BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Sons of Anarchy’

Las 10 mejores series de 2014

Son mis 10. Mi top. Las que he recomendado durante el año y seguiré vendiendo esta Navidad. Las que más me han gustado. En definitiva, son las mejores porque me he encargado de elegirlas. Atrás han quedado otras 10 que también me gustaron mucho y que ocuparon los puestos 20 al 11 de la veintena de grandes series de este año. Pero no me emocionaron o dejaron tan tocado como las aparecen en este post. Y repito: no está The Good Wife porque aún no la he visto.

Aunque este es el ranking más importante de todos, recuerdo que en los próximos días sacaré otros, como los de mejores actores y actrices, las peores series del año, las preferidas de 2014 para algunos compañeros de oficio y la gran comparativa final entre los votos que habéis dejado en las listas que lanzamos hace unos días y las preferencias de los que escribimos sobre ficción.

Hechas las aclaraciones pertinentes, os presento a las 10 mejores series de 2014.

1010. Boardwalk Empire (HBO, Canal +)

De entre todas las injusticias cometidas en el mundo de la ficción, la de Boardwalk Empire es la más palmaria. Aún no sé por qué no se la ha valorado como se debería. Acabó este año en su quinta temporada sin ni un capítulo malo, con unas actuaciones estupendas y una adaptación perfecta de las historias reales de los gánster de EEUU. Quizá el final supo a poco, pero es que los cinco años que nos han dado han sido perfectos. También en los aspectos técnicos. Al final, le ocurrirá como a Deadwood: recibirá reconocimiento después de muerta.

9. Orange is the New Black (Netflix, Canal +)9

Su segunda temporada se ha caracterizado por el poder que han adquirido las secundarias, al pasar las tramas de Piper a tener la misma importancia que las de sus otras compañeras de prisión. Esta decisión de Jenji Kohan no ha podido sentarle mejor al producto estrella de Netflix, que nos ofreció 13 capítulos deliciosos. El final fue sorprendente, aunque no tanto como el de la primera temporada. Está bien escrita, hace reír y provoca empatía con las reclusas. Creo que no hace falta decir más para convencer al que no la haya visto.

88. True Detective (HBO, Canal +)

Los que no la habían visto y tampoco sabían de la existencia de Dallas Buyers Club no entendían por qué se hablaba tanto de “una serie que hacía el bobo de Matthew MacConaughey. Tras ver sus ocho capítulos, muchos que conozco se tragaron sus palabras. Es complicada, y a veces no sabes a qué vienen esas reflexiones filosóficas de Rust Cohle. Aun así, es tan interesante y desprende tanta calidad que es un pecado ser aficionado a la ficción y no verla.

7. Mad Men (AMC, Canal +)Mad Men

A las puertas de su final en 2015, la primera mitad de su séptima temporada este año ha sido el de su reivindicación. Siempre la han llenado de premios, todos ellos merecidos, pero había perdido fuelle en sus últimas entregas. Los que la amamos por encima de todas las cosas no entendemos a los que dicen que es aburrida. Aunque sabemos que Mad Men no es para todo el mundo, porque en apariencia solo se dedica a contar las vicisitudes de unos cuantos personajes que están relacionados con una agencia de publicidad. Pero es que las historias de cada uno de ellos son tan reales y apasionantes que es imposible no engancharse. Estuve a punto de no incluirla en el top 10. Y mirad en qué puesto ha acabado.

66. Homeland (Showtime, Canal +)

Pensábamos que su cuarta temporada iba a ser The Walking Dead, por eso de que le estaban dando bola a un muerto. Resultó ser Lázaro, tras resucitar de forma sorprendente con unos capítulos que quizá sean incluso mejores que los de la primera y segunda entrega. El adiós de un personaje protagonista y trasladar la acción a Pakistán forman parte de su revolución. Esto podría parecer suficiente para explicar su resurrección, pero hay algo más: que los americanos no son los buenos de la trama. También son malos. Igual que sus oponentes. Esa crítica que desapareció en la tercera temporada y que provocó que estuviese en la lista de peores de 2013. Por suerte, esa etapa se acabó.

5. Fargo (FX, Canal +)5

Los crímenes helados que se atrevió a rescatar Noah Hawley en capítulos se convirtieron en la gran sorpresa del año. Tener que revisar la maravilla de película de los hermanos Coen seguro que no fue fácil. El resultado final ha sido grandioso. Los actores escogidos han sido perfectos para relatar los problemas en los que se metía Lester Nygaard y que afectaban a todo el que estuviese a su alrededor. Creo que no habrá premios suficientes para ella.

134. Hannibal (NBC, AXN)

Tenía el desafío de superar a su primera temporada, donde pudimos ver algunos de los capítulos más complejos en guión y bellos en técnica que se habían alumbrado. Como se suele decir, Bryan Fuller se la sacó (la calidad) y demostró que podía hacerlo aún mejor. El psiquiatra caníbal volvió más sádico y calculador, pero menos previsor. Para solucionarlo, pasó a ser más vengativo, y nadie ha estado a salvo de él en su segunda temporada. Además, su complicada relación con Will Graham ha pasado a otro estadio. Uno que estamos deseando descubrir cuando regrese la próxima primavera.

3. Happy Valley (BBC)3

La considero el mejor estreno de 2014 porque es la que más sensaciones me ha provocado. Entre la pena y el escalofrío vi sus seis capítulos cargados de drama, los cuales se me hicieron cortísimos a pesar de todo lo que ocurre en los casi 60 minutos que duran. La clase de interpretación que da Sarah Lancashire es para mostrarla a todos los chavales que quieran ser actores. Porque su policía atribulada procedente de un pequeño pueblo británico que se ve envuelta en la resolución de un secuestro es de esos personajes que nunca olvidas.

22. The Fall (BBC 2, AXN)

Hay series lentas, como le ocurre a Mad Men, que no son para cualquiera. Mucha gente no tiene paciencia, lo que es perfectamente legítimo. La contrapartida es que algunas suelen estar tan bien hechas que es un pecado perdérselas con la excusa de la parsimonia. The Fall es de esas. Se toma su tiempo para contarnos cómo una detective feminista viaja desde Londres a Belfast para intentar cazar a un asesino en serie cuyas víctimas son mujeres exitosas y guapas. Y lo hace desde los dos flancos: por un lado, el de Stella Gibson, la policía de Gillian Anderson; en el otro está Paul Spector, el psicópata en el que se mete Jamie Dornan. Ambas partes relatan de forma minuciosa cada paso que dan, para dejar claro que cualquier detalle importa en su enfrentamiento. Así, facilitan que nos enteremos mejor de cómo sienten y qué buscan. Los actores son buenos, el guión de la segunda temporada es de los mejores del año (como el de la primera) y su ambiente desangelado te mete de lleno en la historia. Se queda fuera del número 1 por el componente “despedida”. Quizá el próximo año. O eso quiero: que vuelva con otra temporada.

