BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘The Americans’

Las (injustas) nominaciones de los Emmy, categoría a categoría

Ya conocemos quiénes están entre los candidatos a llevarse un Emmy el próximo 25 de agosto. Las sorpresas han brillado por su ausencia, dado que las novedades eran las esperadas, con Orange is the New BlackTrue Detective liderando a las debutantes. Pero estos Emmy pueden llegar a calificarse como los de la injusticia en las nominaciones. Grandes series, actores y actrices se han quedado fuera de forma incomprensible, en favor de otros mucho más limitados y que no han tenido grandes temporadas o actuaciones si les comparamos. ¿Cuáles? ¿Por qué? Veámoslo categoría por categoría (las nominaciones en una lista, aquí).

Masters1Mejor drama

Es la categoría donde se notan las mayores ausencias. Ni Masters of Sex (quizá uno de los mejores estrenos del último año) ni The Good Wife han logrado entrar en la carrera por el galardón de más prestigio. Y considerando que la que sí ha entrado es Downton Abbey, justo el año de su temporada más floja, es para mosquearse. Todas las quinielas apuntan a que la serie de HBO protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McCounaghey se llevará el gran premio, dado que el resto ya han sido premiadas previamente (Mad Men Breaking Bad) o no son típicas ‘gana-premios’, como le ocurre a Juego de Tronos. La presencia de House of Cards era obvia. Y eso que entre la crítica española no gusta mucho, algo que no acabo de entender. En EEUU por suerte sí. Por supuesto, ni Hannibal ni The Americans han entrado, como se esperaba. Tampoco Sons of Anarchy. Ni lo harán nunca, a nuestro pesar. Al menos se han cargado a Homeland.

Mejor comediaBrook2

Si todo va según lo previsto, Orange is the New Black debutará en los Emmy ganando el premio más gordo al que está nominada. Aunque realmente no sea el lugar que le corresponde, dado que no es una comedia. Por su estilo, sus guiones, es un drama que se aproxima al humor negro. Pero sus responsables han sido muy listos, y para evitar a las bestias con las que se encontraría en la categoría reina han optado por este recurso. Esto significa que el resto se puede despedir de ganar el premio, más aún si sus entregas de esta temporada no han sido especialmente brillantes (salvo que a los que votan les dé por su pedrada habitual con Veep). La única novedad es Silicon Valley, uno de los mejores estrenos de este mismo año, que merecía colarse. Lo más llamativo es la ausencia de Brooklyn 99Otra injusticia más.

Mejor miniserie

Si no ganan Fargo Luther esta categoría dará un premio incomprensible. Así de claro. El detalle de incluir a Treme, al fin, es algo digno de encomio.

T5Mejor actor de drama

Esta categoría se resume en la ausencia de Michael Sheen (Masters of Sex) y en la presencia de Jeff Daniels (The Newsroom). La injusticia de que no esté el primero y sí el segundo es vergonzosa. Esto podría haber beneficiado a Jon Hamm (Mad Men), que lleva seis años esperando a ganar. Pero en el año de True Detective, con Harrelson (actor con toda su carrera en Hollywood) y McCounaghey (último ganador del Oscar a mejor actor) nominados, dudo mucho que sea otro distinto a estos dos el que se lleve el galardón. Creo que ni siquiera Bryan Cranston puede con ellos. Veremos.

Mejor actriz de drama

Tal y como se preveía, aunque muchos rezábamos para que no fuese así, Tatiana Maslany (Orphan Black) no está entre las nominadas. Ni haciendo seis personajes distintos en una misma serie, todos con su personalidad y con una solvencia espectacular, le dan la oportunidad a la chica. Al menos entra Lizzy Caplan, que está maravillosa en su papel de Virginia Johnson en Masters of Sex. La única que sobra es Michelle Dockery (Downton Abbey), que no creo que esté al nivel del resto. Su lugar debería haber sido para Elisabeth Moss (Mad Men).

Mejor actor de comediatbbt

Lo más chocante en ésta es que falta el ganador del Globo de Oro hace unos meses en el mismo campo: Andy Samberg (Brooklyn 99). Si merecía ganar no lo sé, pero lo que tengo claro es que al menos en las nominaciones debería haber estado. Centrándonos en los que pueden llevárselo, Louis CK (Louie), Michael H. Macy (Shameless) y Ricky Gervais (Derek) son los grandes favoritos por méritos propios. El resto dudo mucho que tengan alguna posibilidad.

Mejor actriz de comedia

Esta categoría vuelve a ser de las más competidas. La lucha, según la lógica, debería estar entre dos: Lena Dunman (Girls) y Amy Poehler (Parks & Recreation). Pero como le ocurre a Jon Hamm, tienen la mala suerte de coincidir con dos de las que enamoran al jurado, como son Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Edie Falco (Nurse Jackie). Vale que ha entrado Taylor Schilling por OITNB, pero su Piper no está ni por asomo a la altura de estas bestias.

