuestra propia pelicula personal, muchas veces me pegunto si relamente los Beatles eran tan buenos y me gustan tanto sus canciones, o acaso, es que a base de machacarme los oidos con sus canciones durante decadas ya me resultan sublimes, y si además le añadimos toda la épica de John Lennon y del resto, pues nos sale una mezcla de añoranza, idialización y no se cuantas sensaciones más, ¿sensaciones dije ? eso es The Beatles para mi, son sensaciones de otros tiempos, de cuando tenía no creo que más de 4 o 5 años y alguna vez oía en la radio alguna canciones suyas, aquello me hacía sentir muy bien, comparado, con los temas de la epoca; “el toro enamorado de la luna” , o las canciones de Conchita Bautista que tanto le gustaban a mi madre , o las de un tal que ahora no recuerdo su nombre que cantaba junto a su hija, o eso creo recordar, los Beatles eran diferentes, por eso cuando los oía en la radio; ( eramos tan pobres en aquellos años de nuestra semivivienda en ruínas de la calle Marqués de Santa Ana que solamente teníamos radio, tocadiscos y televisión eran todavía unos lujos que mis padres no se podían permitir, pasarían muchos años aún hasta que nos regala mi abuela un tocadiscos a mi hermana y a mi, claro que los discos ese era otro cantar, durante unos cuantos meses tuvimos uno para cada uno de 45 Rpm., que siempre poniamos cada uno el suyo, que al final provocara que acabaramos regañanado por poner el de cada uno), pues bien me me entraba la inspiración y me montaba una bateria en el pasillo de mi casa, con cubos, latas, cajas y todo aquello que me sirviera para meter ruido e intentar emular a unos chavales que no sabía ni quienes eran ni, como se llamaban, ni lo que decían en sus canciones, pero a mi me encantaba y siendo tan pequeño me hacían respirar de otra manera de como se respiraba en el Madrid en aquellos años sesenta. Algunos años después sabría que aquel grupo se acababa de separar y que sus integrantes se llamaban Paul, John, George y Ringo, y los reconocería por unos dibujos animados muy malos que ponian por las tardes en la VHF o segunda cadena de la Televisión Española tardo franquista. Hoy ya con más de cincuenta años me siguen ilusionando igual que cuando tenia cinco años, he inculcado de una manera natural esta admiración por este grupo a mi hijo que me interpreta con guitarra electrica o acustica los temas que a él le gustan y yo le pido. Y puedo comprobar que su admiración es la misma que yo sentía y siento.

    28 Noviembre 2011 | 21:35

  3. Dice ser fiebre azul

    Según lo escrito en este artículo, no quita en nada la virtud de los Beatles, ya que si fueron ellos los mayores experimentadores en la historia de la música…………….a Lennon le pareció similar el sonido al final en esa canción de Kinks, pero no era un sitar ¿o si?…………………..entonces ¿cuál fue el avance en ese sentido de los kinks?………..los beatles si utilizaron un sitar real, Harrison se convirtió a la religión de Krishna y………¿los kinks?……………me parece que solo fue un sonido peculiar, como muchas veces los beatles, tomaban una idea y surgian otras……………..el artpiculo parece apuntar hacia otro lado, pero los kinks nunca llegaron a ningún otro lado, en cambio, los beatles si………………esa es mi opinión.

    Un abrazo afectuoso y saludos.

    29 Noviembre 2011 | 03:18

  4. Dice ser Jose M.

    Los Beatles o los Stones???? Estoy hasta los webos de los cretinos como se llamaba aquel cretino de periodista que hizo su carrera a base de decir la misma estupidez… Si, los Kinks, Small Faces, Mouse on the Trap, The Seeds, yackbirds, the Byrds,the Animals, Johny Kid.

    Era tan genio Mcartney que todo lo que ha hecho desde…. Los beatles es realmente basura… Aparte de The Wings eso entra en la categoria de mierda

    29 Noviembre 2011 | 03:41

  5. Dice ser Juanjo

    Buen artículo. God save the Kinks.

    http://www.valdecantos.com/kinks

    29 Noviembre 2011 | 07:20

  6. Dice ser Manu

    Gran artículo!! Está muy bien que se reivindique el legado de los Kinks. Y es cierto, ellos fueron los pioneros en eso de introducir elementos hindúes en su música. No pasa por reconocerlo, no quita mérito a los Beatles, que eran otros grandes… No entiendo ese fundamentalismo beatle que se lee por aquí.

    Preciosa la anécdota de Bombay, sacada posiblemente de la biografía de Ray, X-Ray.

    Qué gusto da leer a los Kinks en prensa nacional!

    Un abrazo

    30 Noviembre 2011 | 14:00

Los comentarios están cerrados.