1. Sons of Anarchy (FX, Fox Crime)1

El 9 de diciembre acabó para siempre. Su séptima temporada fue la última. Atrás han quedado siete años de emociones fuertes, violencia explícita, tramas infinitas e historias personales llenas de dolor. La razón: los moteros traficantes de armas se convirtieron en algo mucho peor. Eso les costó caro, ya que han ido perdiendo a mucha gente por culpa de sus chanchullos. Sons of Anarchy es la mejor serie del año porque es la que más hace disfrutar y sufrir. Cada capítulo es un espectáculo de guión y escenas que cortan la respiración. También de sorpresas, ya que sus giros son espectaculares y te descolocan hasta el punto de no saber qué pasaría en los siguientes minutos. No todo son elogios, dado que tiene un aspecto malo: ya no la veremos más. Nunca es fácil decir adiós al mejor relato por capítulos que uno ha visto en su vida.

El final de Sons of Anarchy: at the end of the day, perdimos a la mejor serie del año

Aviso: spoilers de la última temporada

Confieso que el año pasado fui un poco cobarde. Breaking Bad es una barbaridad de serie, pero nunca me pareció la mejor. Quizá, la segunda dentro de mi ránking. La primera siempre fue Sons of Anarchy. Ha sido mi preferida desde que empecé a verla en 2011, cuando me tragué tres temporadas seguidas solo un mes antes de que empezase la cuarta.2

Nunca me he aburrido con alguno de sus capítulos, y era experta en provocar que quisiese más con sus cliffhangers. Por eso me cuesta mucho creer que se haya acabado para siempre. Que el del martes pasado fuese su último episodio. Aunque no pueda ser más evidente por su cierre, tan apoteósico como esperado; lacrimógeno y esperanzador.

Y es que todos esperábamos lo que iba a pasar. Por la cabeza de cualquiera que viese la serie pasó la idea de que Jax Teller (Charlie Hunnam) acabaría muerto, de una manera u otra. Ya fuese por medio de un asesinato, por un tiro perdido en una refriega con una banda rival, en una emboscada, torturado… En el suicidio pensé menos. Nunca creía que fuese a ser así. Y menos aún quiénes estarían implicados en su adiós.

1La sorpresa de los últimos minutos solo se le puede ocurrir a un genio. Kurt Sutter lo es. Lo ha demostrado durante siete años en los que se ha ganado el puesto en la lista de los grandes showrunners, junto a Vince Gilligan, David Simon, Alan Ball o Jenji Kohan. Que el camión ante el que se tira Jax lo conduzca Michael Chiklis, el otro actor histórico ligado a Sutter gracias a The Shield y su papel de Vic Mackey, solo puede plasmarlo en un guión un loco maravilloso.

Que Kurt Sutter es experto en manipularnos ya lo sabíamos. Sons of Anarchy ha sido la serie que más ha jodido al espectador con sus giros. La muerte de Opie (Ryan Hurst), la de Tara (Maggie Siff), el secuestro de Abel, el ACOJONANTE final de la tercera temporada y todos los ajustes de cuentas inesperados han provocado escalofríos, bocas abiertas e incluso lloros. Siete años y 90 capítulos han dado para mucho, y ninguno decepcionaba. Ni el que parecía más aburrido.4

Pero, ¿ha acabado de forma adecuada? Puede parecer que se han apresurado a cerrar muchas cuestiones en un capítulo de hora y 15 minutos. August Marks (Billy Brown), los acuerdos con las otras bandas, la salida y posterior huida de Jax, las reacciones al adiós de Gemma (Katey Sagal)… Son demasiados temas, que nos han acompañado durante muchas semanas de tensión, y a los que se ha dado puerta en poco tiempo. Y a pesar de ello, a los guionistas no se les puede acusar de ansiosos y cagaprisas. Está tan bien hecha que da la sensación de que todo ocurre en el momento justo. Aunque se mezclen 200 tramas en 45 minutos.

3Lo mejor del final es la frase que lo resume: The bad guys lose. Eso es lo que le dice Jax a la fiscal Patterson (CCH Pounder), cuando ella le pregunta What happens at the end of the day? Se glosa en 10 palabras la moraleja de toda la serie: hagas lo que hagas, aunque creas que siempre te sales con la tuya, si eres malo al final vas a perder. “I’m not a good man. I’m a criminal. A killer”, admite el propio Jax. Y a él eso le cuesta perder todo. Empezando por el asesinato de su mujer a manos de su madre. No hay mayor justicia poética. En concreto, de Shakespeare, inspiración evidente de Kurt Sutter en el devenir de Samcro y que hasta acaba la serie con unos versos del dramaturgo británico: Doubt thou the stars are fire; doubt that the sun doth move; doubt truth to be a liar; But never doubt i love.

Creo que Sons of Anarchy es la mejor serie de la historia. Esta es mi opinión, que se puede compartir o no. Discutir, también. Decirme que estoy equivocado, no. Es la mía. No tiene por qué ser la de todo el mundo.10626608_10152726623528291_4473902720372678848_n

Y es que, at the end of the day, no solo perdieron los tipos malos. También nosotros perdimos a la mejor serie del año y una de las grandes de todos los tiempos.

Puede que me falten muchas cosas por escribir sobre ella. No descarto volver a hacerlo. Pero lo mejor para hacerse una idea de lo que ha supuesto para la televisión es verla.

La Parents Television Council carga contra Sons of Anarchy por sus escenas de sexo

El capítulo de la semana pasada de Sons of Anarchy (décimo de la séptima temporada) comenzó con fuerza: dos minutos y pico de escenas de sexo, protagonizadas por distintas parejas, y que seguro excitaron a más de uno y una. Algo que suele ser habitual en la serie de FX, donde el coito está más presente. Pero este fucktage (montaje sexual habitual en la ficción) no ha gustado a todos.

En Estados Unidos, tierra oficial del remilgo, la Parents Television Council se ha levantado contra la serie de Kurt Sutter por esta parte del metraje. De las de violencia extrema no han dicho nada. Parece que son de los pocos a los que no les ha gustado ver el culo de Charlie Hunnam (Jax Teller), que en este episodio aparece en primer plano y ha provocado todo tipo de comentarios (ojo, NSFW). Y eso que no era la primera vez que aparecía desnudo.4

Esta asociación, que se define como “organización no-partidista y educativa que aboga por una televisión responsable”, ha asegurado en su comunicado que nunca “había visto una escena así en cable básico”. De hecho, se muestran sorprendidos de que la cadena ofrezca un contenido “habitual de cadenas como HBO o Showtime”. Además, critica que el episodio se emitiese a las 21.00h del país, al considerarlo demasiado pronto.

