BLOGS
Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

Archivo de la categoría ‘Sucesos’

Avión, metro o bus… buena o mala suerte

A vueltas con el fatídico  accidente del avión alemán y las causas del siniestro, resulta llamativo cómo todo el mundo se lleva las manos a la cabeza por los antecedentes psicológicos del copiloto.

Andreas Lubitz

Andreas Lubitz, el copiloto del avión siniestrado en los Alpes. FOTO: EFE

Cierto es que faltaron controles y más medidas de seguridad. Pero igual de verdadero es que situaciones de este tipo son imposibles de prever.

¿Quién no nos dice que a diario nuestro conductor de autobús, o el del metro, o el maquinista de Cercanías, o hasta el taxista que nos lleva de un lado a otro no puede estar en una situación mental similar a la que padecía el copiloto alemán?

Si nos paráramos a pensar en este detalle no subiríamos jamás en un transporte público.

No le demos más vueltas. La mala suerte puede estar en cualquier lado, encima de un andamio, en el enchufe de nuestro baño, a los mandos de un volante o a 3.000 metros de altitud.

Aficionados a la violencia

Ultras

Grupos de violentos, en una pelea en el entorno de Río Manzanares.

Se hacen llamar a sí mismos aficionados al fútbol. Hay quien dice que son los seguidores más acérrimos de sus clubes. Los ultras de los equipos de fútbol llevan años campando a sus anchas por los estadios. A veces incluso con ubicaciones preferentes en las gradas y con descuentos en el precio de las entradas.

Pero no nos engañemos; estos no son ni de lejos aficionados al fútbol, ni amantes del deporte, ni siquiera fieles seguidores de los equipos a los que dicen defender. Son simplemente delincuentes, personas violentas que buscan la zona oscura del deporte, la amenaza y la violencia gratuita, escudándose en el fútbol como se podían parapetar en cualquier otra afición.

No merecen ni un minuto más en ningún campo de España. Si quieren seguir amenazando, insultando y pegando, que lo hagan… pero en el turno de patio de Alcalá-Meco.

Tira de la manta, pequeño Nicolás

Necesitamos un biopic ya. Que nos hagan una miniserie para las sobremesas de los domingos.

Que nos cuenten con detalle la corta y azarosa vida del pequeño Nicolás, amigo, conseguidor, negociador en altas esferas diplomáticas y del PP.

Qué fenómeno el muchacho, qué fotogenia: con el rey, con Aznar, con Botella y hasta con Esperanza Aguirre y Ana Rosa Quintana al alimón (solo le faltó en esa foto echar sus brazos sobre los hombros de tan distinguidas damas).

Francisco Nicolás

El ‘pequeño Nicolás’ con Ana Rosa Quintana y Esperanza Aguirre.

Y todo como si nada. El imberbe Nicolás se acoplaba en cualquier sitio como un protagonista más. Pero ahora, una vez detenido, nadie parece conocerlo. Raro…

¡Dale, Nicolás! Tira de la manta. Cuéntanos –delirios de grandeza aparte– quién te ha metido en este lío, cuándo y por qué.

A no ser que no puedas, que lo mismo te ha llegado ya un mensaje al móvil: “Nico. Lo entiendo. Sé fuerte…”

 

Pederasta de película

La pesadilla del pederasta de Ciudad Lineal parece que ha llegado a su fin.

Descubrimos ahora que ha sido una investigación de película. Una verruga, una llamada de teléfono a destiempo, el rastreo de miles de llamadas de móviles, los pequeños números en el cristal de un coche que vio una de las víctimas, una huella en un bote de crema, un resto de ADN, el análisis de cientos de ascensores, un falso control de alcoholemia…

Ni los mejores guionistas de thrillers aunarían detalles tan dispares para una historia de terror. Estoy seguro de que harán una película ‘basada en hechos reales’.

Y estoy convencido también, desgraciadamente, de que terminaremos viendo un remake de este caso dentro de unos años. A no ser que de verdad se tomen medidas penales y penitenciarias serias contra este tipo de deleznables delincuentes.

Árboles peligrosos

Tengo una amiga que anda preocupada por si se le cae un árbol que tiene en el jardín de su casa. Está un poco inclinado y planea de soslayo sobre el tejado de la vivienda.

Probablemente no se caerá de la noche a la mañana, pero con los sustos que están dando algunas ramas en las calles de Madrid le ha entrado el agobio y quiere acabar con él. Receta drástica y sobrevenida.

Árbol

Árbol caído junto al templo de Debod. (FOTO: Ángel Calleja)

Tanto como la que va a aplicar el Ayuntamiento de Madrid: va a analizar uno a uno el estado de los dos millones de árboles que nos dicen que hay en Madrid. Ya… y voy yo y me creo que así, inmediatamente, se van a poner a comprobar cómo están las ramitas y raíces de todos y cada uno de ellos.

Más valdría haber hecho menos recortes (presupuestarios) en conservación del arbolado que echarse ahora al monte a buscar de repente el árbol inclinado que amenaza con caerse.

A la caza del pederasta

Lo que parecía un hecho aislado, cuando supimos del primer caso del secuestro de una menor en Ciudad Lineal, se ha convertido ahora en asunto prioritario para la Policía: encontrar al pederasta que aterroriza a medio Madrid.

Operación Candy

Uno de los lugares de actuación del pederasta de Ciudad Lineal.

En casos de este tipo es fundamental la rápida respuesta de los investigadores. En ello están, seis meses después, y con pocos detalles concretos. ¿Es siempre la misma persona, es rubio, es flaco? ¿O es una coincidencia y han actuado diferentes pederastas? ¿Es acaso una mafia?

Difícil concretar con los confusos datos que pueden aportar las víctimas y las variopintas llamadas de desconocidos para aportar pistas.

Solo hay una certeza: si sigue actuando acabará detenido, más tarde o más temprano, cuando menos se los espere, y con casi toda seguridad in fraganti. Tiempo al tiempo.