BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Breaking Bad’

Better Call Saul: lo mejor de lo que llevamos de año

Ser el spin-off de la etiquetada por muchos como mejor serie de la historia no es fácil. Las expectativas generadas y las esperanzas depositadas en una serie nacida de una maravilla son incalculables. Trabajar en algo así me parece complicadísimo. Hay que saber escoger muy bien los guiños que haces a la predecesora, qué argumentos rescatas, por dónde has de tirar los nuevos y has de decidir si la esencia y el ambiente serán los mismos o darás un cambio radical. Siempre comparando. Pensando si casará con la otra. Una presión que Better Call Saul se ha pasado por el arco del triunfo  y que no ha impedido que sea la mejor serie de los primeros meses del año.1

Nunca se nos ocurrió que contar con el aval y la herencia de Breaking Bad pudiera ser una bendición. Era de los que dudaba de que la vida de Saul Goodman fuese lo suficientemente interesante como para enganchar. Pensaba que nos íbamos a encontrar un truño que iba a parodiar las vicisitudes de Heisenberg. No podía estar más equivocado (como casi siempre).

Better Call Saul podría pasar por una serie completamente independiente que nos gustaría igual por sus tramas, su ritmo y la atmósfera que ofrece. La historia de Jimmy McGill, un abogado que antes fue delincuente y que decidió cambiar de vida por una promesa a su hermano, es apasionante. No es un drama al uso. Tampoco una comedia. Es distinta. Y por eso mola tanto.

2En lo que más acierta la ficción de AMC (emitida en España por Movistar Series) es en contar a la perfección y de la mejor manera posible la evolución de Jimmy. Cómo va dejando atrás su pasado para convertirse en otra persona. Aunque ese cambio solo parezca a mejor en apariencia. Es imposible que el relato de su transición hasta ser el representante legal de los peores criminales de Albuquerque sea mejor. Su despacho en una peluquería, la relación con los socios de bufete de su hermano, su amiga que trabaja para el tipo al que considera su enemigo, las casualidades que le llevan a conocer a criminales, el reencuentro con sus amigos del pasado…

También están los flashbacks, imprescindibles para entender la vida de Jimmy y que fueron uno de los mejores recursos de Breaking Bad (y de casi cualquier ficción que sepa usarlos). Son geniales y no desentonan con la trama del presente de McGill. Las escenas del futuro de Saul tras su huida en la serie original con la que empieza el primer episodio también son de premio.

Lo que tampoco hay que pasar por alto es el papel que hace Bob Odenkirk. Y es que empiezo a pensar que es el mejor actor de la actualidad. Siempre está metido en los mejores proyectos, y en todos ellos destaca. Ser tan bueno debe doler, en serio. Todos sabemos que es un genio. Aunque se le reconozca poco.

4Better Call Saul es la hija de Breaking Bad, y es un título del que no podrá desprenderse jamás. Lo que sí puede hacer es ser una gran serie, digna de quien la parió. Incluso aspirar a mejorarla. Los 10 episodios de la primera temporada son una delicia de entretenimiento y calidad televisiva. No sé qué giro dará en la segunda entrega. Pero, aunque ya sé cómo acabará, quiero saber mucho más de las vivencias que llevaron a Jimmy a convertirse en Saul. Seguro que no soy el único.

Selección de libros que sirven para escapar de las series

Sí, este es otro post sobre libros recomendados para el Día del Libro. Nunca había hecho uno y lo cierto es que me apetece bastante. Este año tengo la suerte de estar leyendo bastante y poder compaginarlo con mi trabajo y las series sin problemas. Aunque nunca sea suficiente. Como decía Enric González en sus memorias periodísticas, los periodistas tenemos que leer como si se nos fuese la vida en ello. Porque nos va la vida en ello. Ojalá esto se aplicase al resto del mundo, pero simplemente por el placer y el descubrimiento de las historias de los libros. Como hacía el portero de un edificio en el que viví hasta hace poco, que tenía tres estanterías llenas de libros en su portería y se leía la mayoría en los ratos muertos de su trabajo. Hubo hasta quien se quejó de que tuviese tantos y leyese. Una pena.

Reconozco que leo muy pocos libros escritos al rebufo de las series, como los que hacen exégesis de un solo personaje o de los sitios en los que comen los protagonistas (por no decir ninguno). Soy más de los que cuentan en sus capítulos las impresiones de ciertos escritores sobre una ficción y de los que relatan historias relacionadas con la trama que no han aparecido en el resultado final televisivo. También prefiero los originales en los que se basan las series, claro. Pero lo que me flipa es poder escapar por medio de esos que no han sido adaptados y que puede que nunca lo sean. Son la mayoría de mi lista. Lo que cuenta es tan emocionantes o más que lo que vemos cada semana. Esto es lo que os recomiendo:

Relacionados con las series

Portada_MadMenLa colección seriéfila de Errata Naturae

Todo el que quiera leer un libro de calidad sobre las series sabe que Errata Naturae le alimentará de sobra. La editorial ha publicado ocho títulos que han servido como antología de algunas de las históricas de la televisión. El último ha sido Mad Men, o la frágil belleza de los sueños en Madison Avenue, donde escriben el creador Matthew Weiner o el escritor Enrique Vila-Matas. Antes, llegaron los de True DetectiveJuego de Tronos, Breaking Bad, The Walking Dead, The Wire Los SopranoHe tenido la suerte de disfrutar de unos cuantos, y son deliciosos. Quizá el más curioso sea el basado en la saga de George R.R. Martin (a Canción de Hielo y Fuego) no hace falta ni recomendarla). Mi preferido, sin duda, es el de True Detective.

House of Cards, de Michael DobbsHouse of Cards

El libro de la serie que tanto nos gusta está viviendo un segundo lanzamiento, después de ser publicada por primera vez en España por la editorial Alba. Y es que apareció originalmente en 1989, y ya inspiró la House of Cards británica que es tan buena como la americana. El relato de Michael Dobbs tiene aspectos que no han aparecido en las series, además de acciones de los personajes que en la tele nos han contado de otra manera o directamente se desecharon. Sobra decir que es buenísimo.

ESCRITO CON LA SANGRE_PRESSForastera, de Diana Gabaldón

Cualquier fan de Outlander ya sabrá de qué estoy hablando. Los libros de la autora estadounidense que han inspirado la serie que emite en España Movistar Series, publicados por Planeta, son una máquina de captar adeptos en poco tiempo. Son fáciles y las tramas son llamativas, además de ese punto de viajes en el tiempo que acaba por convencer a los más aficionados al género de fantasía. La editorial acaba de publicar la octava parte. Los que seáis fan, tardáis. Yo he leído el primero y parte del segundo. No pude parar de leer, aunque la historia no me entusiasmaba del todo. Es lo que tiene escribir fácil y ser efectivo.