Mejores secundarios en drama

Ray2Los secundarios masculinos van a librar una batalla muy interesante. Lo malo es que hay una gran ausencia: Dean Norris (Breaking Bad) merecía estar muchísimo más que Aaron Paul. Puede que esto sea impopular, pero no hay más que ver los últimos episodios para darse cuenta. Sí está Jim Carter (Downton Abbey), al que parece que quieren homenajear con el premio de ver su cara en la pantalla antes de que le den el premio a otro. Éste podría ser Jon Voight, que está tremendo en Ray Donovan. Aunque no descarto a Peter Dinklage, que se ha marcado una temporada colosal en Juego de Tronos (menos para los que lo hayan visto doblado).

En cuanto a ellas, a lo mejor es el año de Christina Hendricks. Anna Gunn ya tiene su Emmy, y Maggie Smith no ha estado tan brillante como en años anteriores. Aunque dada la obsesión de EEUU con Downton Abbey no hay que perderla de vista.

Mejores secundarios en comedia

Kate Mulgrew se merece el Emmy a mejor actriz de reparto de comedia por su papel de Red en Orange is the New Black. Y punto. Vale que le toca verse las caras con Allison Janney (nominada en otra categoría que comentaré después), pero ninguna de las otras nominadas ha estado mejor que ella. La única que conozco menos es Kate McKinnon, presente por su trabajo en Saturday Night Live. Tiene que ser muy buena para poder ganar a Mulgrew.6

Entre los hombres, me he reconciliado un poco con estos Emmy gracias a que Andre Baugher (Brooklyn 99) aspira a éste. Adam Driver, con eso de que está rodando la nueva película de Star Wars, ha ganado algo de nombre en los últimos meses. Pero el resto se ha mantenido más o menos igual. Quizá el premio sea para Tony Hale, ganador en 2013 por Veep.

Invitados en drama
Reg E. Cathey hizo un gran papel en House of Cards, y podría llevárselo en la categoría masculina. Para su desgracia, tiene a Robert Morse (Mad Men) enfrente, justo cuando ha realizado su mayor aportación a la serie de los publicistas (aunque esté en la batalla por la temporada el año pasado, y no por la de este, pero todo influye). Hay que destacar que estén Paul Giamatti (Downton Abbey) y Beau Bridges (Masters of Sex).

bob_newhart_big_bang_theory_a_hEn lo que se refiere a ellas, ésta si puede ser la categoría de Allison Janney para volver a ganar un Emmy. Jane Fonda está bien en The Newsroom, pero no creo que tanto como Janney como para quitarle el premio. Y mucho ojo a Margo Martindale.

Invitados en comedia

Si se premia al que más ha hecho reír con su presencia testimonial, el Emmy debería ser para el veterano Bob Newhart. Las carcajadas que ha provocado con su talento en The Big Bang Theory son inolvidables. Pero hay muchas ganas de premiar a Jimmy Fallon por lo que sea, y eso puede jugar en contra.

La guerra ‘helada’ de The Americans

En una situación como la actual, con las tensiones a escala internacional tras los acontecimientos de Ucrania y Crimea y la posterior riña entre Rusia y EEUU, se ha vuelto a rescatar la manidísima coletilla de “la nueva guerra fría”. Sobre este tema y cualquier otro en el que esté involucrado el continente europeo, hay que leer siempre los análisis de Nacho Segurado.TA4

Ficción de esta “nueva guerra fría” aún no tenemos por motivos obvios. Por suerte sí la tenemos de la real, ese periodo que abarcó desde el final de la II Guerra Mundial hasta la desaparición de la URSS. Además de las decenas de películas que han relatado qué pasó en aquellos años, en la actualidad tenemos una serie que todo el mundo debería ver por varias razones: The Americans.

La ficción de FX, que en España emite Fox, regresó hace unas semanas a la parrilla de Estados Unidos tras ser uno de los mejores estrenos de 2013 (aquí se podrá ver desde el 1 de abril). Los espías rusos que viven bajo la apariencia de respetables ciudadanos estadounidenses en Washington interpretados por Keri Russell y Matthew Rhys han regresado con más problemas de los que dejaron atrás con el final de la primera entrega. Y parece que las cosas van a ir incluso a peor para sus alter ego americanos, Elizabeth y Philip Jennings. Además de para sus hijos.

ta3

¿Por qué mola tanto The Americans? Más allá de por las pelucas y los disfraces, que son la envidia de cualquiera al que le guste caracterizarse para determinadas fiestas, su ritmo y la unión de política y acción hacen de ella una serie más que entretenida.

