BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Bron Broen’

Spoilers, ¿se pueden permitir en algún momento?

Los lunes suelen ser los más preocupantes para los que vemos muchas series. Da la casualidad de que los domingos se estrenan las grandes series de EEUU que casi todos vemos, y siempre habrá alguien que la vea antes que tú. Un amigo, conocido o persona a la que sigues en Twitter que tiene el poder de saber qué ha pasado en el capítulo de la semana. Sí, ese que puede provocar que te comas un spoiler.2

La mejor manera de evitar los spoilers es huir de aquellos que sabes que son aficionados a hacerlos, ya sea por incontinencia o por fastidiar al personal, además de no entrar en esas webs o portales que están trufados de los mismos a cada segundo (caso de Tumblr). Es mejor hacer un unfollow a tiempo (o silenciar a aquellos perfiles peligrosos, que ahora se puede) que ciscarse en todo después, vamos. En mi caso, seguir a gente que sé de antemano que es respetuosa y nada pérfida me ha permitido llegar virgen a series míticas que todo el mundo había visto.

Pero desde hace un tiempo hay una corriente que aboga por spoilear aquellas series que están basadas en libros que están al alcance de todos. Su razón principal para justificar su postura es que tú mismo puedes evitar el spoiler leyendo, y que si no lo haces allá tú. “Haberlo leído. Llevan años publicados”, han sentenciado en más de una ocasión. Un ejemplo que sirve para ilustrar lo que ocurre entre marzo y junio desde hace tres años debido a los episodios de Juego de Tronos. Pero la de HBO no es la única.

241A mí me encantaría poder comentar abiertamente sobre las series que he visto con cualquiera. Pero también soy consciente de que es imposible coincidir con todo el mundo, y que puedo fastidiar el misterio de una ficción al primero que pase. Por eso soy antispoilers de todo tipo, y mucho de insinuar de una forma taimada para animar a la gente a ver eso que a mí me ha impactado tanto. Aunque me haya leído el libro no me creo superior al resto y con derecho a destriparles la trama porque ellos no quieren o no han sacado tiempo para leer lo que sea.

Como siempre en estos casos, he pedido opinión a unos amigos sobre el tema: ¿se pueden permitir los spoilers en algún momento? ¿Por qué?

El primero que responde es Jos Rodríguez, escritor y guionista. Su postura es mucho más larga (os la dejo aquí), pero he seleccionado este fragmento que me parece muy interesante:

No cuesta nada expresar tu opinión sobre el capítulo de marras utilizando eufemismos y generalidades que destaquen la labor interpretativa de los actores, la calidad de una escena o simplemente describir las sensaciones que ha provocado en ti…SIN DESTRIPAR LA TRAMA. Todo lo contrario es simplemente querer (NECESITAR) ser una “Attention Whore” o alguien incapacitado para desarrollar una opinión concisa y analítica. Es sintomático que Twitter haya desarrollado una aplicación para eliminar spoilers. Revelación evidente de que, si se proporcionan soluciones, es porque se asume la existencia de un problema.

Miriam Lagoa, compañera de frikeo seriéfilo en Terra y eldiario.es, cree que este tema se nos ha ido de las manos:T5

Los spoilers se han instalado en los extremismos. Por una parte está la fobia, casi histeria colectiva, ante cualquier mínimo detalle susceptible de ser señalado como spoiler y por otra parte está la aspiración de algunos de conseguir llegar ante determinadas series vírgenes de conocimiento. La primera se nos ha ido un poco de las manos y hay que saber diferenciar entre revelaciones mayores y simples detalles sin importancia y en la segunda hay que muy ser conscientes de las ventajas e inconvenientes de vivir en un mundo conectado. Personalmente no me gusta enterarme de detalles importantes pero cuando me ‘como’ alguno intento ‘digerirlo’ de la mejor manera posible, a veces es mejor no enterarse de cómo ocurre lo que ya sabes que va a ocurrir. De cara a contarlo en redes sociales o comentarlo con los amigos, para mí el spoiler deja de ser spoiler (o por lo menos pierde categoría) cuando el capítulo en cuestión ya se ha emitido en España y si hay que hablar sobre ellos la mejor manera es siendo educados (avisar antes) y aplicando el sentido común… o por lo menos saber cómo contarlo sin tener que contarlo.