 

Nada tienen que ver con las series

Cienciología: Hollywood y la prisión de la fe, de Lawrence WrightCienciologia

Los medios solemos publicar de vez en cuando historias relacionadas con la Cienciología y los famosos adheridos a este culto tan particular y discutible. El considerado mejor escritor de no ficción de Estados Unidos, Lawrence Wright, disecciona en un libro largo la génesis, evolución, triunfos y sombras del movimiento que fundó L. Ron Hubbard. Una supuesta religión que no es más que pseudociencia y al que actores y otros famosos de Hollywood han entregado sus vidas y parte de sus fortunas. El libro, publicado por Debate, es interesantísimo, y trae luz sobre algo conocido pero a la vez tan envuelto en misterio.

RemnickReportero, de David Remnick

La editorial Debate nos ha hecho un regalo a los que admiramos al director de The New Yorker: recopilar algunos de sus mejores reportajes en la revista que dirige en Reportero, un libro que todo aficionado a las historias largas debería leer. Entre la selección está lo que Remnick escribió en su día sobre Al Gore, Bruce Springsteen o Benjamin Netanyahu, además de otros textos sobre los países que ha visitado. Para el que no conozca a David Remnick, le diría que empiece por leer su biografía de Muhammad Ali, Rey del Mundo. A ver si podéis parar de leerle después.

Como si masticaras piedras: sobreviviendo al pasado en Bosnia, de W.L. TochmanBosnia

La guerra de los Balcanes aún no ha terminado para muchas familias. Los desaparecidos se cuentan por miles. 20.000 de ellos son musulmanes. Pero tras acabar el conflicto armado, esos de los que nada se sabe también se esfumaron de la agenda. El periodista W.L. Tochman viajó a Bosnia y Herzegovina años después de lo ocurrido para relatar esa posguerra que no entiende de vencedores y vencidos. Sus historias han quedado recogidas en un libro que publica ahora Libros del KO. Un relato necesario sobre uno de los últimos grandes conflictos del siglo pasado, y que interesó a todo el mundo menos a los que pudieron evitarlo. El amigo Nacho Segurado ya hizo una reseña mucho mejor que la mía.

CUB-PELIGRO-DERRUMBE.inddPeligro de Derrumbe, de Pedro Simón

Cualquiera que haya leído alguna vez a Pedro Simón en El Mundo sabe de sobra que es el periodista que mejor ha sabido relatar estos años de perdedores y heridos por la crisis económica. Usando todo lo que la gente normal que ha sufrido las consecuencias de la llamada entonces “desaceleración”, entre los que hay gente con preferentes, que ha perdido su casa o que no tiene ayudas tras años en paro, Simón ha pergeñado una novela. Peligro de Derrumbe es el libro más duro que he leído en muchos años. El que más me ha destrozado la vida. Y ha merecido la pena. Es de los pocos que te recuerda que esa gente que las pasa canutas está mucho más cerca de ti de lo que crees. Que uno mismo puede verse en la misma situación que ellos de un día para otro. Por eso este libro es tan necesario.

Tiempos Difíciles, de Charles DickensDickens

El clasismo es una de las lacras de nuestra sociedad. Todos lo hemos practicado en algún momento. Lo malo es si no nos damos cuenta de cuando estamos actuando de esa manera. Dickens dedicó su obra a las relaciones entre ricos y pobres, entre proletarios y terratenientes, a través de una mezcla de novela y reportaje. Tiempos Difíciles es un título menos mediático que otras maravillas del británico como Oliver TwistHistoria de Dos Ciudades. Os aseguro que es un manual del clasismo que tiene pasajes que podrían aplicarse al día a día actual. No falta nada: el patrón que considera que sus trabajadores solo quieren comodidades y que apuesta por trabajar más cobrando menos, el obrero inseguro que no se atreve a hacer huelga por miedo al despido, los ricos que reniegan de su pasado pobre o los profesionales ambulantes a los que se tiene por gentuza iletrada que solo está para servir al resto. ¿Os suena? Nunca es tarde para que un clásico te recuerde que quizá la situación no ha cambiado tanto.

Unos Emmy que valoran el drama de Breaking Bad y se burlan de la comedia con Modern Family

Foto: EFE

Todos viviríamos mejor si no nos tomásemos en serio las entregas de premios. Si no nos cabreásemos por los galardones y reconocimientos que nuestras predilectas se quedan sin recibir, e incluso si tampoco sintiésemos alegría por la victoria de algo que al final no influye en nuestra vida diaria. Pero es imposible. Siempre caemos. Y más si de alguna forma el medio al que corresponden esos premios sí influye en lo que haces todos los días. Por eso estos Emmy 2014 han sido especialmente indignantes: porque son capaces de dar una de cal y otra de arena sin despeinarse. Tomándose en serio la mitad de categorías y creyéndose que el resto son un juego.

Ni la gala ha servido para salvar la vergüenza perpetrada a medias por los Emmy. Lenta, con muchas interrupciones, y provocando que echásemos en falta algo más de humor, solo los destellos (y los premios) han permitido soportarla. Contarla en directo no ha sido fácil, os lo aseguro. Ni con el gran momento de Bryan Cranston con Julia Louis-Dreyfus. Pero además hay que destacar el vídeo de Billy Eichner junto a Seth Meyers preguntando por los galardones en la calle, la gracia innata de Amy Poehler y el In memoriam a los fallecidos en el último año. Dentro de esto último se ha desarrollado el homenaje a Robin Williams, al cual Billy Cristal ha dedicado unas palabras preciosas. Y no, esto tampoco ha bastado para que se nos olvidase el resto. Aunque haya aspectos positivos.

Los Emmy de este año han sido serios y profesionales en las categorías estrella: las de drama. Todo apuntaba a una batalla entre Breaking Bad, que se despedía de los premios, y True Detective, que debutaba tras ofrecer uno de los mejores estrenos que se recuerdan. La moneda cayó para la serie de Vince Gilligan, que barrió a la ficción de HBO y al resto de sus competidoras con cinco premios gordos: mejor drama, mejor guión, mejor actor protagonista para Bryan Cranston, mejor actor secundario para Aaron Paul y mejor actriz secundaria para Anna Gunn.

La vida de Walter White era la única que podía vencer a las de Rust y Marty, y vaya si lo ha hecho. Al que no haya visto la gala le recomiendo ver el discurso de Cranston, que ha estado brillante y ha bromeado con que hasta él pensó en votar a Matthew McCounaghey como actor principal. Pero finalmente, él ha impedido al protagonista de True Detective a convertirse en el primer actor que habría ganado Oscar y Emmy en un mismo año. Tampoco os perdáis los agradecimientos de Aaron Paul, ya que decir que iba borracho es quedarse corto. Pero dado que empezó a beber champán de buena mañana no es extraño. Y eso que nadie esperaba que ganase, al estar todas las miradas puestas en Peter Dinklage y Jon Voight.

