BLOGS
Smelly Cat Smelly Cat

El 'happy place' de las series de televisión

Entradas etiquetadas como ‘expediente x’

10 parodias porno de series de televisión, de ‘Juego de Tronos’ a ‘The Walking Dead’

Los SimpsonEn el boom social que vive la ficción televisiva de los últimos años, las series han llegado a todos los rincones de la cultura popular, al arte, a la gastronomía, al turismo, pero lo más probable es que el primer terreno de conquista fuera el porno. La industria del cine adulto es una de las más visionarias a la hora de replicar éxitos y fenómenos, y estaba claro que las producciones para la pequeña pantalla no se le iban a escapar. A continuación, un repaso de diez parodias porno de series de televisión, de Juego de Tronos a The Walking Dead.

Juego de Tronos
Para una de las series más incendiarias de los últimos años (sexualmente hablando, no solo por los dragones), las versiones adultas eran solo una cuestión de tiempo. Gay of Thrones, con el famoso actor porno Colby Keller, es la memorable parodia gay, obvio, de Juego de Tronos.

Lee el resto de la entrada »

Regresa ‘Los 100’ y recordamos otras series apocalípticas que debes conocer

Los 100Si sois fan de la ciencia ficción, este retorno no se os habrá escapado, y si no conocéis Los 100, es que a lo mejor tampoco os gusta tanto la ciencia ficción. La serie de The CW, que regresó el martes a Syfy España, se ha convertido en uno de los ejemplares televisivos más aclamados del género, y su casi recién estrenada cuarta temporada promete seguir dando que hablar. Reconozco que yo me dejé llevar por los prejuicios en los primeros episodios de Los 100, pero también que me reenganché arrepentido pero orgulloso un par de temporadas después. No solo me fascina su universo, que me recuerda mucho a Perdidos (tal vez es, junto a Érase una vez, la serie más Perdidos que ha habido después de Perdidos), también sus inspiradores personajes, sobre todo Clarke, y su lucha por la conciliación política en un mundo profundamente enfrentado.

Aprovecho el estreno de la cuarta temporada de Los 100 para recuperar (después del vídeo) un artículo inspirado en otras series apocalípticas que publicamos en Gonzoo en 2015. Recordad que el fin del mundo, una idea tan presente en la pequeña y la gran pantalla de los últimos años, es diferente para cada creador, así que no os sorprendáis con las propuestas más particulares.

Lee el resto de la entrada »

‘Expediente X’: ¿cómo fue la adolescencia de Mulder y Scully?

Cuando una serie de televisión se transforma en un fenómeno para el público, la creación trasciende los propios límites del producto y se convierte de alguna forma en propiedad de sus seguidores también. Eso es alzarse como un icono pop. Hay títulos como Buffy cazavampiros, Perdidos, Breaking Bad o Juego de Tronos, por mencionar solo varios recientes, que continúan después de su emisión, ya sea en formato de relatos, enciclopedias o hasta muestras artísticas creados por sus fans. Expediente X forma parte de esas ficciones míticas: hace unos meses, con motivo del regreso de la serie de Chris Carter, recogimos en Gonzoo los carteles que J. J. Lendl, un diseñador de Pittsburgh, había dedicado a cada capítulo, con resultados tan fascinantes que incluso Fox los había avalado para su comercialización. Aquí puedes echarle un vistazo.

Expediente X

Lee el resto de la entrada »

¿Cuáles son las mejores series de televisión de la historia?

Los SimpsonHay preguntas que nunca pasan de moda, y para las que nunca tenemos una respuesta infalible, como cuál es el sentido de la vida o de qué planeta venimos los autónomos. La de cuáles son las mejores series de la televisión nunca falla, y eso que, en el panorama actual, pasada la edad de oro que consagraron Los Soprano, The Wire o Mad Men, la teleficción es un fenómeno inabarcable. Dos publicaciones de las últimas semanas han rescatado la polémica: TV (The Book), un ranking-ensayo de los más grandes títulos norteamericanos, de dos críticos muy populares en Estados Unidos, Alan Sepinwall y Matt Zoller Seitz, y la lista que la revista Rolling Stone concedió al mismo tema, pero con amplitud internacional. Entonces, ¿cuál es la mejor serie de la historia? Los Simpson en el primer caso, Los Soprano en el segundo.

Recupero esta cuestión para la primera entrada del blog porque precisamente es más interesante el debate que el resultado. Hoy que cientos de proyectos televisivos se estrenan anualmente en Estados Unidos, que el empuje de la ficción europea y de otras latitudes es incuestionable, que géneros antes marginados tienen por fin su legitimación, que estamos condicionados por la actualidad y las modas del momento, es imposible lanzar una respuesta segura a la eterna duda catódica. Sirva esta entrada como declaración de intenciones: a Smelly Cat le gusta la televisión, la buena televisión, pero pasa de cánones y prejuicios. Y como carta de presentación, mi lista de las 10 mejores series de televisión de la historia. Pero no os fieis demasiado porque mañana tal vez serán otras; es más interesante el debate que el resultado.