La periodista Lucía Taboada, esa analista del costumbrismo que muchos conocéis, relata una anécdota personal para descubrirnos qué piensa sobre los spoilers:

house-of-cards-season-2-episodeSolo con escuchar la palabra spoiler me entran escalofríos. El otro día iba en el metro camino de casa leyendo los 373987 mensajes de Whatsapp acumulados durante la tarde, cuando un grupo de entusiasmados jóvenes me desveló uno de los puntos del capítulo final de Juego de Tronos. Y yo que había permanecido todo el día evitando comentarios en redes sociales como en Matrix empecé a experimentar fuertes sudores y temblores. Lejos de parar, los jóvenes continuaron. Y aún me quedaban tres paradas. ¿Cómo creéis que reaccioné ante tal ultraje?

a) Les espeté la célebre y monárquica frase de “¿Por qué no te callas?”
b) Me cambié de vagón.
c) Me mantuve petrificada mientras llovían ante mí desenlaces.

Pues sí, fue la c. Porque cuando te spoilean no sabes ni cómo reaccionar. Claro que hay spoilers y spoilers. No es lo mismo desvelar el final de una serie en curso que decir que lo de Resines era un sueño. No obstante, no cuesta nada poner un “ALERTA SPOILER” antes de un texto, o preguntar si el otro interlocutor ya ha visto el capítulo antes de soltar un “¡MADREMIÍAMADREMÍA LO QUE PASA EN LA BODA, SE ***** **** ****!”. La emoción ante lo desconocido de una serie es la esencia de las mismas.Sherlock1

El gran Ernesto Filardi, dramaturgo, escritor, lector ávido, aficionado a las series y exhacedor de salchichas en Canadá, se sale un poco del discurso anterior:

Al contar una historia, todo autor introduce un número indeterminado de escenas para sorprender al público. Un spoiler es la información anticipada y no deseada que priva al lector o espectador del placer de esa sorpresa. Si nos hablan de una escena que no busca la sorpresa del lector o espectador, no es un spoiler. ¿A alguno de ustedes le parecería spoiler decir que Caperucita va a llevar un tarro de miel a su abuelita? A veces, para hablar de una historia de ficción, es necesario dar detalles de la trama. Cuando en esos detalles se incluye algún punto de giro sorprendente, creo que se debería avisar con el clásico “spoiler alert”; porque, como todo el mundo sabe, el que avisa no es spoileador.

Sons4Por último, la periodista Lara Hermoso, que es un potencial peligro spoileador por haber leído más libros de los que puede haber en una biblioteca, rechaza por completo que existan. Por ella, como si se extinguen a lo dinosaurios:

Spoilers NUNCA. Detesto que me cuenten el final de un libro o tal o cual detalle cuando estoy en medio de la lectura. Así que en el momento que uno de los libros que yo he leído da el salto a la tele o al cine me aplico la máxima de nunca, nunca, nunca, revelar nada a los que permanezcan ajenos a la novela. Cada uno tiene que vivir y descubrir la historia como quiera, no me veo capacitada para intoxicar su propio imaginario. Eso sí, advierto, es posible que le recomiende la lectura del libro o que incluso en un ejercicio de sutileza sin parangón se lo regale.

 

¿Qué opináis vosotros? Queda abierto el debate.

Las mejores series de 2013 según los expertos españoles

Toda lista de preferencias con el foco en 2013 responde a los gustos personales de aquel que la realiza. Lo avisé en mis dos rankings particulares, el de las 10 mejores del año y el de las 10 series de estreno que a mi juicio más han destacado. Dado que siempre estoy dispuesto a ampliar miras y a dar cabida a todo aquello que os pueda servir para descubrir más ficciones que ver, he invitado a unos amigos a llenar este espacio para que os ofrezcan sus preferencias. De esta manera os recomiendan lo que les ha encandilado más y os cuenten por qué. Como es normal, ellos han optado por algunas que yo no tuve en tanta consideración o no he visto. Más que nada porque saben más que yo. Al fin y al cabo, lo mejor es tener variedad.