Los otros dos premios en drama se los han repartido True Detective The Good Wife. La primera ha obtenido el galardón a la mejor dirección para Cary Fukunaga por el famoso episodio del plano-secuencia de seis minutos, mientras que la segunda se lleva el Emmy a la mejor actriz en drama para Julianna Margulies, que ha dejado atrás a otras favoritas como Lizzy Caplan (Masters of Sex) y Robin Wright (House of Cards). En definitiva, unos premios para los que no hay reproche posible. La calidad ha sido reconocida, y eso hay que destacarlo.

Los problemas vienen en las categorías de comedia. Hablando claro, los Emmy se han burlado del género al volver a encumbrar como mejor serie a Modern Family por quinto año consecutivo. Una ficción que lleva tres años a un nivel bajísimo le ha arrebatado el premio a la que quizá sea la mejor de la actualidad, como Orange is the New Black; y que además, si vuelve a ganar, pillará a Frasier en número de premios. Y es que esto no ha sido lo único que se ha llevado, tras las victorias de Gail Mancuso en la dirección de comedia y la de Ty Burrell como mejor actor secundario.

También se suma a la fiesta del despropósito el que Jim Parsons haya vuelto a ganar como mejor actor de comedia. Pero que no se me malinterprete: Parsons es muy buen actor. Su problema es que ya aburre, dado que hace siempre lo mismo. Incluso diría que se ha encasillado. Su premio debería haber sido para Louis CK, que se ha tenido que conformar con alzarse con el mejor guión.

Las otras dos ganadoras de la noche han sido Julia Louis-Dreyfus, que vuelve a ser la mejor en comedia, y Allison Janney, que se ha llevado su segundo Emmy en la categoría de actriz secundaria cómica tras conseguir hace una semana el de mejor intérprete invitada por su papel en Masters of Sex. Seis premios lleva la angelita en toda su carrera (cuatro por The West Wing).

El problema es que los premios merecidos en estas categorías no son suficientes para ocultar la vergüenza de la victoria aplastante de Modern Family y el ninguneo de Orange is the New Black.

En cuanto al complicado mundo de las miniseries y las películas para televisión, que por primera vez competían por separado, las quinielas han acertado. La mejor serie corta ha sido Fargo, lo que supone un reconocimiento indiscutible para una ficción que ha sabido innovar y que provocado que la televisión que veamos este año sea mucho mejor de lo que esperábamos. Por otro lado, la ganadora como filme televisivo ha sido la desgarradora The Normal Heart, que como se esperaba ha logrado tocar la fibra del jurado. El agradecimiento de Ryan Murphy por el premio ha sido uno de los más emotivos, al contar en el escenario con la presencia del autor de la obra de teatro en la que está basada, Larry Kramer. El que no haya visto la película que busque hueco para hacerlo. Permite descubrir lo mal que lo pasaron los homosexuales cuando surgió el sida y la discriminación que han sufrido (y sufren) por el simple hecho de amar a alguien de su mismo sexo.

El resto de categorías han tenido un claro ganador: Sherlock. Benedict Cumberbatch ya tiene su Emmy a mejor actor en miniserie, Martin Freeman ha logrado el suyo como mejor secundario, y Steven Moffat ya es el mejor director a ojos de Estados Unidos. Las actrices de miniserie también tienen un solo nombre detrás, que es el de American Horror Story. Jessica Lange ha vencido como mejor protagonista, y Kathy Bates como mejor secundaria. Pocos lo esperábamos, más teniendo en cuesta que la última entrega de AHS ha sido con diferencia la peor de todas. Cosas de las entregas de premios.

La falta de seriedad de unos premios tan importantes con una categoría como la cómic han contribuido a que la gala sea soporífera durante sus tres horas.

Eso sí: el año que viene, sin Breaking Bad, cambiará todo. ¿Continuará True Detective en las categorías de drama, o pasará a miniseries? ¿Aspirará al premio alguno de los 200 actores que suenan para la serie de HBO? ¿Finalizará, por fin, el reinado de Modern Family y se dará paso a Orange is the New Black? ¿Se reconocerá a los grandes ausentes de este año con nominaciones, como poco?

En 2015 lo sabremos. Mientras tanto, ya sabemos que los Emmy are so full of shit, que dirían en algunas series. También podéis ver todo lo premiado que no hayáis descubierto aún para haceros una idea de lo que se ha llevado los premios. A ver si no me quedo solo en pensar que Modern Family es una basura.

Y lo admito: no he acertado ni una en la porra que he hecho.

Y los favoritos para los Emmy de este blog son…

Esta noche son los Emmy. A las 2.00 hora española comienza la gala de los premios televisivos por excelencia. En este blog haré un directo desde las 23.30 de todo lo que acontezca en la ceremonia y en lo que rodea a la misma, tal como la alfombra roja, las reacciones de los premiados o los perdedores, y las sorpresas o desilusiones. Si queréis que la comentemos juntos, tenéis los comentarios para expresaros y podemos interactuar a través de Twitter. Sobre las nominaciones ya os dije qué pensaba.True3

Antes de la vorágine nocturna que supondrán los Emmy, es tiempo de porras. La mayoría de compañeros que escriben de series, como Aloña Fernández Larrechi, Jaime Domínguez o los autores de Quinta Temporadaya han hecho sus apuestas. Vosotros también podéis votar por vuestras preferencias en estas encuestas que han preparado en 20minutos.

Mis candidatos predilectos a llevarse el premio responden más a lo que me dice el corazón que a lo que apunta la lógica, pero aún así he elegido a los que creo que tienen más posibilidades. Más razones no hay, dado que esta es una quiniela personal, subjetiva y con la que se puede estar de acuerdo o no.  Por tanto, mis favoritos para estos Emmy son:

Drama

Mejor serie: True Detective

Mejor actor: Matthew McConaughey (True Detective)

Mejor actriz: Lizzy Caplan (Masters of Sex)

Mejor actor de reparto: Jon Voight (Ray Donovan)

Mejor actriz de reparto: Christina Hendricks (Mad Men)

Mejor guión: Ozymandias, de Breaking Bad

Mejor dirección: Cary Joji Fukunaga, de True Detective, por Who goes there

Comedia

Mejor serie: Orange is the New Black

Mejor actor: Louis CK (Louie)

Mejor actriz: Julia Louis-Dreyfus (Veep)

Mejor actor de reparto: Andre Baugher (Brooklyn 99)

Mejor actriz de reparto: Kate Mulgrew (Orange is the New Black)

