BLOGS
Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

Archivo de la categoría ‘Transporte’

Bicicletas en el Metro

Adaptarse a los tiempos que corren y a las necesidades de los usuarios. Es lo que acaba de hacer el Metro con la ampliación del horario de acceso de las bicicletas al suburbano.

Gran iniciativa poder combinar transporte público y privado; y una efectiva propuesta para potenciar la sostenibilidad y el ahorro, como ya se hizo con BiciMAD, el servicio de alquiler municipal de bicis eléctricas.

Bici en el Metro

Una usuaria del Metro del Madrid, con su bicicleta plegada. FOTO: Jorge París

Pero como casi siempre en situaciones nuevas de este tipo, habrá que ir afinando las normas establecidas en función de las necesidades: horario, número de bicicletas y ubicación de ellas en cada vagón…

Las condiciones de transporte de las bicis son claras, pero no estará de más que se difundan con intensidad en toda la red del suburbano, o terminaremos encontrándonos con malentendidos y discusiones absurdas entre usuarios.

Avión, metro o bus… buena o mala suerte

A vueltas con el fatídico  accidente del avión alemán y las causas del siniestro, resulta llamativo cómo todo el mundo se lleva las manos a la cabeza por los antecedentes psicológicos del copiloto.

Andreas Lubitz

Andreas Lubitz, el copiloto del avión siniestrado en los Alpes. FOTO: EFE

Cierto es que faltaron controles y más medidas de seguridad. Pero igual de verdadero es que situaciones de este tipo son imposibles de prever.

¿Quién no nos dice que a diario nuestro conductor de autobús, o el del metro, o el maquinista de Cercanías, o hasta el taxista que nos lleva de un lado a otro no puede estar en una situación mental similar a la que padecía el copiloto alemán?

Si nos paráramos a pensar en este detalle no subiríamos jamás en un transporte público.

No le demos más vueltas. La mala suerte puede estar en cualquier lado, encima de un andamio, en el enchufe de nuestro baño, a los mandos de un volante o a 3.000 metros de altitud.

Medidas contra la alta contaminación

Después de varias reprimendas europeas y de años de retrasos para tomar medidas, por fin el Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha un protocolo de actuación cuando la contaminación sea insoportable.

Tráfico en la M-30

Atasco de tráfico en la M-30. FOTO: Jorge París

Preaviso, aviso, alerta… varios niveles en función de los altos índices dióxido de nitrógeno que se generan principalmente por el exceso de tráfico… y la ausencia de lluvia.

Las medidas extremas pueden llegar a niveles tan serios como limitar la circulación de los vehículos al 50% en las calles de la almendra central y a los que circulen por la M-30.

Negro sobre blanco parece todo muy sensato. Pero visto lo visto hasta el momento y lo caótica que podría llegar a ser la adopción de estas medidas, no veo yo el día en el que se lleguen a aplicar.

Antes es capaz Botella de bombardear las nubes o de ponerse a cantar con tal de que llueva para disipar la boina.

Asientos antimendigos

Parada de autobús

Una parada de autobús con el asiento antimendigos. FOTO: Jorge París.

Bancos antimendigos o como quieran llamarlos: antisiesta o antidecúbito supino, si nos ponemos finos…

El caso es que los asientos de las nuevas paradas de autobús de la capital están diseñados sí o sí para que nadie pueda tumbarse.

Y no me digan que el artilugio que corta el banco en dos es para apoyar los brazos: demasiado pequeño y bajo para cumplir esa función.

Que el Ayuntamiento diga que el diseño es cosa de la empresa concesionaria que instala las paradas es escaquearse. Ha sido el Ayuntamiento el que ha aprobado ese modelo entre varios presentados por la adjudicataria.

Si el Ayuntamiento quiere que los asientos no sirvan para tumbarse está en su derecho, pero hay otros diseños menos evidentes.

Y de eso es de lo que tendría que haberse ocupado y preocupado en su momento. A no ser que le dé igual, claro.

BiciMad, que rueden ya

Hay cosas difíciles de entender y cosas incomprensibles. El caso de BiciMad es de la segunda categoría.

Que una ciudad como Madrid ponga en marcha un servicio de alquiler de bicicletas es una iniciativa magnífica. Que esas bicis sean eléctricas es una idea estupenda. Que la finalidad sea impulsar los desplazamientos urbanos para aparcar el coche es un gran planteamiento.

BiciMad

Bicis eléctricas aparcadas en la Puerta del Sol. (FOTO: Jorge París)

Lo que no es de recibo es que la gestión del proyecto se otorgue a una empresa (presumiblemente con experiencia en estos negocios) y que el servicio comience con semanas de retraso. Lo que es peor es que cuando empieza a funcionar sea un caos. Y lo que es alucinante es que dos semanas después todo siga igual de caótico.

Que rueden ya: las bicis y las cabezas de los responsables de este desaguisado, sean del Ayuntamiento o de la empresa Bonopark.