Quizá lo mejor sea que es capaz de transmitir al espectador la tensión que existía entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante la época como presidente de Ronald Reagan, con el contraespionaje por parte de ambos bandos para putearse a sí mismos con la idea de fastidiar aun más al adversario. Un tiempo en el que a esa guerra ya podíamos definirla como “helada”, porque el nerviosismo y la contención por parte de ambos alcanzó un nivel altísimo. A la vez, permite aprender algo de historia, además de mostrar cómo se las gastaban en aquel tiempo unos y otros para lograr sus objetivos. Aunque hubiese que ordenar ejecuciones o atentados, todo se hacía con la excusa del patriotismo. Eso lamentablemente nos sigue sonando en la actualidad.

TA1

Que la KGB y el FBI usasen métodos sumarísimos e ilegales es algo que cualquiera con un poco de sentido común puede deducir. Bueno, del FBI y la CIA podría hacer un reportaje entero con las torturas y los abusos que arrastran en los últimos años. Y eso es algo que enseña muy bien The Americans. Especialmente porque su creador, Joe Weisberg, fue agente de la CIA. Así que algo sabrá el hombre y por eso se atreve a mostrar esas miserias de las fuerzas de EEUU. Aunque los comunistas no se quedasen atrás en su tiempo.

Noah Emmerich, que interpreta al agente del FBI Stan Beeman, es el contrapunto perfecto para la pareja protagonista. Porque un tipo que aparenta ser mesurado pero luego es capaz de pegarle un tiro en la cabeza al primer ruso que se le ponga por medio aporta mucho a una historia como esta. Y más si es vecino de los Jennings, de los cuales sospecha.

TA2Todo lo anterior debería ser suficiente para animaros a ver The Americans a los que no la conocéis. La primera temporada fue muy buena, aun con la impostura de la relación entre Elizabeth y Philip, ya que nadie se cree que un matrimonio ficticio y de conveniencia pase por esos tragos amorosos.

La acción, el drama, el espionaje y la traición continuarán marcando el ritmo de esta segunda temporada. Aunque hay que añadir otro elemento muy importante: la hija fisgona de los Jennings. El juego que puede dar la curiosidad de Paige nos va a ofrecer grandes momentos de intriga. O eso espero, porque sus audiencias en EEUU están siendo para olvidar.

Camino a los Emmy: las apuestas

Quedan solo unas horas para que empiece la mayor parafernalia anual seriéfila de la historia. El fasto y el boato de los Emmy acapararán la atención desde las 02.00 horas de la madrugada del domingo al lunes en España. Los vestidos y trajes valorados en decenas de miles de dólares realizarán su paseo de rigor por la alfombra roja gracias a las estrellas televisivas que se los enfunden. Los nominados declararán antes de la ceremonia estar muy nerviosos, a la vez que “cualquiera de mis compañeros merece el premio”. Y cuando Neil Patrick-Harris inicie la gala, esa inquietud del exterior ya nublará las mentes de todos los presentes en el recinto mientras se van sucediendo las victorias y derrotas.

A los que estamos alejados de todo ese mundillo de glamour, talento y ostentación, solo nos quedan las cábalas. Nuestras apuestas personales de corazón, lo que la cabeza nos dice qué pasará, o las sorpresas que barruntamos. Por ello, y dado que mis preferencias durante esta semana han quedado claras en mis (nada) exiguos análisis, es hora de que expertos de verdad en esto de las series hagan sus vaticinios. Compañeros de blogs especializados y medios, todos ellos con más conocimientos que yo, han tenido la amabilidad de responder a un pequeño cuestionario sobre los premios de esta noche. Todas sus respuestas son muy interesantes, así como sus  disquisiciones. Espero que os resulte útil y os dé ideas sobre qué tenéis que ver o no.

Las preguntas

1. ¿Está el nivel de los Emmy de este año mucho más alto que en anteriores ediciones?

2. ¿Quiénes son tus favoritos entre los actores de drama y comedia?

3. ¿Y entre las series de las mismas categorías? ¿Por qué?

4. La llegada de Netflix a los premios, ¿qué supone para la industria en sí?

5. ¿Cuáles son los mejores guiones nominados a tu juicio?

6. En cuanto a las miniseries, ¿qué serie y actores creen que merecen y/o se llevarán los galardones?

7. ¿Echas de menos a alguna ficción o actor? ¿O a varios?

Natalia Marcos (Quinta Temporada, El País)

1. Yo creo que ya hace unos años que el nivel está muy alto. Este año, si tuviera que votar, hay tres series entre las que no sabría por cuál decidirme. Cualquiera de ellas será justa vencedora. Puede pasar cualquier cosa.

