BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Masters of Sex’

Las mejores series de 2014 para bloggers y periodistas

¿Creíais que ya se habían acabado las listas de lo mejor del año? ¡JA! Como avisé, aún quedan unas cuantas. Aunque es posible que incumpla la norma no escrita de publicar todas después de que acabe 2014.4

La de hoy es especial. Es la que hacen bloggers y periodistas amigos del blog que se han prestado a colaborar desinteresadamente para darle forma. Cada uno de ellos ha elegido las que consideran las mejores series de 2014 y los mejores estrenos del año. Algunos coinciden con mis preferencias y otros no. Pero eso no es un problema, ya que la idea era que aportasen variedad para que vosotros pudieseis elegir lo que más os interesa.

Se trata de Natalia Marcos (Quinta Temporada), Alfredo L. Zamora (CienMegas), José Manuel Romero (La Script), Jaime Domínguez (TV Spoiler Alert), Víctor M. González (Gonzoo), Álvaro Onieva (AgenTV), Emilio Doménech (Cinéfagos), Pablo Catalán (TV Spoiler Alert) y Mar Guerrero (Series a la parrilla). Como veréis, ofrecen variedad.

Antes, os recuerdo las mías: mejores estrenos y mejores de todo 2014 en primera y segunda parte. Ahora sí, las de ellos.

Natalia Marcos (Quinta Temporada, El País)

501B6519.CR2Mejores series del año

Transparent
Junto con The Good Wife y Fargo, Transparent completa mi dream team seriéfilo del año, y el puesto que le doy a cada una en el top 3 cambia cada minuto. Transparent es una serie que pilla por sorpresa y que te enamora por la sensibilidad y el cariño con la que se tratan a sus personajes.

The Good Wife
Ya lleva un par de años en lo más alto y no hay quien la baje de ahí. Este año, encima, ha dado un salto mortal tremendamente arriesgado del que ha salido airosa. La serie de Alicia Florrick sigue marcándose capitulazo tras capitulazo. Imprescindible.

Fargo
Personajes corrientes haciendo cosas horribles. Tipos chungos que no pueden ser más inquietantes. Malos de pacotilla. Gente con buenas intenciones que nacieron para perdedores y se encuentran transformados en héroes. Y un guion que encaja a la perfección y deja espacio para el aburrimiento. Genial.8

True Detective
Matthew McConaughey y Woody Harrelson nos obsesionaron durante ocho capítulos en una historia en la que los personajes eran los verdaderos protagonistas, por encima de la investigación en sí. Decenas de referencias literarias y filosóficas, una atmósfera hipnótica, un plano secuencia para el recuerdo y una narración diferente que completaron una temporada (o miniserie, más bien) redonda.

Louie
Louis C.K. y su curiosa manía de hacernos sentir incómodos en el asiento, sin saber si reír o llorar. Louie volvió con una temporada algo diferente a las anteriores, con uno de los monólogos más comentados del año y con grandes capítulos y momentos para el recuerdo. Louie no suele decepcionar, y este año tampoco lo ha hecho.

The AffairMejores novedades de 2014

Transparent
Emocionante, tierna, divertida, triste… y todo a la vez. Maura es uno de los personajes del año, y la de Jeffrey Tambor es una de las interpretaciones del año (o la interpretación del año, incluso). Preciosa e imprescindible de principio a fin.

Fargo
Ha logrado algo tan complicado como trasladar el universo de la película de los Coen a la pequeña pantalla con una historia y personajes diferentes pero con un aire similar al de la historia original.

True Detective
Nos obsesionó a todos a principios de año, nos dejó analizarla y sobreanalizarla y ya la marcamos como una de las series del año. A pesar de haber pasado casi un año, todavía consigue hipnotizarnos como la primera vez que vimos su cabecera.

The Affair
La última obsesión del año. Una historia contada a dos voces, dos versiones de la misma película pero que no tienen casi nada que ver entre sí. ¿Cuál es la verdad? ¿Qué nos ocultan? Además, Dominic West y Ruth Wilson están en estado de gracia.Kevin headbutts G.R. guy, exits car, asks for Laurie at a G.R. house

The Leftovers
Ninguna serie me ha emocionado como esta este año. Costaba un poco entrar en ella, pero una vez que te atrapa, ya no hay escapatoria posible. A los que seguimos apostando por ella pasados los dos primeros capítulos nos tenía guardada una sorpresa en forma de una de las series más emocionantes del año.

Alfredo L. Zamora (CienMegas)

Mejores series del año

The Fall (2T)

Una de las mejores series británicas del año que ha sido capaz no sólo de levantar otra vez la intriga sino además de hacerlo con los mismos ingredientes de la primera temporada. Serie fabulosa llena de matices, con un ritmo pausado para saborear cada plano y con una espectacular Gillian Anderson que se come la pantalla. Es sin duda el thriller del momento.

3Peaky blinders

Manteniéndose fiel a su primera temporada, la serie crece con nuevos personajes y localizaciones que llevan la lucha por el poder de esta banda hasta la ciudad de Londres. Un nuevo reto para el prestigio de los Shelbys que mantiene la fuerza de la historia y su espectacular factura. Es una de las series con mejor banda sonora y fotografía del momento.

Masters of Sex (2T)

Fue un movimiento arriesgado dejar en segundo plano las investigaciones de William Masters y Virginia Johnson pero la jugada no les pudo salir mejor. Una temporada donde los personajes secundarios toman el control reinventando la serie y consiguiendo crear aún más gancho que su predecesora.

Hannibal (2T)

Cambiaron las reglas del juego convirtiendo al cazador en presa y la serie no sólo no se resintió sino que brilló aún más que en su primera temporada. Su delirante (pero coherente y adictiva) narración y un reparto tan denso como los guiones requieren convierten a este thriller un auténtico orgasmo visual. El combo de Mads Mikkelsen y Hugh Dancy no podría dar mejor resultado.

Orange is the New Black (2T)

El reparto más coral de las series actuales ha vuelto a brillar en una segunda temporada llena de rivalidades y traiciones. Piper Chapman adopta esta vez un segundo plano y deja que sus compañeras se luzcan con tramas llenas de realismo y sobre todo de humanidad. La serie no pierde lo novedoso de su trama y consigue mantener una fidelidad espectacular en la evolución de sus personajes.1

Mejores novedades de 2014

Penny Dreadful

Una de las apuestas más arriesgadas en el género de suspense. Ambientada en el Londres de la época victoriana, la serie resucita y pone en el mismo tablero a las figuras clásicas de la literatura como Drácula, Frankestein o Dorian Gray. Una apuesta innovadora que consigue unir con éxito personajes de ficción que a priori podrían parecer opuestos. Serie de terror psicológico con una espectacular Eva Green.

Transparent

El primer gran éxito de Amazon que es sin duda uno de los mejores estrenos del año. Una serie diferente, llena de sensibilidad y cargada de ganas de vivir que demuestra que aún queda mucho que inventar en la televisión. Una serie que lucha contra los tabús sociales y que se convierte en un auténtico manual de vida.

16The Honourable Woman

La gran joya británica que se ha coronado como la mejor miniserie del año. Un drama político con el conflicto Israel-Palestina de fondo que hace alarde de tener un guión, un reparto y una fotografía de sobresaliente.  Una ficción de secretos y traiciones en la que cada giro narrativo responde a un todo perfectamente diseñado.

The Affair

La expectación no se quedó sólo en eso y la nueva serie de Showtime ha conseguido meterse en el bolsillo a crítica y audiencia. Un drama que juega con las perspectivas y los matices de los acontecimientos con una narración cargada de fuerza psicológica . Cada episodio es una pieza de un gran puzzle milimétricamente cortado aún por descubrir por la audiencia.

How to Get Away With Murder

Uno de los estrenos más ingeniosos del año conseguido con elementos muy simples. Una serie que se mete en el mundo de la abogacía para jugar con la inocencia o culpabilidad de los acusados. Con una Viola Davis excelente, la presenta una trama transversal de un asesinato que implica a todos los protagonistas. Una americanada muy adictiva que tiene los mejores cliffhangers del año.

 

José Manuel Romero (La Script, Cadena SER)

Mejores series del añogetaway

The Good Wife

Tras superar los 100 episodios, la serie de CBS ha logrado algo impensable: seguir creciendo. A base de buenos guiones, giros consecuentes y el mejor reparto de la televisión, ha culminado un año redondo superando incluso la ‘salida’ de un protagonista. Solo podemos levantarnos y aplaudir.

Fargo

La joya inesperada. Contaba con la etiqueta negativa de adaptación y, de ella, ha sacado sus virtudes. Atrapados por la estética, la atmósfera y el humor negro del mejor cine de los Coen,’Fargo’ ha sabido emanciparse. Martin Freeman nos devuelve los instintos del hombre fracasado y Billy Bob Thornton, al gran villano.

Transparent

El viaje emocional de este año. Siempre hay una serie que entra en tu casa y no quieres que se vaya. Con los Pfefferman ríes, sufres, los entiendes y te descolocan. Toda a la vez en una coctelera de sentimientos que es un canto a la libertad. Televisión minoritaria que trae aire fresco y se abre hueco articulando simplemente una buena historia. Y Jeffrey Tambor, claro.

??????????????????????True Detective

Se ha ido desinflando durante el año frente a otras series, pero no podemos olvidar que HBO nos embarcó en un juego fascinante durante semanas generando un sinfín de teorías que no recordábamos desde ‘Lost’ o ‘Twin Peaks’. No perdono la traición de su creador con ese cierre edulcorado, pero de su mente surgió Rust Cohle, el personaje más complejo de este año.

Orange is the new Black

Reto superado. Tras atraparnos en la primera temporada, se enfrentaba a lo más complicado: mantener viva la historia. Ese gran puzzle de personajes que reivindica la diversidad y juega con los estereotipos permite construir un relato profundo y apasionante de algo tan complicado como la vida en una prisión.

Mejores novedades de 2014

Fargo

La historia más redonda de este año. La combinación perfecta guión, personajes y ambiente.3

Transparent

El relato más emocionante e íntimo. Familia, libertad y vida, mucha vida.

True Detective

Una novela televisada. Compleja, intensa y con una factura muy cuidada.

Happy Valley

Siento la obligación moral de incluir una ficción británica. Y ésta lo merece. Una historia durísima con un regalo inesperado: una heroína de 50 años. La inquebrantable Sarah Lancashire encarna a uno de los personajes femeninos del año.  Ya era hora ver algo así en televisión.

