BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Breathless’

Breathless, la Mad Men británica de doctores y enfermeras

B1

Que Reino Unido se está comiendo a Estados Unidos en cuanto a producción de series es un hecho. Uno muy agradable, por cierto. La receta del éxito no tiene ningún misterio. Es tan sencilla que cualquiera con un mínimo de lógica y conocimientos televisivos puede dar con ella. A saber: temporadas cortas que no pasan de ocho capítulos, una duración que no supera la hora, y actores consolidados que tienen decenas de proyectos a la vez y que cuentan con un bagaje encomiable; y que además no son unos acabados del cine que son rescatados para intentar aprovechar su tirón en la televisión.

De lo que no se libran en tierras británicas es de las comparaciones con sus amigos del otro lado del charco. Pero estas suelen ser buenas. Otro síntoma de lo bien que lo están haciendo. La última en ser equiparada a una maravilla es Breathless, emitida por ITV, y a la que podríamos denominar como la Mad Men británica. Una ficción que no es tan densa y que lleva al espectador a reflexionar sobre el aborto.

B2

Y es que el contexto de los años 60 y la elegancia de sus protagonistas en todos los sentidos lleva a que sea ineludible ver en ésta rasgos de la serie de AMC. Aquí todos visten también de forma impecable (ellos trajes como un guante y ellas vestidos preciosos) y son exornados hasta para fumar. Sí, fumar es una mierda, pero en ciertas personas resulta muy llamativo por lo bien que les queda.

En Breathless la acción se traslada a un hospital del Servicio Nacional de Salud británico, donde médicos y enfermeras cumplen con la tradición no escrita de casarse entre ellos. El protagonista absoluto es el doctor Otto Powell (Jack Davenport), un ginecólogo hábil, guapo y progresista que está por encima del resto por todo lo anterior. Y es que es el mejor del hospital, el más atractivo, y el que tiene la vida más perfecta en apariencia.

B6

Sus convicciones son las que le llevan a quebrantar la ley si resulta necesario. Y es que, en pleno 1962, el doctor Powell se dedica a hacer abortos clandestinos a mujeres que reclaman sus servicios. Todo con la mejor asistencia y la máxima salubridad y seguridad posibles. Porque, según dice, “la ley hace miserables a las personas y miserables a las mujeres” por los obstáculos que ofrece. Y lo hace aunque eso sea un baldón para la sociedad del momento. A esto se suma un terrible secreto sobre la guerra de Chipre, en la que participó, y su relación de simple cordialidad con su esposa Elizabeth (Natasha Little). Y eso que tienen un hijo en común.

Solo con la historia de Powell se entiende que el lema de la serie sea ‘vidas perfectas construidas sobre mentiras‘ (perfect lives built on lies). Porque no es el único. La otra protagonista, Jean (Zoe Boyle, Lavinia en Downton Abbey), una enfermera que también se suma al club de casarse con un médico, tiene lo suyo.

B5

Su prometido, el doctor Richard Truscott (Oliver Chris), no es ni un santo y ni mucho menos el marido perfecto. Y ella le oculta pasajes de su vida, tales como la situación de su padre o que tiene una hermana, Angela (Catherine Steadman). Esta última será la que dé un giro a las vidas del resto con su aparición, ya que será la nueva enfermera del centro y su belleza no pasará desapercibida para el doctor Powell.

A las tramas se suma la de otra pareja, como la que forman el doctor Enderbury (Shaun Dingwall) y Lily (Joanna Page). El primero es el mejor amigo de Otto Powell y su ayudante en los abortos clandestinos, y su compañera es otra exenfermera. Su relación, en apariencia envidiable, no lo es tal, ya que están tiesos de dinero y la inseguridad de él no les permite avanzar. Por si fuera poco, tampoco han logrado tener hijos.

B4

El otro atractivo de Breathless es ver en un registro completamente distinto a Iain Glen en su papel del inspector Ronald Mulligan. Sí, Glen es sir Jorah Mormont, nuestro querido ‘pagafantas del mar Angosto’ en Juego de Tronos. Aquí es un policía traumatizado que tiene cuentas pendientes con el doctor Powell, y que intenta destrozar su vida por todos los medios. Aunque para ello tenga que implicar a otras personas.

La fachada de vida perfecta de los personajes y los quebrantos que soportan es la otra semejanza con Mad Men. Los médicos y las (ex)enfermeras protagonistas no llegan a ser taciturnos, pero sus traumas personales les hacen ser vulnerables a casi todo.B3

En Breathless las historias son muy entretenidas a la vez que interesantes. Otro logro es que te da pie a pensar que estás viendo algo muy culto, lo que te hace sentirte muy bien contigo mismo. Pero ésta es aceptable para todo el mundo (ya sabemos que muchos no pueden con Mad Men). Y da mucha alegría ver tanta distinción en las interpretaciones, los escenarios y el vestuario.

A las series les pedimos que nos hagan reflexionar sobre al menos una cuestión. Y Breathless lo consigue con su trama de la interrupción voluntaria del embarazo. Sin duda estamos ante uno de los grandes aciertos del año. El argumento de ginecólogos y enfermeras con vidas que otros querrían pero que en realidad sufren muchos sorprende gratamente. Y más desde la óptica en que se afronta, en esos años 60 conservadores (y eso que Reino Unido siempre ha sido de los territorios más abiertos). Hay que verla.

Fotos: Facebook de Breathless