BLOGS

Videojuegos, gadgets, curiosidades, archiperres y otras paranoias digitales

Archivo de Julio, 2007

¿Qué quieres hacer con tu vida? Pregúntale a Google

Un blog apenas supone unos bits de información en los millones de terabytes que componen internet. Sin embargo, en la actualidad pueden suponer la diferencia entre encontrar información sobre algo o no hacerlo. Cuando se empieza a utilizar la Web de forma habitual para realizar todo tipo de consultas, sus contenidos son inabarcables. Y más allá del poder de internet, la verdadera fuerza la adquiere aquella compañía que es capaz de redirigir hacia los contenidos que se publican.

La anécdota de esta realidad la ponen dos ladrones inexpertos de Colorado Springs que se decidieron a robar una caja fuerte sin saber cómo hacerlo. Recurrieron a Google con una perogrullada del tipo «cómo abrir una caja fuerte», y encontraron la respuesta que necesitaban y que les ha permitido hacerse con un botín de casi 9.000 euros. Alguien en una página web decidió exponer cómo creía/sabía que se podía abrir una caja fuerte. Y eso es todo.

Podemos recurrir a los buscadores para encontrar lo que anhelamos ya que ellos contribuyen de forma casi imprescindible al conocimiento que aporta la Web. Pero si utilizamos los buscadores para todo, estamos otorgando a sus propietarios unos conocimientos valiosísimos sobre nuestros gustos e intereses. Y este poder también tiene sus peligros.

Cuando las compañías de esos buscadores adquieren también empresas de publicidad, podemos caer en una red de intereses comerciales. Los oráculos a los que preguntamos a diario se han convertido en herramientas imprescindibles, y también peligrosas. La amenaza no es que podamos encontrar cualquier cosa en internet gracias a los buscadores como estos dos afortunados ladrones, sino que las compañías utilicen nuestras consultas para sus propios intereses comerciales.

Crea tu propio Simpson

Hace algún tiempo que los avatares están de moda. Aunque pocos han logrado superar a los irreverentes avatares de South Park, los hay de todo tipo y para todos los gustos. Los últimos en apuntarse son Los Simpson, en una campaña de publicidad que engloba todo tipo de eventos, como recogen en Pixel y Dixel.

Desde la página de inicio de la película y pulsando sobre Create your Simpson avatar se accede a un sencillo tutorial en el que crear el personaje. Es recomendable registrarse, ya que hacerlo permitirá guardar los cambios que se hagan en él o descargarlo a través del sistema.

Agrupados en ocho pasos, sólo la alineación de los astros o una técnica depurada a base de horas conseguirá el Simpson se parezca algo a su creador, aunque el hecho de poder personalizar a estos personajes ya es un detalle.

Jugar con los valores

Un videojuego bajo el título Operación especial 85: Rescate de rehenes podría ser un shooter de acción cualquiera. Pero no. Ha sido desarrollado por la Sociedad de Institutos de Enseñanza Secundaria Islámicos y su objetivo parece estar más cerca de la propaganda que del simple entretenimiento.

El argumento pretende animar a los jóvenes iraníes para que apoyen la carrera militar de su país pese a las críticas internacionales. Ya se sabe: EE UU es la principal industria en videojuegos y hay que contrarrestar las decenas de títulos que van en sentido contrario.

En Operación especial (PC) el jugador debe velar por la salvación del estado y la caza de espías que, como ya sabemos, son las tesis favoritas de los países defensores de la libertad, tanto de un lado como de otro.

Las teorías se expanden con más facilidad si para ello se utilizan todas las formas de expresión posibles, también los videojuegos. EE UU utiliza este recurso a menudo y en Irán no quieren perder el tiempo.

Fotos: Abedin Taherkenareh / Efe

Intercambio 2.0

Hubo vida después del Napster de pago, y también la habrá después de eMule en el caso de que sea necesario. La empresa española MP2P Technologies ha presentado Omemo, un sistema que aún está en pruebas y que cambia la forma de intercambiar archivos. Su creador, Pablo Soto, es un viejo conocido para los defensores de la cultura compartida. Fue el joven talento creador de Blubster, el considerado como el programa español más distribuido de la historia de internet.

Omemo es un programa con el que los usuarios comparten una sección de su disco duro. En él se pueden colocar los contenidos que se desea compartir con otros usuarios de Omemo, y el resto hará lo mismo por su cuenta. Cuando alguien decide compartir obtiene una especie de ‘derecho de escritura’ con capacidad casi ilimitada para archivos multimedia. También la posibilidad de lectura de todos los contenidos que han compartido el resto de los usuarios.

Se puede acceder así a millones de espacios con millones de archivos. Como novedad, cuando la persona que comparte el archivo se desconecta, el archivo no deja de compartirse, porque en realidad es como si el usuario ya sólo tuviese un acceso directo, y no el archivo original. Por otro lado, nadie puede borrar el contenido, sobre el que sí se puede votar.

