BLOGS
Todo es coyuntura Todo es coyuntura

La vida tiene mil detalles. Ninguno permanece… por suerte o por desgracia.

Vivir en Madrid… y más

La Cibeles

La Cibeles, con la sede del Ayuntamiento detrás. FOTO:  Víctor Lerena.

No solo una escapadita invernal en fin de semana. También la canícula es buen momento para conocer Madrid, aunque aprieten los calores.

De Rodríguez, en familia o con amigos, estos días veraniegos son ideales para descubrir nuestra hermosa región. Un paseo por la tarde, un día entero de excursión o un plan de fin de semana. Para todo hay tiempo, en cualquier lugar.

Desde el tradicional y turístico Madrid centro (Los Austrias, Ópera, Gran Vía… y sus calles aledañas con estupendos rincones secretos) hasta los clásicos municipios de la comunidad: Alcalá, Aranjuez, San Lorenzo de El Escorial, Manzanares el Real, Chinchón, Patones…

Piérdase por ellos, incluso por los más pequeños, y disfrute de sus detalles, de sus gentes.

Estoy seguro de que tras una pasear por cualquiera de estos lugares siempre podrá decir “qué bien lo pasé en Madrid… y en sus alrededores”. Buen verano.

Cumplir lo prometido

Muchas veces he puesto en entredicho la utilidad de los programas electorales; por absurdos, por difusos, porque la mayoría de las veces son papel mojado.

En el programa con el que se presentó Cifuentes a las elecciones constaba en el punto 82 la revisión del modelo de financiación de las universidades y la “reducción de las tasas universitarias”. Así de genérico, sin más.

Programa electoral

Punto 82 del programa electoral de Cristina Cifuentes.

Casi recién aterrizada en la presidencia de la Comunidad, Cifuentes acaba de aprobar una rebaja del 10% en estas tasas, un importante ahorro para los estudiantes y sus familias.

Me encantaría que todos los programas electorales se concretaran tan pronto como en esta ocasión (aunque a esta medida aun le queden flecos por perfilar).

¿Es una excepción cumplir y precisar tan rápido el programa electoral? Ojalá en estos casos las excepciones se convirtieran en regla.

Las ojeras de Zapata

Guillermo Zapata

El concejal del Ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata. FOTO: Juanjo Martín / EFE

Las ojeras son un signo del duro al trabajo, el poco dormir y las preocupaciones. Aparecen bajo los ojos, muchas veces en forma de aparatosas bolsas, tras varios meses o años en esta situación.

Pero en algunas ocasiones surgen casi de repente, en menos de lo que se escribe un tuit. Fíjense en alguna foto reciente del joven concejal del Ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata.

Quién le iba a decir que aquel día de 2011 –en el que se dejó llevar en 140 caracteres por su humor negro– sería el origen de unas ojeras dignas de casquería.

Zapata tendrá que asumir que determinadas ojeras son el precio de la exposición pública, el sufrimiento de la inquina del adversario y la lucha por lo que cada uno cree justo. Es y será así, por mucho auto judicial exculpatorio que sirva de circunstancial bálsamo.

Pequeños gestos

Grano no hace granero pero ayuda al compañero, dice el refrán. Y es que a veces el también famoso “tacita a tacita” es suficiente para ir cambiando las cosas.

Estadio Santiago Bernabéu

Gradas del estadio Santiago Bernabéu.

Es el caso del nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que ha decidido prescindir de privilegios asumidos durante años en la corporación municipal, como pases gratis para palcos en el Teatro Real, en el Bernabéu, en la Plaza de toros de Las Ventas… o entradas vip para el club de Campo, el Palacio de los Deportes, la Caja Mágica, los Teatros del Canal…

La suma de todas estas entradas que percibían por la cara hasta la fecha muchos concejales y sus familias no es que sirva para poner en marcha otros grandes proyectos, pero decidir no disfrutar de estas prebendas por el mero hecho de ser político ya es un gran paso; un pequeño gesto, un gran gesto.

La coartada perfecta de Cifuentes

Este miércoles, si ningún ciudadano Tamayo lo impide, Cristina Cifuentes se convertirá en presidenta de la Comunidad. Lo suyo le ha costado: primero, por tener que lidiar con los de casa (el PP), y luego, con Ciudadanos.

Cifuentes y Aguado

Cifuentes y Aguado, tras sellar el acuerdo para la investidura. FOTO: PP Madrid

Ambos partidos han llegado a un acuerdo de 76 puntos de regeneración y transparencia política, con fuerte calado económico y social. Vamos, el programa perfecto para sacar a Madrid del bache. Tan bonito que casi no va a hacer falta ni oposición…

Hay un pequeño matiz a tener en cuenta en este acuerdo PP-Ciudadanos. Cifuentes está desando meter mano a asuntos turbios y retocar medidas que no comparte de su antecesores populares Ignacio González y Esperanza Aguirre.

Siempre podrá decir que corrige errores de la herencia recibida porque así lo exige el pacto con Ciudadanos. La coartada perfecta.

Fuerzas vivas… y muertos

Monumento a Cervantes

De izquierda a derecha: Pedro Corral (delegado de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid), Joaquín Martín Abad (vicario de Vida Consagrada del Arzobispado de Madrid), Darío Villanueva (director de la Real Academia), Ana Botella (alcaldesa de Madrid) y el general de brigada Antonio Nadal. FOTO: Ayuntamiento de Madrid.