Mejor guión: I Wasn’t Ready, de Orange is the New Black

Mejor dirección: Jodie Foster, de Orange is the New Black, por Lesbian Request Denied

Miniseries y películas para televisión

Mejor serie: Fargo

Mejor película: The Normal Heart

Mejor actor: Benedict Cumberbatch (Sherlock)

Mejor actriz: Kristen Wiig (The Spoils of Babylon)

Mejor actor de reparto: Jim Parsons (The Normal Heart)

Mejor actriz de reparto: Julia Roberts (The Normal Heart)

Las (injustas) nominaciones de los Emmy, categoría a categoría

Ya conocemos quiénes están entre los candidatos a llevarse un Emmy el próximo 25 de agosto. Las sorpresas han brillado por su ausencia, dado que las novedades eran las esperadas, con Orange is the New BlackTrue Detective liderando a las debutantes. Pero estos Emmy pueden llegar a calificarse como los de la injusticia en las nominaciones. Grandes series, actores y actrices se han quedado fuera de forma incomprensible, en favor de otros mucho más limitados y que no han tenido grandes temporadas o actuaciones si les comparamos. ¿Cuáles? ¿Por qué? Veámoslo categoría por categoría (las nominaciones en una lista, aquí).

Masters1Mejor drama

Es la categoría donde se notan las mayores ausencias. Ni Masters of Sex (quizá uno de los mejores estrenos del último año) ni The Good Wife han logrado entrar en la carrera por el galardón de más prestigio. Y considerando que la que sí ha entrado es Downton Abbey, justo el año de su temporada más floja, es para mosquearse. Todas las quinielas apuntan a que la serie de HBO protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McCounaghey se llevará el gran premio, dado que el resto ya han sido premiadas previamente (Mad Men Breaking Bad) o no son típicas ‘gana-premios’, como le ocurre a Juego de Tronos. La presencia de House of Cards era obvia. Y eso que entre la crítica española no gusta mucho, algo que no acabo de entender. En EEUU por suerte sí. Por supuesto, ni Hannibal ni The Americans han entrado, como se esperaba. Tampoco Sons of Anarchy. Ni lo harán nunca, a nuestro pesar. Al menos se han cargado a Homeland.

Mejor comediaBrook2

Si todo va según lo previsto, Orange is the New Black debutará en los Emmy ganando el premio más gordo al que está nominada. Aunque realmente no sea el lugar que le corresponde, dado que no es una comedia. Por su estilo, sus guiones, es un drama que se aproxima al humor negro. Pero sus responsables han sido muy listos, y para evitar a las bestias con las que se encontraría en la categoría reina han optado por este recurso. Esto significa que el resto se puede despedir de ganar el premio, más aún si sus entregas de esta temporada no han sido especialmente brillantes (salvo que a los que votan les dé por su pedrada habitual con Veep). La única novedad es Silicon Valley, uno de los mejores estrenos de este mismo año, que merecía colarse. Lo más llamativo es la ausencia de Brooklyn 99Otra injusticia más.

Mejor miniserie

Si no ganan Fargo Luther esta categoría dará un premio incomprensible. Así de claro. El detalle de incluir a Treme, al fin, es algo digno de encomio.

T5Mejor actor de drama

Esta categoría se resume en la ausencia de Michael Sheen (Masters of Sex) y en la presencia de Jeff Daniels (The Newsroom). La injusticia de que no esté el primero y sí el segundo es vergonzosa. Esto podría haber beneficiado a Jon Hamm (Mad Men), que lleva seis años esperando a ganar. Pero en el año de True Detective, con Harrelson (actor con toda su carrera en Hollywood) y McCounaghey (último ganador del Oscar a mejor actor) nominados, dudo mucho que sea otro distinto a estos dos el que se lleve el galardón. Creo que ni siquiera Bryan Cranston puede con ellos. Veremos.

Mejor actriz de drama

Tal y como se preveía, aunque muchos rezábamos para que no fuese así, Tatiana Maslany (Orphan Black) no está entre las nominadas. Ni haciendo seis personajes distintos en una misma serie, todos con su personalidad y con una solvencia espectacular, le dan la oportunidad a la chica. Al menos entra Lizzy Caplan, que está maravillosa en su papel de Virginia Johnson en Masters of Sex. La única que sobra es Michelle Dockery (Downton Abbey), que no creo que esté al nivel del resto. Su lugar debería haber sido para Elisabeth Moss (Mad Men).

Mejor actor de comediatbbt

Lo más chocante en ésta es que falta el ganador del Globo de Oro hace unos meses en el mismo campo: Andy Samberg (Brooklyn 99). Si merecía ganar no lo sé, pero lo que tengo claro es que al menos en las nominaciones debería haber estado. Centrándonos en los que pueden llevárselo, Louis CK (Louie), Michael H. Macy (Shameless) y Ricky Gervais (Derek) son los grandes favoritos por méritos propios. El resto dudo mucho que tengan alguna posibilidad.

Mejor actriz de comedia

Esta categoría vuelve a ser de las más competidas. La lucha, según la lógica, debería estar entre dos: Lena Dunman (Girls) y Amy Poehler (Parks & Recreation). Pero como le ocurre a Jon Hamm, tienen la mala suerte de coincidir con dos de las que enamoran al jurado, como son Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Edie Falco (Nurse Jackie). Vale que ha entrado Taylor Schilling por OITNB, pero su Piper no está ni por asomo a la altura de estas bestias.

Mejores secundarios en drama

Ray2Los secundarios masculinos van a librar una batalla muy interesante. Lo malo es que hay una gran ausencia: Dean Norris (Breaking Bad) merecía estar muchísimo más que Aaron Paul. Puede que esto sea impopular, pero no hay más que ver los últimos episodios para darse cuenta. Sí está Jim Carter (Downton Abbey), al que parece que quieren homenajear con el premio de ver su cara en la pantalla antes de que le den el premio a otro. Éste podría ser Jon Voight, que está tremendo en Ray Donovan. Aunque no descarto a Peter Dinklage, que se ha marcado una temporada colosal en Juego de Tronos (menos para los que lo hayan visto doblado).

En cuanto a ellas, a lo mejor es el año de Christina Hendricks. Anna Gunn ya tiene su Emmy, y Maggie Smith no ha estado tan brillante como en años anteriores. Aunque dada la obsesión de EEUU con Downton Abbey no hay que perderla de vista.

Mejores secundarios en comedia

Kate Mulgrew se merece el Emmy a mejor actriz de reparto de comedia por su papel de Red en Orange is the New Black. Y punto. Vale que le toca verse las caras con Allison Janney (nominada en otra categoría que comentaré después), pero ninguna de las otras nominadas ha estado mejor que ella. La única que conozco menos es Kate McKinnon, presente por su trabajo en Saturday Night Live. Tiene que ser muy buena para poder ganar a Mulgrew.6

Entre los hombres, me he reconciliado un poco con estos Emmy gracias a que Andre Baugher (Brooklyn 99) aspira a éste. Adam Driver, con eso de que está rodando la nueva película de Star Wars, ha ganado algo de nombre en los últimos meses. Pero el resto se ha mantenido más o menos igual. Quizá el premio sea para Tony Hale, ganador en 2013 por Veep.