2. Es diferente lo que creo que pasará y lo que me gustaría que pasara. Creo que en actor de drama ganará Kevin Spacey, pero me gustaría que lo hiciera Damian Lewis o Bryan Cranston. Actriz de drama creo y quiero que gane Claire Danes (espero que eso de que puede ganar Kerry Washington sea una broma sin gracia que nos están gastando…). De los secundarios, voto por Mandy Patinkin y Anna Gunn. En comedia, en protagonistas me gustaría que ganaran Louis C.K. y Julia Louis-Dreyfus, aunque creo que ganará Lena Dunham. Y en secundarios, mi voto va para Ty Burrell y Mayim Bialik.

3. En drama, podría pasar cualquier cosa entre Breaking Bad, Homeland y House of cards. Pero mi corazón (y, solo en parte, mi cabeza) está con Homeland.  En cuanto a comedia, me parecería fantástico que ganara 30 Rock como homenaje en el año de su despedida. Peggyted

4. Más que su llegada a los premios, yo diría que su entrada en el mundo de la producción de series ha supuesto un toque de atención al resto de cadenas para que se den cuenta de que la forma de consumir series ha cambiado, que el espectador quiere ver productos de calidad cuando quiere y como quiere. Estar presente en los premios solo es una consecuencia de hacer las cosas bien.

5. En drama, de nuevo estoy entre Breaking Bad y su ‘Say my name’ y Homeland con ‘Q&A’, aunque en el capítulo de Homeland lo que más destaca son las interpretaciones.  En comedia, me encantaría que premiaran el final de The Office, que se merecen un pequeño homenaje y fue un buen final.

6. Creo que American horror story: Asylum se llevará el premio, y que Jessica Lange también recogerá el Emmy. En actor de miniserie/película, Michael Douglas ganará fijo; para mí, es el premio más seguro de toda la noche. En los secundarios podría pasar cualquier cosa.

7. Me duele la ausencia de The Good Wife, que tuvo una segunda parte de temporada fantástica. Y no entiendo que no esté entre las nominadas Julianna Margulies. También echo de falta nominaciones para The Americans, e incluso para Mads Mikkelsen por su Hannibal. Y, aunque no las sigo, el olvido en los premios de Shameless y Justified ya es más que habitual. Entre las actrices, tampoco me habría parecido mal que estuviera Tatiana Maslany (Orphan Black).

Miriam Lagoa (En Terra de Series)

1. Se mantiene e incluso diría que sube un poco en las categorías de drama, gracias a las series de las cadenas de cable. En las de comedias llevan años estancados y sorprenden algunas elecciones en las tvmovies (Political Animals, The Bible) que parecen escogidas casi por descarte

2. Te diré los que me gustaría que ganaran: actores de drama, Bryan Cranston y Elisabeth Moss; secundarios de drama: Mandy Patinkin y Christine Baranski; actores de comedia: Louis C.K y Amy Poehler; secundarios de comedia: Tony Hale y Jane Krakowski.

Jessica3. Drama: Breaking Bad porque aunque compite por los ocho capítulos del año pasado son los suficientemente buenos para que la consideremos la mejor serie que se emite actualmente en Estados Unidos: por desarrollo de personajes, los diferentes niveles de lectura de sus guiones y el cuidado a los detalles En comedia: 30 Rock. Sería un bonito homenaje pero si gana el premio será por méritos propios. Se ha despedido con una temporada final a la altura de sus mejores años. Una comedia de televisión sobre la televisión, la echaré mucho de menos.

4. Supone un cambio de modelo y pide un cambio de mentalidad en la industria. Las series no se producen y no se consumen como antes. Permite también la fragmentación de la audiencia y por tanto la posibilidad de hacer ser más atrevidas que no tienen la obligación de gustar a todo el mundo.

5. Mejor guión de drama: Q&A (Homeland); en comedia, Hogcock (30 Rock)

6. A pesar de todo el revuelo, creo que lo mejor de Behind the candelabra son sus actores (como película me parece un poco floja) por lo que mi premio sería para American Horror Story: Asylum. En cuanto a los actores, Michael Douglas y Jessica Lange, mientras que los secundarios serían James Cromwell y Sarah Paulson.

7. Hice un post con mis 10 olvidos de los Emmy. Los mayores serían: Emmy Rossum (mejor actriz por Shameless), Walton Goggins (mejor secundario por Justified), Michael Cudlitz (mejor secundario por Southland) y Parks and Recreation como mejor comedia.