Por fin. Tras haber estado trabajando más un año en el proyecto, se hizo la convocatoria definitiva en la iglesia de las Trinitarias.

Fue el último acto oficial de Ana Botella como alcaldesa. Orgullosa estaba de que así fuera, tal y como ella misma manifestó.

Para tal magnánimo acontecimiento –recordemos, mostrar una placa (con errata incluida) que asevera que allí descansan los huesos de Cervantes–, la aun alcaldesa se rodeó de lo mejor de las fuerzas vivas del momento, como en otrora ‘mejores’ tiempos… Iglesia y Ejército flanqueando a los próceres políticos y culturales para hacerse la foto.

Si Cervantes levantara la cabeza alucinaría. Digo yo que a la nueva alcaldesa no le dará por este tipo de convocatorias, a no ser que recurra al también en mejor vida Luis García Berlanga para organizar estos esperpentos. Al menos nos reiríamos un poco.

Borrón y cuenta nueva tras el 24-M

Nos quedan solo pocos días –a lo sumo unas semanas– para dirimir quiénes se pondrán al frente de nuestras instituciones en ayuntamientos y Comunidad.

Papel triturado

Un cubo de basura, con tiras de papel triturado, a las puertas del Ayuntamiento de Madrid.

Será entonces cuando los recién llegados a las tareas de la gobernanza comenzarán a ver papeles, a pedir informes, a mirar debajo de las alfombras…

A saber con lo que se encontrarán después de tantos años de ‘más de lo mismo’. A saber cuál será el verdadero estado de la cuestión, siempre y cuando un montón de documentación no haya acabado ya pasto de una máquina destructora de papel o víctima del formateo de un disco duro.

Dará igual, será el momento de hacer borrón y cuenta nueva e iniciar una etapa que deje atrás vicios del pasado.

Será el día de comenzar una nueva manera de hacer política… sea quien sea y tenga el color que tenga el que ostente el bastón de mando.

El éxito de los vecinos

Todos los votos tienen el mismo valor, sí. Pero no es lo mismo un voto en una gran urbe a un partido tradicional, que dar tu voto en tu pueblo al vecino que ves en el bar o en la tienda.

Torrelodones

Parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Torrelodones, uno de los municipios donde gobierna una agrupación vecinal. FOTO: Elena Buenavista.

Ni que decir tiene cuando ese candidato no pertenece a ningún partido político al uso, sino que es un ciudadano más que, junto a otros vecinos de la localidad, se ha juntado para intentar conseguir lo mejor para el municipio.

Este ha sido otro gran éxito de este nuevo tiempo tras el 24 de mayo: en un buen número localidades han ganado las elecciones agrupaciones vecinales independientes, desligadas de cualquier color político.

Es aquí cuando el municipalismo se hace aun más grande, cuando nuestro voto es más directo. Terminará siendo este el futuro de muchos pequeños y medianos municipios. Si no es ya el presente incluso en las grandes ciudades…

De la urna al zoco árabe

A estas alturas dentro de una semana sabremos ya quiénes controlarán nuestros designios en Comunidad y ayuntamientos… O quizá no.

Sí conoceremos los que han tenido más votos, quién se pega el batacazo, quién da la sorpresa…

Pero ese no será el final de partido sino el punto de partida.

En muchos casos, de poco habrá servido la intensa campaña y los programas electorales que nadie se lee.

zoco

Zoco árabe. FOTO: FLICKR/GuillenPerez

Nos quedarán por delante semanas de ajustes, de negociaciones, de “esto para ti y esto para mi”, de “te apoyo si me aseguras que tal y cual”.

Es entonces cuando la política deja de ser la representación directa de la ciudadanía en las urnas para convertirse en un zoco árabe.

Por favor, señores políticos, sean sensatos y pónganse de acuerdo rápido, no vaya a ser que nos aburramos y dejemos de fiarnos de sus buenas intenciones.

Examen de tercero de Primaria

Elitismo, fomento de la competitividad, discriminación entre alumnado, envidias, ansiedad, pérdida de tiempo…

Todo esto y mucho más se ha escuchado sobre la prueba de conocimientos que han realizado los niños de 3º de Primaria, de 8 y 9 años.

Niños en clase

Niños en clase. FOTO: Archivo

Nada de eso. Como en todos los órdenes de la vida educativa, es normal que haya que ir midiendo el nivel de aprendizaje.

Es bueno que los profesionales que rodean a los niños sepan qué nivel de conocimientos tienen, si aprenden de manera uniforme, dónde flaquean, dónde hay que reforzarles…

La duda que me queda es si esta prueba tiene que ser tan determinante como nos quieren hacer ver para evaluar todos estos aspectos.

¿Acaso no es más fiable y productivo la evaluación continua y personalizada, día a día, examen a examen en cada materia?

Este debería ser el objetivo, mucho más eficaz que fiarlo todo a una sola prueba un único día.

BONUS: ¿Pasarías la prueba de evaluación de competencias de 3º de Primaria? Compara tus conocimientos con los de los niños de 9 años en este trivial. Si suspendes no pasa nada 🙂