BLOGS

Videojuegos, gadgets, curiosidades, archiperres y otras paranoias digitales

Entradas etiquetadas como ‘canon digital’

Cómo fueron los detalles de la negociación frustrada del canon

ASIMELEC hizo ayer una reunión con periodistas para presentar a su nuevo presidente. Como no podía ser de otro modo, uno de los puntos más interesantes de la cita fue hablar del canon digital: de la postura defendida por Asimelec frente a la argumentada por las entidades de gestión (SGAE, ACAM, etc) durante los cuatro meses que ha durado la infructuosa negociación.

El final es conocido por todos, y es que los interlocutores no llegaron a ningún acuerdo.

Por los pocos detalles que se comentaron, el proceso debió transcurrir de la siguiente manera:

En la negociación del canon se buscaba fijar principalmente dos puntos: los dispositivos a los que se impondrá un canon (ya que la ley es difusa y no los detalla) y la cuantía con la que se verá gravado cada uno.

Asimelec, asociación que representa a las empresas de electrónica y comunicaciones (los fabricantes de estos dispositvos) pretendía que las entidades de gestión pusieran sobre la mesa la cifra exacta que en teoría pierden sus representados por los productos que fabrican los socios de Asimelec (CD, DVD, MP3, teléfonos móviles, reproductores de vídeo, etc). Se pretendía comparar así esa cifra con la que ellos habían obtenido a través de diferentes estudios y establecer un cantidad intermedia: una cantidad equilibrada que satisficiera a ambas entidades.

La cantidad de pérdida teórica que presentaron las entidades de gestión era tan alejada de la que presentaba Asimelec, que a la hora de pormenorizar y añadir el gravamen sobre los productos, en algunos casos llegaba a suponer más de la mitad del precio actual de los mismos.

Un dispositivo tiene unos gastos de investigación, fabricación, distribución, beneficios para el fabricante, márgen para la tienda, etc. Lo que es algo inconcebible es que se pretenda que el canon que se aplique sobre alguno de estos productos suponga una cantidad mayor que la suma de estas cifras (algo que, por otro lado, ya sucede en algunos casos con CD y DVD).

Al no llegar a un acuerdo en las cantidades con las que debían gravarse los productos, se decidió continuar la negociación con el listado de dispositivos. Las entidades gestoras pretendían que se incluyesen GPS, PDA, impresoras o teléfonos móviles, entre otros.

Parece que las entidades gestoras no eran capaces de distinguir que, aunque todos estos dispositivos son susceptibles de llevar música, no es su función principal, ni tan siquiera su función secundaria. Estamos de acuerdo en que un MP3 incluye fundamentalmente archivos de audio. Pero un GPS incluye evidentemente mapas, y un teléfono móvil se utiliza evidentemente para enviar y recibir llamadas. La puerta de elaborar un listado de dispositivos también se había cerrado.

Las posturas estaban tan distantes que después de cuatro meses no fue posible llegar a un acuerdo. Y ahora la pelota está en el tejado de la Administración, algo que en principio no favorece a ninguna de las partes. En abril los Ministerios de Industria y Cultura comunicarán a las entidades implicadas (y a los usuarios, claro) los dispositivos que se verán definitivamente gravados y la cuantía del canon en cada uno de ellos.

Asimelec se siente plenamente respaldado por el Ministerio de Industria. No sucede lo mismo con el de Cultura, que está más cerca de las entidades gestoras. La polémica lucha entre las entidades privadas para establecer un canon responsable y equilibrado ha pasado ahora a manos de dos ministerios que tendrán que ponerse de acuerdo. Esperemos que ambos tengan en mente a los consumidores en primer lugar. Aunque me temo que la decisión final se medirá “al peso”.

Sin solución para el canon

La RAE define “solución” como la “acción y efecto de resolver una duda o dificultad”. A finales de junio del pasado año se aprobó la nueva Ley de Propiedad Intelectual, que enfrentaba a la mayoría de los usuarios y a la industria con varias entidades de gestión de derechos de autor. La Ley no aclaraba mucho las polémicas al respecto del canon digital, limitándose a ampliar la aplicación del canon a los “soportes y materiales idóneos”. No se especificó claramente cuáles eran ni la cuantía con la que se verían gravados (se habló de reproductores MP3 y teléfonos móviles).

Industria y entidades de gestión tenían que ponerse de acuerdo en este tema. No ha sido así y hoy se está igual de lejos de la solución que al principio, con la única diferencia de que se van agotando los plazos.

Todo apunta a que los ministerios de Cultura e Industria, Turismo y Comercio tampoco podrán ofrecer una solución a partir de una base que muchos consideran “injusta” y un “freno a la sociedad de la información”.

Cuando se trata del canon digital, “resolver” no es exactamente lo mismo que tomar una determinación. Los ministerios anunciarán los dispositivos y sus nuevos impuestos en un plazo de tres meses, aunque no parece que vaya a ser la solución definitiva para ninguna de las partes por diversos motivos. Los usuarios ya podemos ir preparando las pancartas de protesta para este 2007, que todo apunta a que nos van a hacer falta.