José Manuel Romero (La Script, Cadena SER)

1. Es una falsa apariencia. En algunas categorías sí, en otras no. Viendo el listado general de nominados no creo que haya mucho más nivel que el año pasado. Aunque nos hayamos acostumbrando, el trasvase de actores del cine a la televisión sigue llamando la atención. Y este año, el hecho de que estén nominados Michael Douglas, Matt Damon, Helen Mirren, Al Pacino, Kevin Spacey, Vera Farmiga… crea esa sensación de mayor nivel.

2. En el apartado femenino de drama, creo que nadie está al nivel de Claire Danes. Si no gana, será la sorpresa de la noche. En interpretaciones masculinas, quiero que gane Bryan Cranston, pero ganará Kevin Spacey. Entre los secundarios, espero que sea el año de Anna Gunn y Bobby Cannavale. En comedia, ojalá ganen Louis CK y Tina Fey, pero lo veo muy difícil. Siempre es una categoría en la que hay sorpresa, y no descarto que sea Laura Dern. Entre los secundarios, dominará Modern Family. Apuesto por la pareja Ty Burrell y Julie Bowen.

3. En drama, la lucha creo que está entre Homeland y House of cards. Quiero que gane la primera porque, pese a todas las críticas, la segunda temporada me pareció espectacular, y puede ser su último año. Tengo la impresión de que ha tocado techo. El problema es que House of cards es un producto hecho para que le guste mucho a los académicos. Entre las comedias, dudo que alguien le arrebate el trono a Modern Family. Si no gana, espero que Girls o Louie se lleven el galardón porque son ficciones con un sello propio, con mucha personalidad, y la comedia en EEUU necesita regenerarse. Gyp

4. Supone una pequeña revolución. Las networks no tienen series nominadas a mejor drama y una plataforma online sí. Es un paso adelante muy interesante pero tampoco nos engañemos. Netflix está porque están David Fincher y Kevin Spacey. Si el año que viene está nominada Orange is the new black, sí podremos decir que la producción propia de una plataforma online es competitiva para la Academia.

5. Lo primero, es una vergüenza para Mad Men que este año no tenga guión nominado. Mi favorito es ‘Q&A’, el quinto capítulo de Homeland, uno de los mejores del año con ese interrogatorio entre Carrie y Brody. Además, fue escrito por el fallecido Henry Bromell, y los premios-homenaje siempre son del gusto de la Academia. Si no ganara, apuesto por  ‘The Rains of Castamere’ por su impacto y momento cumbre de la temporada de Juego de Tronos. Puede ser el único premio que recoja la serie de HBO. En comedia, echo mucho de menos que no esté entre los nominados ‘One Man’s Trash’ de Girls. Y creo que en este apartado va a funcionar también el premio-homenaje por despedida. Uno de los dos capítulos finales de 30 Rock  (‘Hogcock!’ o ‘Last Lunch’) merece ganar para despedir por todo lo alto a la serie.

6. En miniseries, tengo y hay pocas dudas. Behind the candelabra va a arrasar. Se llevará el premio a Mejor Miniserie y Michael Douglas el de mejor actor principal. En las interpretaciones femeninas, apuesto a que Jessica Lange y su hermana Jude ganarán por American Horror Story: Asylum, aunque no descarto que Elisabeht Moss (Top of the lake) conquiste el Emmy que no ha ganado nunca con Mad Men.

7. A muchos. Es incomprensible que The Good Wife y Julianna Margulies no estén nominados. Sorprende que Downton Abbey siga acaparando tantas nominaciones en categorías principales. También echo de menos a Steve Buscemi como mejor actor por Boardwalk Empire, y me hubiera gustado que The Americans y Hannibal hubieran recibido alguna nominación.

Mar Guerrero (Series a la parrilla)

1. Si algo caracteriza a los Emmy es su inmovilismo, con nominaciones hechas con el piloto automático puesto, por lo que no veo una gran variación de nivel, en general. En el apartado de actores principales de drama, no obstante, sí hay más movimiento este año, con las entradas de Jeff Daniels, por The Newsroom, y Farmiga, por Bates Motel… Por supuesto, no me olvido de la nominación totalmente “chota” de Kerry Washington por Scandal. Eso sí que nadie se lo esperaba. Será muy divertido si gana.

2. Creo que no se van a salir del guión en actores principales de comedia y  ganarán Jim Parsons y Julie Louis-Dreyfus. En drama apuesto a caballo ganador también: Bryan Cranston. ¿Actriz dramática? Si soy seria me quedo con Claire Danes, pero es que Kerry Washington… Eso sería épico, amigo. En secundarios de comedia pienso que será territorio Modern Family, cualquiera de los nominados de la serie puede llevárselo. ¿Secundarios de drama? Peter Dinklage y Maggie Smith. hay que dejarle algo a los fenómenos de Game of Thrones y Downton Abbey.