10. Crematorio
Comenzamos con la concesión nacional. Las dos últimas temporadas han sido estimulantes para la televisión española, como seriazas como El ministerio del tiempo o Vis a vis, pero me quedo con Crematorio. La serie que estrenó Canal + en 2011, creada por los hermanos Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo, es la única capaz de batirse en duelo con lo mejor del cable y la televisión pública extranjera. Elegante, inteligente y muy española: el progreso y la corrupción.

Crematorio
9. Borgen
No ha sido cosa de una noche, pero la teleficción europea (más allá de la británica) por fin va alcanzando el status que merece, no solo entre los rankings de calidad, también en las cadenas españolas e incluso entre la opinión pública. Borgen es la gran serie europea del siglo XXI, un fenómeno que ha superado las fronteras danesas para insuflar vida y pedagogía a un género muy complejo: existen políticos buenos como Birgitte Nyborg que pueden enseñarnos algo.

Borgen


8. Sherlock

Lo mío con Sherlock es debilidad. La televisión británica, guiada por el modelo público de BBC que han seguido cadenas como ITV o Channel 4, presume de una excelente media de calidad-cantidad (aunque a nosotros siempre nos llega lo bueno, claro). Sherlock es el exponente elemental (guiño-guiño) de las glorias catódicas de aquella tierra: actualiza con acierto una de las grandes leyendas de su cultura y tiene ideas narrativas y visuales brillantes. Es pura épica.

Sherlock

7. Los Simpson
El título preferido de los autores de TV (The Book) se ha colado finalmente en el top. No voy a negar que los últimos años de mi relación con la familia amarilla han sido bastante difíciles, ya que todas las series tienen una vida y esta está estirando vilmente la suya. Los Simpson no es lo que era, eso es cierto, pero también que durante años ha sabido trascender la comedia y la animación para convertirse en la gran sátira de la sociedad estadounidense, y en eso es única.

Los Simpson

6. Expediente X
No es fácil encontrar una serie de ciencia ficción en las listas canónicas de lo mejor de ningún ámbito en la cultura popular, pero a Expediente X le quedan pequeñas todas las etiquetas que le podamos poner. La ficción de Fox y Chris Carter es el ejemplar paradigmático de la fórmula a la que pertenece, pero también un monumento a la televisión en abierto y a los míticos casos de la semana. Todo lo que podamos ver en las series de network, Expediente X lo hizo antes.

Expediente X

5. Twin Peaks
En 1990, años antes de la explosión de las series del cable norteamericano, fue una cadena en abierto, ABC, la que se atrevió a concederle lugar en su prime time al siempre particular David Lynch. El cineasta, por entonces, de El hombre elefante y Terciopelo azul, y el guionista Mark Frost (que hizo el trabajo duro pero no se llevó el mérito) firmaron la insólita Twin Peaks, hito de la tele de autor. Su evolución fue irregular, su final WTF, pero nunca deja de ser hipnótica.

Twin Peaks

4. Mad Men
La zona caliente de la lista la inaugura Mad Men, uno de los grandes relatos sobre la condición humana y la mejor crónica de los revolucionarios años 60 en Estados Unidos que se puede ver en televisión. No en vano a Matt Weiner, curtido en el equipo de David Chase en Los Soprano, se le considera uno de los autores más difíciles por su perfeccionismo extremo, pero también de los más lúcidos. El ascenso y caída de Don Draper son la historia de la misma Norteamérica.

Mad Men

3. The Wire
Es imposible comprender la televisión contemporánea sin The Wire. David Simon, periodista kamikaze y escaldado de las penurias de su ciudad, Baltimore, perfeccionó en HBO una de las fórmulas catódicas más influyentes hoy, el policíaco de compromiso social que él mismo ya había puesto en práctica en Homicidio y The Corner. Esta, su gran obra maestra, se convirtió en la radiografía de la delincuencia y el racismo estructural en cada rincón de Estados Unidos.

The Wire

2. Breaking Bad
La maniobra de Breaking Bad fue la contraria: hizo de otra lacra social, el implacable sistema sanitario estadounidense, una muestra de puro género negro. En la ficción de AMC se reúnen Sam Peckinpah y Scarface, aunque es a Vince Gilligan, guionista de la escuela de Expediente X que aquí firmó su primera creación propia, a quien le debemos el tour de force entre Walter White y su despiadado Heisenberg. Una serie dolorosísima, un puzle prácticamente perfecto.

Breaking Bad

1. Los Soprano
Tu serie preferida y la que para ti es la mejor no tienen por qué ser necesariamente la misma, pero en este caso, en mi caso, sí es así. No solo es que Los Soprano me parezca el gran título bisagra entre las series y LAS SERIES, sino que además es una historia apasionante y divertida con personajes tan míticos como humanos. La suerte de Tony Soprano es la de todos nosotros, la fábula final sobre la familia, el deseo y la responsabilidad, sobre el hombre y sus miserias.

Y para concluir la lectura, sed bienvenidos a Smelly Cat; espero que sea para vosotros el happy place que es para mí. Nos leemos en próximas entradas y en @VictorMGonz, ¡y comentad lo que queráis!

Los Soprano