BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘American Horror Story’

Lady Gaga estará en la quinta temporada de American Horror Story

Medios como Deadline y TVLine lo adelantaron, y ella misma lo ha confirmado. Lady Gaga estará en la quinta temporada de American Horror Story, y no como invitada: será una de las actrices principales. Así lo aseguran desde Estados Unidos, aunque la cantante aún no ha revelado cuál será su rol ni qué le ha encargado el creador, Ryan Murphy.

Archivo 20MINUTOS

Archivo 20MINUTOS

El fichaje de Gaga, además de ser muy atractivo, puede servir para que la serie dé el giro que necesita. Y es que a la más que probable ausencia en esta quinta entrega de Jessica Lange, se suman dos últimas temporadas que no calaron en crítica y el público. El desastre de Freak Show no ha servido para olvidar lo aburrida que fue la historia de las brujas de Coven.

Para combatir el sopor parece que llega Lady Gaga a la serie. Antes, sus trabajos en ficción se habían reducido a un capítulo de Los Soprano y al filme Machete Kills.

La quinta temporada de AHS está envuelta en el secretismo, como sus predecesoras. Solo sabemos que se llamará Hotel, y los rumores apuntan a lo típico (hotel con fantasmas, asesinatos, puertas que se abren solas, etc). Por el bien de su criatura, espero que Ryan Murphy sepa cómo darle la vuelta para recuperar la confianza de los espectadores.

Veremos qué puede ofrecer la artista a una serie tan discutida últimamente. A lo mejor vuelve a los trajes de carne. O se presta a cosas peores, dada la locura que cabe en esta serie.

Y los favoritos para los Emmy de este blog son…

Esta noche son los Emmy. A las 2.00 hora española comienza la gala de los premios televisivos por excelencia. En este blog haré un directo desde las 23.30 de todo lo que acontezca en la ceremonia y en lo que rodea a la misma, tal como la alfombra roja, las reacciones de los premiados o los perdedores, y las sorpresas o desilusiones. Si queréis que la comentemos juntos, tenéis los comentarios para expresaros y podemos interactuar a través de Twitter. Sobre las nominaciones ya os dije qué pensaba.True3

Antes de la vorágine nocturna que supondrán los Emmy, es tiempo de porras. La mayoría de compañeros que escriben de series, como Aloña Fernández Larrechi, Jaime Domínguez o los autores de Quinta Temporadaya han hecho sus apuestas. Vosotros también podéis votar por vuestras preferencias en estas encuestas que han preparado en 20minutos.

Mis candidatos predilectos a llevarse el premio responden más a lo que me dice el corazón que a lo que apunta la lógica, pero aún así he elegido a los que creo que tienen más posibilidades. Más razones no hay, dado que esta es una quiniela personal, subjetiva y con la que se puede estar de acuerdo o no.  Por tanto, mis favoritos para estos Emmy son:

Drama

Mejor serie: True Detective

Mejor actor: Matthew McConaughey (True Detective)

Mejor actriz: Lizzy Caplan (Masters of Sex)

Mejor actor de reparto: Jon Voight (Ray Donovan)

Mejor actriz de reparto: Christina Hendricks (Mad Men)

Mejor guión: Ozymandias, de Breaking Bad

Mejor dirección: Cary Joji Fukunaga, de True Detective, por Who goes there

Comedia

Mejor serie: Orange is the New Black

Mejor actor: Louis CK (Louie)

Mejor actriz: Julia Louis-Dreyfus (Veep)

Mejor actor de reparto: Andre Baugher (Brooklyn 99)

Mejor actriz de reparto: Kate Mulgrew (Orange is the New Black)

Mejor guión: I Wasn’t Ready, de Orange is the New Black

Mejor dirección: Jodie Foster, de Orange is the New Black, por Lesbian Request Denied

Miniseries y películas para televisión

Mejor serie: Fargo

Mejor película: The Normal Heart

Mejor actor: Benedict Cumberbatch (Sherlock)

Mejor actriz: Kristen Wiig (The Spoils of Babylon)

Mejor actor de reparto: Jim Parsons (The Normal Heart)

Mejor actriz de reparto: Julia Roberts (The Normal Heart)

Las (injustas) nominaciones de los Emmy, categoría a categoría

Ya conocemos quiénes están entre los candidatos a llevarse un Emmy el próximo 25 de agosto. Las sorpresas han brillado por su ausencia, dado que las novedades eran las esperadas, con Orange is the New BlackTrue Detective liderando a las debutantes. Pero estos Emmy pueden llegar a calificarse como los de la injusticia en las nominaciones. Grandes series, actores y actrices se han quedado fuera de forma incomprensible, en favor de otros mucho más limitados y que no han tenido grandes temporadas o actuaciones si les comparamos. ¿Cuáles? ¿Por qué? Veámoslo categoría por categoría (las nominaciones en una lista, aquí).

