BLOGS
Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

La coartada perfecta de Cifuentes

Este miércoles, si ningún ciudadano Tamayo lo impide, Cristina Cifuentes se convertirá en presidenta de la Comunidad. Lo suyo le ha costado: primero, por tener que lidiar con los de casa (el PP), y luego, con Ciudadanos.

Cifuentes y Aguado

Cifuentes y Aguado, tras sellar el acuerdo para la investidura. FOTO: PP Madrid

Ambos partidos han llegado a un acuerdo de 76 puntos de regeneración y transparencia política, con fuerte calado económico y social. Vamos, el programa perfecto para sacar a Madrid del bache. Tan bonito que casi no va a hacer falta ni oposición…

Hay un pequeño matiz a tener en cuenta en este acuerdo PP-Ciudadanos. Cifuentes está desando meter mano a asuntos turbios y retocar medidas que no comparte de su antecesores populares Ignacio González y Esperanza Aguirre.

Siempre podrá decir que corrige errores de la herencia recibida porque así lo exige el pacto con Ciudadanos. La coartada perfecta.

2 comentarios

  1. Dice ser Alicante Gusta

    No soy ppero, pero ya me gustaria que se solucionase y se regenerase el partido…. seria saludable para la politica del pais

    http://www.alicantegusta.com

    22 junio 2015 | 08:52

  2. Dice ser Luján

    Quien dudara del posicionamiento político de C´s, un partido que ha venido nadando en la ambivalencia ideológica en los últimos tiempos, ha quedado bastante escaldado tras el pacto con el PP en la CCAA de Madrid, pq no se puede olvidar que el pacto con el PSOE en Andalucía, respondía más bien a un cálculo electoralista, habida cuenta de que eran conscientes de que allí no iban a lograr rédito electoral relevante alguno, ya que estaba clara la victoria del PSOE andaluz, seguida por Podemos. En lo que se refiere a las elecciones autonómicas de la CCAA más conservadora del Estado, y más allá de los perfiles ideológicos de c/ candidato/a, no cabe duda que estas elecciones han demostrado que el Sr Gabilondo (la única decisión inteligente del ambiguo Sr Sánchez Castejón como nuevo líder del PSOE, si bien precedida por una nefasta gestión en la salida de Tomas Gómez como candidato a liderar la candidatura del PSOE a esta CCAA) concentraba las mejores de las virtudes posibles para ser presidente de la CCAA de Madrid, ya sea por su perfil intelectual, ya sea por su personalidad, talante y postura profundamente democrática. así como su trayectoria inmaculada desde el punto de vista de político, era sin ningún género de dudas el candidato idóneo para una CCAA, necesitada de un un profundo cambio de políticas y de formas de hacer políticas, que a su vez hubiera demandado de facto el cambio de signo político en una CCAA tan desigual e institucionalmente tan poco transparente como la principal CCAA del Estado, tras más de dos décadas de progresiva supresión de políticas sociales, de servicios públicos y de falta de pluralidad de sus instituciones.

    Desgraciadamente los resultados han vuelto a contravenir esa ánimo regeneracionista que han proclamado todos los partidos políticos, especialmente animados o forzados -PP- por la fuerza de los últimos acontecimientos, que son tan escandalosos que demandaban un cambio profundo de signo político, pero el electorado de la CCAA de Madrid ha vuelto a demostrar que una vez se hubieron consolidado los servicios públicos (educación, sanidad) hasta principios de la década de los´90 (cuando Leguina perdió las elecciones autonómicas frente a Gallardón), sus “preferencias” han cambiado de forma bastante profunda, por motivos más o menos confesables (interés, egoísmo, etc), a lo que hay que añadir claro está la decadencia progresiva del PSOE junto con el caso más grave de alteración democrática sufrida en nuestro país en su historia democrática (ya que la otra, tuvo lugar en la década de los años´ 30 del siglo pasado, tras un golpe de Estado, derribando un gobierno democrático), el denominado caso Tamayazo, que de forma ingenua se sigue asociando a sólo dos exdiputados del PSM (Tamayo y Sáez), y que posibilitó la irrupción de la ultraconservadora Aguirre en la presidencia de la CCAA de Maadrid, y cuyos efectos institucionale,s sociales en todos los ámbitos se han podido comprobar posteriormente (pobreza infantil, cierre de pequeñas empresas, desigualdad social, empleo precario, intento de privatización de la sanidad pública, politización de la educación universitaria -URJC especialmente-, abandono de justicia gratuita, contratación pública a dedo, medios de comunicación politizados, nepotismo, etc, etc, etc).

    La CCAA de Madrid es el paradigma de las devastadoras y predadoras políticas sociales y económicas del PP, C´s se ha comportado de forma ambivalente por puro cálculo electoral, el discurso de la cara amable del PP -exdelegada de gobierno bajo cuya responsabilidad se pudo constatar una actuación bastante dura feente a aquellos que osaban manifestarse ante los efectos devastadores de las políticas de su partido-, no es creíble pq su lista está plagada de nombres que pertenecen a esa vieja política a la que ayer aludía, sólo han cambiado los papeles, pero el guión es el mismo. PP y regeneración política es un oximoron, otra cosa diferente es el grado de madurez democrática de c/u de esos votantes quie obviamente no es la misma, por diferentes motivos. Gabilondo debió ser el presidente de la CCAA de Madrid, y lo habría sido sin problema pq Podemos sí ha cumplido de forma bastante coherente con su perfil progresista, democrático y dialogante. El resultado electoral de la CCAA de Madrid a pesar de la mejora cosechada por los partidos de izquierdas -PSOE, Podemos, y en menor medida por IU, por su nefasta gestión de las divisiones internas- supone más de lo mismo, C´s ha quedado bastante retratado eso sí.

    24 junio 2015 | 15:13

Los comentarios están cerrados.