Invitados en drama
Reg E. Cathey hizo un gran papel en House of Cards, y podría llevárselo en la categoría masculina. Para su desgracia, tiene a Robert Morse (Mad Men) enfrente, justo cuando ha realizado su mayor aportación a la serie de los publicistas (aunque esté en la batalla por la temporada el año pasado, y no por la de este, pero todo influye). Hay que destacar que estén Paul Giamatti (Downton Abbey) y Beau Bridges (Masters of Sex).

bob_newhart_big_bang_theory_a_hEn lo que se refiere a ellas, ésta si puede ser la categoría de Allison Janney para volver a ganar un Emmy. Jane Fonda está bien en The Newsroom, pero no creo que tanto como Janney como para quitarle el premio. Y mucho ojo a Margo Martindale.

Invitados en comedia

Si se premia al que más ha hecho reír con su presencia testimonial, el Emmy debería ser para el veterano Bob Newhart. Las carcajadas que ha provocado con su talento en The Big Bang Theory son inolvidables. Pero hay muchas ganas de premiar a Jimmy Fallon por lo que sea, y eso puede jugar en contra.

Del “Bazinga!” al “Zas, en toda la boca”: por qué el doblaje puede matar una serie

Post realizado en colaboración con los amigos Juan y Jos, de Dehparadox

Si sigues alguna de las series mencionadas, no veas los vídeos para evitar posibles spoilers

No me gusta el doblaje. Lo rechazo, y deseo que todos, ya tengan 10 o 70 años, acaben por ver sus series y películas en versión original con subtítulos o sin ellos. Sin que una voz arrebate los gestos, detalles y matices de un actor hasta convertirlo en un muñeco. Simplemente no es lo mismo, y hasta diría que es una subversión del producto original.

[DEBATE | Doblaje: ¿sí o no?]

Como en muchas ocasiones las palabras no bastan, aquí tenéis ejemplos en vídeos que comparan la VO y el doblaje de varias ficciones. A lo mejor así entendéis por qué los que hacemos este post creemos que es negativo y capaz de matar a los personajes por quitarles toda la gracia e interés que tienen originalmente. Una atracción que reside en sus acentos, gestos o expresiones representativas, y que al doblarles desaparece.

Breaking Bad

VO

Doblada

Por Jos: Nadie se esperaba el boom de esta serie y la condenaron a un doblaje de película porno. Jesse, retardado. Skyler y Marie, insulsas. Walt Jr., igual. Hank, como Homer (otra vez…). Esta escena es clave para el desarrollo de Walt como personaje. Duda, tiembla e impone. ¿En español? Suena monótono y domado.

The Big Bang Theory

VO

Doblada

Esta fue una de las escenas con las que me he reído en la historia de The Big Bang Theory. Por supuesto, la vi en VO. Tiempo después tuve que tragármela doblada y casi me pongo a llorar. La comparación habla por sí sola: que el “Bazinga!” pase a ser en castellano “Zas! En toda la boca” es uno de los mayores atropellos de la historia de la televisión. Una expresión de una palabra, casi una interjección, que pasa a ser una frase hecha. Y lo hicieron sin pudor alguno.

Dexter

Dos vídeos que comparan su VO y el doblaje

Por Juan: Una de las cosas que más critíco del doblaje es como tergiversa, modifica o destroza las obras originales. Y no me refiero en esta ocasión al mero hecho de tapar completamente la actuación de los distintos actores y actrices que participan en las películas y series que vemos, sino a ciertos detalles que hacen que nos introduzcamos mejor en lo que nos están mostrando en pantalla, y que por culpa del doblaje se pierde completamente: el uso de diferentes idiomas. Hay casos donde el uso de varios idiomas no pasa de ser algo anecdótico, pero que ayudan a darle realismo, como por ejemplo en Dexter, que transcurría en Miami y donde constantemente veíamos escenas donde se mezclaba tanto el inglés como el castellano.

The Sopranos

VO

Doblada

Por JosEscena de tensión entre dos malas bestias. ¿Infunde respeto oírlos con las voces de Homer Simpson y Frasier Crane? En español es una escena casi cómica y, por supuesto, con desaparición absoluta del acento italoamericano de ambos.

Seinfeld

VO

Doblada

Jerry Seinfeld es un tío muy gracioso, sí. Pero su tono de voz, el de verdad, no es de chiste. Ser socarrón y cómico no significa que tengas que tener un tono divertido y por el que parezca que te vas a lanzar a contar chistes a cada instante. En España no lo vieron así, y le buscaron una voz que no tiene nada que ver con la realidad. Lo mismo con el resto de personajes: les arrebataron la gracia al doblarles, especialmente cuando emplean juegos de palabras que no tienen sentido doblados. El caso de Kramer es especialmente ofensivo.

The Wire

VO

Doblada

Por JosNi rastro de los acentos de los guetos de Baltimore. Fuera jerga, muletillas o tonalidad. Todo en un español neutro que desnaturaliza la escena y desubica el estatus de los personajes. Burda forma de cargarse la ambientación de una serie que vive del realismo de sus personajes.

Otros ejemplos y el cine

Como los anteriores, hay decenas de casos. Podríamos hablar de todas ellas, pero no acabaríamos nunca. Como muestra, os enlazaré dos ejemplos, dado que Youtube no permite la inserción del vídeo. Tenemos a Juego de Tronos (aquí el VO, aquí el doblaje), donde podéis comprobar cómo Iain Glen (Jorah Mormont) pierde TODA la potencia con su voz en castellano. También está el caso True Blood (en VO, y doblada), donde esta vez el damnificado es Alexander Skarsgård, al que no se le nota en nada al doblarle que su personaje fue un vikingo. Y así, centenares.

Los defectos que provoca el doblaje, como es obvio, también se dan en el cine. Como explica Juan, se lleva a cabo una práctica demencial: doblar las películas rodadas en español latino.

Pero si malo es en la televisión, en el cine los casos ya son más que lamentables. Como ejemplo, la película de México “No se aceptan devoluciones”, donde todo el argumento gira en torno a un personaje de México que vive en Estados Unidos sin apenas tener idea de inglés. ¿Qué sentido tiene entonces el doblar una película completamente cuando de hecho uno de los idiomas principales es el español?