Masters1Mejor drama

Es la categoría donde se notan las mayores ausencias. Ni Masters of Sex (quizá uno de los mejores estrenos del último año) ni The Good Wife han logrado entrar en la carrera por el galardón de más prestigio. Y considerando que la que sí ha entrado es Downton Abbey, justo el año de su temporada más floja, es para mosquearse. Todas las quinielas apuntan a que la serie de HBO protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McCounaghey se llevará el gran premio, dado que el resto ya han sido premiadas previamente (Mad Men Breaking Bad) o no son típicas ‘gana-premios’, como le ocurre a Juego de Tronos. La presencia de House of Cards era obvia. Y eso que entre la crítica española no gusta mucho, algo que no acabo de entender. En EEUU por suerte sí. Por supuesto, ni Hannibal ni The Americans han entrado, como se esperaba. Tampoco Sons of Anarchy. Ni lo harán nunca, a nuestro pesar. Al menos se han cargado a Homeland.

Mejor comediaBrook2

Si todo va según lo previsto, Orange is the New Black debutará en los Emmy ganando el premio más gordo al que está nominada. Aunque realmente no sea el lugar que le corresponde, dado que no es una comedia. Por su estilo, sus guiones, es un drama que se aproxima al humor negro. Pero sus responsables han sido muy listos, y para evitar a las bestias con las que se encontraría en la categoría reina han optado por este recurso. Esto significa que el resto se puede despedir de ganar el premio, más aún si sus entregas de esta temporada no han sido especialmente brillantes (salvo que a los que votan les dé por su pedrada habitual con Veep). La única novedad es Silicon Valley, uno de los mejores estrenos de este mismo año, que merecía colarse. Lo más llamativo es la ausencia de Brooklyn 99Otra injusticia más.

Mejor miniserie

Si no ganan Fargo Luther esta categoría dará un premio incomprensible. Así de claro. El detalle de incluir a Treme, al fin, es algo digno de encomio.

T5Mejor actor de drama

Esta categoría se resume en la ausencia de Michael Sheen (Masters of Sex) y en la presencia de Jeff Daniels (The Newsroom). La injusticia de que no esté el primero y sí el segundo es vergonzosa. Esto podría haber beneficiado a Jon Hamm (Mad Men), que lleva seis años esperando a ganar. Pero en el año de True Detective, con Harrelson (actor con toda su carrera en Hollywood) y McCounaghey (último ganador del Oscar a mejor actor) nominados, dudo mucho que sea otro distinto a estos dos el que se lleve el galardón. Creo que ni siquiera Bryan Cranston puede con ellos. Veremos.

Mejor actriz de drama

Tal y como se preveía, aunque muchos rezábamos para que no fuese así, Tatiana Maslany (Orphan Black) no está entre las nominadas. Ni haciendo seis personajes distintos en una misma serie, todos con su personalidad y con una solvencia espectacular, le dan la oportunidad a la chica. Al menos entra Lizzy Caplan, que está maravillosa en su papel de Virginia Johnson en Masters of Sex. La única que sobra es Michelle Dockery (Downton Abbey), que no creo que esté al nivel del resto. Su lugar debería haber sido para Elisabeth Moss (Mad Men).

Mejor actor de comediatbbt

Lo más chocante en ésta es que falta el ganador del Globo de Oro hace unos meses en el mismo campo: Andy Samberg (Brooklyn 99). Si merecía ganar no lo sé, pero lo que tengo claro es que al menos en las nominaciones debería haber estado. Centrándonos en los que pueden llevárselo, Louis CK (Louie), Michael H. Macy (Shameless) y Ricky Gervais (Derek) son los grandes favoritos por méritos propios. El resto dudo mucho que tengan alguna posibilidad.