Broad city

Comedia pura. Sabe lo que es y lo que quiere ser. Dos chicas que se ríen de sí mismas y de la vida. Sucia, irreverente y en ocasiones desagradable, me ha sacado las mayores carcajadas en este año con, entre otras cosas, referencias a otras series y a la parte pija de Nueva York. El mejor humor con la mejor madrina, Amy Poehler.

 

Mad MenJaime Domínguez (TV Spoiler Alert)

Mejores series del año

Mad Men

A estas alturas, Don Draper y compañía no tienen que demostrar nada, pero lo hacen de todos modos. Este año hemos visto la primera mitad de su temporada final, tan sobresaliente como siempre.

The Good Wife

Dramatics, Your Honor.

Transparent

La sorpresa del año, procedente de una plataforma (Amazon) de la que nadie esperaba grandes propuestas. Una historia humana, tanto dolorosa como divertida, sobre la identidad sexual, la familia y la vejez.

The Comeback

Posiblemente la peor serie que se haya colado en cualquier lista de lo mejor en algo. La ironía es que eso es muy Valerie Cherish.the_comeback_63775

Orange is the New Black

Su segunda temporada ha sido más oscura, más inconexa, y menos satisfactoria, pero ha roto las barreras de la adicción televisiva y eso se merece un reconocimiento.

Mejores novedades de 2014

Gomorra

Brutal retrato de la camorra italiana a través de una narración marcada por el realismo más impactante. Una obra maestra que demuestra que la calidad no solo habla en inglés

broad-city-pilot-drinkingTransparent 

Broad City

Cuenta la historia de dos chicas que sí son la voz de una generación. Abby e Ilana conquistan por su sencillez, su entrañable sentido del humor y una química especial que cautivó a la mismísima Amy Poehler.

The Honourable Woman

Posiblemente el mayor espectáculo interpretativo del año, con una Maggie Gyllenhaal tan insoportable como insuperable al frente de un reparto que decora un guión demasiado complejo.

Inside No. 9

Serie antológica tan original como impactante, que demuestra que todavía se puede arriesgar en televisión y seguir ganando. Imperdible.

 

Pablo Catalán (TV Spoiler Alert)Juego de Tronos

Mejores series del año

Orange is the New Black

Nada que envidiar a la primera temporada. Sigue permitiéndonos conocer a cada una de las presas. Únicas, tanto las chicas como sus historias. Y un final excitante, que hace reír y llorar al mismo tiempo, siempre que hayas conectado con ellas, algo nada difícil.

Game of Thrones

La única temporada en la que todos los episodios superan al noveno, en mi humilde opinión. Y por eso es una de las mejores temporadas y una de las mejores series. De las pseudohistóricas, la mejor. Sin duda.

Orphan Black

Siempre es buen momento para recomendar esta maravilla. Lo bueno de ella no es el desenlace, sino el camino. Una frase muy típica, pero es algo que no creo de ninguna otra serie. ¿A quién le importa por qué hay clones? Lo importante es verlas interaccionando. Tatiana Maslany, nueva diosa.

Maslany1How to Get Away with Murder

Dos asesinatos, uno en el pasado y otro en el futuro. Como factor común, una profesora de la facultad de Derecho, cinco estudiantes con muchas aspiraciones, la gente que les rodea, muchos secretos y varios reveses del destino.

The Affair

Cuernos, de eso trata la serie. The Affair es un título mucho más atractivo, qué duda cabe, pero prepárate a ver qué ocurre con dos matrimonios (y sus familias) muy distintos a partir de una aventura veraniega.

Mejores novedades de 2014

How to Get Away with Murder

Viola Davis lo es todo, cómo se involucra, cómo transmite, cómo su agenda obliga a acortar la temporada. Y qué importantes son las temporadas cortas. En cuanto a la trama, sorpresas en cada episodio y Annalise Keating siempre en medio. ¿Quién mató a Lila?

The Affair

Basta con su historia principal para atraparte cada semana, pero hay una trama policial para los más reticentes. Sus actores tienen un talento indudable y juntos funcionan a las mil maravillas.

The Missing7217397-low_res-the-missing

Ocho episodios sobre la desaparición de un niño. Ocho años de incertidumbre. Una historia muy bien contada y mil incógnitas por descubrir. Creo que he encontrado un fallo en el argumento, pero no importa. Espero que no la renueven.

Transparent

Cuántos tipos diferentes de personalidad puede haber y qué habitual es encontrártelos en la misma familia. Una exploración a fondo de los cambios que sufrirán todos ellos a partir de la revelación del patriarca.

Fargo

Una curiosa forma de cometer –y contar– crímenes, con muchos personajes peculiares y una atmósfera invernal que recuerdan a la película. Tendrá segunda temporada, pero será precuela. Y tiene final cerrado, que no es poco.

 

Víctor M. González (Gonzoo)

5Mejores series del año

The Honourable Woman

Se lleva el oro a lo mejor de 2014 la miniserie creada por el rebelde Hugo Blick para la británica BBC. The Honourable Woman, con su adictiva intriga a lo Alfred Hitchcock, el mejor personaje femenino del año y la lucha Israel-Palestina de fondo, es riesgo, acierto y calidad inigualable.

Fargo

Dos fenómenos televisivos han sido indiscutibles en 2014: True Detective, que con sus amplias pretensiones no merecía el acabado audiovisual, y Fargo, una propuesta más humilde y mucho más satisfactoria. Domina la narración, el suspense, los personajes, la música y la atmósfera.

The Good Wife

Las luces y las sombras de Alicia Florrick provocan aplausos año tras año, y aunque el inicio de la sexta entrega de The Good Wife no ha sido tan memorable como el final de la quinta, la que fue quizá su puesta de largo definitiva, la serie es aún la gran maravilla de la tele en abierto.

Mad Men650_1000_hcf_cast

La Mad Men en mejor forma ha vuelto. Después de una temporada algo incómoda la serie de Matthew Weiner ha firmado capítulos de sobresaliente (Don y Peggy al ritmo de Sinatra) en la enésima redención del mito norteamericano por excelencia. Preparad los kleenex para 2015.

Juego de Tronos

La cuarta temporada de aventuras en Poniente no ha sido tan redonda como la tercera (dos palabras: Boda Roja) pero ha sido lo suficientemente sólida, y con varios capítulos brillantes, para colarse en el top del año. HBO sigue rematando esta fábula sin corazón sobre el poder.

Mejores novedades de 2014

The Honourable Woman

14Fargo

The Leftovers

La serie creada por Damon Lindelof para HBO es una elección difícil, rara pero cautivadora. La calidad de The Leftovers, sobre el mundo tras la desaparición de millones de personas, se mide en capítulos tan inteligentes como aburridos, pero es valiente, brutal, reflexiva y terapéutica.

Halt and Catch Fire

Convertir algo tan ordinario como un ordenador en una aventura personal y profesional sin precedentes: Halt and Catch Fire, la ficción de AMC sobre la industria del PC en los 80, es una genialidad apasionante y muy bien escrita. Y presume además de la mejor cabecera del año.

Gomorra

Quién habría dicho que dos remakes para televisión, uno Fargo y otro Gomorra, estarían entre lo mejor del año. Inspirada en el universo mafioso de Roberto Saviano, es uno de los relatos más duros y realistas (y con una trama entretenidísima, ojo) sobre la Europa actual.

 

Emilio Doménech (Cinéfagos)2

Mejores series el año

True Detective

Uno de los mayores éxitos que ha logrado la televisión este año. Nic Pizzolatto ha firmado un relato fantástico, se ha apoyado en un director que ha sabido plasmar a la perfección el texto (Cary Fukunaga) y ha dejado que la función la lideren dos monstruos como Matthew McConaughey y Woody Harrelson.

The Fall (2ª temporada)

Pese a los fallos de la primera temporada, sobre todo por decisiones de guión algo tramposas y tramas débiles, la vuelta ha sido nociva y adictiva. No conozco otra serie que haya sabido definir tan bien sus virtudes y apartado con tanta inteligencia sus errores.

The Good Wife (6ª temporada)

El matrimonio King sigue firmando, año a año, una de las mejores series que yo jamás he visto. La coloco en 3er lugar sólo porque las dos anteriores quizá merezcan mejor presencia, pero Alicia y cía son el mejor entretenimiento televisivo que conozco.

YOU'RE THE WORSTFargo

Poco le ha costado a Noah Hawley coger lo que hicieron los Coen, darle una pequeña vuelta de tuerca y concluir uno miniserie de aúpa. El patetismo de la América profunda siempre nos hace sonreír, pero es que el reparto (y los meticulosos libretos de cada episodio) ayudan mucho.

Rick & Morty

El niño que hay en mí no ha disfrutado este año tanto como con ‘Rick & Morty’. Lo nuevo de Dan Harmon es un homenaje constante a los directores que más nos gustan (desde Spielberg hasta Night Shyamalan), pero también una desternillante comedia familiar con muchos episodios para enmarcar. Me muero de ganas por ver la 2ª temporada.

Mejores novedades de 2014

The Missing

A falta de un capítulo, es difícil no ver lo bien que ha sabido manejar ‘The Missing’ la desaparición de Oliver Hughes, un niño de 8 años, en todos aquellos que vivieron el caso (desde los padres al pueblo en el que Olly fue visto por última vez). Hay además tensión, intriga y terror de sobra como para mantenernos expectantes a cualquier novedad.17

The Leftovers

Damon Lindelof ha creado una de las series más controvertidas del año, sobre todo porque o ha gustado o ha sido odiada. Obviamente, y sobre todo en parte al buen manejo que ha hecho del drama (dramón) y de los personajes, yo la coloco bien alto en las listas del año.

You’re The Worst

Para mí, la gran sorpresa del año. Ha sabido ser muy divertida, pero también tremendamente sexy. ¿Lo mejor? La química de sus dos protagonistas, una chica y un chico con pánico a las relaciones sentimentales.

Halt & Catch Fire

Lee Pace, Mackenzie Davis, Scott McNairy y Kerry Bishé. Menudos cuatro. El retrato que ellos y ‘Halt & Catch Fire’ hacen de los años 80 y la carrera por hacer el mejor ordenador para el usuario empieza con dudas, pero todo para dejarnos un tramo final de temporada que abre, y mucho, el apetito de cara al año que viene.