Aaron3. Escojo Homeland en drama; la segunda temporada ha sido un sinvivir, y pienso que Breaking Bad tendrá su momento de gloria el año que viene.  En comedia no hay mucho que pensar, la categoría está a merced de Modern Family desde hace tiempo, salvo milagro de última hora.

4. Es el reconocimiento de un nuevo jugador en el panorama que está marcando camino en la forma de distribuir y ver series. Este año ha sido House of Cards, pero me pregunto cómo será en la próxima edición vista la gran acogida de Orange is the New Black.

5. Breaking Bad.

6. Salvo que suceda un “biblazo”, Behind the Candelabra, con Michael Douglas como actor principal. Laura Linney tendría que llevárselo para terminar de cerrar The Big C, al igual que su compañero John Benjamin Hickey en la zona de secundarios. En las secundarias hay auténticos pesos pesados, difícil elegir, pero me decanto por Alfre Woodward.

7. Eso siempre. Por un lado, basta ya con el ninguneo a The Good Wife en mejor serie de drama. Entiendo que las cadenas de cable tengan su mafia montada en los Emmy, pero hay que reconocer al mejor producto de calidad producido por una network en estos momentos. Por otro lado, también está la batalla perdida de John Noble en mejor actor de drama, supongo que no es lo mismo trabajar en The Newsroom que en Fringe a ojos de los académicos…

Marina Such (Editora en Vaya Tele)

1. En drama puede decirse que sí. Homeland, Mad Men, Breaking Bad, House of Cards y Juego de tronos tienen todas opciones de llevarse algún que otro premio, todas son series que cuentan con un nutrido número de seguidores y han tenido buenas críticas, en general, así que será interesante ver si los premios se reparten o si Breaking Bad arrasa de un modo parecido a como hizo Homeland el año pasado.

2. Si yo pudiera elegir a los ganadores, en comedia les daría un último reconocimiento a Jane Krakowski, Tina Fey y Alec Baldwin por esa séptima temporada final, y genial, de 30 Rock. Y en drama, parece que Kevin Spacey es el gran favorito, pero estaría bien que alguno de los secundarios de Juego de tronos (Peter Dinklage o Emilia Clarke) se llevara algún premio para dar algo de diversidad a la ceremonia. O Vera Farmiga por Bates Motel, porque es de lo poco realmente salvable de esa serie.

3. En comedia están nominadas las de siempre, así que prefiero que gane 30 Rock. Y en drama, el Emmy a Juego de tronos sería una nota diferente en la tendencia habitual de estos premios. Jorah

4. Los nombres de David Fincher y Kevin Spacey han pesado mucho para que House of Cards haya entrado en los Emmy, sin ellos, Netflix lo habría tenido muy, muy difícil. Pero está claro que, una vez abierta esa puerta, el campo de posibles nominados se abre muchísimo. Otra cosa es que logren llamar la atención de los académicos, que para eso hace falta tener grandes nombres asociados al producto y gastarse mucho dinero en promoción. Pero el éxito de House of Cards sí puede lograr que más cineastas importantes de Hollywood prueben suerte en plataformas online tipo Netflix.

5. En drama, Breaking Bad y Homeland tienen unos capítulos realmente muy buenos y muy intensos nominados, yo diría que son los favoritos. En comedia, sigo con mi obsesión con 30 Rock, porque su final fue redondo.

6. Parece que Behind the candelabra va a arrasar en esas categorías, sobre todo aprovechando los elogios que se ha llevado Michael Douglas, pero también estaría bien que Top of the lake rascara algún premio, porque los merece.

7. Siempre se echa de menos a gente, los Emmy siempre se olvidan a gente muy válida que no entra en su radar. Este año, por ejemplo, podrían haber entrado perfectamente Justified, The Americans, una eterna olvidada como Parks and Recreation o Tatiana Maslany, la protagonista de Orphan Black, que ha sido una de las revelaciones del año.

Jaime Domínguez y Sonia Martínez (TV Spoiler Alert)

1. J: Es el mismo. Se han añadido nuevos competidores, pero la estructura es básicamente la misma.

S: Creo que más o menos es igual, las grandes vienen a ser básicamente las mismas, sólo hay algunas más. El año que viene es probable que la cosa cambie porque se van algunas de las más fuertes.

2. En drama me quedo con Bryan Cranston (no hace falta decir el porqué), aunque creo que Kevin Spacey tiene las de ganar; y con Claire Danes, que sigue sin tener verdadera competidora aunque suena muy fuerte el nombre de Kerry Washington. En comedia, tiene las de ganar Julia Louis-Dreyfus y Louis C.K., pero creo que la Academia podría acabar premiando a Baldwin y Fey como obsequio de despedida.

