BLOGS
Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

Archivo de la categoría ‘elecciones’

La coartada perfecta de Cifuentes

Este miércoles, si ningún ciudadano Tamayo lo impide, Cristina Cifuentes se convertirá en presidenta de la Comunidad. Lo suyo le ha costado: primero, por tener que lidiar con los de casa (el PP), y luego, con Ciudadanos.

Cifuentes y Aguado

Cifuentes y Aguado, tras sellar el acuerdo para la investidura. FOTO: PP Madrid

Ambos partidos han llegado a un acuerdo de 76 puntos de regeneración y transparencia política, con fuerte calado económico y social. Vamos, el programa perfecto para sacar a Madrid del bache. Tan bonito que casi no va a hacer falta ni oposición…

Hay un pequeño matiz a tener en cuenta en este acuerdo PP-Ciudadanos. Cifuentes está desando meter mano a asuntos turbios y retocar medidas que no comparte de su antecesores populares Ignacio González y Esperanza Aguirre.

Siempre podrá decir que corrige errores de la herencia recibida porque así lo exige el pacto con Ciudadanos. La coartada perfecta.

Borrón y cuenta nueva tras el 24-M

Nos quedan solo pocos días –a lo sumo unas semanas– para dirimir quiénes se pondrán al frente de nuestras instituciones en ayuntamientos y Comunidad.

Papel triturado

Un cubo de basura, con tiras de papel triturado, a las puertas del Ayuntamiento de Madrid.

Será entonces cuando los recién llegados a las tareas de la gobernanza comenzarán a ver papeles, a pedir informes, a mirar debajo de las alfombras…

A saber con lo que se encontrarán después de tantos años de ‘más de lo mismo’. A saber cuál será el verdadero estado de la cuestión, siempre y cuando un montón de documentación no haya acabado ya pasto de una máquina destructora de papel o víctima del formateo de un disco duro.

Dará igual, será el momento de hacer borrón y cuenta nueva e iniciar una etapa que deje atrás vicios del pasado.

Será el día de comenzar una nueva manera de hacer política… sea quien sea y tenga el color que tenga el que ostente el bastón de mando.

El éxito de los vecinos

Todos los votos tienen el mismo valor, sí. Pero no es lo mismo un voto en una gran urbe a un partido tradicional, que dar tu voto en tu pueblo al vecino que ves en el bar o en la tienda.

Torrelodones

Parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Torrelodones, uno de los municipios donde gobierna una agrupación vecinal. FOTO: Elena Buenavista.

Ni que decir tiene cuando ese candidato no pertenece a ningún partido político al uso, sino que es un ciudadano más que, junto a otros vecinos de la localidad, se ha juntado para intentar conseguir lo mejor para el municipio.

Este ha sido otro gran éxito de este nuevo tiempo tras el 24 de mayo: en un buen número localidades han ganado las elecciones agrupaciones vecinales independientes, desligadas de cualquier color político.

Es aquí cuando el municipalismo se hace aun más grande, cuando nuestro voto es más directo. Terminará siendo este el futuro de muchos pequeños y medianos municipios. Si no es ya el presente incluso en las grandes ciudades…

De la urna al zoco árabe

A estas alturas dentro de una semana sabremos ya quiénes controlarán nuestros designios en Comunidad y ayuntamientos… O quizá no.

Sí conoceremos los que han tenido más votos, quién se pega el batacazo, quién da la sorpresa…

Pero ese no será el final de partido sino el punto de partida.

En muchos casos, de poco habrá servido la intensa campaña y los programas electorales que nadie se lee.

zoco

Zoco árabe. FOTO: FLICKR/GuillenPerez

Nos quedarán por delante semanas de ajustes, de negociaciones, de “esto para ti y esto para mi”, de “te apoyo si me aseguras que tal y cual”.

Es entonces cuando la política deja de ser la representación directa de la ciudadanía en las urnas para convertirse en un zoco árabe.

Por favor, señores políticos, sean sensatos y pónganse de acuerdo rápido, no vaya a ser que nos aburramos y dejemos de fiarnos de sus buenas intenciones.

Los indecisos deciden

Aunque falta menos de un mes para las elecciones autonómicas y municipales, las encuestas ya van definiendo lo que será el nuevo panorama político tras el 24 de mayo.

Urna

Una urna electoral. FOTO: EFE

No hay que ser muy listo ni presidir una empresa de demoscopia para vaticinar el fin de las mayorías absolutas y el bipartidismo, y el consiguiente reparto entre PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos.

La clave de los gobiernos que se formen después no está entonces entre los que ya tienen decidido su voto a una de estas cuatro formaciones. Quien agarra la sartén por el mango son los indecisos. Hoy por hoy casi uno de cada tres madrileños no tiene claro a quién votará.

Ellos son los que decidirán hacia dónde se inclina la balanza de la gobernabilidad. Otra cosa será luego los tejemanejes y repartos de sillones que, como siempre, terminarán haciendo los partidos, los de la casta y los de nuevo cuño.

Cervantes, en cueros

Huesos Cervantes

Restos hallados en la cripta del convento de las Trinitarias entre los que los expertos creen que hay algún hueso de Cervantes. FOTO: GTRES

Hace más de un año llegó a mis oídos que el Ayuntamiento de Madrid iba a preparar una potente campaña para atraer y diversificar el turismo en el centro de la capital. ¿En qué consiste?, pregunté. “En crear un lugar de peregrinación a la tumba de Cervantes“.