Broad City

La comedia más loca de la temporada (con perdón de ‘Rick & Morty’), ‘Broad City’ deja algunas de las mejores anécdotas del año y muchos de los one-liners más cochinos que vamos a escuchar en muchos episodios. Sea la serie que sea.

 

girlsÁlvaro Onieva (AgenTV)

Mejores series del año

Please like me

Quién iba a decir que una serie tan pequeña como esta australiana me podría dar tanto de sí. La segunda temporada de la ficción supera con creces a la de su debut, llenando cada episodio de una realidad muy honesta hilada con humor fino. Atemporal y preciosa.

Girls

A pesar de estar ya en su tercera temporada, la maestría con la que Lena Dunham nos conecta con sentimientos universales de mi generación sigue intacta. Humor y amor, ternura y antipatía, personajes complejos y algo que no puede dejar indiferente.

True Detective

Pocas series establecen un diálogo filosófico de este nivel con el espectador. Por eso, y por su riqueza formal, así como sus brillantes interpretaciones, se corona como el mejor estreno de 2014. Quien esperase giros sorprendentes y un caso misterioso, no la entendió.

Juego de TronosJane the Virgin

No entiendo muy bien por qué pero todo el mundo siente que Juego de tronos no merece entrar en estos rankings aunque sea la serie con la que más disfrute el personal. No sólo es una serie comercial bien rodada, los guiones son muy buenos y engancha. Engancha mucho.

Jane the Virgin

Por lo divertida que es y por crear para nosotros un nuevo happy place donde además de comedia encontramos misterio, las historias de Jane Gloriana Villanueva merecen entrar en lo mejor del año. Y porque, a su modo, es reivindicativa. ¡Viva la abuela de Jane!

Mejores novedades de 2014

True Detective

No soy de los que se lanzan a alabar las series más pretenciosas por sistema, pero ésta va mucho más allá. Además aquel plano secuencia, True Detective nos dejó diálogos brillantes en los que filosofaban sobre la vida y la existencia. Rust Cohle es el personaje del año.

PLease_like_meJane the Virgin

Divertida, fresca y dispuesta a sacudir los estereotipos de los latinos. Jane the virgin ha sido el mejor estreno de otoño entre las networks y por algo se ha ganado una merecida primera nominación a los Globos de Oro para la cadena teen por excelencia, The CW.

Gotham

Los orígenes de la ciudad de Batman y de los villanos que serán los futuros enemigos del héroe se han convertido en una de las series más entretenidas del otoño. Casos amenos y una trama horizontal que mejora la serie cuando aparece. Esto sí es una buena serie comiquera y no Agents of SHIELD.

Fargo

Miré con mucho recelo esta serie al principio por tocar el material de una película, para mí, brillante. Sin embargo, supieron adaptar la atmósfera de aquel film para sacar adelante una historia interesante y con un villano excepcional como es Lorne Malvo.

The Leftovers

El nombre de Damon Lindelof, para mí, pesaba muy en contra de la serie a priori. Esta propuesta de HBO no tuvo nada que ver con Perdidos, ni misterios, ni osos polares. Nos propuso reflexionar, a veces de forma cruda, sobre el duelo. Y lo llevaron muy bien.

 

Mar Guerrero (Series a la parrilla)6

Mejores series del año

The Good Wife

Todos pensábamos que había tocado techo con ‘eso’ que pasa en la quinta temporada pero, otra vez (y ya van ochocientas), tanto la serie como su personaje protagonista han vuelto a demostrar que de mosquitas muertas tienen bien poco.

The Honourable Woman

Interpretaciones potentes, manual de cómo basar un thriller de espías cargando en la psicología de los personajes y mano izquierda a la hora de abordar el tema de Palestina. Hugo Blick hace que el encaje de bolillos parezca fácil con esta miniserie.

p5Orange is The New Black

Ha mantenido la promesa del debut y nos ha vuelto a regalar uno de los mejores catálogos de personajes de la televisión en estos momentos, por no hablar de lo bien que ha aprovechado una semiausencia importante para disparar la evolución de Piper.

Homeland

La querían enterrar antes de tiempo, y ha renacido con una metamorfosis brutal que deja bien claro que esto siempre ha sido el show de Carrie Mathison por mucho que digan los ‘haters’. Y si encima regresa con una narrativa más gris y ambigua, tenemos el dron perfecto para contraatacar.

Fargo

¿Un remake seriado puede ser mejor que el original cinematográfico? Sólo por sembrar la duda real, este Hermanos Cohen feat. Noah Wiley merece su parcela entre lo más destacable del año. Ah, y por Martin Freeman llevándose todo premio a mejor interpretación que se le ponga por delante.

Mejores novedades de 2014mas2

True Detective

El fenómeno televisivo de principios de año siguió dando guerra en los meses posteriores y hasta cierto punto el ‘hype’ estaba justificado. Una realización perfecta marca de la casa HBO, dos actores en estado de gracia y un misterio trufado de claves ocultas. Un producto creado para obsesionar.

Transparent

Por su argumento rompedor no podía faltar aquí, pero el asunto no se queda en la mera novedad. Hay chicha y buen drama detrás de la historia de este padre de familia transexual. Amazon, como ya hiciera Netflix el año pasado, ha dado con su ‘Orange’.

Y los favoritos para los Emmy de este blog son…

Esta noche son los Emmy. A las 2.00 hora española comienza la gala de los premios televisivos por excelencia. En este blog haré un directo desde las 23.30 de todo lo que acontezca en la ceremonia y en lo que rodea a la misma, tal como la alfombra roja, las reacciones de los premiados o los perdedores, y las sorpresas o desilusiones. Si queréis que la comentemos juntos, tenéis los comentarios para expresaros y podemos interactuar a través de Twitter. Sobre las nominaciones ya os dije qué pensaba.True3

Antes de la vorágine nocturna que supondrán los Emmy, es tiempo de porras. La mayoría de compañeros que escriben de series, como Aloña Fernández Larrechi, Jaime Domínguez o los autores de Quinta Temporadaya han hecho sus apuestas. Vosotros también podéis votar por vuestras preferencias en estas encuestas que han preparado en 20minutos.

Mis candidatos predilectos a llevarse el premio responden más a lo que me dice el corazón que a lo que apunta la lógica, pero aún así he elegido a los que creo que tienen más posibilidades. Más razones no hay, dado que esta es una quiniela personal, subjetiva y con la que se puede estar de acuerdo o no.  Por tanto, mis favoritos para estos Emmy son:

Drama

Mejor serie: True Detective

Mejor actor: Matthew McConaughey (True Detective)

Mejor actriz: Lizzy Caplan (Masters of Sex)

Mejor actor de reparto: Jon Voight (Ray Donovan)

Mejor actriz de reparto: Christina Hendricks (Mad Men)

Mejor guión: Ozymandias, de Breaking Bad

Mejor dirección: Cary Joji Fukunaga, de True Detective, por Who goes there

Comedia

Mejor serie: Orange is the New Black

Mejor actor: Louis CK (Louie)

Mejor actriz: Julia Louis-Dreyfus (Veep)

Mejor actor de reparto: Andre Baugher (Brooklyn 99)

Mejor actriz de reparto: Kate Mulgrew (Orange is the New Black)

Mejor guión: I Wasn’t Ready, de Orange is the New Black

Mejor dirección: Jodie Foster, de Orange is the New Black, por Lesbian Request Denied

Miniseries y películas para televisión

Mejor serie: Fargo

Mejor película: The Normal Heart

Mejor actor: Benedict Cumberbatch (Sherlock)

Mejor actriz: Kristen Wiig (The Spoils of Babylon)

Mejor actor de reparto: Jim Parsons (The Normal Heart)

Mejor actriz de reparto: Julia Roberts (The Normal Heart)

La moraleja de Masters of Sex

De todo lo que se estrenó el año pasado, donde no abundaron las inolvidables a nuestro pesar, solo un gran drama logró convencernos de que lo era: Masters of Sex. Que la consideramos así era obvio por el desarrollo de sus trama: historias personales entrelazadas, en las que todos sufren por culpa de los actos del resto, que fastidian la vida a los demás a pesar de su propia zozobra. 1

Que en el año 2014 sean pocas las que consiguen parecerse a la estructura del género televisivo de ficción por excelencia dice mucho de la sobreabundancia de series vacuas por su intento de ser originales. Pero Masters of Sex (Showtime, Canal + en España), como todas las grandes que se estrenaron en 2013 (Orange is the New Black, Utopia, Ray Donovan o The Fall) cuenta con un rasgo que esas que desechamos ni conocen: un argumento principal. Una idea sobre la que gira todo. Un hilo del que tirar (no 200), y del que surgen todas las tramas paralelas que vemos.

La historia hecha televisión de la pareja que enseñó a America a amar, como se suele definir a William Masters (Michael Sheen) y Virginia Johnson (Lizzy Caplan), alcanzó cotas de calidad muy altas en su primera temporada. El estudio sobre el sexo, las relaciones que surgían del mismo, la autodestrucción del huraño Bill al darse cuenta de que una mujer ha logrado poner su mundo patas arriba, y la evolución de la nada al todo de Virginia encajaron en tramas adictivas y de las que querías saber más cada semana.

2La primera entrega finalizó con todo por cerrar, con todos los personajes en sus roles habituales menos Bill. El doctor del sexo se vio superado por las circunstancias, y este inicio de segunda temporada no ha hecho más que confirmar que va a ser el que peor lo pase por su propias tribulaciones. Tiene un hijo del que no se preocupa, una esposa a la que engaña, una amante con la que no sabe si estudia o disfruta, y un futuro lóbrego por delante tras jugarse todo a una investigación que en la arcaica sociedad de los 60 no ha gustado. Pero la moraleja de esta historia está centrada en ese aspecto amoroso tan complicado de la serie: por mucho que se vista de ciencia una demostración de afecto con la excusa de la investigación, la atracción no se detendrá; de hecho, aumentará. Cualquiera sabe que si comienza a gustarle una amiga esta le atraerá aún más si nos esforzamos en que todo se quede como una amistad. Pues aquí lo mismo.