El resto del comunicado de la PTA no tiene desperdicio. Sostienen que ahora las familias americanas tendrán que pagar “la pornografía de FX”, e instan a la cadena a pasar a ser un canal premium “si quiere ser como HBO y emitir este tipo de contenido”.

Para finalizar, aseguran que las familias “no deben ser forzadas a suscribir la pornografía” y hacen un llamamiento a la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones), el Congreso y los tribunales federales para tener “la opción de decidir” qué canales quieren ver.

En Sons of Anarchy hemos visto violaciones, asesinatos, crímenes racistas, torturas, ojos sacados de las órbitas y todo tipo de violencia. Pero lo que molesta a algunos es haber visto cuerpos desnudos en acción. Menos mal que la serie se acaba ya, que si no Kurt Sutter es capaz de hacer un capítulo porno.

 

Me enteré de este asunto por Víctor y Lledó. También lo publicó fuertecito no ve la tele. Gracias a todos.

El festival de la venganza en la última temporada de Sons of Anarchy

Que en una misma etapa surja la que es para muchos “la mejor serie de la historia” significa que otra, de similar o igual nivel, tenga que conformarse con pasar mucho más desapercibida y no ocasionar el impacto mundial que esa que le hace sombra.1

Las razones para referirse a Breaking Bad como la mejor serie de la historia son múltiples. Las opiniones son como las gominolas, pero hay que ser muy bobo para negar que es normal que se la considere así. De la misma manera, sería absurdo no reconocer que Sons of Anarchy hubiera podido alcanzar el nivel mediático de la serie de Vince Gilligan si esta no hubiese sido tan buena. Que la historia de Walter White es tremenda es obvio; pero  la de Jax Teller y sus compañeros de club creo que está a ese nivel.

No hay que ser tan simplista y llevarlo todo al “estás diciendo que Breaking Bad no es tan buena” o al “dices que Sons of Anarchy es mejor”. Mejor pensar que tenemos la suerte de poder semejantes maravillas. Y que la calidad de una ha ensombrecido a la otra. Nada más.

4Más allá de las comparaciones, Sons of Anarchy se marchará este año en el que se espera sea uno de los finales más épicos de la historia. Causar sorpresa y destrozar moralmente a los espectadores es la especialidad de la serie que lidera Kurt Sutter, que en siete temporada nunca ha emitido un capítulo aburrido y todas sus season finale se han caracterizado por cerrar tramas para abrir otras igual o más apasionantes.

La ‘tragedia shakesperiana’ del final de la sexta temporada va a provocar aún más desgracias entre los habitantes de Charming y todos aquellos que estén relacionados con Redwood Original. Y es que la sed de venganza de Jax Teller, que a lo largo de toda la historia ha perdido lo que más quería, no va a conocer límites tras lo ocurrido en el último episodio de 2013. Cualquiera puede caer ante su ira. Incluso él mismo.2

Lo que nos provoca Sons of Anarchy, como siempre, son muchas preguntas. ¿Qué pasará cuando Jax descubra lo que pasó realmente? ¿Qué hará con los que estuvieron implicados? ¿Les hará pagar con sus vidas? ¿O acabará con la suya propia? El festival de la venganza y la sangre que vamos a ver no puede ser más prometedor. No hay ni un personaje que no tengas razones suficientes matar a otro, y viceversa. Algo que puede ocasionar que el protagonista sea el que peor acabe de todos, directamente o no. ¿Y los nuevos protagonistas? ¿Aportará algo Ron Tully, el personaje de Marilyn Manson? ¿Cómo vivirán los hijos de Jax todo lo que está pasando?

Mientras vamos resolviendo esas dudas, las innumerables tramas paralelas también necesitan respuesta. La serie está en un momento en el que todo pasa por Jax, y todo lo que ocurrirá estará ocasionado por su influencia y le afectará de una manera u otra. Tal y como le pasó a Walter White.

3Que el personaje principal acabe escarmentando por todo su pasado es algo que nos enseñó muy bien, además de Breaking Bad, The Shield, donde estuvo involucrado Kurt Sutter. También puede ocurrir que los guionistas y el propio Sutter no acierten a darle el final que merece y no sean capaces de cerrar todo de forma redonda. Porque a Sons of Anarchy solo se le puede exigir un Y a despedida perfecta. Las expectativas están tan altas que ni por asomo puedo imaginar que todo se vaya a ir al traste en el último momento.

Seamos optimistas: lo que ha ido bien suele acabar muy bien. Breaking Bad tuvo un final perfecto. Y Sons of Anarchy le va a la zaga en calidad. Sus actores tampoco son tontos: qué listo fue Charlie Hunnam al rechazar el papel protagonista de 50 sombras de Grey.

Nueva temporada de series: despedidas, consolidaciones y estrenos que dan pereza

La nueva temporada seriéfila está más que comenzada. Las novedades del curso 2014/2015 ya han empezado a estrenarse, y las que series que ya conocíamos van regresando a cuentagotas. El interés en esta etapa televisiva lo podemos reducir a tres claves: la despedida de varias míticas, la consolidación o no de varios éxitos con solo un año de vida, y el estreno de ficciones que ya cuentan con antecedentes o reminiscencias.gotham-mckenzie-gordon-set1

Aparte de los tres grupos anteriores existe otro que hace no muchos años tenía más peso que cualquier otro: las que tenían argumentos inéditos. Algo que se ha ido perdiendo en favor de spin-offs, adaptaciones de otros países o en el trasvase de las historias (o ambientes) del cine para transformarlas en episodios. Si seleccionamos algunos ejemplos, esta tendencia no ha sido nociva, ya que nos ha traído grandes sorpresas como HannibalFargoPero creo que todos empezamos a extrañar en la televisión estadounidense argumentos rompedores y sorprendentes. Por suerte, aún nos quedan los británicos, que tienen material de sobra por el momento para deleitarnos.

Con todo lo anterior, repasemos lo que nos encontraremos este año:

Las que se van

1En este apartado hay dos protagonistas indiscutibles: Boardwalk Empire y Sons of Anarchy. La primera porque la HBO ha decidido acabar con ella en su quinta temporada de forma sorprendente, y la segunda se marcha tras cumplir el ciclo de siete años que su creador, Kurt Sutter, dispuso desde el principio.

Lamentablemente, en España no somos conscientes de lo que supone el fin de ambas. Es el fin de dos de las mejores series de los últimos 10 años, y que en otra época habrían entrado en el club de las mejores de la historia. Ahora, con tanta competencia en Estados Unidos y en otros países, en el resto del mundo han pasado demasiado desapercibidas para lo que merecen.