Tal cual se quedó la cosa, cuando a los pocos meses el Ayuntamiento anunció las labores de búsqueda de los restos del escritor… en la misma iglesia donde una placa reza desde hace años que está allí enterrado.

Todo ha estado perfectamente pautado, paso a paso, para culminar antes de las elecciones de mayo esta bonita campaña de entretenimiento de masas.

Para al final quedarnos con lo que ya sabíamos. Nada nuevo, nada rotundo. Más estudios arqueológicos, antropológicos e históricos que deducen que efectivamente hay huesos entremezclados que “probablemente” sean los del escritor.

Si de verdad hubiera existido otra intención que no fuera la del autobombo político, las cosas se hubieran hecho de otra manera, con más seriedad, con más tiempo para dejar trabajar a estos y otros expertos.

Que no nos cuenten ahora novelas de caballerías, que sabemos que el vino derramado no estaba en cueros sino en una Botella a punto de quebrarse.

 

BONUS: El Circo de Cervantes… o la acertada visión científica de todo este tinglado, por Javier Yanes

Los unos y los otros

Partido instrumental, plataforma, facción, proyecto, círculo, asamblea, coordinadora, sector, federación…

Militante, simpatizante, candidato, colaborador, intelectual, miembro independiente…

Primarias, convergencia, alianza, fusión, pacto…

'Los otros'

Fotograma de la película ‘Los otros’.

Estoy hecho un lío. La vieja estructura izquierda-derecha ha desaparecido y nos ha roto los esquemas.

Me pongo a ver lo que se nos viene encima de cara a las elecciones y me pierdo.

Que sí, tenemos claro que seguirán los dos grandes partidos; y a partir de ahí, los emergentes, las coaliciones, los renovados, los de nuevo cuño…

Para al final terminar con el reduccionismo delante de la urna. Los unos (los de siempre) y el resto.

Propongo a estos últimos que no le den más vueltas y que, con permiso de Amenábar, se presenten como una única candidatura: “Los otros”. El thriller está servido.

La farsa del PSOE

Siempre se dice que la política es un poco el arte de engañar, como lo es el oficio del teatro. Con la pequeña diferencia de que lo que vemos sobre las tablas sabemos que es mentira y lo que cuentan desde hemiciclos, agrupaciones regionales y sedes nacionales quieren colárnoslo por verdadero. En el fondo es también una farsa, una bonita representación teatral.

Pedro Sánchez y Tomás Gómez

Pedro Sánchez, junto a Tomás Gómez, en un acto celebrado el 11 de octubre de 2014. FOTO: Ballesteros / EFE

En estas están todos (casi todos) los políticos, pero los socialistas de Madrid llevan años haciendo de títere del Retiro. Bonita presencia, estupendas palabras e ingeniosas tramas, pero con manos ocultas que manejan los monigotes al antojo de lo que el público quiere ver.

Lo que pasa es que el respetable, niños y mayores, están ya cansado de siempre lo mismo, de tanta pantomima, de tanta gracieta sin sentido.

Señores del PSOE madrileño, quítense la careta, déjense de teatrillos y de luchas intestinas y pónganse de verdad a trabajar por los madrileños.

Los vídeos del PP

No, no nos hemos recuperado aun del impacto de vídeo de los tótems de PP. Ese en el que se reúnen en torno a una mesita para contarnos lo bien que lo han hecho y lo mucho que les queda por hacer.

Tras este golpe de efecto de Rajoy y los suyos, llega ahora Ana Botella con el cortometraje Momentos Madrid en el que nos muestran los parabienes de los tres años de gestión municipal de la señora alcaldesa; la bonita historia de un argentino retornado a Madrid que redescubre las maravillas de la ciudad (Ojo, casi 14 minutos, si tenéis ganas y tiempo de verlo).

Cutrillo. Idea, guion e interpretación del mejor equipo de aficionados. He visto cortos de chavales de mejor factura. Menos mal que este producto #paramayorgloria se habrá pagado a cargo del presupuesto del Grupo Municipal de PP… supongo.

Como reza el eslogan del spot de Rajoy, al PP aun le “queda mucho por hacer”… fundamentalmente encontrar una buena agencia para sus vídeos de autobombo.

Meses de patos cojos

En argot político se usa la expresión “pato cojo” para referirse al dirigente que está en el final de su mandato y que probablemente no volverá a ser reelegido. Y lo que es más significativo, esta ‘discapacidad’ se traduce casi siempre en dificultad de movimiento, es decir, los patos dejan de correr y sus tareas se pudren en el comedero.

Ana Botella e Ignacio González

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el presidente de la Comunidad, Ignacio González. FOTO: Ballesteros / EFE

Recién estrenado el año, las grandes administraciones madrileñas se parecen bastante a una granja de patos cojos. Quedan apenas cuatro meses de legislatura y muchas de las promesas que nos hicieron patos y patas se quedarán en el saco de los deseos.

Serán meses de transición para no meter la pata, para hacer solo pequeños guiños que puedan asegurar un puñado de votos a su propia prole. Y lo gordo, si eso, que lo resuelva el que venga por detrás con las dos patitas bien fornidas.