BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Libros de serie: The Leftovers, o la Ascensión de Damon Lindelof en HBO

Se avecina una semana de posts con la muerte como tema recurrente. Y es que he visto el final de la media temporada de The Walking Dead. Estuvo muy bien, y dentro de lo normal, hubo mucha sangre. Pero con lo que estoy temblando todavía es con los últimos minutos de la sexta temporada de Sons of Anarchy. Lloré, y me faltó patalear. El fin de semana hablaremos de ellas.

Ascension

Como ya os conté, también hay que sacar tiempo para leer. Y si la novela en cuestión va a convertirse en una serie, con más razón. Es lo que voy haciendo las de Canción de Hielo y Fuego: antes de que se estrenen temporadas de Juegos de Tronos, me las leo. Todo por esa absurda obligación autoimpuesta de estar al tanto de todo y leer sobre aquello que está de moda para poder hablar de ello.

Con la que estoy repitiendo estrategia se llama, en su traducción al español, Ascensión (Colmena Ediciones). Dicho así no le sonará a nadie, pero sus páginas se transformarán en una de las series más esperadas del próximo año. Se trata de The Leftovers, escrita por Tom Perrotta, y en 2014 se incorporará a la parrilla de HBO bajo el auspicio como productor ejecutivo de Damon Lindelof (Perdidos).

Lindelof

Si estáis familiarizados con la Biblia, la llamada ‘ascensión’ se refiere a la subida a los cielos de Jesucristo. Así, el hijo de Dios se reunía con su padre en la llamada parusía. Según las convicciones religiosas de un sector del catolicismo, aquellos que no pequen, entreguen su vida a Dios y difundan el Evangelio, se reunirán con Dios en ese supuesto lugar. Ascensión va de eso: incontables personas desaparecen en todo el planeta y se cree que la razón es la divinidad. Pero el problema es que los que se han marchado no eran precisamente beatos. De hechos, muchos representan lo que más rechazo genera entre la sociedad católica: homosexuales, abortistas, ateos, e incluso de otras religiones que nada tienen que ver con la suya. Y claro, eso no sienta nada bien a los devotos.

La novela cuenta las tribulaciones de los que han visto cómo sus amigos o familiares se esfumaban de repente y sin razón aparente. Ese es su argumento central: las vidas  de los habitantes de la localidad de Mapleton tras la Marcha Repentina, o la denominación de los acontecimientos del 14 de octubre.

Perrotta

Se da cuenta de todo: sus nuevas rutinas, lo que supuso para ellos el mazazo, e incluso sus cambios de vida totalmente radicales. Porque a raíz de lo que pasó, muchas sectas comenzaron a aparecer. Esta es otra de las tramas importantes, dado que varios personajes acaban en estos grupos fanáticos. En definitiva, ciencia ficción con trasfondo religioso e historias dramáticas.

El relato de Perrotta en sus algo más de 400 páginas está muy bien estructurado. La narración es agradable, aunque no llega a ser adictiva, dado que el mayor misterio se acepta como algo normal por los personajes. Ya han asumido que todos los que se volatilizaron no están, y no se plantean debates metafísicos o religiosos sobre la Marcha.

Lo que da más miedo es la adaptación que está planeando Lindelof para la adaptación en HBO. El reparto es potente: Liv Tyler, Justin Theroux o Amy Brenneman, entre muchos otros. Y contar con la emisión de la que se considera la mejor cadena de la historia también ayuda.

Tyler1Pero Lindelof es ese tipo de persona que, igual que JJ Abrams, ya genera renuencia con que solo aparezca su nombre en cualquier producto. Su guión de Prometheus fue un despropósito, y muchos le siguen echando en cara el final de Lost. Algunos, incluso, le recomendaron que viese el de Breaking Bad para que aprendiese cómo se debe cerrar una serie. Una reacción pueril y absurda, típica de Twitter, pero que es un síntoma de lo que provoca en muchos espectadores.

En cualquier caso, la novela está muy bien y se lee muy rápido (con sus fallos de traducción).  No quiero destripar más, pero todas las historias humanas de Perrotta están muy logradas y los guionistas van a tener que esforzarse para que subyuguen como en las letras. Porque el libro, además, está en la lista de los mejores de 2011 para The New York Times. Y uno de los que lo ha recomendado es Stephen King. A leer.

Fotos: Wikipedia

3 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Todo lo que cuenta esta bien pero está desfasado la moda literaria es la de Belen Esteban que esta vendiendo millones de su obra Ambiciones donde cuenta que un torero padre de su niña no fue al cumpleaños de la niña sabiendo que Belen por su hija mata.

    http://www.antoniolarrosa.com

    12 diciembre 2013 | 14:17

  2. Dice ser Javi

    El final de la sexta de SoA ha conseguido dejarme con un mal cuerpo parecido a cuando ví el final de la cuarta de Dexter. Geniales ambas, pero te dejan KO.

    Yo con Juego de Tronos lo hago al revés. Me leo el libro después de ver la temporada, para rellenar los huecos que la serie deja por falta de tiempo.
    También hay series basadas en libros, como Dexter, que le dan mil vueltas al libro, que no es gran cosa. No siempre el libro es mejor que la adaptación.

    14 diciembre 2013 | 12:47

  3. HABLANDO DE CONVICCIONES RELIGIOSAS.–
    ¿Quiénes son “hacedores de la palabra”?
    SEGÚN una encuesta Gallup, el 96% de los estadounidenses “creen en Dios o en un espíritu universal”. También hay “más iglesias por persona en Estados Unidos que en ninguna otra nación de la Tierra”, dijo U.S.News & World Report. Pese a esas apariencias de devoción, el veterano encuestador George Gallup, hijo, dice: “La simple verdad es que la mayoría de los estadounidenses no saben en qué creen ni por qué”. Las estadísticas indican asimismo que en el caso de muchas personas, hay una enorme brecha entre sus convicciones religiosas y sus acciones. Por ejemplo, “los sociólogos observan que algunas de las zonas con mayor incidencia delictiva del país también resultan ser los lugares donde más fuerza tienen las creencias y prácticas religiosas”, dice el escritor Jeffery Sheler. Estos hechos no deberían causar sorpresa. ¿Por qué no? Porque ya en el siglo primero, el apóstol Pablo advirtió a sus compañeros cristianos que tuvieran cuidado con los que ‘declaraban públicamente que conocían a Dios, pero por sus obras lo repudiaban’. (Tito 1:16.) Además, Pablo dijo al joven Timoteo que “los últimos días” se caracterizarían por que habría personas que ‘tendrían una forma de devoción piadosa, pero resultarían falsas a su poder’. (2 Timoteo 3:1, 5.)
    VER: http://wol.jw.org/en/wol/d/r4/lp-s/2003280

    14 diciembre 2013 | 19:42

Los comentarios están cerrados.