VO

Doblada

Igual ocurre, aunque en otros idiomas diferentes al español con la coreana ‘The Thieves’ (‘El Gran Golpe’ en España), donde si mal no recuerdo se habla coreano, inglés, mandarín, cantonés, portugués… Y por arte de magia en su versión doblada todos pasan a hablar perfecto castellano.

VO

Doblada

Creo que nuestras razones para considerar inaceptable el doblaje están explicadas y bien documentadas. Como siempre, es nuestra opinión. El que esté en desacuerdo, tiene los comentarios para expresarse. Y al que se le ocurran más ejemplos sobre lo malo que puede llegar a ser el doblaje, hasta el punto de matar a una ficción, le digo lo mismo.

Ojalá esto sirva para que los que están acostumbrados al doblaje se planteen dar el paso al VOSE. Tengan la edad que tengan y sea cual sea su situación. Yo también crecí viendo normal el doblaje en El Príncipe de Bel Air o Cosas de Casa. Y ahora mirad.

Spoilers, ¿se pueden permitir en algún momento?

Los lunes suelen ser los más preocupantes para los que vemos muchas series. Da la casualidad de que los domingos se estrenan las grandes series de EEUU que casi todos vemos, y siempre habrá alguien que la vea antes que tú. Un amigo, conocido o persona a la que sigues en Twitter que tiene el poder de saber qué ha pasado en el capítulo de la semana. Sí, ese que puede provocar que te comas un spoiler.2

La mejor manera de evitar los spoilers es huir de aquellos que sabes que son aficionados a hacerlos, ya sea por incontinencia o por fastidiar al personal, además de no entrar en esas webs o portales que están trufados de los mismos a cada segundo (caso de Tumblr). Es mejor hacer un unfollow a tiempo (o silenciar a aquellos perfiles peligrosos, que ahora se puede) que ciscarse en todo después, vamos. En mi caso, seguir a gente que sé de antemano que es respetuosa y nada pérfida me ha permitido llegar virgen a series míticas que todo el mundo había visto.

Pero desde hace un tiempo hay una corriente que aboga por spoilear aquellas series que están basadas en libros que están al alcance de todos. Su razón principal para justificar su postura es que tú mismo puedes evitar el spoiler leyendo, y que si no lo haces allá tú. “Haberlo leído. Llevan años publicados”, han sentenciado en más de una ocasión. Un ejemplo que sirve para ilustrar lo que ocurre entre marzo y junio desde hace tres años debido a los episodios de Juego de Tronos. Pero la de HBO no es la única.

241A mí me encantaría poder comentar abiertamente sobre las series que he visto con cualquiera. Pero también soy consciente de que es imposible coincidir con todo el mundo, y que puedo fastidiar el misterio de una ficción al primero que pase. Por eso soy antispoilers de todo tipo, y mucho de insinuar de una forma taimada para animar a la gente a ver eso que a mí me ha impactado tanto. Aunque me haya leído el libro no me creo superior al resto y con derecho a destriparles la trama porque ellos no quieren o no han sacado tiempo para leer lo que sea.

Como siempre en estos casos, he pedido opinión a unos amigos sobre el tema: ¿se pueden permitir los spoilers en algún momento? ¿Por qué?

El primero que responde es Jos Rodríguez, escritor y guionista. Su postura es mucho más larga (os la dejo aquí), pero he seleccionado este fragmento que me parece muy interesante:

No cuesta nada expresar tu opinión sobre el capítulo de marras utilizando eufemismos y generalidades que destaquen la labor interpretativa de los actores, la calidad de una escena o simplemente describir las sensaciones que ha provocado en ti…SIN DESTRIPAR LA TRAMA. Todo lo contrario es simplemente querer (NECESITAR) ser una “Attention Whore” o alguien incapacitado para desarrollar una opinión concisa y analítica. Es sintomático que Twitter haya desarrollado una aplicación para eliminar spoilers. Revelación evidente de que, si se proporcionan soluciones, es porque se asume la existencia de un problema.

Miriam Lagoa, compañera de frikeo seriéfilo en Terra y eldiario.es, cree que este tema se nos ha ido de las manos:T5

Los spoilers se han instalado en los extremismos. Por una parte está la fobia, casi histeria colectiva, ante cualquier mínimo detalle susceptible de ser señalado como spoiler y por otra parte está la aspiración de algunos de conseguir llegar ante determinadas series vírgenes de conocimiento. La primera se nos ha ido un poco de las manos y hay que saber diferenciar entre revelaciones mayores y simples detalles sin importancia y en la segunda hay que muy ser conscientes de las ventajas e inconvenientes de vivir en un mundo conectado. Personalmente no me gusta enterarme de detalles importantes pero cuando me ‘como’ alguno intento ‘digerirlo’ de la mejor manera posible, a veces es mejor no enterarse de cómo ocurre lo que ya sabes que va a ocurrir. De cara a contarlo en redes sociales o comentarlo con los amigos, para mí el spoiler deja de ser spoiler (o por lo menos pierde categoría) cuando el capítulo en cuestión ya se ha emitido en España y si hay que hablar sobre ellos la mejor manera es siendo educados (avisar antes) y aplicando el sentido común… o por lo menos saber cómo contarlo sin tener que contarlo.

La periodista Lucía Taboada, esa analista del costumbrismo que muchos conocéis, relata una anécdota personal para descubrirnos qué piensa sobre los spoilers:

house-of-cards-season-2-episodeSolo con escuchar la palabra spoiler me entran escalofríos. El otro día iba en el metro camino de casa leyendo los 373987 mensajes de Whatsapp acumulados durante la tarde, cuando un grupo de entusiasmados jóvenes me desveló uno de los puntos del capítulo final de Juego de Tronos. Y yo que había permanecido todo el día evitando comentarios en redes sociales como en Matrix empecé a experimentar fuertes sudores y temblores. Lejos de parar, los jóvenes continuaron. Y aún me quedaban tres paradas. ¿Cómo creéis que reaccioné ante tal ultraje?

a) Les espeté la célebre y monárquica frase de “¿Por qué no te callas?”
b) Me cambié de vagón.
c) Me mantuve petrificada mientras llovían ante mí desenlaces.