Maslany2S: En cuanto a drama creo que Bryan Cranston y Claire Danes no tienen competidor ninguno. En la categoría de actor hay mucha más competencia entre el nivel de los nominados, pero en cuanto a actrices no cabe duda. Hablando de comedias, creo que debería ser el año de 30 Rock, así que voto por Tina Fey y Alec Baldwin.

3. J: Es complicado. Diría que Modern Family volvería a ganar el Emmy, pero ahí están 30 Rock diciendo adiós y Veep, que está acaparando una desmesurada atención este año. Si hablamos de dramas, es aún peor: Downton Abbey está fuera, Mad Men dudo que huela el premio y Game of Thrones sigue sin encajar en la categoría… pero podrían dar una sorpresa. La cosa está entre Breaking Bad, Homeland y House of Cards, y creo que será la de Netflix la que se lo lleve.

S: En drama la decisión es muy difícil. Yo se lo daría a Game Of Thrones porque la tercera temporada ha sido maravillosa y porque lo que cuenta de Breaking Bad no es la mitad de temporada actual sino la primera, pero House Of Cards ha pegado fuerte. En cuanto a comedias, aunque Veep tenga miradas en ella y Girls esté de moda, yo se lo plantaba a 30 Rock.

4. J: Significa reconocimiento, pero poco más. Hablando específicamente de House of Cards, tampoco me parece una hazaña teniendo en cuenta que ha sido diseñada cuidadosamente para colarse en premios de este estilo. La cuestión de cómo ha afectado a la industria, que de momento está por decidirse, no pasa por los premios… aunque si HOC gana todo lo ganable habrá que replantearse muchas cosas.

S: Me parece un avance importante para la industria de la televisión y todo un acierto, aunque las verdaderas consecuencias aún están por ver. De momento los experimentos de lanzamientos de series les han ido bien, y yo que me alegro.

5. J: En drama está muy complicado y creo que se lo podría llevar cualquiera, incluso Downton Abbey, que está de capa caída. Obviamente, al tener dos guiones nominados, Breaking Bad tiene más posibilidades, pero sería interesante que ganara el episodio de la ‘Boda Roja’ de Game of Thrones y así comprobar si su repercusión tuvo tanto poder. En comedia quiero creer que el premio es para la finale de The Office, y aunque estén ahí los últimos episodios de 30 Rock la comparación es indiscutible.Behind

S: La ‘Boda Roja’ debería llevárselo en drama y los demás resignarse, porque tiene unos puntos en los diálogos que son para aplaudir y no parar, incluso cómicos; aunque el capítulo de Homeland es magistral. En cuanto a comedia dudo entre 30 Rock y The Office, pero si de mí dependiera, se lo llevaban los oficinistas.

6. J: No he visto Behind the Candelabra, pero puedes dar por hecho que tanto la miniserie como Douglas se llevarán su premio. Luego está Asylum, que le dará el premio a Jessica Lange y a algún secundario. Los premios de miniserie siempre son aleatorios.

S: Hay mucho actor de cine en estas categorías así que la cosa está difícil. He leído (no la he visto) que Behind The Candelabra es una joya, así que es posible que se lo lleve, AHS no me ha encajado nunca en estos premios aunque Lange sea estupenda haga lo que haga. Si por mí fuera, yo le daba el galardón a The Bible sólo por tener las narices de hacer una miniserie religiosa, y en cuanto a actores, Benedict Cumberbatch y Jessica Lange (aunque me huele a Douglas y Mirren, o incluso Sigourney Weaver).

7. J: Tatiana Maslany de Orphan Black para quitar de la lista a Connie Britton, Julianna Margulies así como The Good Wife, Parks and Recreation, alguna mención a The Americans y nominación de consolación a Fringe (por ejemplo, a John Noble).

S: Orphan Black y Tatiana Maslany deberían tener su hueco en estos premios, así como algún actor de The Office. El papelón que tiene John Noble en Fringe se merece un reconocimiento porque lo clava y es una actorazo, incluso Anna Torv, ya que una nominación siempre ilusiona. Y por qué no, si han tenido las narices de meter algo de Nashville (vaya narices), ¿por qué no Smash? Si es igual de trash… Además, siempre mantendré mi opinión de que Robert Carlyle clava sus papeles de Once Upon a Time, me digan lo que me digan, ese hombre es muy bueno.

El poder de la peluca en The Americans

Confieso que soy fan de la frivolidad. No me gusta nada la trascendencia en el mundo de las series, por mucho que se empeñen en vendernos algo como “es totalmente real”, “encaja con el día a día”, o similares. Simplemente no cuela, no me lo creo. Pero que sea un frívolo no significa que sea estúpido, y tampoco me da por ver tonterías. Es decir, no me pongo a seguir el 99% de series españolas que existen en la actualidad. Que por suerte, para lo que hay y de la temática que son, cada vez se lanzan menos. Y sin mencionar a nadie.