Miriam Lagoa – En Terra de Series

Breaking Bad. Estamos demasiado acostumbrados a series que se cierran con una final que no está a la altura. Vince Gilligan y su equipo culminaron una historia perfectamente diseñada durante cinco años a través de algunos de los mejores capítulos de toda la serie. Se resume con una palabra: Ozymandias.Breaking3

The Good Wife. Otro caso excepcional, el de una serie que no ha dejado de crecer desde la primera temporada y que está rayando la perfección en su quinta temporada.

Dates. La gran sorpresa del verano y la demostración de que no se necesitan grandes presupuestos para convertir en original una historia que no lo es tanto.

Masters of SexUna serie que lleva la palabra sexo en el título y luego es capaz de dejarlo en un segundo plano para hablar de amor y relaciones personales.  El complemento perfecto son sus actores, principales y secundarios, a los que deberíamos cansarnos de verlos nominados los próximos meses

Justified. Una serie que no es lo que parece y encima me da la sensación de que se vende fatal La cuarta temporada ha sido casi tan buena con la segunda , una de las mejores del 2011,  gracias a una historia principal que ha vuelto a ser la excusa para seguir indagando en el complejo mundo del condado de Harlan.

Natalia Marcos – Quinta Temporada (El País)

Breaking BadLos ocho últimos capítulos, con unos actores en estado de gracia y guiones que no daban un respiro, pusieron el broche perfecto a una serie que venía pidiendo paso en el Olimpo de las series y lo ha ganado por méritos propios.

The Good WifeEl final de la cuarta temporada y el comienzo de la quinta es de lo mejor que se ha podido ver en televisión este año. Es la serie que nunca decepciona, y que tras un capítulo grandísimo te da un episodio enorme.BRon

Masters of SexGran estreno de 2013 que huye del morbo que podría generar el tema que trata para centrarse en unos personajes magistralmente interpretados.

Bron BroenSi la primera temporada de la serie ya fue muy buena, la segunda es todavía mejor. La pareja formada por Saga y Martin es una de las mejores de la televisión actual. La espera de la tercera temporada se va a hacer muy larga.

Orange is the New Black2013 ha sido un año con muy buenas series de estreno. No es solo la historia de una cárcel de mujeres. Es una de las revelaciones del año por sus grandes personajes y por el enganche que provocan sus guiones.

Jaime DomínguezTV Spoiler Alert 

The OfficeA pesar de haber sido explotada hasta el hastío, la novena y última temporada de The Office consiguió que nos reconciliáramos con los empleados de Dunder Mifflin, quienes se despidieron por todo lo alto con un emotivo final que indudablemente obliga a incluirla entre lo mejor del año.Good

Breaking BadLa serie del año por excelencia se coloca en el podio de las series más épicas de la historia tras habernos ofrecido una recta final que dejó al espectador sin respiración. Su final, ya una leyenda, nos ofreció toda la paz que le podíamos pedir a la serie, no sin saldar antes las cuentas que tenía pendientes con sus personajes así como con su público.

Orange is the New BlackLa sorpresa del verano que dejó a la crítica y al público encandilados se ha convertido en todo un referente para el seriéfilo. De la creadora de Weeds, la serie de Netflix consigue convertir una prisión de mujeres en el happy place más adictivo que podemos recordar.

The Good WifeComo el buen vino, el procedimental legal de la CBS no solo se saldó con una cuarta temporada brillante, sino que consiguió dar un giro de 360º para dejar a todos sus espectadores boquiabiertos con andadura en su quinta temporada. Deliciosa, atrevida y elegante; un placer que disfrutamos solo unos pocos. 

Ja’mie: Private School GirlDel atrevido Chris Lilley, esta comedia australiana que aún a día de hoy sigue dando de qué hablar no es apta para todos los paladares, pero seguramente conseguirá sorprender a más de uno con su particular visión del mundo ‘teen’ y una idea que, cómo negarlo, es ‘so quiche’ que es imposible no apreciarla.

Mar Guerrero – Series a la parrilla

The Good Wife. Normalmente una serie de network en su quinta temporada y 100 episodios a sus espaldas tiende a estar más enganchada a la máquina de respirar que dando guerra por sí sola, pero lo que han hecho los King aquí es superlativo. No sólo los guiones siguen sacando petróleo de unos personajes que parecen inagotables, sino que continuan situaciones y temas de complejidad considerable con un arte pasmoso. Para levantarse y aplaudir mientras te cargas el bol de palomitas, así de claro.