Mejor actriz de comedia

Esta categoría vuelve a ser de las más competidas. La lucha, según la lógica, debería estar entre dos: Lena Dunman (Girls) y Amy Poehler (Parks & Recreation). Pero como le ocurre a Jon Hamm, tienen la mala suerte de coincidir con dos de las que enamoran al jurado, como son Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Edie Falco (Nurse Jackie). Vale que ha entrado Taylor Schilling por OITNB, pero su Piper no está ni por asomo a la altura de estas bestias.

Mejores secundarios en drama

Ray2Los secundarios masculinos van a librar una batalla muy interesante. Lo malo es que hay una gran ausencia: Dean Norris (Breaking Bad) merecía estar muchísimo más que Aaron Paul. Puede que esto sea impopular, pero no hay más que ver los últimos episodios para darse cuenta. Sí está Jim Carter (Downton Abbey), al que parece que quieren homenajear con el premio de ver su cara en la pantalla antes de que le den el premio a otro. Éste podría ser Jon Voight, que está tremendo en Ray Donovan. Aunque no descarto a Peter Dinklage, que se ha marcado una temporada colosal en Juego de Tronos (menos para los que lo hayan visto doblado).

En cuanto a ellas, a lo mejor es el año de Christina Hendricks. Anna Gunn ya tiene su Emmy, y Maggie Smith no ha estado tan brillante como en años anteriores. Aunque dada la obsesión de EEUU con Downton Abbey no hay que perderla de vista.

Mejores secundarios en comedia

Kate Mulgrew se merece el Emmy a mejor actriz de reparto de comedia por su papel de Red en Orange is the New Black. Y punto. Vale que le toca verse las caras con Allison Janney (nominada en otra categoría que comentaré después), pero ninguna de las otras nominadas ha estado mejor que ella. La única que conozco menos es Kate McKinnon, presente por su trabajo en Saturday Night Live. Tiene que ser muy buena para poder ganar a Mulgrew.6

Entre los hombres, me he reconciliado un poco con estos Emmy gracias a que Andre Baugher (Brooklyn 99) aspira a éste. Adam Driver, con eso de que está rodando la nueva película de Star Wars, ha ganado algo de nombre en los últimos meses. Pero el resto se ha mantenido más o menos igual. Quizá el premio sea para Tony Hale, ganador en 2013 por Veep.

Invitados en drama
Reg E. Cathey hizo un gran papel en House of Cards, y podría llevárselo en la categoría masculina. Para su desgracia, tiene a Robert Morse (Mad Men) enfrente, justo cuando ha realizado su mayor aportación a la serie de los publicistas (aunque esté en la batalla por la temporada el año pasado, y no por la de este, pero todo influye). Hay que destacar que estén Paul Giamatti (Downton Abbey) y Beau Bridges (Masters of Sex).

bob_newhart_big_bang_theory_a_hEn lo que se refiere a ellas, ésta si puede ser la categoría de Allison Janney para volver a ganar un Emmy. Jane Fonda está bien en The Newsroom, pero no creo que tanto como Janney como para quitarle el premio. Y mucho ojo a Margo Martindale.

Invitados en comedia

Si se premia al que más ha hecho reír con su presencia testimonial, el Emmy debería ser para el veterano Bob Newhart. Las carcajadas que ha provocado con su talento en The Big Bang Theory son inolvidables. Pero hay muchas ganas de premiar a Jimmy Fallon por lo que sea, y eso puede jugar en contra.

Condena a la hoguera para American Horror Story: Coven

El temido bajón de una serie llega cuando menos lo esperamos. Que comience la decadencia de una ficción que hasta entonces considerábamos como una de nuestras preferidas es un momento al que nadie quiere hacer frente. Porque, aunque parezca una tontería, pierdes algo que ya formaba parte de tu vida. Y sí: las series, como las películas, la cultura en sí, son imprescindibles en nuestro día a día.

Ese momento parecía que nunca iba a llegar a American ah2Horror Story. Su gran primera temporada, y su aun mejor y excelente segunda, Asylum, solo permitían pensar que el asunto iría a mejor. Que Ryan Murphy seguiría sorprendiéndonos con el paso de los años, regalándonos cada año terror light cargado de intriga, humor y emoción. Hasta que hemos visto Coven. Y la magia, como suele ocurrir en una relación de pareja, se ha evaporado. A nuestro pesar.