Escribiré un post de cada una en estos días, por eso no me quiero extender demasiado en lo que supondrá su adiós para la televisión. Y si no las habéis visto nunca, tardáis. No os arrepentiréis.

Ah, tambíen acaba The Newsroom. Sí, le han regalado una temporada de despedida.

A consolidarse2

En los tres meses y medio que quedan de 2014 hay tres ficciones que estrenan su segunda temporada y que tienen en su mano meterse en la lista de imprescindibles de cualquiera.

En comedia, la que destaca es Brooklyn 99. Quizá fue la mejor comedia larga de estreno que pudimos ver la temporada pasada. Andy Samberg y todos sus compañeros de reparto están muy divertidos y logran un ambiente ideal para entretener y divertir en 20 minutos.

Las otras dos son británicas. La primera es Peaky Blinders. Reconozco que me aburrí, pero sería idiota si no reconociese lo bien hecha que está y la calidad de su reparto. Simplemente la trama no supo engancharme. ¿Por qué la incluyo, a pesar de que no me acabó de convencer? Pues porque le voy a dar una segunda oportunidad. No conozco a nadie que tuviese la misma experiencia que yo con ella. A lo mejor me pilló en mal momento, vete tu a saber.

The FallLa otra sí supo captar mi atención, y de qué manera. La culpa la tuvieron sus dos magnéticos protagonistas. Sí, hablo de The Fall y de Gillian Anderson y Jamie Dornan. Stella Gibson y Paul Spector lograron ser la pareja de antagonistas más atractiva del año, y la caza de una al otro enganchó como pocas. Es cierto que la serie es muy lenta, y que se echa en falta algo de ritmo hasta en las escenas de crimen. Pero es que todo están tan bien hecho, contado de la manera más elegante y a la vez cruda posible, que es imposible dejar de mirar. Además, con esto de Dornan sea Christian Grey en las películas basadas en el bet-seller de E.L. James, su audiencia va a aumentar de forma espectacular. Espero que esto no distraiga a los guionistas del camino que iniciaron.

Faltan otras sobre las que no se sabe nada: Dates The Wrong Mans. Y me fastidia desconocer si tendrán segunda temporada o no, y si es así, cuándo. Que no nos las quiten.

Novedades: del interés contenido a la pereza máxima

En estos meses no habrá grandes estrenos que nos provoquen un hype desaforado. Lo único que me llama la atención es Gotham, que relata los años de infancia de Bruce Wayne tras el asesinato de sus padres y los acontecimientos que marcaron su vida antes de convertirse en Batman. Creo que muchos estamos interesados en ella por culpa de la trilogía de Christopher Nolan.4

Por lo demás, todo lo que sale de Reino Unido es lo que me resulta más atractivo sobre el papel y los teasers. Así, voy a ver Cilla, una especie de biopic de la presentadora Cilla Black, y que protagoniza la diosa Sheridan Smith; Glue, que trata sobre el asesinato de un niño en un pueblo pequeño, a lo Broadchurch; Our Girl, con Lacey Turner y Iwan Rheon en un drama de una chica que decide buscarse el futuro en el ejército británico; y The Driver, con David Morrissey como un taxista que se mete en problemas.

5El resto de estrenos, a falta de que salga algo que me devuelva la fe, me dan bastante pereza. Empezando por las adaptaciones americanas de Pulseras Rojas Los Misterios de Laura, siguiendo con Gracepoint (remake de Broadchurch), lo nuevo de Shonda Rimes (How to get away with murder) , el regreso de Katherine Heigl en State of Affairs, la Stalker de Dylan McDermott, hasta la nueva de zombis llamada Z Nation. Llamadme hater, pero es que me cansa ver siempre lo mismo. Por vosotros me las tragaré, por supuesto.

Os toca a vosotros: ¿qué queréis ver / estáis viendo en este inicio de temporada?

 

P.D. Perdón por la ausencia. Me estoy adecuando a nuevos horarios de trabajo, y el tiempo de escribir me lo quita ver series, y viceversa 🙂

Las (injustas) nominaciones de los Emmy, categoría a categoría

Ya conocemos quiénes están entre los candidatos a llevarse un Emmy el próximo 25 de agosto. Las sorpresas han brillado por su ausencia, dado que las novedades eran las esperadas, con Orange is the New BlackTrue Detective liderando a las debutantes. Pero estos Emmy pueden llegar a calificarse como los de la injusticia en las nominaciones. Grandes series, actores y actrices se han quedado fuera de forma incomprensible, en favor de otros mucho más limitados y que no han tenido grandes temporadas o actuaciones si les comparamos. ¿Cuáles? ¿Por qué? Veámoslo categoría por categoría (las nominaciones en una lista, aquí).

Masters1Mejor drama

Es la categoría donde se notan las mayores ausencias. Ni Masters of Sex (quizá uno de los mejores estrenos del último año) ni The Good Wife han logrado entrar en la carrera por el galardón de más prestigio. Y considerando que la que sí ha entrado es Downton Abbey, justo el año de su temporada más floja, es para mosquearse. Todas las quinielas apuntan a que la serie de HBO protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McCounaghey se llevará el gran premio, dado que el resto ya han sido premiadas previamente (Mad Men Breaking Bad) o no son típicas ‘gana-premios’, como le ocurre a Juego de Tronos. La presencia de House of Cards era obvia. Y eso que entre la crítica española no gusta mucho, algo que no acabo de entender. En EEUU por suerte sí. Por supuesto, ni Hannibal ni The Americans han entrado, como se esperaba. Tampoco Sons of Anarchy. Ni lo harán nunca, a nuestro pesar. Al menos se han cargado a Homeland.

Mejor comediaBrook2

Si todo va según lo previsto, Orange is the New Black debutará en los Emmy ganando el premio más gordo al que está nominada. Aunque realmente no sea el lugar que le corresponde, dado que no es una comedia. Por su estilo, sus guiones, es un drama que se aproxima al humor negro. Pero sus responsables han sido muy listos, y para evitar a las bestias con las que se encontraría en la categoría reina han optado por este recurso. Esto significa que el resto se puede despedir de ganar el premio, más aún si sus entregas de esta temporada no han sido especialmente brillantes (salvo que a los que votan les dé por su pedrada habitual con Veep). La única novedad es Silicon Valley, uno de los mejores estrenos de este mismo año, que merecía colarse. Lo más llamativo es la ausencia de Brooklyn 99Otra injusticia más.

Mejor miniserie

Si no ganan Fargo Luther esta categoría dará un premio incomprensible. Así de claro. El detalle de incluir a Treme, al fin, es algo digno de encomio.