¿Qué va a pasar en esta segunda temporada de Masters of SexQuizá asistamos a una nueva etapa de aflicción de Masters, que es uno de los personajes más desubicados que recuerdo. Mucha culpa tiene de esto Michael Sheen, que insiste en demostrar que su ausencia en las nominaciones a los Emmy es una vergüenza. Pocos actores transmiten tanto como él, y no incluirle al menos en la carrera es despreciarle. Su rol me recuerda mucho al de Alcestes, del Misántropo de Molière, que cuenta con una adaptación de Kamikaze Producciones tremenda y muy recomendable. Veremos si acaba como él.3

También hay que ver si profundiza en las temáticas que más nos han llamado la atención por la fidelidad de su relato en comparación con la época en la que está ambientada. La homosexualidad, las relaciones con las prostitutas, y las mentes retrógradas que no aceptan más educación que la biblia deberían seguir presentes para dar aún más fuerza a las tramas. Y seguro que nos tendrán reservada alguna sorpresa con los secundarios, como ocurrió en la primera temporada con Allison Janney.

Pero lo que más me intriga es qué pasará si la esposa de Bill descubre todo en este momento en el que acaban de ser padres. Tengo mucha curiosidad por saber cómo actuará Libby al enterarse, y cómo responderá ese doctor que está alejando a todos de su alrededor. ¿Pedirá perdón? ¿Elegirá? ¿O tragará y volverá a no afrontar los problemas?

Las ganas de ver qué ocurre en esta temporada son evidentes (por disfrutar más a Lizzy Caplan, lo que sea). Y es que digan lo que digan los EmmyMasters of Sex fue una de las maravillas del pasado año. Tanto que su alto contenido sexual acaba siendo accesorio.

Las (injustas) nominaciones de los Emmy, categoría a categoría

Ya conocemos quiénes están entre los candidatos a llevarse un Emmy el próximo 25 de agosto. Las sorpresas han brillado por su ausencia, dado que las novedades eran las esperadas, con Orange is the New BlackTrue Detective liderando a las debutantes. Pero estos Emmy pueden llegar a calificarse como los de la injusticia en las nominaciones. Grandes series, actores y actrices se han quedado fuera de forma incomprensible, en favor de otros mucho más limitados y que no han tenido grandes temporadas o actuaciones si les comparamos. ¿Cuáles? ¿Por qué? Veámoslo categoría por categoría (las nominaciones en una lista, aquí).

Masters1Mejor drama

Es la categoría donde se notan las mayores ausencias. Ni Masters of Sex (quizá uno de los mejores estrenos del último año) ni The Good Wife han logrado entrar en la carrera por el galardón de más prestigio. Y considerando que la que sí ha entrado es Downton Abbey, justo el año de su temporada más floja, es para mosquearse. Todas las quinielas apuntan a que la serie de HBO protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McCounaghey se llevará el gran premio, dado que el resto ya han sido premiadas previamente (Mad Men Breaking Bad) o no son típicas ‘gana-premios’, como le ocurre a Juego de Tronos. La presencia de House of Cards era obvia. Y eso que entre la crítica española no gusta mucho, algo que no acabo de entender. En EEUU por suerte sí. Por supuesto, ni Hannibal ni The Americans han entrado, como se esperaba. Tampoco Sons of Anarchy. Ni lo harán nunca, a nuestro pesar. Al menos se han cargado a Homeland.

Mejor comediaBrook2

Si todo va según lo previsto, Orange is the New Black debutará en los Emmy ganando el premio más gordo al que está nominada. Aunque realmente no sea el lugar que le corresponde, dado que no es una comedia. Por su estilo, sus guiones, es un drama que se aproxima al humor negro. Pero sus responsables han sido muy listos, y para evitar a las bestias con las que se encontraría en la categoría reina han optado por este recurso. Esto significa que el resto se puede despedir de ganar el premio, más aún si sus entregas de esta temporada no han sido especialmente brillantes (salvo que a los que votan les dé por su pedrada habitual con Veep). La única novedad es Silicon Valley, uno de los mejores estrenos de este mismo año, que merecía colarse. Lo más llamativo es la ausencia de Brooklyn 99Otra injusticia más.

Mejor miniserie

Si no ganan Fargo Luther esta categoría dará un premio incomprensible. Así de claro. El detalle de incluir a Treme, al fin, es algo digno de encomio.

T5Mejor actor de drama

Esta categoría se resume en la ausencia de Michael Sheen (Masters of Sex) y en la presencia de Jeff Daniels (The Newsroom). La injusticia de que no esté el primero y sí el segundo es vergonzosa. Esto podría haber beneficiado a Jon Hamm (Mad Men), que lleva seis años esperando a ganar. Pero en el año de True Detective, con Harrelson (actor con toda su carrera en Hollywood) y McCounaghey (último ganador del Oscar a mejor actor) nominados, dudo mucho que sea otro distinto a estos dos el que se lleve el galardón. Creo que ni siquiera Bryan Cranston puede con ellos. Veremos.

Mejor actriz de drama

Tal y como se preveía, aunque muchos rezábamos para que no fuese así, Tatiana Maslany (Orphan Black) no está entre las nominadas. Ni haciendo seis personajes distintos en una misma serie, todos con su personalidad y con una solvencia espectacular, le dan la oportunidad a la chica. Al menos entra Lizzy Caplan, que está maravillosa en su papel de Virginia Johnson en Masters of Sex. La única que sobra es Michelle Dockery (Downton Abbey), que no creo que esté al nivel del resto. Su lugar debería haber sido para Elisabeth Moss (Mad Men).

Mejor actor de comediatbbt

Lo más chocante en ésta es que falta el ganador del Globo de Oro hace unos meses en el mismo campo: Andy Samberg (Brooklyn 99). Si merecía ganar no lo sé, pero lo que tengo claro es que al menos en las nominaciones debería haber estado. Centrándonos en los que pueden llevárselo, Louis CK (Louie), Michael H. Macy (Shameless) y Ricky Gervais (Derek) son los grandes favoritos por méritos propios. El resto dudo mucho que tengan alguna posibilidad.

Mejor actriz de comedia

Esta categoría vuelve a ser de las más competidas. La lucha, según la lógica, debería estar entre dos: Lena Dunman (Girls) y Amy Poehler (Parks & Recreation). Pero como le ocurre a Jon Hamm, tienen la mala suerte de coincidir con dos de las que enamoran al jurado, como son Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Edie Falco (Nurse Jackie). Vale que ha entrado Taylor Schilling por OITNB, pero su Piper no está ni por asomo a la altura de estas bestias.

Mejores secundarios en drama

Ray2Los secundarios masculinos van a librar una batalla muy interesante. Lo malo es que hay una gran ausencia: Dean Norris (Breaking Bad) merecía estar muchísimo más que Aaron Paul. Puede que esto sea impopular, pero no hay más que ver los últimos episodios para darse cuenta. Sí está Jim Carter (Downton Abbey), al que parece que quieren homenajear con el premio de ver su cara en la pantalla antes de que le den el premio a otro. Éste podría ser Jon Voight, que está tremendo en Ray Donovan. Aunque no descarto a Peter Dinklage, que se ha marcado una temporada colosal en Juego de Tronos (menos para los que lo hayan visto doblado).

En cuanto a ellas, a lo mejor es el año de Christina Hendricks. Anna Gunn ya tiene su Emmy, y Maggie Smith no ha estado tan brillante como en años anteriores. Aunque dada la obsesión de EEUU con Downton Abbey no hay que perderla de vista.

Mejores secundarios en comedia

Kate Mulgrew se merece el Emmy a mejor actriz de reparto de comedia por su papel de Red en Orange is the New Black. Y punto. Vale que le toca verse las caras con Allison Janney (nominada en otra categoría que comentaré después), pero ninguna de las otras nominadas ha estado mejor que ella. La única que conozco menos es Kate McKinnon, presente por su trabajo en Saturday Night Live. Tiene que ser muy buena para poder ganar a Mulgrew.6

Entre los hombres, me he reconciliado un poco con estos Emmy gracias a que Andre Baugher (Brooklyn 99) aspira a éste. Adam Driver, con eso de que está rodando la nueva película de Star Wars, ha ganado algo de nombre en los últimos meses. Pero el resto se ha mantenido más o menos igual. Quizá el premio sea para Tony Hale, ganador en 2013 por Veep.

Invitados en drama
Reg E. Cathey hizo un gran papel en House of Cards, y podría llevárselo en la categoría masculina. Para su desgracia, tiene a Robert Morse (Mad Men) enfrente, justo cuando ha realizado su mayor aportación a la serie de los publicistas (aunque esté en la batalla por la temporada el año pasado, y no por la de este, pero todo influye). Hay que destacar que estén Paul Giamatti (Downton Abbey) y Beau Bridges (Masters of Sex).

bob_newhart_big_bang_theory_a_hEn lo que se refiere a ellas, ésta si puede ser la categoría de Allison Janney para volver a ganar un Emmy. Jane Fonda está bien en The Newsroom, pero no creo que tanto como Janney como para quitarle el premio. Y mucho ojo a Margo Martindale.

Invitados en comedia

Si se premia al que más ha hecho reír con su presencia testimonial, el Emmy debería ser para el veterano Bob Newhart. Las carcajadas que ha provocado con su talento en The Big Bang Theory son inolvidables. Pero hay muchas ganas de premiar a Jimmy Fallon por lo que sea, y eso puede jugar en contra.

Los mejores momentos de las series en 2013

  AVISO: Spoilers en todo el post

Siempre hay momentos que se nos quedan grabados. Ya sea porque su impacto es obvio o porque a nosotros nos calan de forma inexplicable, esas escenas o situaciones nos marcan y son las que destacamos cuando nos preguntan por un determinado asunto. En las series son habituales. Son experiencias personalísimas de cada uno. Lo que a él en un capítulo le ha jodido el día, a ella no le ha parecido ni destacable, y viceversa. La que sigue es la lista de las escenas que me chocaron, me hicieron reír o llorar, o las que simplemente son tan buenas que merecen una mención. Si vosotros tenéis otras, por favor, compartidlas en los comentarios. Lo vuelvo a avisar: SPOILERS a mogollón.