Pues sí, fue la c. Porque cuando te spoilean no sabes ni cómo reaccionar. Claro que hay spoilers y spoilers. No es lo mismo desvelar el final de una serie en curso que decir que lo de Resines era un sueño. No obstante, no cuesta nada poner un “ALERTA SPOILER” antes de un texto, o preguntar si el otro interlocutor ya ha visto el capítulo antes de soltar un “¡MADREMIÍAMADREMÍA LO QUE PASA EN LA BODA, SE ***** **** ****!”. La emoción ante lo desconocido de una serie es la esencia de las mismas.Sherlock1

El gran Ernesto Filardi, dramaturgo, escritor, lector ávido, aficionado a las series y exhacedor de salchichas en Canadá, se sale un poco del discurso anterior:

Al contar una historia, todo autor introduce un número indeterminado de escenas para sorprender al público. Un spoiler es la información anticipada y no deseada que priva al lector o espectador del placer de esa sorpresa. Si nos hablan de una escena que no busca la sorpresa del lector o espectador, no es un spoiler. ¿A alguno de ustedes le parecería spoiler decir que Caperucita va a llevar un tarro de miel a su abuelita? A veces, para hablar de una historia de ficción, es necesario dar detalles de la trama. Cuando en esos detalles se incluye algún punto de giro sorprendente, creo que se debería avisar con el clásico “spoiler alert”; porque, como todo el mundo sabe, el que avisa no es spoileador.

Sons4Por último, la periodista Lara Hermoso, que es un potencial peligro spoileador por haber leído más libros de los que puede haber en una biblioteca, rechaza por completo que existan. Por ella, como si se extinguen a lo dinosaurios:

Spoilers NUNCA. Detesto que me cuenten el final de un libro o tal o cual detalle cuando estoy en medio de la lectura. Así que en el momento que uno de los libros que yo he leído da el salto a la tele o al cine me aplico la máxima de nunca, nunca, nunca, revelar nada a los que permanezcan ajenos a la novela. Cada uno tiene que vivir y descubrir la historia como quiera, no me veo capacitada para intoxicar su propio imaginario. Eso sí, advierto, es posible que le recomiende la lectura del libro o que incluso en un ejercicio de sutileza sin parangón se lo regale.

 

¿Qué opináis vosotros? Queda abierto el debate.

Así es Metástasis, la adaptación latina de Breaking Bad

MEta1Walter White será Walter Blanco, Jesse Pinkman será José Miguel Rosas y Skyler White se llamará Cielo Blanco. Por lo demás, la historia es prácticamente la misma, con la salvedad de que se desarrollará en Colombia. Hablamos de Metástasis, la adaptación latina de Breaking Bad que estrenará la cadena Univisión el próximo 8 de junio.

Pocos quedaréis sin conocer la existencia de esta versión situada en Latinoamérica de la historia del profesor de química que se mete en el negocio de la metanfetamina para que su familia pueda tener un futuro después de que le diagnostiquen un cáncer de pulmón mortal. Eso sí, la adaptación variará un poco, y tirará más hacia la telenovela habitual en Colombia que al drama de acción que ideó Vince Gilligan y que acabó por convertirse en una de las mejores series de la historia.

Univisión va lanzando vídeos en los que cuenta cómo será Metástasis, todos curiosos e interesantes sobre cómo estará enfocada la ficción y los cambios con respecto a la versión original. Eso sí: las modificaciones son superficiales, como la forma de expresarse de los protagonistas y los planos de las cámaras. Si os apetece rememorar Breaking Bad desde otro prisma, esta es vuestra oportunidad.

El hipotético duelo entre Breaking Bad y True Detective en los Emmy

La lucha de todos los años en los Emmy parecía tener un ganador claro en 2014: Breaking Bad. Cualquiera daba por hecho que la serie de Vince Gilligan arrasaría gracias a su magnífica última tanda de episodios, ya fuese como mejor serie de drama, o en las categorías interpretativas, con Bryan Cranston, Aaron Paul y Anna Gunn llevándose los premios individuales.

True2

Pues a lo mejor todo esto se viene abajo: True Detective va a competir como serie de drama en los Emmy de este año y no como miniserie, tal y como informa Deadline. Es decir, que aunque sus próximas temporadas no tengan nada que ver con la que ya hemos visto, su creador Nic Pizzolatto parece que prefiere ser reconocido como una serie al uso y no como algo más especial.

Breaking3Esto puede poner patas arriba todas las quinielas que se han hecho hasta ahora. Primero, porque Matthew McConaughey puede arrebatar el premio al mejor actor a Bryan Cranston. Y no, no es broma: los que votan están enamorados de los actores de Hollywood, y más si es uno que acaba de ganar un Oscar. Segundo, que el resto de nominadas en esta categoría se han quedado sin opción alguna, ya que todo se va a reducir a la pugna entre estas dos (algo que no gusta nada a los seguidores de The Good Wife).

Y tercero, y quizá más importante: que True Detective le coma la tostada a Breaking Bad y la eleven a mejor serie de la edición. En serio, esto puede ocurrir.

Los que hayan visto el final de Breaking Bad estarán alucinando. “¿Cómo es posible?” o “Están locos si no se lo dan a BB” estarán entre sus reacciones. Que el reconocimiento a las cinco temporadas de la serie de Walter White se quede en nada por la gran primera temporada de True Detective puede que indigne a muchos, y que a otros les resulte demencial.True3

A mí me parecería bastante sorprendente. Aunque sea tan buena y sea seguramente lo que mejor que se estrene en Estados Unidos en 2014, ni de broma la serie de HBO se merecería pasar por encima en unos premios por la de AMC. Básicamente porque BB me parece mucho más redonda, entre otras razones por el buen sabor de boca y lo gratificante que fue disfrutarla en sus cinco temporadas.

Y por muy bien que lo hagan McConaughey y Woody Harrelson, por muy grandioso que sea el plano secuencia y la dirección de Cary Fukunaga, y lo maravillosos, profundos e inteligentes que sean los guiones de Pizzolatto, no son mejores que todos los aspectos y recursos de Breaking Bad. Pero la cabeza me dice que superará a la creación de Vince Gilligan. Así son los Emmy.

Los Globos de Oro del reconocimiento a Brooklyn 99 y la justicia con Bryan Cranston y Amy Poehler

Las críticas negativas a las entregas de premios suelen estar cargadas de razón. Sobre todo porque es cierto que son subjetivas, responden al criterio de unos pocos, y se deja fuera de los galardones a todos aquellos que no se esfuerzan por ‘vender’ su serie o película entre los que van a votar quién se lleva las estatuillas. Pero al final es con lo que se va a quedar la mayoría de gente.

Gilligan

El público se decanta por un largometraje o una ficción por capítulos tras saber de su existencia por medio de una ceremonia de este estilo. Y son las que se alcen como ganadoras aquellas de las que se hablará al día siguiente. Todo esto no es lo ideal, pero sí es representativo de cómo se perciben o conocen la mayoría de productos.

A mí los premios anuales me gustan. Y si son como los Globos de Oro de este año mucho más: la justicia y el reconocimiento se han impuesto a lo preestablecido y, por primera vez en muchos años, ha reinado la cordura a la hora de repartir esas estatuillas tan feas pero que tanta satisfacción genera en el que la recibe. Pero eso lo compensaron Amy Poehler y Tina Fey, que estuvieron magníficas y desternillantes presentando.