T5Mejor actor de drama

Esta categoría se resume en la ausencia de Michael Sheen (Masters of Sex) y en la presencia de Jeff Daniels (The Newsroom). La injusticia de que no esté el primero y sí el segundo es vergonzosa. Esto podría haber beneficiado a Jon Hamm (Mad Men), que lleva seis años esperando a ganar. Pero en el año de True Detective, con Harrelson (actor con toda su carrera en Hollywood) y McCounaghey (último ganador del Oscar a mejor actor) nominados, dudo mucho que sea otro distinto a estos dos el que se lleve el galardón. Creo que ni siquiera Bryan Cranston puede con ellos. Veremos.

Mejor actriz de drama

Tal y como se preveía, aunque muchos rezábamos para que no fuese así, Tatiana Maslany (Orphan Black) no está entre las nominadas. Ni haciendo seis personajes distintos en una misma serie, todos con su personalidad y con una solvencia espectacular, le dan la oportunidad a la chica. Al menos entra Lizzy Caplan, que está maravillosa en su papel de Virginia Johnson en Masters of Sex. La única que sobra es Michelle Dockery (Downton Abbey), que no creo que esté al nivel del resto. Su lugar debería haber sido para Elisabeth Moss (Mad Men).

Mejor actor de comediatbbt

Lo más chocante en ésta es que falta el ganador del Globo de Oro hace unos meses en el mismo campo: Andy Samberg (Brooklyn 99). Si merecía ganar no lo sé, pero lo que tengo claro es que al menos en las nominaciones debería haber estado. Centrándonos en los que pueden llevárselo, Louis CK (Louie), Michael H. Macy (Shameless) y Ricky Gervais (Derek) son los grandes favoritos por méritos propios. El resto dudo mucho que tengan alguna posibilidad.

Mejor actriz de comedia

Esta categoría vuelve a ser de las más competidas. La lucha, según la lógica, debería estar entre dos: Lena Dunman (Girls) y Amy Poehler (Parks & Recreation). Pero como le ocurre a Jon Hamm, tienen la mala suerte de coincidir con dos de las que enamoran al jurado, como son Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Edie Falco (Nurse Jackie). Vale que ha entrado Taylor Schilling por OITNB, pero su Piper no está ni por asomo a la altura de estas bestias.

Mejores secundarios en drama

Ray2Los secundarios masculinos van a librar una batalla muy interesante. Lo malo es que hay una gran ausencia: Dean Norris (Breaking Bad) merecía estar muchísimo más que Aaron Paul. Puede que esto sea impopular, pero no hay más que ver los últimos episodios para darse cuenta. Sí está Jim Carter (Downton Abbey), al que parece que quieren homenajear con el premio de ver su cara en la pantalla antes de que le den el premio a otro. Éste podría ser Jon Voight, que está tremendo en Ray Donovan. Aunque no descarto a Peter Dinklage, que se ha marcado una temporada colosal en Juego de Tronos (menos para los que lo hayan visto doblado).

En cuanto a ellas, a lo mejor es el año de Christina Hendricks. Anna Gunn ya tiene su Emmy, y Maggie Smith no ha estado tan brillante como en años anteriores. Aunque dada la obsesión de EEUU con Downton Abbey no hay que perderla de vista.

Mejores secundarios en comedia

Kate Mulgrew se merece el Emmy a mejor actriz de reparto de comedia por su papel de Red en Orange is the New Black. Y punto. Vale que le toca verse las caras con Allison Janney (nominada en otra categoría que comentaré después), pero ninguna de las otras nominadas ha estado mejor que ella. La única que conozco menos es Kate McKinnon, presente por su trabajo en Saturday Night Live. Tiene que ser muy buena para poder ganar a Mulgrew.6

Entre los hombres, me he reconciliado un poco con estos Emmy gracias a que Andre Baugher (Brooklyn 99) aspira a éste. Adam Driver, con eso de que está rodando la nueva película de Star Wars, ha ganado algo de nombre en los últimos meses. Pero el resto se ha mantenido más o menos igual. Quizá el premio sea para Tony Hale, ganador en 2013 por Veep.

Invitados en drama
Reg E. Cathey hizo un gran papel en House of Cards, y podría llevárselo en la categoría masculina. Para su desgracia, tiene a Robert Morse (Mad Men) enfrente, justo cuando ha realizado su mayor aportación a la serie de los publicistas (aunque esté en la batalla por la temporada el año pasado, y no por la de este, pero todo influye). Hay que destacar que estén Paul Giamatti (Downton Abbey) y Beau Bridges (Masters of Sex).

bob_newhart_big_bang_theory_a_hEn lo que se refiere a ellas, ésta si puede ser la categoría de Allison Janney para volver a ganar un Emmy. Jane Fonda está bien en The Newsroom, pero no creo que tanto como Janney como para quitarle el premio. Y mucho ojo a Margo Martindale.

Invitados en comedia

Si se premia al que más ha hecho reír con su presencia testimonial, el Emmy debería ser para el veterano Bob Newhart. Las carcajadas que ha provocado con su talento en The Big Bang Theory son inolvidables. Pero hay muchas ganas de premiar a Jimmy Fallon por lo que sea, y eso puede jugar en contra.

Courtney Love, la otra sorpresa en la última temporada de Sons of Anarchy

Tras el fichaje de Marilyn Manson para la séptima y última entrega de Sons of Anarchy, la serie de FX ha dado una nueva sorpresa: la incorporación de Coutney Love, que retomará su carrera como actriz en una de las mejores series de la historia.Life_Ball_2014_red_carpet_085_Courtney_Love

Love será la profesora del hijo mayor de Jax Teller (Charlie Hunnam), Abel, el cual despertará en ella mucho interés. Algo que quizá no acabe de comprender la madre del chico, Wendy (Drea de Matteo), como informa TVLine.

Con esta incorporación se confirma que Kurt Sutter quiere dar un empujón más comercial a Sons of Anarchy en sus episodios de despedida. La presencia de Courtney Love, y sobre todo la de Marilyn Manson, atraerán a mucho más público del que ya arrastra la serie. Pero el otro recurso es recuperar a personajes que ya han aparecido y que gustaron mucho, como el caso de Venus Van Dam (Walton Goggins), que también estará en esta séptima temporada.

Falta por saber cuál será el impacto del supremacista blanco Ron Tully (interpretado por Manson) y de la profesora Harrison (el papel de Love). Pero hay que recordar que los guionistas y Sutter no dan puntada sin hilo, y puede que nos sorprendan mucho con las tramas en las que estén implicadas.