El tiroteo en el colegio de Utopia

Por lo que significa y el momento en el que se emitió puede que sea la secuencia más atrevida de todo el año. La serie de Channel 4 se emitió a principios de año, apenas dos meses después del tiroteo en la escuela de Newton en la que murieron varios niños y adultos. En EEUU ni se esperaban que en las islas británicas fuesen a emitir algo que ellos, con sus remilgos, jamás habrían emitido. Utopia no escatima en mostrar sangre con el rojo más fuerte posible. Lo mismo ocurre con las escenas violentas, más presentes conforme pasan los episodios. Que la pantalla nos muestre como Arby le vuela los sesos a alguien en primer plano y luego nos deje escuchar los gritos y los tiros que se producen en las distintas estancias de la escuela solo pueden hacerlo unas pocas. Y ésta es una de ellas.

El asesinato de Andrea en Breaking Bad

La mejor serie de 2013 se marchó con ocho capítulos inolvidables e históricos por la calidad patente que se ofrecía en cada segundo. Como es normal, el impacto y el “qué coño acaba de pasar” fueron constantes durante la tanda de despedida tan maravillosa que se marcó Vince Gilligan. Podría elegir muchos más de Breaking Bad, pero me quedo con este: cuando Todd asesina a Andrea de un tiro a bocajarro para obligar a Jesse a seguir haciendo metanfetamina en condiciones de esclavitud. Me quedé helado. Incluso se me escapó la lágrima, porque el llanto de Pinkman me destrozó. El tío Jack dejaba claro que no le importaba hacer lo que fuese para conseguir lo que quería.

La muerte de Hershel en The Walking Dead

Los zombis no han tenido una media temporada memorable que se diga, pero los acontecimientos del último episodio hasta su regreso en febrero tendrán mucha repercusión para su futuro. El asesinato de Hershel a manos del gobernador, y a espadazos, es muy importante para el devenir de la historia. Y fue completamente inesperado. Al menos The Walking Dead nos ha demostrado que aún tiene cierta capacidad de sorpresa.

La última media hora de Boardwalk Empire

En los episodios finales de temporada de la ficción de la mafia en los años 20 de la HBO siempre pasa algo. Realmente, en todos los capítulos existe un momento que te supera o te encanta, pero esto ocurre especialmente en las season finale. En los 30 minutos del episodio 12 de este año pasaron muchas cosas que a mí, y supongo que no seré el único, me frustraron a la par que aumentaron mi devoción por Boardwalk Empire. La muerte accidental de la hija de Chalky White fue uno de ellos.

Pero lo mejor, por triste, fue la despedida de Richard Harrow. Fue una montaña rusa de sensaciones por cómo la presentaron: de la felicidad al estar con su familia, al cabreo extremo cuando nos muestran que está muerto. Fue acojonante.

El final de Fringe

En 2013 se marchó una de las mejores series de ciencia ficción que han existido. Y lo hizo de la mejor forma posible: cerrando las tramas pendientes, evocando una vez más los valores que la han hecho destacar, y con espectacularidad por medio de un experimento que ponía el broche a la historia. Fueron cinco temporadas llenas de altibajos, pero eso no impidió que las tramas de Fringe fuesen entretenidas y muy interesantes. Sus interpretaciones, como la de John Noble, estaban más que logradas, y siempre te permitía aprender algo. Y encima era original. Estos tres minutos son una delicia.

La identidad de la madre en Cómo conocí a vuestra madre

Casi nueve años. Nueve. Me ha dado tiempo a sacarme bachillerato, acabar una carrera, y estar en varios medios. Y nunca he faltado a la cita semanal entre septiembre y mayo para ver si de refilón adivinaba quién era la madre de los hijos de Ted Mosby. Finalmente todas las pistas eran ciertas: el paraguas amarillo, la compañera de piso, la guitarra, el grupo que tocaba en la boda de Robin y Barney… Lo que nunca nos anticiparon de ninguna manera era su cara. Y así llegó a nuestras vidas Cristin Milioti, más conocida como “la madre”, ya que en la serie aún no nos han dicho cómo se llama. He de reconocer que al principio Milioti me parecía poca cosa para las expectativas que teníamos ante tanto misterio. Pero con el tiempo he rectificado, como es normal, ya que ha estado estupenda a la vez que graciosa en todos los capítulos en los que ha aparecido hasta ahora. Quedan unos meses de Cómo conocí a vuestra madre, que se está despidiendo con una gran temporada. Aquí una entrevista que concedió hace poco tiempo.

La ¿muerte? de Brody en Homeland

Soy de los que tengo claro que Nicholas Brody ha pasado a la historia de la televisión como un héroe-villano fiambre. Pero por los comentarios en los posts sobre Homeland, los de las redes sociales, así como las teorías que circulan por distintos medios especializados, me he planteado si dudar sobre si realmente murió en el último episodio de la tercera temporada. Que si el nudo no era corredizo, que lo que vimos fue un ahorcamiento falso, que al que subió la grúa era otro tipo y no Brody… En cualquier caso, esto supone un punto de inflexión y el entierro definitivo de una serie que durante sus doce capítulos de este año se encargó por sí sola de cavar su tumba. Insisto en que nadie necesita una cuarta temporada.

La boda roja de Juego de Tronos

Los que habíamos leído el libro sabíamos lo que iba a pasar. Pero no cómo se iba a trasladar a la pantalla. Y la adaptación de esta masacre fue magnífica. Para los que no tenían ni idea por no haber leído Tormenta de Espadas fue un trauma todo lo que ocurrió en la boda entre una Frey y un Tully. Los vídeos de las reacciones de la gente ante esos minutos de sangre y asesinatos son representativos de la cara que se nos quedó a todos. Porque aun conociendo de antemano qué ocurriría, también flipé.

La terapia para Sheldon en The Big Bang Theory

De todos los momentos desternillantes que nos han regalado nuestros frikis favoritos durante los años que llevan en emisión, este es uno de mis preferidos junto a la persecución en la piscina de bolas. El contexto de ésta escena de TBBT es sencillo: Sheldon tiene la necesidad imperiosa de finalizar todo. No puede dejar nada a medias. Y Amy quiere educarle para que no sea tan obsesivo y pueda dejar las cosas a medias (a ella no la deja ni así, porque ni le da por empezar). Otra más de una pareja atípica que solo sabe hacernos reír.

El llanto de Michael Sheen en Masters of SexMasters

No se me ocurre nada peor para unos padres que perder un hijo por culpa de un aborto espontáneo. Si eso no te afecta es que eres un maldito robot y estás muerto por dentro. Afortunadamente, William Masters no lo estaba. Lo parecía, por su actitud y la personalidad huraña que nos muestra Michael Sheen en Masters of Sex. Pero cuando asume que ha perdido al bebé que espera con su esposa Libby explota. Aunque no quiera que le miren. La llorera desgarradora de Masters al final del quinto episodio de la serie es de las que no se olvida. No he encontrado el vídeo, pero los que la hayáis visto me entenderéis.

La muerte de Tara en Sons of Anarchy

Como es habitual, cada temporada de los moteros de Charming mueren varios de los personajes secundarios y alguno de los protagonistas. Esta sexta temporada puede ser la que haya batido el récord de decesos. Y eso que no estaba fácil, ya que en las anteriores caían como moscas y cada dos por tres quien menos te esperabas que iba a desaparecer. El año pasado fue la muerte de Opie la que nos apesadumbró a todos. En este 2013 de SOA, la más impactante ha sido sin duda la de Tara. La brutalidad de la secuencia ha provocado que la marcha de Clay haya quedado en segundo plano.

Los últimos minutos de Orange is the New BlackOrange

La muerte de Pennsatucky a manos de Piper nos dejó helados a todos. Ni lo vimos venir. Y, sobre todo, nos quedamos con la deliciosa intriga de no saber qué va a pasar ahora con la protagonista de Orange is the New Black¿La condenarán a más años? ¿Podrá ocultar lo que ha hecho? ¿La cubrirán? Hasta el verano de 2014 no sabremos la respuesta. La espera será larga.

La pelea entre Hood y el boxeador en Banshee

Un boxeador que maltrata a las chicas con las que se acuesta. Y un falso sheriff que quiere detenerle y darle una lección. Aunque tenga que enfrentarse a él puños mediante. Esta escena solo se puede definir como realista. No puedo añadir nada más. Hay que verla y punto.

Las mejores series de 2013 según los expertos españoles

Toda lista de preferencias con el foco en 2013 responde a los gustos personales de aquel que la realiza. Lo avisé en mis dos rankings particulares, el de las 10 mejores del año y el de las 10 series de estreno que a mi juicio más han destacado. Dado que siempre estoy dispuesto a ampliar miras y a dar cabida a todo aquello que os pueda servir para descubrir más ficciones que ver, he invitado a unos amigos a llenar este espacio para que os ofrezcan sus preferencias. De esta manera os recomiendan lo que les ha encandilado más y os cuenten por qué. Como es normal, ellos han optado por algunas que yo no tuve en tanta consideración o no he visto. Más que nada porque saben más que yo. Al fin y al cabo, lo mejor es tener variedad.

Miriam Lagoa – En Terra de Series

Breaking Bad. Estamos demasiado acostumbrados a series que se cierran con una final que no está a la altura. Vince Gilligan y su equipo culminaron una historia perfectamente diseñada durante cinco años a través de algunos de los mejores capítulos de toda la serie. Se resume con una palabra: Ozymandias.Breaking3

The Good Wife. Otro caso excepcional, el de una serie que no ha dejado de crecer desde la primera temporada y que está rayando la perfección en su quinta temporada.

Dates. La gran sorpresa del verano y la demostración de que no se necesitan grandes presupuestos para convertir en original una historia que no lo es tanto.

Masters of SexUna serie que lleva la palabra sexo en el título y luego es capaz de dejarlo en un segundo plano para hablar de amor y relaciones personales.  El complemento perfecto son sus actores, principales y secundarios, a los que deberíamos cansarnos de verlos nominados los próximos meses

Justified. Una serie que no es lo que parece y encima me da la sensación de que se vende fatal La cuarta temporada ha sido casi tan buena con la segunda , una de las mejores del 2011,  gracias a una historia principal que ha vuelto a ser la excusa para seguir indagando en el complejo mundo del condado de Harlan.

Natalia Marcos – Quinta Temporada (El País)

Breaking BadLos ocho últimos capítulos, con unos actores en estado de gracia y guiones que no daban un respiro, pusieron el broche perfecto a una serie que venía pidiendo paso en el Olimpo de las series y lo ha ganado por méritos propios.