Samberg

El reconocimiento ha sido para Brooklyn 99serie que tuvo su espacio aquí y que es la comedia revelación del año. No quiero colgarme medallas, pero lo avisé en el post que hice al respecto; los Globos de Oro avalan mi parecer. Y la justicia se explica con la subida al escenario para recoger su premio de Bryan Cranston por Breaking Badque además ha ganado en mejor serie de drama, y de Amy Poehler por Parks & Recreation.

Injusticia con Michael J. Fox

Comenzando por las comedias, la victoria de Brooklyn 99 ha sido un bálsamo para los que la hemos defendido, que casualmente solemos ser los que vemos pocas series de humor. Esta engancha desde el inicio. Es absurda, por supuesto; pero es entretenida, y es difícil no sonreír cada dos por tres con las ocurrencias de Andy Samberg y compañía. Totalmente merecido. La burbuja de Girls se está desinflando a cada ceremonia… Y eso se agradece.

Brroklyn

Lo que no ha estado tan bien es precisamente el premio para Samberg como mejor actor de comedia. Dejar a Michael J. Fox sin estatuilla es inexplicable e injusto, porque está impresionante en The Michael J. Fox Show, otro de los grandes aciertos de la nueva temporada.

Pero si en EEUU están enamorados de J. Fox, lo están más de Andy Samberg: es el niño bonito de la prensa y la crítica, tras los momentos desternillantes que ha protagonizado en Saturday Night Live y su capacidad para viralizar todo aquello que se le ocurre. No hay que olvidar que se ha cargado en la liza a gente como Jim Parsons (The Big Bang Theory), Don Cheadle (House of Lies) y Jason Bateman (Arrested Development).

Lena

A Amy Poehler le ha costado más que le den premios durante estos años. Que esté tremenda en Parks & Recreation no ha bastado. Al final le ha llegado el momento. Y lo ha hecho superando a las insoportables Lena Dunham (Girls, la más hortera de la noche por su vestido) y Zooey Deschanel (New Girl), que eran favoritas junto a la ‘novia seriéfila de América’, Julia Louis-Dreyfus (Veep). Con Edie Falco por Nurse Jackie ni se contaba.

Victoria de Breaking Bad en drama

Que la serie de Vince Gilligan barriera al resto en sus categorías era una necesidad. Ya que se ha ido, al menos que se tenga en cuenta los buenos ratos que nos ha hecho pasar a todos. Mejor serie de drama y mejor actor principal en la misma categoría para Bryan Cranston la contemplan en estos Globos de Oro. Porque el resto ni de broma. Ni siquiera The Good Wife. La única que tenía alguna posibilidad contra ella era House of Cards.

Cranston

Esta última, si bien no ha logrado el máximo premio, sí puede arrogarse el tener la mejor actriz de 2013. Robin Wright se ha comido a sus competidoras de forma sorprendente. Julianna Margulies por The Good Wife se ha quedado a las puertas otra vez (era más favorita), así como Taylor Schilling (Orange is the New Black) y la sobrevaloradísima Kerry Washington (Scandal).

Aun así, la victoria de Robin Wright no me parece justa. Sé que nunca se los van a dar, pero Tatiana Maslany (Orphan Black), que hace ocho personajes distintos en una sola serie, o más, se merece todo lo que haya en el mundo. Es tan buena que está más allá de estos saraos. Pero se agradecería algún detalle con una de las mejores actrices de la actualidad. Más que nada para que más gente pueda descubrirla a ella y su gran ficción sobre clones.

RobinAl fin, Elisabeth Moss

La otra que ha visto recompensado su trabajo de estos últimos años ha sido Elisabeth Moss. Pero no ha sido por Mad Men: ha ganado el de mejor actriz de miniserie por Top of the Lake. Ya le tocaba.

El resto de esta categoría estaba cantada. La mejor miniserie según los Globos de Oro es la misma que para el resto, Behind the Candelabra, y el mejor actor Michael Douglas, protagonista de la misma.

En cuanto a los actores de reparto, en la categoría masculina se ha homenajeado a Jon Voight por su gran actuación en Ray Donovan, dejando atrás a Aaron Paul (Breaking Bad) o Corey Stoll (House of Cards). El galardón a mejor actriz de reparto ha recaído en Jacqueline Bisset (Dancing on the Edge). Sorry, Hayden Panettiere.

Ay, Khaleesi, hazme tu Khal. Quita de ahí, Chris O'Donnell

Ay, Khaleesi, hazme tu Khal. Quita de ahí, Chris O’Donnell

Hasta el año que viene, Globos de Oro. Esperemos que sean así de justos en siguientes entregas. Y por favor: que alguien les diga a las actrices que no acepten vestirse de forma tan hortera aunque les paguen todo el oro del mundo. Algunas se salvan, claro.

Listado completo

Mejor Drama

Mejor Comedia o Musical

Mejor actor de drama

  • Michael Sheen (Masters of Sex)
  • Bryan Cranston (Breaking Bad)
  • Kevin Spacey (House of Cards)
  • James Spader (The Black List)
  • Liev Schreiber (Ray Donovan)

Mejor acriz de drama

Mejor actor de comedia

  • Jason Bateman (Arrested Development)
  • Don Cheadle (House of Lies)
  • Michael J. Fox (El show de Michael J. Fox)
  • Andy Samberg (Brooklyn 99)
  • Jim Parsons (The Big Bang Theory)

Mejor actriz de comedia

  • Zooey Deschanel (New Girl)
  • Julia Louise-Dreyfuss (Veep)
  • Lena Dunham (Girls)
  • Edie Falco (Nurse Jackie)
  • Amy Poehler (Parks & Recreation)

Mejor miniserie

Mejor actriz de miniserie

  • Helena Bonham Carter (Burton & Taylor)
  • Rebecca Ferguson (The White Queen)
  • Jessica Lange (American Horror Story: Coven)
  • Helen Mirren (Phil Spector)
  • Elizabeth Moss (Top of the Lake)

Mejor actor de miniserie

  • Matt Damon (Behind the Candelabra)
  • Michael Douglas (Behind the Candelabra)
  • Idris Elba (Luther)
  • Al Pacino (Phil Spector)
  • Chiwetel Ejiofor (Dancing on the Edge)

Mejor actor secundario

  • John Voight (Ray Donovan)
  • Josh Charles (The Good Wife)
  • Rob Lowe (Parks & Recreation)
  • Aaron Paul (Breaking Bad)
  • Corey Stoll (House of Cards)

Mejor actriz secundaria

  • Hayden Panettiere (Nashville)
  • Monica Potter (Parenthood)
  • Janet Mcteer (‘The White Queen’)
  • Sofia Vergara (Modern Family)
  • Jacqueline Bisset (Dancing on the Edge)

Todas las fotografías son del Facebook de Golden Globes