Sons of Anarchy comenzará en septiembre el principio de su fin. Sus seis temporadas anteriores son un ejemplo de lo que debe ser un drama televisivo, al encajar con perfección la violencia con la intriga y la traición. Da pena que se acabe, pero mejor que lo haga así: cuando está en lo más alto. Para abrir boca, su primer teaser.

Marilyn Manson se une a la séptima temporada de Sons of Anarchy

El cantante Marilyn Manson regresa a la interpretación. El artista aparecerá en la séptima temporada de Sons of Anarchy, como ha confirmado la serie desde su twitter oficial y la cadena donde se emite, FX.

Marilyn_Manson_CannesSegún la información publicada hasta el momento, Manson interpretará a Ron Tully, un supremacista blanco que Jax Teller utilizará para aumentar su ámbito de poder. Por el momento se desconoce en cuántos episodios aparecerá.

El también escritor ha elogiado a la serie, al asegurar que Sons of Anarchy ha sido una gran parte de mi vida, así como de la de mi padre”. Este último es el principal responsable de que Manson se integre al elenco de SOA, ya que su objetivo es hacer que “se siente orgulloso de mí al involucrarme en la que probablemente será recordada como lo mejor que se ha hecho en televisión”.

“Todo lo que necesito es una moto”, ha dicho Marilyn Manson. Si actúa igual que da conciertos y compone, el espectáculo está asegurado.

La duda es, ¿será el cantante el único invitado importante en la temporada de despedida de los moteros de Charming? ¿O llegarán otros? Yo rezo porque Kurt Sutter, el creador de la serie, se decida a llamar a su amigo Michael Chiklis (The Shield).

 

Los mejores momentos de las series en 2013

  AVISO: Spoilers en todo el post

Siempre hay momentos que se nos quedan grabados. Ya sea porque su impacto es obvio o porque a nosotros nos calan de forma inexplicable, esas escenas o situaciones nos marcan y son las que destacamos cuando nos preguntan por un determinado asunto. En las series son habituales. Son experiencias personalísimas de cada uno. Lo que a él en un capítulo le ha jodido el día, a ella no le ha parecido ni destacable, y viceversa. La que sigue es la lista de las escenas que me chocaron, me hicieron reír o llorar, o las que simplemente son tan buenas que merecen una mención. Si vosotros tenéis otras, por favor, compartidlas en los comentarios. Lo vuelvo a avisar: SPOILERS a mogollón.

El tiroteo en el colegio de Utopia

Por lo que significa y el momento en el que se emitió puede que sea la secuencia más atrevida de todo el año. La serie de Channel 4 se emitió a principios de año, apenas dos meses después del tiroteo en la escuela de Newton en la que murieron varios niños y adultos. En EEUU ni se esperaban que en las islas británicas fuesen a emitir algo que ellos, con sus remilgos, jamás habrían emitido. Utopia no escatima en mostrar sangre con el rojo más fuerte posible. Lo mismo ocurre con las escenas violentas, más presentes conforme pasan los episodios. Que la pantalla nos muestre como Arby le vuela los sesos a alguien en primer plano y luego nos deje escuchar los gritos y los tiros que se producen en las distintas estancias de la escuela solo pueden hacerlo unas pocas. Y ésta es una de ellas.

El asesinato de Andrea en Breaking Bad

La mejor serie de 2013 se marchó con ocho capítulos inolvidables e históricos por la calidad patente que se ofrecía en cada segundo. Como es normal, el impacto y el “qué coño acaba de pasar” fueron constantes durante la tanda de despedida tan maravillosa que se marcó Vince Gilligan. Podría elegir muchos más de Breaking Bad, pero me quedo con este: cuando Todd asesina a Andrea de un tiro a bocajarro para obligar a Jesse a seguir haciendo metanfetamina en condiciones de esclavitud. Me quedé helado. Incluso se me escapó la lágrima, porque el llanto de Pinkman me destrozó. El tío Jack dejaba claro que no le importaba hacer lo que fuese para conseguir lo que quería.

La muerte de Hershel en The Walking Dead

Los zombis no han tenido una media temporada memorable que se diga, pero los acontecimientos del último episodio hasta su regreso en febrero tendrán mucha repercusión para su futuro. El asesinato de Hershel a manos del gobernador, y a espadazos, es muy importante para el devenir de la historia. Y fue completamente inesperado. Al menos The Walking Dead nos ha demostrado que aún tiene cierta capacidad de sorpresa.

La última media hora de Boardwalk Empire

En los episodios finales de temporada de la ficción de la mafia en los años 20 de la HBO siempre pasa algo. Realmente, en todos los capítulos existe un momento que te supera o te encanta, pero esto ocurre especialmente en las season finale. En los 30 minutos del episodio 12 de este año pasaron muchas cosas que a mí, y supongo que no seré el único, me frustraron a la par que aumentaron mi devoción por Boardwalk Empire. La muerte accidental de la hija de Chalky White fue uno de ellos.

Pero lo mejor, por triste, fue la despedida de Richard Harrow. Fue una montaña rusa de sensaciones por cómo la presentaron: de la felicidad al estar con su familia, al cabreo extremo cuando nos muestran que está muerto. Fue acojonante.

El final de Fringe

En 2013 se marchó una de las mejores series de ciencia ficción que han existido. Y lo hizo de la mejor forma posible: cerrando las tramas pendientes, evocando una vez más los valores que la han hecho destacar, y con espectacularidad por medio de un experimento que ponía el broche a la historia. Fueron cinco temporadas llenas de altibajos, pero eso no impidió que las tramas de Fringe fuesen entretenidas y muy interesantes. Sus interpretaciones, como la de John Noble, estaban más que logradas, y siempre te permitía aprender algo. Y encima era original. Estos tres minutos son una delicia.

La identidad de la madre en Cómo conocí a vuestra madre

Casi nueve años. Nueve. Me ha dado tiempo a sacarme bachillerato, acabar una carrera, y estar en varios medios. Y nunca he faltado a la cita semanal entre septiembre y mayo para ver si de refilón adivinaba quién era la madre de los hijos de Ted Mosby. Finalmente todas las pistas eran ciertas: el paraguas amarillo, la compañera de piso, la guitarra, el grupo que tocaba en la boda de Robin y Barney… Lo que nunca nos anticiparon de ninguna manera era su cara. Y así llegó a nuestras vidas Cristin Milioti, más conocida como “la madre”, ya que en la serie aún no nos han dicho cómo se llama. He de reconocer que al principio Milioti me parecía poca cosa para las expectativas que teníamos ante tanto misterio. Pero con el tiempo he rectificado, como es normal, ya que ha estado estupenda a la vez que graciosa en todos los capítulos en los que ha aparecido hasta ahora. Quedan unos meses de Cómo conocí a vuestra madre, que se está despidiendo con una gran temporada. Aquí una entrevista que concedió hace poco tiempo.