La tercera entrega de AHS no ha sido lo adictiva que acostumbra. Por supuesto, mucho menos interesante que sus predecesoras. Tenía mucha esperanza depositada en esta nuevo argumento sobre brujas, Salem y magia blanca y negra, dado que confiaba en que esta apuesta tan ambiciosa le saldría bien a Murphy.

ah4No ha sido así. Pero no me atrevo a decir que Coven sea mala. El problema es que en comparación con las dos anteriores entregas sale muy mal parada. Si ésta hubiese sido la primera temporada, diríamos que ha sido la hostia. Pero es que las otras fueron tan bestias que es normal que esperásemos más. Lo que provoca que la tenga que condenar a la hoguera.

Y es que todo apuntaba a que nos íbamos a topar con una genialidad. Continuaban las maravillosas Jessica Lange y Sarah Paulson, esta vez como madre e hija; la primera como la bruja Suprema de su coven (o aquelarre) y la segunda como la encargada de la escuela en la que instruir a las jóvenes brujas que no son conscientes del poder que poseen. Todas ellas, interpretadas por actrices jóvenes y de un talento descomunal. Hemos podido ver a una Taissa Farmiga con una vagina asesina (sí, eso es una putada); a Emma Roberts con poderes psíquicos; o a una muñeca vudú gigantesca a la que daba vida Gabourey Sidibe.

ah5

Pero es que en Coven además ha estado Kathy Bates. A nadie se le podría ocurrir mejor actriz para una serie de este tipo. Su propia trama ha sido la más truculenta de todas. Delphine ha sido uno de los personajes más crueles que ha pasado por AHS junto al doctor nazi de Asylym. Y su lucha con Marie Laveau (Angela Bassett), y los poderes que ha desplegado esta última, sí que nos han asombrado. ¡Si hasta ha aparecido un actor de The Wire!

Con semejantes recursos lamento decir que todo ha sido muy predecible. Y admito que he sentido una decepción con estos 13 episodios. Las críticas comenzaron pronto, con los primeros capítulos. Era de los que creía que daría un giro inesperado que nos estremecería, tal y como ocurrió en 2011 y 2012.

ah3Sin embargo, aquí los misterios se intuían, y para nada han pasmado (o plasmado, que diría Labrador) como los de años anteriores, tales como la identidad de Bloody Face o la de aquel que le arrancaba el brazo a Adam Levine, o por qué ocurría todo aquello en la mansión de los Harmon.

El maquiavelismo de Fiona Goode no ha enganchado. Tampoco las vicisitudes de su hija Cordelia, que hasta se queda ciega y acaba siendo la ganadora. Ni los retos y dilemas de las jóvenes brujas (Madison tiene una maldad creíble, pero no ha sido suficiente). A la vez, el resto de personajes ha pasado sin pena ni gloria.

Lo mejor, como casi siempre en AHS, han sido sus ápices de humor (BALENCIAGA!) y la originalidad de la historia. Pero los guiones no han dado más de sí. Y ha sido una pena. Las brujas no han estado a la altura del manicomio y la mansión encantada. Y eso es así.ah

Pero American Horror Story ya tiene ese poder de engancharnos haga lo que haga. Por eso he seguido viéndola, y con mucho gusto aunque me haya decepcionado. Y volvería a hacerlo, simplemente porque necesito saber qué se inventa Ryan Murphy.

Seguro que en la cuarta temporada mejora. Esta serie ya ha demostrado saber compensarnos como ninguna. Pero Coven ha patinado, y merece la hoguera.

El adiós de Jessica Lange tras la cuarta temporada de American Horror Story

Se lo ha dicho a Los Angeles Times en una entrevista: “Estoy llegando al final de mi carrera”. Jessica Lange, que regresó hace dos años al estrellato gracias a American Horror Story, ha anunciado que le quedan pocas cosas que hacer en el mundo de la interpretación y que tras la próxima temporada de la serie que protagoniza actualmente se retirará.

Lange3“Tengo una lista: otra obra de teatro, quizá una o dos películas, una temporada más de American Horror Story y eso es todo para mí”, es lo que ha dicho concretamente la actriz norteamericana de 64 años.

