BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Supernatural’

El arquero que necesitaba The CW: Arrow

En el primer post del blog le di un palo a la cadena The CW, denominada coloquialmente como el ‘Disney Channel’ teen. Para los que no conozcáis la cadena, se le llama así porque todos sus contenidos están dedicados a chicos y chicas que van al instituto (o no). Por tanto, en sus programas y series prima mucho el drama con trasfondo de historia amorosa entre jóvenes, los tíos buenos y las tías buenas o los ricos contra los pobres. A mí la cadena en sí no me gusta como tal. Está bien que haya series destinadas a adolescentes, pero que en una frecuencia se dediquen exclusivamente a alimentar tópicos y mitos sobre esta fase que todos hemos pasado me resulta pueril y poco responsable. Aunque por suerte tiene ficciones que se salvan y enganchan.

Porque Gossip Girl, que aunque guste más o menos ya es histórica, es una de las criaturas de The CW. Y he de reconocer que yo la seguí, aunque aún no la he visto entera. Pero lo haré. También es suya The Vampire Diaries, que nunca me ha llamado la atención porque su argumento me parece bastante pobre. Y por supuesto, Supernatural, otra de las que ha entrado al club del culto porque tuvo una época bastante buena, sobre todo en sus primeros años. Arrow3

El último acierto de esta filial de la CBS es Arrow (no, no es The Carrie Diaries, por dios), una adaptación de unos cómics de DC donde se cuenta la historia de un veinteañero ricachón llamado Oliver Queen (Stephen Amell) que, tras naufragar el barco en el que navegaba, acaba atrapado en una isla perdida del mundo. Durante sus cinco años de periplo crusoero se prepara físicamente para ser un justiciero de arco y flechas con la idea de cumplir la última voluntad de su padre: que elimine a todos los nombres que aparecen en una libreta que éste le da antes de morir. Cuando le rescatan y regresa a su ciudad, Starling City, se dedica a preparar el plan que le encomendó su progenitor bajo el seudónimo de ‘Green Arrow’. Algo que hará con el arma que da nombre a la serie, grandes habilidades en artes marciales y una facilidad para saltar y escalar edificios que ni Neo.

Mientras tanto, regresa a su vida de chico famoso, guapo y exitoso. A una casa gigante que comparte con su madre Moira (Susanna Thompson), su hermana Thea (Willa Holland) y en la que, sin él saberlo por su ausencia, también vive el que ahora es su padrastro, Walter (Colin Salmon). También está su amigo inseparable, Tommy Merlin (Colin Donnell). De paso, ahora también tiene un guardaespaldas: John Diggle (David Ramsey), del que intentará zafarse en todo momento para poder llevar a cabo su labor de justiciero Hood. ¿Quiénes serán sus víctimas? Pues multimillonarios que aprovechan su posición para estafar al pueblo llano. Algunos a los que Oliver conoce personalmente porque eran amigos de su padre, junto a otros que son odiados por los habitantes de la ciudad debido a su conocida implicación con la mafia.

Arrow2La idea de la serie, que Antena 3 ha emitido este verano, parece un poco simple. Pero Arrow es muy buena. Es vertiginosa por el gran número de escenas de acción que ofrece, tiene unas tramas nada rebuscadas, que a veces hasta te dejan sorprendido, y su trasfondo amoroso no resulta pegajoso. Sí, amigos, en una serie de The CW no puede faltar que el protagonista esté loco por alguien u otros estén obsesionados por él. Es decir, la mejor serie que ha emitido esta cadena en todos estos años lo es por el simple hecho de que no es nada teen, aunque sus personajes estén pensados para ello. Una ficción que necesitaba de forma urgente. Y en la que los guionistas han logrado que se mantenga el espíritu de la cadena a la vez que innovar lo justo para conseguir que los capítulos sean para un público de mayor edad.

Y aquí el superhéroe está colado por su exnovia Laurel (Katie Cassidy), a la que fue infiel con la hermana de esta, Sarah, cuando se fue con él de crucero, y que también falleció en el naufragio. Creo que no hace falta ahondar más en por qué Laurel le odia. Un sentimiento que comparte con su padre, el detective Quentin Lance (Paul Blackthorne), que tras la muerte de su hija pequeña quiere ver a Oliver entre rejas y le perseguirá por cualquier minucia. Los dos, sin saber que es Green Arrow, le ayudarán a llevar a cabo sus planes. Para ella será más fácil, dado que es abogada y quiere ver fuera de circulación a muchos de los tipos que él persigue. Pero su progenitor, que cree en la justicia para todos, odiará al justiciero y buscará la manera de atraparle para que pare su escalada de asesinatos. Arrow1

Lo que no resulta realista es que Oliver Queen pueda matar a tanta gente sin mostrar ningún signo de arrepentimiento. Es comprensible que si eres un justiciero con la misión de cargarte a los que están “decepcionando a tu ciudad” tengas que ponerte a ello sin pensártelo mucho. Pero aquí entramos otra vez en la empatía con un malo disfrazado de bueno. Es decir, eso que los guionistas de televisión y cine saben hacer tan bien: que alguien que despreciaríamos y condenaríamos en la vida real nos caiga bien y hasta justifiquemos sus actos. Y a veces hasta nos alegremos de que mate a algunos. Bendita ficción, que nos hace permeables a la tolerancia con el asesino.

No quiero entrar en spoilers en este post porque cuando comience su segunda temporada dentro de unas semanas ya habrá tiempo para ello. Por ahora, me limito a recomendársela a todos aquellos que busquen entretenimiento puro y duro sin tener que romperse la cabeza en intentar entender de qué va o para aprenderse nombres de personajes. La trama es tan sencilla que no hace falta pensárselo mucho. Solo hay que disfrutar con las flechas, las patadas voladoras y su particular sentido de la justicia.