La ¿muerte? de Brody en Homeland

Soy de los que tengo claro que Nicholas Brody ha pasado a la historia de la televisión como un héroe-villano fiambre. Pero por los comentarios en los posts sobre Homeland, los de las redes sociales, así como las teorías que circulan por distintos medios especializados, me he planteado si dudar sobre si realmente murió en el último episodio de la tercera temporada. Que si el nudo no era corredizo, que lo que vimos fue un ahorcamiento falso, que al que subió la grúa era otro tipo y no Brody… En cualquier caso, esto supone un punto de inflexión y el entierro definitivo de una serie que durante sus doce capítulos de este año se encargó por sí sola de cavar su tumba. Insisto en que nadie necesita una cuarta temporada.

La boda roja de Juego de Tronos

Los que habíamos leído el libro sabíamos lo que iba a pasar. Pero no cómo se iba a trasladar a la pantalla. Y la adaptación de esta masacre fue magnífica. Para los que no tenían ni idea por no haber leído Tormenta de Espadas fue un trauma todo lo que ocurrió en la boda entre una Frey y un Tully. Los vídeos de las reacciones de la gente ante esos minutos de sangre y asesinatos son representativos de la cara que se nos quedó a todos. Porque aun conociendo de antemano qué ocurriría, también flipé.

La terapia para Sheldon en The Big Bang Theory

De todos los momentos desternillantes que nos han regalado nuestros frikis favoritos durante los años que llevan en emisión, este es uno de mis preferidos junto a la persecución en la piscina de bolas. El contexto de ésta escena de TBBT es sencillo: Sheldon tiene la necesidad imperiosa de finalizar todo. No puede dejar nada a medias. Y Amy quiere educarle para que no sea tan obsesivo y pueda dejar las cosas a medias (a ella no la deja ni así, porque ni le da por empezar). Otra más de una pareja atípica que solo sabe hacernos reír.

El llanto de Michael Sheen en Masters of SexMasters

No se me ocurre nada peor para unos padres que perder un hijo por culpa de un aborto espontáneo. Si eso no te afecta es que eres un maldito robot y estás muerto por dentro. Afortunadamente, William Masters no lo estaba. Lo parecía, por su actitud y la personalidad huraña que nos muestra Michael Sheen en Masters of Sex. Pero cuando asume que ha perdido al bebé que espera con su esposa Libby explota. Aunque no quiera que le miren. La llorera desgarradora de Masters al final del quinto episodio de la serie es de las que no se olvida. No he encontrado el vídeo, pero los que la hayáis visto me entenderéis.

La muerte de Tara en Sons of Anarchy

Como es habitual, cada temporada de los moteros de Charming mueren varios de los personajes secundarios y alguno de los protagonistas. Esta sexta temporada puede ser la que haya batido el récord de decesos. Y eso que no estaba fácil, ya que en las anteriores caían como moscas y cada dos por tres quien menos te esperabas que iba a desaparecer. El año pasado fue la muerte de Opie la que nos apesadumbró a todos. En este 2013 de SOA, la más impactante ha sido sin duda la de Tara. La brutalidad de la secuencia ha provocado que la marcha de Clay haya quedado en segundo plano.

Los últimos minutos de Orange is the New BlackOrange

La muerte de Pennsatucky a manos de Piper nos dejó helados a todos. Ni lo vimos venir. Y, sobre todo, nos quedamos con la deliciosa intriga de no saber qué va a pasar ahora con la protagonista de Orange is the New Black¿La condenarán a más años? ¿Podrá ocultar lo que ha hecho? ¿La cubrirán? Hasta el verano de 2014 no sabremos la respuesta. La espera será larga.

La pelea entre Hood y el boxeador en Banshee

Un boxeador que maltrata a las chicas con las que se acuesta. Y un falso sheriff que quiere detenerle y darle una lección. Aunque tenga que enfrentarse a él puños mediante. Esta escena solo se puede definir como realista. No puedo añadir nada más. Hay que verla y punto.

Las diez mejores series de 2013

Nos hemos pasado el año rajando de lo malo que había sido este 2013 para la ficción. Luego te pones a hacer memoria y a repasar lo que hemos visto en estos 12 meses… Y resulta que el año no ha sido tan malo. Han sido pocas las que han destacado y han venido para quedarse, pero todas de gran calidad. Lo mismo se puede decir de las que ya estaban, que con la excepción de Homeland han mejorado en sus nuevas temporadas. Que quede claro que esta lista refleja mi experiencia propia: solo está lo que he visto. Responde a mis gustos. El número implica que se queden fuera muchas otras que se lo merecerían. Y por supuesto, se puede disentir. También en los puestos: aquí podéis votar las que os parezcan mejores según vuestras preferencias. Vamos allá.

10. Juego de TronosGame

Tengo que reconocer que he dudado mucho entre ésta y Mad Men, que ha tenido una temporada colosal. The Rains of Castamere ha inclinado la balanza en favor de la criatura de George R.R. Martin. Aun estando sobre aviso de lo que iba a pasar por haber leído el libro, no pude evitar el impacto de ese noveno capítulo de temporada. Era inevitable flipar por lo que veía. El resto de episodios han estado a la altura de la gran serie que es. La seguirán ignorando en todos los premios seriéfilos, seguro. Pero puede que sea la que más seguidores tenga en todo el mundo en la actualidad, y eso no se paga con premios. Para los que no hayáis hojeado Tormenta de Espadas, el libro de Canción de Hielo y Fuego en el que están basadas la tercera y cuarta temporada, un aviso: la entrega de 2014 va a ser todavía mejor.

9. Dates Dates

Ha sido la auténtica novedad del año. Jamás habíamos visto algo parecido. Y por eso es de las 10 mejores del año. Bryan Elsley se ha lucido con esta idea de desconocidos que quedan tras conocerse por Internet y que tienen una cita rocambolesca. Las historias de los personajes están muy logradas, y en todas ellas confluyen el drama mundano nada alejado de la realidad. Que nos parezca tan real es culpa de su reparto, encabezado por una Oona Chaplin espectacular y que aquí demuestra que puede hacer lo que le dé la gana (además de confirmar que el futuro es suyo). Nueve episodios de algo más de 20 minutos que hay que ver sí o sí.