The Good WifeEl final de la cuarta temporada y el comienzo de la quinta es de lo mejor que se ha podido ver en televisión este año. Es la serie que nunca decepciona, y que tras un capítulo grandísimo te da un episodio enorme.BRon

Masters of SexGran estreno de 2013 que huye del morbo que podría generar el tema que trata para centrarse en unos personajes magistralmente interpretados.

Bron BroenSi la primera temporada de la serie ya fue muy buena, la segunda es todavía mejor. La pareja formada por Saga y Martin es una de las mejores de la televisión actual. La espera de la tercera temporada se va a hacer muy larga.

Orange is the New Black2013 ha sido un año con muy buenas series de estreno. No es solo la historia de una cárcel de mujeres. Es una de las revelaciones del año por sus grandes personajes y por el enganche que provocan sus guiones.

Jaime DomínguezTV Spoiler Alert 

The OfficeA pesar de haber sido explotada hasta el hastío, la novena y última temporada de The Office consiguió que nos reconciliáramos con los empleados de Dunder Mifflin, quienes se despidieron por todo lo alto con un emotivo final que indudablemente obliga a incluirla entre lo mejor del año.Good

Breaking BadLa serie del año por excelencia se coloca en el podio de las series más épicas de la historia tras habernos ofrecido una recta final que dejó al espectador sin respiración. Su final, ya una leyenda, nos ofreció toda la paz que le podíamos pedir a la serie, no sin saldar antes las cuentas que tenía pendientes con sus personajes así como con su público.

Orange is the New BlackLa sorpresa del verano que dejó a la crítica y al público encandilados se ha convertido en todo un referente para el seriéfilo. De la creadora de Weeds, la serie de Netflix consigue convertir una prisión de mujeres en el happy place más adictivo que podemos recordar.

The Good WifeComo el buen vino, el procedimental legal de la CBS no solo se saldó con una cuarta temporada brillante, sino que consiguió dar un giro de 360º para dejar a todos sus espectadores boquiabiertos con andadura en su quinta temporada. Deliciosa, atrevida y elegante; un placer que disfrutamos solo unos pocos. 

Ja’mie: Private School GirlDel atrevido Chris Lilley, esta comedia australiana que aún a día de hoy sigue dando de qué hablar no es apta para todos los paladares, pero seguramente conseguirá sorprender a más de uno con su particular visión del mundo ‘teen’ y una idea que, cómo negarlo, es ‘so quiche’ que es imposible no apreciarla.

Mar Guerrero – Series a la parrilla

The Good Wife. Normalmente una serie de network en su quinta temporada y 100 episodios a sus espaldas tiende a estar más enganchada a la máquina de respirar que dando guerra por sí sola, pero lo que han hecho los King aquí es superlativo. No sólo los guiones siguen sacando petróleo de unos personajes que parecen inagotables, sino que continuan situaciones y temas de complejidad considerable con un arte pasmoso. Para levantarse y aplaudir mientras te cargas el bol de palomitas, así de claro.

Jorah

Orange is The New Black.  Creo que nadie iba con expectativa alguna con ella y resultó ser la revelación de este año. Engancha la idea y un reparto poco visto con mujeres de todas las formas y colores. Te olvidas de que son unas delincuentes en la cárcel y ves a gente con sus problemas. Además, la serie es una fuente muy peligrosa de onliners para partirse. Mención especial merece Laura Prepon que ha dejado to’ loco a gran parte del público con su personaje. En definitiva, chapó por Jenji Kohan y Netflix.

Game of Thrones. La tercera entrega ha devuelto a la serie toda la fuerza que se perdió en la segunda temporada. Había parado de leer los libros, así que el momento de la Boda Roja me pilló completamente por sorpresa. Se nota que, por fin, han entrado en materia, concentrándose en las tramas que importan, y no han decepcionado. Espero con ganas los nuevos episodios… Y muertes si las hay.

Dates

DatesParece mentira que la séptima temporada de Skins, de lo peor de año, y esto provengan del mismo creador, pero así estamos… Tírame un drama intimista que te lo agarro al vuelo. Los nuevos capítulos se te pasan volando. Gran parte de la culpa es de los diálogos, y también del choque de personalidades de los emparejamientos que vas viendo y, por supuesto, lo marciano de algunas situaciones. Me gustaría ver cómo sigue tratando la vida al camionero David.

Orphan Black. En esta serie no es tanto el qué como el quién. Como serie de sci-fi ligera es entrenidísima, pero aquí la salsa la pone Tatiana Maslany. En serio, es monstruoso lo que hace esta actriz  interpretando a hasta, ¿cuántos? Siete clones diferentes. Tan sólo por ver el festival que monta ella sola, vale la pena. Y tiene que ganar el Globo de Oro.

José Manuel RomeroCadena SER

Breaking Bad. Su tanda final de ocho capítulos demostró por qué está ya en el olimpo de las mejores series de la historia. La caída de Heisenberg, el sufrimiento de Jesse, la angustia de Skyler, la determinación de Hank… No vamos a poder olvidar fácilmente a una ficción que nunca se ha traicionado y que siempre podrá presumir de la coherencia de sus guiones, de elaborar una historia redonda, sin fisuras. Solo por Ozymandias deber ser la serie del año. Confirmó ser la obra de arte que esperábamos.

Orange

Orange is the New Black. El soplo de aire fresco que necesitábamos. Cuando mejor se hablaba de Netflix por House of Cards y empezaban a llegar las nominaciones a premios, la plataforma online nos sorprendió en verano con el que ha sido su gran estreno. El enfoque de la narración, la mezcla de géneros y la historia de Piper Chapman fue algo nuevo entre tantas ficciones recicladas y la palpante falta de ideas. Buscaba sorprender y lo ha conseguido.

The Good Wife. La serie que nunca defrauda. Ha cumplido 100 capítulos y sigue ahí, sin mostrar signos de cansancio. Su ritmo, sus guiones, su legión de actores secundarios y la maestría para desarrollar casos semanales han hecho que entierre esa coletilla de ‘la mejor serie de la televisión en abierto’. La última parte de su cuarta temporada y el arranque de la quinta la sitúan cara a cara con las mejores ficciones de la televisión por cable.

mas2

Bron Broen. En este top cinco del año es obligatorio incluir alguna serie que no venga de EEUU. Entre Dates y Bron Broen he optado finalmente por la solvencia de la segunda. Parecía muy difícil después de la excelente primera temporada y el remake USA (y francobritánico), que Saga y Martin volvieran a engancharnos con un nuevo caso policial, pero lo han conseguido. No tanto por la historia en sí, sino por la evolución de dos personajes en constante construcción y crecimiento. Un premio al mejor dúo policial de los últimos tiempos.

Masters of Sex. La serie que cumplió las expectativas. La relación de Will y Virginia y las investigaciones de Masters and Johnson nos han seducido desde el primer minuto. Al igual que Orange is the New Black, su magia viene de mostrar algo nuevo y sumamente cuidado. La mezcla de tramas, la complejidad de mostrar unas mentes atormentadas y la elegancia a la hora de tratar el sexo han hecho que estos primeros 12 capítulos nos hayan sabido a poco.

Las diez series revelación de 2013

Tras dar cuenta de mamá, es el turno de papá. Como dije en la anterior lista, el año no ha sido tan malo si se hace balance. Al menos una veintena de series, y puede que más, han llegado este 2013 a nuestros portátiles (o televisión, si sois puristas) para quedarse. La savia nueva ha variado en el género, y un número importante de la cosecha anual ha aportado argumentos novedosos bajo ambientes inéditos. Como siempre, esta clasificación es completamente personal. Recojo únicamente lo que he visto y me parece mejor, tras dudar en la criba. Estas son las diez series revelación de 2013.

10. Ray Donovan Ray

El nuevo ‘chico malo’ de Showtime en sustitución del ‘cancelado’ Dexter Morgan nos alegró el verano. Y eso que sus historias son un completo drama por los casos que cuenta. Su tratamiento de los abusos de menores por parte de miembros de la iglesia es descomunal, y solo con este aspecto ya se merece ser seguida por todo el mundo. La honestidad atrae. Por el resto, la idea de una agencia de especialistas en solucionar problemas a los ricos es bastante original. Esto genera situaciones divertídisimas o indignantes, según sea el caso con el que les toque lidiar a Ray (Liev Schreiber) y sus chicos. La omnímoda presencia de Jon Voight como el padre de los hermanos Donovan es otro acicate para verla.

9. BansheeBan2

La otra ficción bestia de este año ha sido una de las criaturas indirectas de Alan Ball, el creador de Six Feet Under y True Blood. Es cruda, se anda sin ambages en las escenas que necesitan ser explícitas, y las historias están muy logradas. Lo mejor de todo es que tanto la violencia como el sexo que dispone cada dos por tres están completamente justificados. El sheriff impostor Lucas Hood (Antony Starr) que huye de su pasado para no acabar en una caja de pino por culpa del gánster que era su jefe ha emergido como uno de los grandes personajes de este 2013. Otro que le va a la zaga es Kai Proctor (Ulrich Thomsen), que es el típico tipo al que si ves por la calle dices “este tiene que ser malo”. Para los que la hayáis visto, lo que destacaría de Banshee es la pelea entre Hood y el boxeador. Y los que no, os aseguro que es el combate más espectacular que he visto en mi vida. A principios de 2014 la volveremos a tener disponible.

8. The Fall3619467-high_res-the-fall.jpg

Nos hacía falta una de asesinos en serie para no perder la esperanza sobre el género en el mundo anglosajón, dada la bendita tiranía de ficciones nórdicas que han arrasado en estos años como Forbrydelsen Bron Broen (las cuales tengo pendientes). Que la agente protagonista sea la maravillosa Gillian Anderson es un reclamo para cualquiera. Si, encima, está encargada de perseguir al psicópata interpretado por Jamie Dornan, que pronto será más conocido por ser el Christian Grey cinematográfico, tenemos delante un cóctel que no puede ser más apetecible. La caza de Stella Gibson a Paul Spector ha sido una de las apuestas de mayor calidad de la BBC en este año. Todo bajo el manto de la siempre peligrosa Belfast, una ciudad que durante décadas ha lidiado con los avatares que causaba el terrorismo del IRA en sus calles. Y eso está muy presente en The Fall.

