BLOGS
Smelly Cat Smelly Cat

El 'happy place' de las series de televisión

Día 1 de mi vida después de ‘Por trece razones’

Por trece razonesClay está sentado en un banco, apoyado en la pared del gimnasio, durante el baile del instituto, cuando su amigo Jeff se acerca y le anima a sacar a Hannah a la pista. Ella, como él, espera sentada, en la pared de enfrente, al otro lado del lugar. Al ritmo de The Night We Met, de Lord Huron, un tema que él luego describirá como su canción (la de ellos), se reúnen a mitad del camino y comienzan a bailar, con una confianza digna de los sueños. Cuando están a punto de besarse, ella se aleja y sus venas comienzan a sangrar. Hannah está muerta, se ha suicidado. Es efectivamente un sueño, más bien una pesadilla, la escena que abre el quinto episodio de Por trece razones, y tal vez la que mejor condensa lo importante de la última serie de Netflix. A partir de ahí, la ficción no irá necesariamente a mejor, sino que se volverá más oscura y más trágica. Pero de ese momento, que juega de forma preciosa con lo entrañable del primer amor y lo desolador de la primera pérdida, no me podré olvidar.

Me resulta un tanto difícil alabar por Por trece razones, que narra el suicidio de una joven y las consecuencias que tiene en su grupo de amigos, a través de trece casetes, porque no es una gran serie. Es algo larga y redundante (en Netflix esto ya es una máxima), es incluso morbosa y manipuladora por momentos, pero también es una gran experiencia. Hay quien dice que gustará más a los adolescentes que a los adultos; creo que lo hacen porque suponemos a los jóvenes más susceptibles al melodrama y menos a la sofisticación, en lo que a lo audiovisual se refiere, no porque los que ya no somos el público objetivo de la teen fiction no suframos esa incertidumbre de vez en cuando. Si el género coming of age (un término con el que hemos legitimado eso de producto adolescente, véase Boyhooyd) es un clásico del cine y la televisión es porque sus conflictos nos acompañan siempre: la necesidad de encajar, la soledad ante el cambio y la sensación de que todo lo podemos vivir (de nuevo) por primera vez.

Por trece razones, creada por el guionista Brian Yorkey, e inspirada en la novela homónima de Jay Asher que en 2007 vivió algo parecido al fenómeno que ahora atraviesa la serie, funciona sobre todo a dos niveles. Por un lado, el manifiesto antibullying, a través de una historia que conciencia sobre el acoso escolar y anima a sus protagonistas a responsabilizarse de sus actos. Por otro, la pretensión de himno generacional y la certeza de clásico coming of age. Señalo lo de pretensión porque dudo que lo primero lo haya conseguido (lo tendrá que decir, además, alguien que ronde la edad de sus protagonistas, no yo, que casi la doblo), pero estoy seguro de que lo segundo sí. A pesar de esa lentitud dramática con la que muchos ya han bromeado (Clay, ¿por qué eres tan lento escuchando las cintas?), a pesar de esos misterios no muy bien llevados que nos han importado más bien poco, Por trece razones trasciende la pedagogía y el thriller y nos asalta con una sutilidad excepcional.

Por trece razones no es tanto una serie sobre el bullying como lo es sobre la muerte y sobre la ausencia, sobre el duelo, la culpabilidad y la empatía, sobre cómo enfrentarnos a ello supone una devastadora clase de madurez; además lo es sobre el amor, la valentía y las oportunidades perdidas, y de eso nunca estamos a salvo. Puede que todavía esté dándole vueltas a Por trece razones por el impacto de haber visto a Hannah quitarse la vida con una frialdad implacable, o porque me hago mayor y me duele ver a chicos y chicas tan jóvenes aguantando tanta mierda en sus vidas, pero quiero pensar que es por la sensibilidad insólita que ha demostrado en un par de capítulos. Quiero pensar que la he vivido con tanta intensidad por ese baile entre Clay y Hannah, pareja imposible y ya inolvidable, por esa escena que refleja como pocas las alegrías y las tristezas de la adolescencia que seguimos replicando años después.

¿Habéis visto Por trece razones? ¿Os ha gustado tanto como a mí?

También os puede interesar:

‘Big Little Lies’: por qué necesitamos más series protagonizadas por mujeres

10 series de televisión que no te puedes perder en el mes de abril

‘La Bella y la Bestia’ del autor de ‘Juego de Tronos’ que tal vez no conoces

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Redain

    Acabé de ver la serie el sabado… despues de 3 noches de palomitas y manta semiintensiva… y la verdad que me esperaba algo mas infantil y desde mi punto de vista no me he encontrado solamente con tipicas historias de adolescentes hay mas transcendecia detras. 13 capitulos metiendote en la cabeza de dos jovenes pasandolas de mal en peor. Y un final que aun anunciado desde el minuto 1…. no esperaba que me afectara tanto. Llevo 3 dias desde que la vi y mi cabeza aun esta pensando ¿porque? y eso que sabemos que es una ficción. El resto de personas que lo hemos visto en circulo de amigos estan igual. Y ESPERANDO para la segunda temporada.
    Un saludo

    10 Abril 2017 | 2:27 pm

  2. Dice ser Alexa

    Por trece razones, ha cambiado mi vida. Si, lo sé, suena tonto, pero realmente vale la pena. ¿Qué si les puede interesar más a los adultos? Eso es probable, sabemos que normalmente en esta época los jóvenes son más de comedias románticas y todas esas cosas. Pero esta serie, es para un público más maduro, y te enseña las cosas por las que varía gente a y está sufriendo. Si yo fuera un profesor, haría ver a mis alumnos esta serie, para cuando vayan a lastimar a una persona, se lo piensen dos veces.
    Al principio no es que me llamo mucho la atención, pero a medida iba viendo los capítulos​, más adictiva se ponía, y las razones iban siendo más fuertes.
    Hay que decir, que el último capítulo, cuando muestran como Hannah se suicida, es un poco impactante. Ya voy tres días y sigo pensando porque tuvo que pasar por esto.
    Aunque sea ficción, muestra realmente como es la mayoría de las vidas por los chicos que sufren de acoso escolar.
    Nunca me había gustado tanto una serie, y, Thirteen reasons why, demuestra que es una serie impresionante.

    21 Abril 2017 | 3:11 am

  3. Dice ser Jose

    Me ha encantado a pesar de no ser una gran serie, enseña y transmite las cosas muy bien. Creo que todos nos hemos sentido identificados con alguna parte de la serie. Yo de pequeño era el típico que gastaba bromas a los demás pensando que todo el mundo se las toma igual que yo y sin intención alguna de hacer daño pero, puede que le hagas mucho daño a una persona sin saberlo y esa es una de las cosas que para mi gusto, mejor enseña la serie.

    05 Junio 2017 | 5:40 pm

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.