Con todo lo anterior, una de las series de los 90-2000 que no soportaba era Felicity. Siempre la vi como una aspirante barata a suceder a Dawson’s Creek, y su argumento pretendía sumergirnos en una historia tan pesada que, del hartazgo que sentí, llegué a decir que Keri Russell era fea. En mi desencanto también pudo influir el que la viese obligado, ya que a mi madre sí le gustaba. Y cuando te obligan en tus años mozos a ver algo en la tele todos sabemos que eso no puede acabar bien.

Otra serie que le gustaba a mi madre era Cinco hermanos, especialmente por Calista Flockhart, con la que tanto nos reímos en Ally Mcbeal. Y a mí, como ya habréis adivinado, tampoco me apasionaba. Era otra vez la misma historia repetitiva de siempre, más cutre que las pijas que se visten con ropa con tachuelas: familia que sufre una tragedia, intentan unirse, se llevan mal, se llevan bien, hacen piña, se dispersan, etcétera, coñazo, etcétera, tedio.  Americans

Cuando me enteré de que Keri Russell y Matthew Rhys, dos actores de ficciones que no podía ver, iban a ser los protagonistas de un drama de espías, me asusté. La idea de dos rusos infiltrados en Estados Unidos durante la Guerra Fría me encantaba. Pero no podía decir lo mismo de quienes iban a ser las ‘caras’ del proyecto. Y he de decir que me han callado la boca, ya que los dos son grandes actores que han sabido reinventarse como hacía tiempo no veía. Sí, hoy toca hablar de The Americans, de la que acabo de finalizar su primera temporada.

Para los que no la hayáis disfrutado (estáis tardando), la historia va sobre dos agentes del KGB soviético que se infiltran en Estados Unidos en los 70 como si fuesen una pareja normal de estadounidenses, ya que se han entrenado hasta tal punto de eliminar su acento ruso para que no se sospeche de ellos en ningún momento. Desde su posición de vida ideal, con trabajo estable y dos hijos fruto de su relación de conveniencia, realizan misiones encargadas desde Moscú, y conspiran tan alegremente bajo el auspicio de su embajada. Los americanos hacen lo mismo, aunque el jugar en casa no les otorga toda la ventaja, debido a las grandes habilidades de los espías de la URSS. En resumen, un argumento no original, pero sí sólido.

Porque esta serie de FX ha sido de lo mejor en estos primeros seis meses de año, tan pobres en novedades en Estados Unidos. En una época en la que proliferan las (recomendables) historias de espías (Homeland, o las británicas Restless, Hunted o Spies of Warsaw), The Americans ya partía con la desventaja de poder saturar la temática. Pero su frescura, originalidad, además de su corto reparto, han contribuido a que se consolide como una imprescindible en toda serieteca que se precie. Americans2

Y sí, las pelucas también han aportado, claro. Esa faceta camaleónica de Philip y Elizabeth se ha ganado ser destacada, ya que ese ‘poder de la peluca’ ha causado un auténtico furor en Internet. Esos estilistas de la serie se merecen un monumento por transformar tan bien a los protagonistas solo con un poco de pelo falso.

Aunque, sin duda, de lo que más se benefician las tramas es de la humanidad que transmiten los personajes. Que los dos protagonistas sean agentes de la KGB no se ha traducido en que sean unos superhéroes que sobreviven a todo. Son una pareja normal que podría pasar por tus vecinos perfectamente. Y los agentes del FBI y de la CIA, que buscan pararles los pies, también son completamente normales. Solo se caracterizan por ser eficaces, sin estridencias que permiten a la ficción no caer en la típica historia previsible y sin realismo que tanto abunda.

Uno de los artífices de este gran logro es Noah Emmerich, para el que pedir el Emmy sería quedarse corto. Su papel de Stan Beeman es impecable, creíble y admirable, logrando que su personaje sea inolvidable para todo aquel que siga la serie.

A pesar de todos los parabienes, The Americans tiene un problema. Y es que no son pocos los que se empeñan en compararla con Homeland, la octava maravilla de la actualidad. Es algo que no logro entender, ya que una es a la otra lo que Bárcenas a la honradez. No casan, no se parecen en nada.

Prefiero quedarme con que cada vez hay más series (y buenas) de espías con personajes que, además de ser unas perfectas máquinas de matar, pinchar teléfonos, leer el correo ajeno, o disfrazarse como nadie, tienen historias personales conmovedoras. Obama debe estar orgulloso.

Americans