7. Orphan Black Maslany2

¿Es Tatiana Maslany la mejor actriz de 2013? Puede que sí. Ella sola interpreta a casi una decena de personajes en la misma ficción. Consecuencias de protagonizar algo que va sobre clones, con sus correspondientes experimentos científicos ilegales y estrambóticos, y que además se atreve con conspiraciones y hasta con el drama personal de una madre soltera. A los que veíamos Fringe el cuerpo nos pedía algo como Orphan BlackSarah y sus clones nos han encalidado a todos. Que estén en boga solo es responsabilidad de sus diez capítulos, electrizantes a la par que adictivos. Y hasta se atreve con ligeras píldoras de humor. Si le dais una oportunidad os la quedaréis.

6. Masters of Sexmas2

La gran estrella en cuanto a estrenos no ha decepcionado. El fracaso estaba descartado solo con la presencia del maestro Michael Sheen como William Masters. A éste se ha sumado una impresionante Lizzy Caplan (la Virginia Johnson ficticia), que no se ha arrugado y se ha reivindicado como una de las grandes actrices de la actualidad. La cruzada sexual de ambos para sacar al mundo de su caverna particular en cuanto a las relaciones íntimas queda perfectamente recogida en estos primeros doce episodios emitidos por Showtime. Además, el retrato inteligente de la hipocresía de los años 60 y del desconocimiento que se tenía entonces en cuanto al sexo es atinado y elegante. Lo peor es que en algunos momentos te da un baño de realidad, ya que te demuestra situaciones que deberían haberse quedado en aquellos años de atraso siguen vigentes hoy en día. Que una serie ambientada en una época de la que han pasado 50 años nos parezca transgresora debería preocuparnos. Con la reforma del aborto anunciada el otro día tenemos el último ejemplo. Nos quedan años de Masters of Sex. O eso espero.

5. Dates 

A partir de aquí los puestos están ocupados por los que aparecían en la lista de las mejores del año. No sería muy lógico que alguna de ellas se quedase fuera de la recopilación de los estrenos más destacados, y menos aún en puestos distintos entre un ránkings y otro. No voy a repetir lo que dije en el anterior, así que insto a ver Dates por razones muy sencillas: son nueve capítulos que duran algo más de 20 minutos que relatan citas entre desconocidos que quedan por Internet y cuyas vidas son un auténtico caos. Ligera, interesante y entretenida a partes iguales.

4. House of Cards

Ficción política del año en el marco de la Casa Blanca. Kevin Spacey es un genio que te embauca con solo una mirada. Robin Wright y Kate Mara le van a la zaga. El día de San Valentín de 2014 regresa.

3. HannibalDancy

El caníbal por excelencia tiene una serie imprescindible gracias a Bryan Fuller y Mads Mikkelsen. Su relación con Will Graham (Hugh Dancy) y los casos tan salvajes que ofrece la convierten en un must. No es gore, y es precisamente lo que se echa en falta: si se emitiese en una cadena de cable estadounidense, veríamos algo mucho mejor ya que se podrían atrever a más.

2. Utopia

Los cinco frikis que se ven envueltos en una conspiración mundial contra los habitantes del planeta Tierra por culpa de un cómic han aportado la idea más original y llamativa de 2013. Sus colorines y la brutalidad de las escenas (asesinatos, torturas, etc.) hacen que Utopia luzca más.

1. Orange is the New Black Orange2

Sigo sin palabras con respecto a su final de temporada. La serie más fresca del año por aunar temáticas tan dispares como el drama carcelario, la homosexualidad en prisión, o el vuelco a una vida en un solo segundo por un determinado acto. Esto último es la aportación más interesante de la serie de Netflix: un error, consciente o no, podemos cometerlo todos. Solo necesitamos una mala decisión para tener posibilidad de acabar en la reclusión. Una lectura valiosa a la que hay que considerar un obsequio, dado que nos sirve en nuestro día a día. Su humor negro, con la adaptación de una niña bien a la vida entre presas y las relaciones entre éstas, facilita que a Orange is the New Black se la pueda definir como necesaria. Y es que en los tiempos que corren necesitamos algo así para desconectar de nuestra realidad y sumirnos en otra.

Ficción sexual de calidad en Masters of Sex

No hay spoilers, pero sí algunas pistas. Que luego no me digan que no avisé 😛

En España funcionamos a base de tetas y culos. Al menos, eso nos transmite un alto porcentaje de las películas de producción patria. Esta afirmación es un tópico que, depende de con quien se hable, puede plantearse como un axioma. Y esos que se refieren al cine español como el festival del sexo en cámara puede que tengan su parte de razón.

mas2

En las series prevalece el pudor. Nuestra ficción nacional (es decir, familia, risotadas, drama, adolescentes, tragedia en el clan, o lo que es lo mismo, la amalgama que resume las series españolas) peca de remilgada. Todo lo contrario que en los largometrajes, donde somos muy liberales (en la economía menos). Tanto que los guionistas se pasan, y lo que podría ser una virtud pasa a ser un defecto. Eso nos ha llevado a pensar que todo nuestro cine se reduce a eso y a percibir los filmes de este tipo como productos de escasa calidad. Y no es así.

El ejemplo es Masters of Sex. Que, no obstante, juega con una ventaja: su temática es clara. Si no viésemos cuerpos desnudos, coitos y demás no nos la íbamos a tragar (aquí empieza la retahíla de chistes malos subrepticios, avisados estáis). La serie de Showtime ha sido la mejor savia nueva de estos tres últimos meses del año, y con mucha diferencia. También es cierto que no ha tenido mucha competencia. Pero aun en liza con otras ficciones de calidad, habría sido la mejor o una de las tres mejores.

mas5

Gran parte de culpa la tiene Michael Sheen. Es una bestia. Un auténtico animal de la interpretación. No se puede ser más bueno, vamos. Su William Masters va a entrar directo al olimpo de personajes reales llevados a la ficción. Los registros del actor británico son innumerables. Los que hayáis visto Frost vs Nixon lo entenderéis: allí era un bromista, de gesto amable, que solo perdía los papeles en situaciones límite. Ahora es un ser hierático, inseguro e incluso misántropo. Y que, encima, hace pasar por ciencia sus deseos de acostarse con su compañera. Menos mal que William Masters estudió el sexo, que si llega a ser una rata de laboratorio habrían hecho falta pastillas para soportarle. Que no le soportemos responde al carisma que desprende Sheen actuando, y que ha hecho mucho mejor la serie.

mas4

De eso de han aprovechado las tramas. La del decano Barton Scully (Beau Bridges), con la homosexualidad como fondo, ha servido a la perfección para mostrarnos cómo estaba entonces el asunto con respecto a los gays. Una época en la que se consideraba una enfermedad, que afortunadamente LA MAYORÍA hemos dejado atrás. Otros no. La incorporación como contrapunto de la maravillosa Allison Janney, esposa amargada que no ha tenido nunca un orgasmo y que desconoce las parafilias de su marido, ha dado mucho más aire a los capítulos. No todo podía ser la relación entre el doctor y Virginia Johnson. Y menos mal que han sabido verlo.

Los 12 episodios basados en la novela de Thomas Maier han sido simplemente impecables. Ni un fallo. La lista de aciertos es larga: interpretaciones notables, ambientación sublime y un vestuario acertado. etc. Pero donde más destaca es en el retrato que hace de la sociedad de los 60. No falta nada.

mas3

Eso nos ha permitido conocer mejor qué pasaba por la cabeza de Libby Masters (Caitlin Fitzgerald). Admitámoslo: es el tipo de mujer con la que todos soñamos. Dulce, preciosa, generosa, abnegada en cuanto a la relación… Y se encuentra con ese soso de marido. Una mujer independiente que se ve atada por el simple deseo de que la quieran. A la que, para rematar, le toca vivir las peores tragedias como la de perder un bebé (aunque luego tenga su recompensa). Es el castigo que suelen recibir las personas que son así, el “eres tan bueno que eres tonto”. Espero que leyendo el libro o en próximas temporadas nos aclaren cómo narices llegó a matrimonio una relación entre dos caracteres tan antagónicos. Pero que no nos la quiten, por favor.

mas6

Que tampoco nos priven de Lizzy Caplan. Necesito más de ese ángel. Aunque la insulten no nominándola a los Globos de Oro, da igual. Virginia Johnson ya era inmortal; ahora, gracias a Caplan, decenas de generaciones reconocerán lo que hizo por la educación sexual en Estados Unidos y el mundo. Aunque se conozca tan tarde su figura.

Si no fuese por ella no habríamos reparado, por ejemplo, en la doctora DePaul (Julianne Nicholson). La lucha de ésta última es otro de los debates que plantea la serie: el machismo recalcitrante que trata como segundonas las investigaciones realizadas por mujeres. Aunque puedan salvar vidas. Una denuncia a tener muy en cuenta, puesto que en otros ámbitos está vigente. Una temeridad justificada que, por suerte y por la época que vivimos, ya es algo normal.

Hablar de valentía por ofrecer una serie sexual en el año 2013 me parece arcaico. No tiene mérito tratar una temática que será tabú de forma irremediable de forma tan abierta. Solo hacía falta que alguien lo hiciese. Y ya está. Era hora de aunar una buena serie y el sexo  para que no se pueda acusar a una ficción de ser pornográfica o de baja calidad.

mas1

A lo mejor Masters of Sex ha permitido sacar de la caverna a los millones de reprimidos que viven solo en Estados Unidos. A ver qué pueden achacarle.

En cuanto al final, era previsible. Nada que no supiésemos ya. ¿Saldrán adelante? ¿Trabajarán juntos? ¿O se irá con Ethan (Nicholas D’Agosto)? ¿Qué pasará con el decano gay? ¿Y su mujer? ¿Adónde irá lo de Jane (Heléne York) y Lester? Muchas preguntas para algo que estaba cantado.

Ese es el otro éxito de Masters of SexLa serie que es tan buena como Mad Men pero que ha conseguido un aderezo más atractivo para enganchar a mucho más público. El sexo vende, pero la calidad más.

Tapándose los ojos en Masters of Sex

Los que somos de la generación en la que el sexo continuaba siendo un tabú (a pesar de estar finalizando los 80) siempre echamos en falta algo de educación al respecto. En mi caso, no fue hasta los 15 años cuando un psicólogo vino al instituto para hablarnos sobre los preservativos, la píldora, etc. Todo lo que ahora sería un escándalo para el Gobierno actual entonces se convirtió en necesario. Y eso que hablamos del año 2002, cuando el color del Ejecutivo era el mismo que ahora. Pero todo eso ya lo sabíamos.