8. House of CardsHouse

Echábamos en falta una serie política que se sumergiese en las entrañas de la alta política estadounidense (Scandal no vale, esa es una broma). El argumento de la serie de Netflix es insuperable, con tramas intrigantes a la vez que adictivas. Por no hablar de que la calidad está hasta en el iluminador. El aroma de Hollywood está impregnado en sus 13 episodios, bien sea por David Fincher o por el papel protagonista de Kevin Spacey. Este último, con el regalo que le hacen los guionistas de romper la ‘cuarta pared‘, es el narrador perfecto para una ficción que en apariencia es complicada. Obviamente, no resulta así para nada. Aunque a veces no se pillen algunas conversaciones. Ésto nos ha permitido aprender más de la vida de los congresistas de EEUU y de cómo se llevan a cabo proyectos legislativos. En febrero más.

7. HannibalHannibal

Mi predilección por el doctor Lecter ha pesado, claro está. Por algo es el personaje de ficción al que le debo mi rechazo a las películas de miedo y mi aversión completa al gore de cualquier tipo. Pero Bryan Fuller ha planteado la historia del psiquiatra caníbal desde la majestuosidad y la distinción, una óptica que a la vez corresponde a los rasgos de su protagonista. Hannibal es lóbrega, agobiante y sobrecogedora. Incluso acojona en algún momento. Por eso es tan buena. También es cierto que se queda corta, ya que se emite en un canal en abierto. Si la cogiese una cadena de cable veríamos otra serie, mucho más explícita, y con un Mads Mikkelsen más aterrador. Ahora mismo está perfecta. Pero si se atreviese a más sería incluso mejor. Aspectos a pulir también tiene: Will Graham (Hugh Dancy) es insoportable, por ejemplo.

6. The Big Bang Theorytbbt

Es de las pocas que me hace reír en la actualidad. Estoy convencido de que muchas otras lo harán cuando las vea, pero es que es mi favorita del género. Que esté aquí responde al buen año efectivo que ha tenido: su sexta temporada fue genial, y los 11 capítulos que lleva la séptima son un no parar de carcajadas en la mayoría de minutos. Sheldon Cooper (Jim Parsons) nos alegra los días a todos con sus ocurrencias. Y ya no es el único: el resto de personajes no para de crecer en potencia. Todos son desternillantes, desde Penny (Kaley Cuoco) y su ignorancia, pasando por Howard (Simon Helberg) y su desastroso papel como marido, a Raj (Kunal Nayyar) y su soledad afeminada. Los rumores apuntan a que TBBT podría renovar tres años, alcanzando 10 temporadas. Yo digo sí.

5. UtopiaUtopia

Es la hostia. Tiene todos los ingredientes para enganchar desde el principio: violencia, acción y una trama inédita. Pero lo que realmente atrapa son sus misterios. En sus seis capítulos nunca se podía anticipar qué iba a ocurrir o cómo iban a salir los personajes del atolladero. La incógnita sobre la identidad de Mr. Rabbit, destapada en los últimos minutos, permite a Utopia entrar en ese club selecto de series con giros inesperados y tramas ocultas que ni nos esperamos. Su valentía a la hora de ofrecer una matanza en un colegio o escenas explícitas forman parte del cuadro de aciertos. Y su estética. Hay que ser fan por narices de los colores de los escenarios. Hasta la sangre es bonita.

4. Orange is the New BlackOrange

Quizá sea la obligatoria de 2013. Ha sido de la que más se ha hablado, y con razón. Jenji Kohan ha triunfado con su cárcel de mujeres inspirada en la historia de Piper Kerman. Y no es para menos: el reparto es genial, las tramas muy interesantes, y su trasfondo de denuncia social es un aspecto poco común en la ficción estadounidense. Tampoco es que andásemos muy sobrados de humor negro en las series que ya conocíamos. Ese vacío lo ha ocupado Orange is the New Black, y puede que sea suyo por muchos años. Aunque puede que no estén todas las que lo han hecho posible: ya veremos si Laura Prepon (Alex) se anima a seguir formando parte de esta tragicomedia. Sigo pensando en el final, sí. Los que la hayáis visto lo entenderéis.

3. Boardwalk Empireb4

No comprendo por qué, entre mis círculos, son mayoría los que no la ven. No me cabe en la cabeza. Y menos aún después de esta última temporada. Es una de las tres (las otras dos las primeras) que me destrozó en algún momento, gracias a su facilidad para empaparte de su trama y sentir como sus personajes. Su retrato de la génesis de ‘clase’ mafiosa que atemorizó y se apropió de Estados Unidos durante décadas no puede ser más fidedigno. Basta con leer algún libro para cerciorarse de que en el 90% del tiempo que duran sus episodios ofrece tramas completamente reales. Os podéis fijar en la tragedia que le toca vivir a Al Capone, por ejemplo. Boardwalk Empire no es Los Soprano, pero ocupa su lugar de forma más que digna. Su reparto es estupendo, y tiene la habilidad de sorprender con cada temporada.

2. Sons of AnarchySons

Sería la mejor de no ser por el acontecimiento seriéfilo del año. En cualquier caso, el próximo año será el suyo sin duda. Los moteros de Samcro que salieron de la imaginación de Kurt Sutter se despedirán el próximo año tras siete temporadas. Y como aperitivo a su adiós, nos han dejado 13 episodios indescriptibles en este 2013. Lo mejor, o lo peor, ha estado en su final, uno de los más impactantes del año por sus muertes, las consecuencias que conllevan para el resto de personajes, y por dejarte con ganas de que llegue otro capítulo. Su acción es distinta, y Sutter es un auténtico genio para facilitar la confluencia de más de 20 tramas distintas en una sola temporada. Porque nadie se pierde con todas las cosas que pasan en Sons of Anarchy, más bien al contrario. Algo que ya pasaba en The Shield, que destacaba por su ritmo endiablado. Virtud que ahora han heredado Jax Teller (Charlie Hunnam) y sus muchachos.

1. Breaking Bad Breaking

Sería un insulto no considerarla la mejor del año. Ya no como muestra de pleitesía por su despedida, sino porque solo se la puede definir de una manera: grandiosa. La serie que reinventó el drama de acción, gracias a sus planteamientos discrepantes con lo establecido, se fue en septiembre dejándonos a todos huérfanos. Se iba una de las mejores ficciones de la historia, y una de las que estará seguro en la lista de las que marcaron esta década. Walter White (Bryan Cranston) y Jesse Pinkman (Aaron Paul) son dos personajes irrepetibles que se han sumado a esa lista de grandes parejas en cualquier disciplina, como la de Karl Malone y John Stockton en el baloncesto. Sus mejores momentos no solo han estado al final, pero los últimos ocho episodios sí han acaparado la mayoría. A mí, personalmente, la ejecución de un personaje (porque no tiene otro nombre) para obligar a uno de los protagonistas a seguir haciendo metanfetamina me impactó especialmente. No se me va a olvidar en la vida. Su legado es inconmensurable. Y si una serie te ha marcado de esa manera es porque tiene más poder del que imaginas. Gracias por existir.