¿Por qué te vas, Jessica Lange? Su decisión significa varias cosas malas y unas pocas buenas. Empecemos por estas últimas, para intentar alegrarnos un poco. Por ejemplo, la más clara es que vamos a tener cuarta entrega de AHS protagonizada una vez más por la Lange. Es decir, que hasta diciembre de 2014 aproximadamente seguiremos disfrutándola. Otra cuestión positiva es que puede que haga dos películas en las que, previsiblemente, adquirirá roles importantes. Todo gracias a la importancia que ha recobrado en estos dos últimos años.Lange1

Ahora sí, los aspectos tristes. Una ganadora de dos Oscar que se recicló en el mundo televisivo como nadie lo ha hecho nos priva de su gran presencia en la pequeña pantalla. Como ella misma admite, AHS ha “revitalizado” su carrera, aun con situaciones extrañas para una mujer de su edad. “No estoy acostumbrada a que la gente joven piense que soy interesante”, le ha respondido al LA Times sobre algo evidente: es la mujer mayor más bella que existe en la ficción actualmente. Y los jóvenes tampoco somos tontos. Y la otra pregunta: ¿seguirá la serie sin ella?

Lange2Pero lo que más nos preocupa a todos es qué va a pasar con AHS cuando ella no esté. Es cierto que eclipsa a todos, que es la auténtica ‘mamá’ (o ama) de la serie, y que lo hacen tan condenadamente bien que es imposible imaginársela sin ella. Pero toda mamá tiene su hija. Ahí es donde entra Sarah Paulson, cuyo destino como protagonista de la serie de Ryan Murphy parece evidente tras ir aumentando su crédito y la calidad de sus actuaciones.

Sobre este último, Lange asegura que le conocía por su reputación (“no he visto Nip/Tuck ni Glee”) y que Murphy le encantó. De esa forma llegó hasta la serie ahora de brujas, y antes de casas encantadas y manicomios. “Me gustaba ser querida”, ha revelado la actriz norteamericana sobre este interés del showrunner de AHS.

En cualquier caso, Jessica Lange se irá. Y seguro que por la puerta grande. ¿Empeorará American Horror Story sin ella? No lo creo. Lo que es indudable es que la echaremos en falta. Y lo más importante: ¿continuará la ficción sin su presencia? Veremos.

La reinvención del terror en American Horror Story: Coven

Antes de leer, estaría bien que hubieses visto el primer episodio de AHS: Coven.

El miedo es un sentimiento. No tiene aparente explicación. Y lo hay de muchos tipos, todos ellos enmarcados dentro de fobias o sugestión; tenemos el miedo a las alturas, a ciertos animales (incluso a comidas), a conducir… Luego está el miedo ficcionado. El cinematográfico, que cada vez es más previsible; el escrito, que pase lo que pase no habrá sensación de más terror que leyendo un libro; o el de la radio, el mejor/peor de todos, para el que hay una frase que lo define: “El miedo radiofónico no se explica; se siente”. A esta lista se unió hace poco el de American Horror Story, que es otro tipo de desasosiego. Uno delicioso y que te atrapa a cada segundo. Coven6

Como socio fundador y único miembro (por ahora) de Miedosos S.A., al ser tan cagón como para subir corriendo las escaleras de casa hasta mi habitación por la noche y cerrar la puerta sin mirar atrás, por mis paranoias de que si alguien me persigue mi puerta de madera infranqueable y mis sábanas me protegerán, tenía ciertos reparos hacia American Horror Story. A riesgo de ser redundante, temía que me diese miedo. Obviamente luego no fue así, con la excepción de los primeros minutos de temporada, que suelen tener alguna pincelada de terror. Pero nada exagerado y soportable hasta para mí.

Coven4La serie de Ryan Murphy regresó este miércoles y reventó todas las audiencias en Estados Unidos. Y no es para menos, dado que es el paradigma de lo que debe aportar una ficción de entretenimiento. Entre esas características, que muy pocas logran alcanzar, están que te permite desconectar, que estás solo pensando en lo que ves durante sus algo más de 40 minutos, y que ofrece una trama inédita y adictiva. La mayor parte de este mérito la tiene su creador, ese prestidigitador del guión que es capaz de alumbrar una idea como esta a la vez que otra totalmente distinta como es Glee.