Masters1A falta de la “charla” en casa al respecto, ya habíamos hecho nuestras indagaciones propias. Creíamos saber cómo iba todo y en qué consistía, a pesar de que éramos unos neófitos que se las daban de listos y que intentaban convencerse a sí mismos de que eran casi expertos en la materia por solo ver y no practicar. Un anatema sexual en España que es lo que lleva a ser autodidacta a casi todos los jóvenes. Y quizá por esta razón de aprender por nuestra cuenta nos da vergüenza ver una escena de sexo en la tele con nuestros padres, hasta el punto de taparnos los ojos cuando éramos adoolescentes, porque ellos no nos han enseñado nada e intentamos así que crean que nosotros de eso ni pajolera idea. Pero aun así no sabíamos qué era el sexo y qué conllevaba para nuestro cuerpo.

El primero que intentó desentrañar qué significaba fue William Masters, un médico norteamericano que fue un pionero en sus métodos. Todo con el fin de realizar una investigación que le permitiese indagar sobre los efectos de los diversos actos sexuales en las personas. Una historia tan atractiva estaba casi condenada a acabar siendo una serie. Y eso ha hecho Showtime, que con Masters of Sex ha presentado el mejor estreno de la nueva temporada sin haberse tenido que esforzar mucho. Y eso que han llegado decenas de novedades.

Masters5

Masters of Sex es buena porque va al grano. No se anda con prolegómenos y comienza directamente en los albores del polémico estudio del doctor, que no recibió pocos varapalos y zancadillas hasta poder desarrollarla por culpa de la sociedad conservadora de los años 60. Porque es realista, mostrando desnudos integrales que son completamente necesarios para la trama y que la hacen imposible de ver en otra cadena que no fuese de cable. También es elegante en todos los sentidos, a la par que divulgativa sobre una cuestión un tanto espinosa en según qué hogares y sectores. Vamos, estoy convencido de que dentro de no mucho veremos a algún grupo fanático de EEUU pedir su retirada.

Masters4

Todo se reduce a que gusta verla porque aporta algo. Entre tanto argumento pobre, acción de tiros e ideas que van de originales y luego resultan ser un bluff, esta coge algo ya conocido y lo transforma en lenguaje televisivo de forma magistral. Y eso solo en dos capítulos, lo que genera unas expectativas sobre su avance más que justificadas.

Que Michael Sheen (Frost vs Nixon) sea el protagonista siempre ayuda, claro. En su papel del doctor Masters encarna al inteligente médico especialista en reproducción que quiere aportar realmente algo a la ciencia, a la vez que al jefe que es un perfecto gilipollas y al marido hipócrita que no le cuenta a su mujer la verdad sobre por qué les cuesta tanto tener hijos. Vamos, que Sheen está perfecto y demuestra una vez más lo gran actor que es. Mantener ese gesto serio de forma permanente no debe ser fácil. Y él lo hace sin transmitir esfuerzo alguno. Lizzy Caplan, esa maravillosa criatura, también está estupenda (en todos los sentidos) y no se le puede poner ni un pero a su actuación. Su gran atractivo hace a Virginia Johnson una razón perentoria para ver la serie y disfrutar de ambas. Los secundarios tampoco se quedan atrás, y los que quedan por venir.Masters2

Con todo lo anterior, está claro que puede ser la nueva serie de culto para muchos. Pero no tiene nada que ver con Mad Men. A pesar de que se la ha comparado con la historia sobre los publicistas de Madison Avenue, no tienen nada que ver una contra. La ficción de Matthew Weiner no sigue una línea concreta más allá de la vida de un grupo que trabaja o ha trabajado en una agencia publicitaria. Es lenta y sofisticada, además de inteligente, e incorpora muchas historias paralelas. En Masters of Sex la trama está clara desde el principio, y hay más ritmo. No da lugar a otra comparación más allá de que ambas son buenas, están ambientadas en los 60 y ofrecen algo distinto que las hace imprescindibles. Además de que no les sobra nada.

Masters3

Porque los dildos con cámaras incorporadas, espiar a una prostituta que está con un cliente por el agujero de una puerta para tomar notas, encontrar dos personas que quieran tener sexo delante de ti “por la ciencia”, o proponerle a alguien que se acueste contigo para llevar a cabo el estudio, son elementos totalmente necesarios en Masters of Sex. Aunque si la vieses con tus padres te sintieses incómodo e incluso girases la vista para iniciar una conversación trivial para rebajar la tensión que sientes tú solito. Aun así, recomiéndasela. De ti y tu pudor depende si quieres verla con ellos o no.

Nueva temporada

Septiembre es el inicio de todo. Estudios, el trabajo normal del día a día, y por supuesto, la génesis de la temporada 2013/2014 de series de televisión. Un ejercicio seriéfilo en el que no volveremos a ver jamás a Dexter Morgan (Dexter, muy pronto) y a Walter White (Breaking Bad, el 29 de septiembre). Es decir, este verano está marcado por despedidas muy destacadas, como son las de dos de las mejores series de estos últimos años. Aunque una haya envejecido mejor que la otra, que ha pasado la etapa del deceso hasta llegar a ser un zombi. También se ha marchado Luther. Para siempre (aunque se habla de posible película). Aquí tendrá la despedida que se merece, a pesar de que la marcha de Idris Elba para dedicarse de lleno al cine fuese inexorable.

Luther2Antes de pasar a lo que vendrá a partir de este mes me gustaría hacer un recorrido por lo que hemos podido ver durante julio y agosto, además de por lo que yo he mismo he rescatado para ponerme al día. Está claro que la estrella ha sido Orange is the New Black, por su frescura en forma de gran guión y su humor negro. Todo el que la ha visto está deseando que llegue la próxima temporada y se ha alegrado las vacaciones gracias a estas reclusas histriónicas e hilarantes.

El otro soplo de aire fresco, dentro de lo escaso que nos han ofrecido las cadenas, ha sido Ray Donovan. El ‘nuevo chico malo’ de Showtime no ha alcanzado unas cotas de calidad espectaculares, pero es fácil augurarle un futuro de éxitos y capítulos inolvidables. Seguirá solucionando todo lo que le encarguen durante algunos años más. Seguro.

Y de lo que ya conocíamos, al menos para mí, lo único que ha pasado del aprobado es la sexta temporada de True Blood. Quizá algunos penséis que estoy loco, pero me lo he pasado como un niño gracias a los vampiros de Bon Temps. Y quiero ver el primero de la séptima YA. Los que hayáis visto la finale de esta entrega sabréis a qué me refiero.

Verano de capítulos

Como decía antes, he aprovechado este tiempo para ponerme al día con unas cuantas ficciones que tenía pendientes. Todas tendrán su reseña en las próximas fechas. Una de estas ha sido Arrow, emitida por Antena 3 este verano. El justiciero ricachón y su particular concepto de la justicia forman un cóctel de entretenimiento muy recomendable. 65646_568776363143230_552143621_n

También he caído en las manos de seda de Gillian Anderson en The Fall. ¿O acaso existe un ser más maravilloso en la Tierra que la actriz británica? Yo creo que no. Y eso a pesar de que está en un rol que ya conocemos: el de detective, como en Expediente X. Aquí Anderson debe perseguir a un asesino al que todos conocemos desde el capítulo uno, así como a su familia y a sus víctimas. Todo en un ambiente tétrico y pausado, además de interesante.

Siguiendo con lo británico, lo más original y estrambótico que he disfrutado ha sido Utopia. El cómic con secretos que harían temblar al mundo y los frikis que acaban siendo sus guardianes por error frente a una organización de asesinos van camino de convertirse en serie de culto. Otra imprescindible sin duda alguna.

BansheePero lo mejor que he podido hacer ha sido recuperar Banshee. En resumen: un ladrón que sale de la cárcel y que está sentenciado a muerte por un gangster al que robó que por una serie de catastróficas desdichas acaba siendo sheriff de un pequeño pueblo estadounidense. Todo aderezado con acción, violencia y sexo a raudales.

Aunque esta última es la cara del tiempo que he empleado en ver capítulos, también hay una cruz: el adiós de Skins. Los seis capítulos con los que ha finalizado la mejor serie de adolescentes de la historia no han estado a la altura de su pasado. Una auténtica pena, dado el potencial de Bryan Elsley y Jamie Brittain. Pero de donde no se puede sacar…

Las nuevas seriesAgents

Dejando el pasado de lado, la pregunta con respecto al futuro es clara: ¿Qué vamos a ver próximamente? Jamás recomendaré series que no haya visto previamente, por lo que solo puedo ceñirme a relataros algunas de las ficciones que mejor campaña publicitaria, oficial o no, están teniendo. Así, podríamos hablar de Masters of Sex, Agents of Shield (spin-off de Los Vengadores), Dracula (con Jonathan Rhys Meyers), Believe (Alfonso Cuarón y JJ Abrams), Sleepy Hollow (adaptación futurista de la peli que ya lo fue de un libro), The Michael J. Fox Show, Penny Dreadful (Juan Antonio Bayona mediante), The Black List, The Tomorrow People (el nuevo Arrow)… Y aún faltan las británicas además de muchas otras estadounidenses. Y ya lo digo: esta selección que he hecho no tiene intención alguna. Solo son los nombres de los que más se habla.

BehindTampoco hay que olvidar a las series españolas. A las que parecen interesantes de antemano, como Galerías Velvet, se suman otras que dan escalofríos solo de verlas anunciadas. Sí, me refiero a Vivo cantando. Pero habrá que verla para poder opinar, aun con suspicacias.

No hay que olvidar que el comienzo de temporada es sinónimo de Emmy. Y los de este año van a estar muy interesantes. Hasta que llegue el 15 de septiembre y la gala correspondiente, os presentaré a los candidatos de cada una de las categorías más destacadas. Por supuesto, podéis decir quiénes son vuestros favoritos, tanto en los comentarios como en las encuestas / listas que pondré a vuestra disposición próximamente. ¿Confirmará Homeland su hegemonía? ¿Habrá premio de despedida para Bryan Cranston? ¿Podrá alguien con Claire Danes? ¿Behind the Candeblabra tiene rival en las miniseries? ¿Y Modern Family en las comedias? Todo eso lo sabremos en pocos días. Aún así, hagamos nuestras cábalas.

Como siempre, estoy a vuestra disposición en el email. Bienvenidos de nuevo.