BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Restless’

Nueva selección de series cortas para degustar en Semana Santa

Que los británicos son los reyes del entretenimiento en su justa medida es algo que nadie puede refutar. Para muestra, el post de ayer con cinco series cortas que son perfectas para esta semana de vacaciones (el que las tenga). Todas habían salido de las islas. En Estados Unidos se prodigan menos en este género de miniseries de pocos capítulos con duración volatil, pero sí lanzan varias cada año. Las cadenas de cable, como la HBO, son las que más apuestan por este tipo de ficción. Pero quizá no sea suficiente, dada la gran aceptación que tienen las historias de cinco o seis capítulos como máximo.

Hoy, más series cortitas para ver de aquí al final de estos días de relax. Con una diferencia con respecto al post anterior: hay una americana. El resto, de la también conocida como Pérfida Albión. Aunque por las series que hacen no se merecen semejante referencia. Son éstas:

Dates

Dates

He hablado varias veces de ella en el blog. De hecho, estuvo en la lista de las 10 mejores novedades de 2013. Y es que no me canso de recomendarla. Hacer una serie en la que cada capítulo es la cita entre dos desconocidos que han quedado tras encontrarse por Internet es simplemente una genialidad. Nueve medias-horas de drama, humor y relaciones personales. A lo mejor alguno se ve reflejado en lo que proyectan los personajes. No os la perdáis.

Restless

RestlessDescubrir que tu madre fue una espía del Servicio Secreto británico en la II Guerra Mundial durante su juventud puede molar. Pero deja de ser excitante si ella te lo cuenta porque cree que la quieren eliminar por ese pasado tan peligroso y aventurero. De esto parte Restless, dos episodios de intriga en un marco histórico que ofrece una historia en dos líneas temporales: el presente de los personajes, con ese miedo antes descrito, y el desarrollo de los hechos décadas atrás, por los que la protagonista acabó espiando para su país tras una tragedia personal para después dejar ese trabajo tan peculiar. Dos capítulos de hora y media creados a raíz de una novela de William Boyd. El elenco no puede ser mejor: Hayley Atwell, Michelle Dockery y Michael Gambon. Sí, sale Dumbledore. Pero sin barba.

Luther

Idris Elba haciendo de poli duro que no usa armas al que le toca enfrentarse con los criminales más sádicos y maquiavélicos que Luthercualquiera pueda imaginar. Esa es la vida de John Luther, relatada en un auténtico drama policiaco con una capacidad de emocionar indescriptible. Ya sea por lo que le ocurre al protagonista, por los pedazo de cabrones a los que ha de detener, o por los dilemas morales que plantea, Luther toca con aparecente sencillez la fibra sensible mientras la ves. Por supuesto, lo mejor es ver al gran Elba, que quizá sea el mejor actor de la actualidad junto a Benedict Cumberbatch. Y si creíais que habíais visto series o películas en las que los villanos son unos malos bichos invencibles, cuando veáis ésta cambiaréis de opinión. Una serie que solo pueden hacer los british, en definitiva. Porque hasta aquí son capaces de sacar una sonrisa.

The Wrong Mans

The Wrong MansDecía antes que los británicos tienen el poder de aunar comedia y drama sin que chirríe. Son maestros en eso, aunque siempre las producciones cojeen de un pie más que de otro. En The Wrong Mans se hace humor con situaciones que no nos harían nada de gracia si nos tocase vivirlas. Los dos protagonistas se ven envueltos en una trama en la que encajan de forma acertada, y sin calzadores, mafias, policía, ricachones y el MI6. Y todo porque uno de ellos coge del suelo algo que se encuentra por casualidad… Sus seis capítulos son desternillantes, pero el primero es una obra maestra de situaciones absurdas que te hacen descojonarte.

Mildred PierceMildred

Dije que habría una americana, y aquí está. Aunque a medias: todo es tan sofisticado, tan exornado, que parece que estemos viendo algo de Reino Unido. Por eso, y porque los dos protagonistas son más británicos que el fish & chips: Kate Winslet y Guy Pierce (sí, se crió en Australia, pero nació allí; no me fastidiéis la construcción). La historia de una mujer luchadora que desde el principio se tiene que enfrentar a una hija déspota y soberbia, que además se dedica a humillarla, es perfecta para cerrar un día antes de dormir. Son cinco episodios de cerca de hora y media que merecen mucho la pena, más que nada porque está la Winslet. El contexto de la Gran Depresión en Estados Unidos, con lo que eso conlleva para unos personajes de origen humilde, permite que Mildred Pierce sea un retrato perfecto de lo que debieron vivir miles de personas en aquellos años sombríos. Y es que la pobre Mildred no tiene suerte en nada. Cuando veáis el final lo entenderéis.