BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Sin tetas no hay paraíso’

Placeres culpables: Sin tetas no hay paraíso

De todos los vicios inconfesables, las películas y las series suelen estar a un nivel superior en cuanto a secretismo. Que alguien se entere de que disfrutamos con un guión malo, previsible, poco original, o simplemente nada atractivo por otros aspectos, suele avergonzarnos. La retahíla anterior sirve para cualquier temática de ficción. En mi caso, hace algo más de un mes fui a ver una película infame llamada Brazo de hierro. Una italiana de los 80 que de mala que es ha logrado entrar en el olimpo de los filmes de culto. En esa sesión había gente más friki que yo. Mucho más. Y todos los que estuvimos en esa sala nos descoyuntamos de la risa por las tonterías y los giros de guión absurdos de lo que estábamos viendo. Y que seguramente volveríamos a ver. Aunque sin pagar, como en esa ocasión, ya que el pase era gratuito. Sintetas2

Como ya intuis por el título del post, uno de mis placeres culpables de años atrás fue Sin tetas no hay paraísoConcretamente sus dos primeras temporadas, que me parecieron sublimes. ¿Por qué? Pues porque era distinta. No era la típica ficción de familia de clase media, pseudo-humorística; con una pareja que se quiere y discute a partes iguales; con hijos de todas las edades y con vecinos o compañeros de trabajo que de inútiles resultan graciosos. Es decir, no pertenecía a las penosas series españolas (el 99% del total de todo lo que crean los guionistas autóctonos, ya lo siento).

Aquí se contaba una historia de mafiosos y padrinos, de tráfico de drogas y armas, de ajustes de cuentas o de violencia. Pero también había espacio para barrios conflictivos, niñas con sueños de salir de su casa y triunfar en la vida, villanos simpáticos u odiosos, e historias mundanas.

Sintetas3

Para los que no la hayan visto, su argumento es sencillo: una chica llamada Catalina se reencuentra con el que era el chico guapo de su barrio, El Duque. Obviamente vuelve a caer enamorada de él, a pesar de que dirige una pequeña organización criminal relacionada con el tráfico de todo lo que sea ilegal. Y ahí es cuando empiezan los problemas para ella, su familia y sus amigos. Porque aunque él es muy majo y protege a Cata y los suyos, los que le rodean no dejan de ser unos facinerosos y solo piensan en cumplir sus encargos y ganar dinero. Aunque se tengan que llevar a alguien por delante.

Sí, porque los tiroteos, asesinatos y secuestros están a la orden del día en muchos sitios. Quizá en España menos, pero no olvidemos que se trata de una serie de ficción. Los mafiosos ‘ricachones’ también existen, algunos ocultos (o no) entre la política y las finanzas. Y los líderes de organizaciones criminales pueden ser aquellos que te cruzas por la calle mientras conducen un Jaguar. Por eso me gustó tanto esta serie: porque hace ficción sobre realidades tangibles. Y es que no se quedaba ahí.

Todos conocemos un caso de una chica que quiere salir de casa de sus padres en busca de una vida mejor. Y también los de sus amigos que yerran en las decisiones que toman y acaban metidos en líos. Por no hablar de los casos de adolescentes embarazadas.

Seré más claro: a mí el cóctel de narcotraficantes colombianos, matones, ‘escorts’, timbas clandestinas, barrios conflictivos y chicas que buscando un sueño acaban siendo la novia del líder criminal de turno me pone. Me gusta seriéfilamente hablando. Y por eso me aficioné a Sin tetas no hay paraíso.

Los actores fueron otro acierto. Amaia Salamanca estaba prácticamente empezando su carrera, y aquí se lució como nunca. Pero el que nos encantó a los que la veíamos fue Miguel Ángel Silvestre. Este chico se destapó como un intérprete excepcional y que enamoró a todos más allá de su belleza física. La modulación de voz y la rudeza mezclada con simpatía de su personaje le hacían atractivo en todos los sentidos. María Castro en su papel de arpía fue otra que realizó una actuación notable, así como Josep Linuesa en el rol de Miguel Cortés, el ‘capo’ de la serie. Sintetas1

Aunque no era ni mucho menos una idea original al estar adaptada de una telenovela colombiana, la Sin tetas que emitió Telecinco estaba muy bien hecha y enganchaba al espectador. No era una obra maestra ni una serie imprescindible. Pero cumplía su función a la perfección: entretener. O al menos a mí me lo pareció.

A raíz de mi confesión, que no será la última, os invito a revelar vuestros placeres culpables en forma de series. Si los tenéis, podemos hacer una recopilación para publicarla en uno, dos o varios posts del blog. Os invito a enviar un mail a solouncapitulomasseries @ gmail punto com con el asunto ‘Placer culpable’ en el que contéis qué ficción entraría en esta categoría especial y algo vergonzante.

Seguro que los hay peores que el mío. O mejores, según se mire.