Jorah

Orange is The New Black.  Creo que nadie iba con expectativa alguna con ella y resultó ser la revelación de este año. Engancha la idea y un reparto poco visto con mujeres de todas las formas y colores. Te olvidas de que son unas delincuentes en la cárcel y ves a gente con sus problemas. Además, la serie es una fuente muy peligrosa de onliners para partirse. Mención especial merece Laura Prepon que ha dejado to’ loco a gran parte del público con su personaje. En definitiva, chapó por Jenji Kohan y Netflix.

Game of Thrones. La tercera entrega ha devuelto a la serie toda la fuerza que se perdió en la segunda temporada. Había parado de leer los libros, así que el momento de la Boda Roja me pilló completamente por sorpresa. Se nota que, por fin, han entrado en materia, concentrándose en las tramas que importan, y no han decepcionado. Espero con ganas los nuevos episodios… Y muertes si las hay.

Dates

DatesParece mentira que la séptima temporada de Skins, de lo peor de año, y esto provengan del mismo creador, pero así estamos… Tírame un drama intimista que te lo agarro al vuelo. Los nuevos capítulos se te pasan volando. Gran parte de la culpa es de los diálogos, y también del choque de personalidades de los emparejamientos que vas viendo y, por supuesto, lo marciano de algunas situaciones. Me gustaría ver cómo sigue tratando la vida al camionero David.

Orphan Black. En esta serie no es tanto el qué como el quién. Como serie de sci-fi ligera es entrenidísima, pero aquí la salsa la pone Tatiana Maslany. En serio, es monstruoso lo que hace esta actriz  interpretando a hasta, ¿cuántos? Siete clones diferentes. Tan sólo por ver el festival que monta ella sola, vale la pena. Y tiene que ganar el Globo de Oro.

José Manuel RomeroCadena SER

Breaking Bad. Su tanda final de ocho capítulos demostró por qué está ya en el olimpo de las mejores series de la historia. La caída de Heisenberg, el sufrimiento de Jesse, la angustia de Skyler, la determinación de Hank… No vamos a poder olvidar fácilmente a una ficción que nunca se ha traicionado y que siempre podrá presumir de la coherencia de sus guiones, de elaborar una historia redonda, sin fisuras. Solo por Ozymandias deber ser la serie del año. Confirmó ser la obra de arte que esperábamos.

Orange

Orange is the New Black. El soplo de aire fresco que necesitábamos. Cuando mejor se hablaba de Netflix por House of Cards y empezaban a llegar las nominaciones a premios, la plataforma online nos sorprendió en verano con el que ha sido su gran estreno. El enfoque de la narración, la mezcla de géneros y la historia de Piper Chapman fue algo nuevo entre tantas ficciones recicladas y la palpante falta de ideas. Buscaba sorprender y lo ha conseguido.

The Good Wife. La serie que nunca defrauda. Ha cumplido 100 capítulos y sigue ahí, sin mostrar signos de cansancio. Su ritmo, sus guiones, su legión de actores secundarios y la maestría para desarrollar casos semanales han hecho que entierre esa coletilla de ‘la mejor serie de la televisión en abierto’. La última parte de su cuarta temporada y el arranque de la quinta la sitúan cara a cara con las mejores ficciones de la televisión por cable.

mas2

Bron Broen. En este top cinco del año es obligatorio incluir alguna serie que no venga de EEUU. Entre Dates y Bron Broen he optado finalmente por la solvencia de la segunda. Parecía muy difícil después de la excelente primera temporada y el remake USA (y francobritánico), que Saga y Martin volvieran a engancharnos con un nuevo caso policial, pero lo han conseguido. No tanto por la historia en sí, sino por la evolución de dos personajes en constante construcción y crecimiento. Un premio al mejor dúo policial de los últimos tiempos.

Masters of Sex. La serie que cumplió las expectativas. La relación de Will y Virginia y las investigaciones de Masters and Johnson nos han seducido desde el primer minuto. Al igual que Orange is the New Black, su magia viene de mostrar algo nuevo y sumamente cuidado. La mezcla de tramas, la complejidad de mostrar unas mentes atormentadas y la elegancia a la hora de tratar el sexo han hecho que estos primeros 12 capítulos nos hayan sabido a poco.