El sistema se muestra como si fuese una unidad virtual y no hay forma de saber quién subió qué archivo, ni siquiera qué paquetes de información son los que tiene alojados en la parte del disco duro que cedió a Omeno. Complejo pero sencillo, ése es el resumen. Su rareza no proviene más que de la protección que se ha otorgado tanto al propio sistema como a los usuarios que forman parte de él, huyendo de posibles cierres. Lo único que no cabe en este inmenso disco duro virtual es el ánimo de lucro.

Todo en el teléfono móvil

Son muchos los que sostienen que ver una película en un dispositivo portátil es dejarse los ojos. A la vez, las ventas del iPod con vídeo o las Creative Zen no dejan de crecer, algo que entra en conflicto con lo anterior. Los fabricantes apuestan por la fusión de todos los gadgets en uno, y el teléfono móvil parece que se ha convertido en el aparato idóneo para fusionarlos.

Motorola va a lanzar este mes el Z8 a través de un acuerdo exclusivo con Movistar. Se trata de un móvil que ya pudo verse en el 3GSM y que apuesta fuertemente por los contenidos multimedia, ya que se comercializa de serie con la película El caso Bourne incluida en la tarjeta de 512 MB. Con 30 cuadros por segundo y una pantalla de 16 millones de colores, este terminal se plantea como una más que digna competencia a los dispositivos dedicados a la reproducción de vídeo. Una cámara de 2MP y 90 MB de memoria interna completan sus funciones.

Eso sí, la pantalla es bastante más pequeña (3,5 x 5 cm) que la de los reproductores dedicados, pero también es cierto que la calidad en la reproducción es muy buena, y que en un solo dispositivo se dispone de teléfono, navegación (aunque no tiene WiFi, sí HSDPA), reproductor MP3, reproductor y cámara de vídeo, y tarjetas microSD para almacenar decenas de películas.

Este terminal es el primero en el mundo con una forma que se ha denominado kick slider, un sistema de apertura que en teoría se ha desarrollado para que el móvil se adapte a la forma de la cara. Se comercializará con Movistar por 299 con contrato.

Pese a que los fabricantes (tanto de teléfonos móviles como de otros dispositivos) insisten en la idea de que se tiende a la fusión, yo aún prefiero llevar un móvil, un MP3, una consola portátil o un reproductor de vídeo, todo ello por separado dependiendo de lo que vaya a hacer. ¿Te gusta a ti llevar todos los cacharros en uno? ¿Crees que la fusión es una idea de los fabricantes o que somos los usuarios los que se la hemos demandado?

Una moto solar con caparazón propio

No será elegido como vehículo del año en los países nórdicos, pero sí ha recibido una mención especial en la VI edición de los Premios a las mejores innovaciones tecnológicas del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona.

Se trata de una moto solar urbana diseñada y desarrollada por la empresa española Sunred. Con motor eléctrico acoplado directamente a la rueda y forma de caracol, cuenta con un cuadro digital táctil con pantalla LCD de 6,4 pulgadas.

Más allá de esas innovaciones, sin duda el aspecto más llamativo es su diseño, el sistema retráctil con células de captación de energía solar que incorpora. Cuando la moto está parada, las placas están extendidas, recogiendo el máximo de energía solar. Cuando el conductor va a subirse, las placas se recogen en la parte posterior para dejar suficiente espacio.

El fabricante afirma que su autonomía es aproximadamente de 20 km y su velocidad máxima de 50 km/h (algunos aplican su forma de caracol a la velocidad que ofrece). Aunque aún se puede seguir trabajando en mejorar esta autonomía, esta moto solar parece un buen invento para la promoción de energías renovables.

Es un desarrollo más cómodo y práctico que este otro, aunque quizás con menos encanto:

iPhone, la maquinaria del iMarketing

Apple es una compañía acostumbrada al éxito. El iPhone es su último lanzamiento, anunciado como «la revolución de la telefonía móvil».

Se trata de un terminal cuyas funciones van mucho más allá que hablar por teléfono, aunque por el momento dista mucho de marcar un antes y un después en la telefonía móvil. Con un iPhone se tienen las prestaciones de un teléfono, un navegador y un reproductor multimedia. Pero no es el primer móvil que incorpora esas funciones, ni siquiera se puede afirmar que es el que mejor las ha integrado.

Aún así, se le puede aplicar el concepto «revolucionario» si por él se entiende la expectación que ha conseguido crear en los medios y en los fabricantes de terminales, que no sabían muy bien a qué tipo de producto se enfrentaban.

Resulta difícil augurar si el iPhone será o no un éxito. El iPod tenía todas las bazas para convertirse en un dispositivo de minorías (formato de archivos propios, precio, ausencia de accesorios integrados, etc), y pese a ello ha logrado exterminar a buena parte de la competencia.

Algunos análisis apuntan a un posible fiasco, a que ese precio no se sostiene para el tipo de público al que va dirigido. Pero con Apple nunca se sabe. Sus dispositivos entran por los ojos, no por la cartera, y con el iPhone ya se ha iniciado el insondable camino del marketing.