BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Romeo y Julieta’

Romeo y Julieta: la adaptación de Telecinco que profana la obra de Shakespeare

Que un grupo de comunicación más conocido por su caspa que por la calidad de sus parrillas televisivas se atreva a hacer adaptaciones de clásicos de la literatura resulta chocante. Si esta gran empresa, que es propiedad de un personaje que ha sido condenado a lo largo de su vida por corrupción, cohecho, fraude fiscalprostitución de menores o abuso de poder, y que además derogó toda la legislación antimafia cuando llegó a ser primer ministro italiano, intenta hacer de éstas unas superproducciones con la idea de que se emitan en varios países, es alarmante. Pero si ya elige para su estrategia de ganar dinero por medio de la pantalla a libros cruciales en la historia y a los que ya ni se puede definir como inmortales por buenos y trascendentales, directamente acojona.Romeo3

Mediaset lo ha hecho. Con Shakespeare y Tolstói. Y no, no es broma. Han adaptado Romeo y Julieta y Anna Karenina. Insisto: estoy hablando completamente en serio. Si pusisteis Telecinco el martes y el miércoles de la semana pasada, además de ayer, lo habréis presenciado (a vuestro pesar). Y como es obvio, lo han hecho mal. Fatal. De vergüenza. Pero vayamos por partes. Empecemos con la de las familias enfrentadas castigadas con un amor irremediable, y mañana damos cuenta de la historia sobre amores adúlteros.

Romeo2Lo último que vi sobre Romeo y Julieta fue hace años, en aquella película de Baz Luhrmann con Leonardo DiCaprio y Claire Danes. Una adaptación ambiciosa y atrevida, con la trama trasladada a una supuesta Verona del siglo XX. Y salió bien. En Mediaset debieron creer que siendo conservadores y ambientándola en un contexto similar al de la tragedia del dramaturgo de Stradford les podría salir mejor el experimento. Pero no: la han cagado. Han profanado la obra de Shakespeare. Con el sufrimiento que conlleva para los que la hemos visto.

Por cierto, nunca entenderé a las chicas que dicen que buscan un “Romeo” en sus vidas. ¿Qué quieren, un tipo que mate a su primo y que encima acabe suicidándose?

Romeo1

Siguiendo con el relato previo a mi digresión, uno de los grandes problemas de esta miniserie es que todo resulta forzadísimo. El ritmo no existe. Y esta carencia, especialmente en una obra que conoce todo el mundo, es determinante. Si en una historia donde lo que va a ocurrir se conoce de antemano no se innova, aunque sea ligeramente para hacer la adaptación más atractiva, alumbras algo plano. Ésto no se consigue añadiendo personajes que no existían en el libro o escogiendo un frío invierno para la ambientación. Pero si además los actores realizan una actuación mediocre, se va todo al garete. Y el mayor problema es éste.

El mayor fallo reside en dedicar dos horas y media de las tres totales de duración a toda la primera parte de la obra, lo que conlleva que se ventilen todo lo importante, lo más interesante, en la última media hora. Es decir, lo que más atrapa, lo intrigante, los porqués del destino funesto del Montesco y la Capuleto es lo que menos espacio recibe en el metraje. Es incomprensible.

Romeo4Tampoco ayuda ver a Martin Rivas, al hijo de Manuel Rivas,  intentando hacer de Romeo. A pesar de ser tan guapo y gallardo, presenciar su actuación ha sido una experiencia a erradicar de la mente. Está muy mal. El protagonista masculino que describía Shakespeare no era un tipo duro que solucionaba todo a hostias, que es lo que aparenta el personaje del actor gallego. De hecho, a muchos les cae mal por la poca sangre que demuestra. El de Martín Rivas es un machote al que todos temen; en el libro es un jovenzuelo pusilánime y lerdo.

Con Julieta pasa algo parecido. La de Alessandra Mastronardi es una chica bonita, romántica y respetuosa; la del escritor inglés es una cursi y una intensa. Y sinceramente, a mí la actriz italiana no me parece tan preciosa como para hacer de Julieta. Es guapa, desde luego; pero no atesora una belleza espectacular con la que te quedas prendado. De hecho es poca cosita. Romeo5

Más allá de consideraciones sobre el elenco, que en general es pobre y mediocre, hay que centrarse en lo que proyecta la miniserie en el espectador: aburrimiento y poca clarividencia a la hora de relatar la historia por medio de las escenas. Ni el príncipe, ni los Montesco, ni los Capuleto, y ni siquiera el conde Paris, al que se cepillan de forma apresurada, sirven para acaparar la atención. No están bien interpretados, y de donde no hay… Puede que el único acierto sea el actor que hace de Mercutio, que está creíble y encaja con lo que nos cuentan de él a través de las letras. El resto no hay por donde cogerlo. Es aburrida y nada atrevida.

Sobre el doblaje solo me viene a la cabeza el calificativo de “criminal”, porque no me quiero extender más sobre un tema tan manido y del que mi postura está bastante clara. Gajes de las superproducciones internacionales que quieren llegar a todas partes, supongo.

Todas las fotos son de promoción y facilitadas por Telecinco