BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

El entretenimiento absurdo de Sleepy Hollow

Soy de esa generación que alquilaba películas para verlas en casa. Pero no de cualquier manera: eran cintas EN VHS que sacaba DE UN VIDEOCLUB. Eso que para chavales a los que solo saco cuatro años resulta extrañísimo y completamente vintage; tanto que te llaman viejo si has tenido walkman o discman. Una de las que arrendé fue Sleepy Hollow. Esto fue por el año 2000, ya que la estrenaron en 1999. Me dijeron que era una película de terror, lo que me habría disuadido al instante de verla dado mi historial miedoso. Pero Tim Burton ya era más que un simple director para mí, por lo que sabía que no podía ser así. Sleep2

Y resultó todo lo contrario: me partí de la risa. Cada vez que el jinete sin cabeza cortaba una ídem, sin el espectáculo correspondiente de sangre gracias a la alta temperatura de su espada, yo casi me tiraba por el suelo. Luego estaba Johnny Depp en su papel de hipocondríaco y miedoso Ichabod Crane, que también me hacía bastante gracia. La película era el paradigma de lo que debe ser un filme de entretenimiento, en definitiva. La duda estaba en si la pseudoadaptación del cuento de Washington Irving a la televisión iba a ser tan entretenida como en el cine. Y lo es, pero no a ese nivel. Pero es bastante meritorio, ya que su argumento es totalmente absurdo.

Sleep4La serie de Sleepy Hollow que emite Fox está ambientada en la actualidad, con el fondo del mismo pueblo estadounidense en el que convivieron supuestos entes que solo aparecen en los cuentos o en las historias para no dormir. Un lugar en el que parece reinar la paz tras siglos viviendo entre leyendas… Hasta que aparece de nuevo el ‘jinete sin cabeza’ haciendo de las suyas. A la vez que él, también ‘resucita’ Ichabod Crane (Tom Mison), un antiguo profesor de Historia en Oxford que luchó en la Guerra de la Independencia junto a George Washington y que fue el encargado de liquidar al malo de la serie. Aunque ello le costase su vida y separarse del amor de su vida, Katrina Cane (Katia Winter).

Al despertarse tras más de 200 años desaparecido se encuentra el percal de otro mundo, en el que se bromea con que hay dos Starbucks por calle o donde hay una especie de carruajes con unas ventanas que suben y bajan. Y cuando se entera de que su peor enemigo anda montando de nuevo a su caballo, buscará la forma de detenerle. Para ello contará con la ayuda de la teniente Abbie Mills (Nicole Beharie), una joven policía que cuando era una niña aseguró haber visto seres extraños un día que paseaba junto a su hermana por un bosque. Algo que les valió que les colgasen el sambenito de ‘locas’ oficiales en el pueblo. Quizá por eso, porque a él también le consideran un chiflado, decide ayudarle tras decidir que es cierto que sus ojos han visto a un tipo de uniforme que no tiene cabeza dando rienda suelta a su habilidad con el hacha.Sleep1

De ahí parte este despropósito divertido, que no se queda en el villano que todos asociamos a la trama. Se tocan otros palos de lo paranormal o mitológico, tales como las brujas que emplean magia negra o los seres con los que se atemorizaba a los niños si no se portaban bien o no se metían en la cama a su hora. Es decir, que Crane y Mills han de lidiar con todo tipo de monstruos que en la serie sí existen. Y todos ellos resultan incomprensiblemente entretenidos.

Sleep5Bien, ¿qué es Sleepy Hollow? Es una amalgama entre Embrujadas, Fringe o Supernatural que obvia la historia original, ofreciendo así un producto donde la coherencia histórica o la realidad plausible no están invitados a su fiesta. Los dislates y los argumentos rebuscados, a la vez que metidos con calzador, marcan todas las tramas. Lo mejor que tiene es esto: va de cara. Desde el principio te deja claro que no pretende ir de trascendente; y menos aún busca que te creas que existen en realidad todos esos malvados de cuento con los que han de tratar los personajes.

Sleepy Hollow está bien si no tienes nada más que hacer. Aunque, con la cantidad de buenas series que hay, cabe preguntarse si es necesario gastar tiempo en algo tan fútil. Yo personalmente no me voy a quedar con ella porque no me aporta nada; y eso que la teniente Mills es un incentivo para continuar viéndola. Ni aunque John Noble aparezca (aunque me encantaría volver a disfrutarle en un papel).  Pero para aquellos que no encuentren nada a su gusto en la vasta oferta de la actualidad, esta puede ser una de las opciones. Su objetivo lo cumple: entretener desde el paroxismo de la tontería que suponen sus guiones. A vuestro juicio queda.

2 comentarios

  1. Dice ser Si no te gusta, no la veas

    Pero vamos a ver, un poco d x favor, con la d bodrios d series extranjeras o, sin ir más lejos, españolas q hay, ¿ y vas a meterte con una xq no te gusta a ti, al estar basada en una película q te agradó a ti? Pues no la veas, si no te gusta. Quizá la serie no esté muy allá, pero cuenta historias/tradiciones paralelas antiguas y eso es cultura, cosa q en la mayoría d series escasea y, x si no lo sabes. hay q tener en cuenta q sleepy hollow está inspirada en una localidad muy conocida x sus historias d fantasmas y el ambiente embrujado que impregna la imaginación de sus habitantes y visitantes y, x lo q respecta a la serie, recrea perfectamente todo ese círculo d ocultismo, misterio y embrujo, además d eso, tb contaba con el elemento d persecución frenético entre el caballero decapitado y su protagonista, cosa q aquí, se ha ampliado el foco a otros asuntos persecutorios, relacionados en ese aspecto con la trama, así q, para el autor d este artículo, si no te gusta, es tu problema, uno d gustos y ya se sabe q para gustos colores y los d cada uno, los mejores, amigo.

    07 Noviembre 2013 | 19:17

  2. Dice ser victor

    Amen hermano, esta….mejor ke bien

    25 Noviembre 2013 | 19:29

Los comentarios están cerrados.