American Horror Story no es una serie purista al género de terror. Y creo que nunca la vendieron como tal, sino que nosotros mismos nos hicimos a la idea de que iba a ser así. Pero su estética y su ambiente la visten de esa manera, a la vez que no busca el susto permanente ni el acojone con cada escena. ¿Qué es, entonces? Si me tengo que atrever con una definición, diría que es una historia buenísima, de las de contar a la luz de una hoguera, con tintes gores, y en la que nada ni nadie es lo que parece. Una reinvención del miedo.Coven3

Este último punto es del que bebe la mayor parte de los capítulos, en los que la intriga y el misterio prevalecen por encima de todo. Es esa tensión, que a veces cala los huesos, la que la hace tan imprescindible. En la primera temporada todos estábamos pendientes y con la boca abierta en cada capítulo para intentar averiguar qué estaba pasando en esa mansión de Dylan McDermott y Connie Britton. La segunda, con la identidad de Bloody Flace, la aparición de su hijo que era igual o peor que él, y los métodos Mengele del doctor Arden (James Cromwell), que además alimentaba a unas bestias que él mismo había creado, aumentó la calidad y el nivel de esta ficción tan particular. Aunque lo que todos queríamos saber era otra cosa: ¿Qué o quién le había cortado el brazo a Adam Levine?

Coven2Ahora en esta tercera se pasan a las brujas. En Coven (aquelarre) se hace un homenaje a las historias de Salem; a los cuentos en los que estas mujeres con poderes buscaban la forma de ser jóvenes eternamente a la vez que trataban de no ser descubiertas. Un hilo argumental que recuerda a La maldición de las brujas, esa película de Nicolas Roeg de los 90 que a algunos nos marcó parte de la infancia, y donde Anjelica Huston contribuía a reescribir la historia sobre estas mujeres de fantasía oculta.

Pero AHS no sería lo mismo sin sus saltos temporales. Sus escarceos con la historia son otro punto a favor. Mostrar dos líneas argumentales de otras tantas épocas distintas causa que estemos aún más enganchados, ya que eso aumenta los secretos y misterios de cada trama (que no son pocas) y personaje.

Coven5

Estos últimos también vuelven a ser excelentes. El regreso de la bella Taissa Farmiga, que ya demostró en la primera entrega lo gran actriz que era a pesar de su juventud, marcará toda la temporada. Y es que esta chica tiene un don que evita que le quites el ojo, ya que sabes que algo va a pasar siempre que esté presente. Tampoco podían faltan Evan Peters, Sarah Paulson y Jessica Lange, que siempre regalan papeles inolvidables, a los que se suman debutantes en la saga como Gabourey Sidibe (nominada al Oscar por Precious) y Emma Roberts. Y si a todo esto le sumas la incorporación de Kathy Bates, que puede que sea la actriz a la que más le pegan este tipo de temáticas, Ryan Murphy va camino de otra obra maestra. Por sus actores y por sus ideas, que siempre evolucionan hasta el punto de lograr la adicción y la necesidad de ver el siguiente capítulo.

Coven1

Tampoco hay que quitar ojo a esos personajes que parece que están ahí porque hacen falta extras pero que luego resultan ser determinantes. Veremos a ver qué pasa con el mayordomo de la Escuela de para niñas extraordinarias, en la que se desarrolla gran parte de la trama, y donde Cordelia Foxx instruye a las jóvenes brujas (una con una vagina asesina, otra con telequinesis, la que es una muñeca vudú, además de la clarividente) que no saben controlar su poder. O con las aspiraciones de eterna juventud de La Suprema, que hasta recupera a los que deberían estar muertos para llevar a cabo sus planes. Aunque puede que estos se vean entorpecidos por esa hechicera negra tan misteriosa.

El de AHS ha sido un regreso magistral en el que se bromea con los tópicos, como los de que las brujas tienen la nariz larga y puntiaguda y están llenas de verrugas o que van montadas en una escoba. Y aquí te ponen a la maravillosa Jessica Lange para pisotear lo que nos han contado desde que éramos pequeños. En definitiva, una reivindicación de la ficción fantástica en la que se reclama la magia negra y el vudú como recurso para hacer buenos productos de entretenimiento.

American Horror Story son 40 minutos de inmersión televisiva. Es la serie que hay que recomendar a cualquiera que te caiga bien. Sin más.