BLOGS

Nuestro cuerpo es como una máquina. Hay que engrasarla, revisarla, meterle un buen carburante... Sólo tenemos una, y nunca es tarde para empezar a cuidarla

Entradas etiquetadas como ‘dieta’

¿Tomas un desayuno cardiosaludable?

Reconozco que en mi casa siempre ha habido hábitos alimenticios bastante sanos. Puede que, en los últimos años, hayamos caído en algunos pequeños “vicios” de los que son fáciles de encontrar en los supermercados o en las tiendas del barrio, pero lo que es la pirámide alimenticia, la seguimos bastante bien.

El otro día, charlando sobre nutrición con una amiga, me reconocía que todas las mañanas desayuna, junto a un café y un zumo de naranja, “un bollito con chocolate”.

Mi desayuno favorito de los fines de semana, que siempre me lo preparaba mi padre, eran unas deliciosas tostadas de pan, con tomate, aceite y sal (a veces con jamón serrano y otras con un poco de ajo restregado). Y ya se podía poner delante la mejor napolitana de chocolate, que yo me apuntaba al “pan tumaca” (pa amb tomaquet, que nos corrige Elia) .

Y eso que el chocolate es una de mis perdiciones, y reconozco que cuando paso al lado de una pastelería, son muchas las veces que entraría a comprarme uno de esos postres… Pero sé que no es bueno abusar de ese tipo de alimentos, por lo que suelo dejarlos para darme lo que yo llamo “un homenaje” de vez en cuando.

Y no es porque engorde, porque yo me canso de desayunar siempre lo mismo y ahora suelo variar entre cereales, pan con tahín y rúcula o albahaca, aguacate untado con un poco de pimienta negra….

Pocos días después, leí que el madrileño Hospital de La Paz ofrece a los pacientes ingresados, con dieta basal, un desayuno cardiosaludable, allí llamado ‘desayuno mediterráneo’.

Éste desayuno consta de leche, café o equivalente, un panecillo, aceite de oliva virgen y una tarrina individual de tomate natural, en contraste con el llamado ‘desayuno tradicional’, que consta de galletas o pan, mantequilla y mermelada.

Aseguran fuentes del hospital que, desde que se instauró el pasado verano desayuno mediterráneo, ha sido todo un éxito.

Cuando te levantas, ¿eres más de dulce o de salado? ¿Cuál es tu desayuno habitual? ¿Y el favorito? ¿Consideras que abusas de los dulces?

Principios básicos para la alimentación de los deportistas

El otro día cayó en mis manos un interesante documento realizado por los especialistas de los Servicios Médicos Sanitas – Real Madrid, en el que se muestran, de forma orientativa, unas líneas generales de alimentación para los deportistas y aficionados, en las que se incluyen los principios más básicos para disfrutar de un estilo de vida saludable.

A continuación os adjunto los puntos, ya que considero que para muchos de nosotros pueden resultar útiles e interesantes (Abajo, el cuadro Verano, de Giuseppe Arcimboldo):

1. Hay que tomar siempre:

– Se debe consumir agua frecuentemente. Porque es un elemento depurativo, reparador y regulador de la temperatura corporal durante el esfuerzo (”efecto radiador”), favorece la recuperación tras el ejercicio y retrasa el cansancio muscular. Como apunta la nota, “un grado de deshidratación del 4% puede provocar que el gasto cardiaco aumente hasta un 18%, lo que lleva a la aparición del cansancio mucho más pronto.

Los deportistas pueden consumir bebidas hidrolizadas, siempre que sean isotónicas/hipotónicas y su concentración de sales sea inferior a la del suero. Los especialistas no recomiendan consumir bebidas hipertónicas durante o después del esfuerzo físico, pues tienen un exceso de sales que retrasan su absorción y aumentan la pérdida de orina, lo que contribuye a la deshidratación.

Las hortalizas , como apuntan los doctores de Médicos Sanitas-Real Madrid, son la base de una alimentación sana, ya que son una de las principales fuentes de hierro.

El aceite de oliva, compuesto principalmente por ácidos grasos omega-9, aporta múltiples beneficios al organismo: Protege el sistema cardíaco, es fundamental para el funcionamiento del sistema inmunitario, favorece la reparación de tejidos y contribuye al control de los niveles de colesterol.

2. Hay que consumir a diario:

– Distintos tipos de alimentos ricos en carbohidratos complejos e integrales, como pan, cereales, arroz, pasta, legumbres o patatas.

Fruta: Tomar entre 3 y 6 piezas al día o 2 vasos de zumos naturales.

– Tomar alimentos lácteos ricos en calcio, como yogures y quesos frescos o semicurados, y hierro, legumbres, algunas hortalizas, frutos secos, carnes y pescados.

3. Consumir tres veces a la semana:

– Alimentos ricos en proteínas y aceites omega 3, aportan flexibilidad a las arterias y actúan como detergente del llamado “colesterol malo” (LDL).

– Comidas que contengan protectores articulares como el salmón, la sardina o la caballa (ricos en ácidos nucleicos) y nueces.

4. Otros alimentos que deben consumirse durante la semana:

– Los alimentos con alto contenido proteico como el pescado, los huevos, el pollo, el pavo o la ternera. Los doctores que han elaborado esta lista recomiendan consumirlos acompañados de hortalizas o pan.

5. Consumir de manera ocasional:

– Jamón ibérico, carne roja, quesos curados, embutidos o chocolate.

A EVITAR

Según el doctor Carlos Díez, director de los Servicios Médicos Sanitas–Real Madrid, “en un principio cualquier alimento puede comerse en cantidades moderadas pero algunos nutrientes deben ser consumidos sólo de forma ocasional”. Por eso, es recomendable seguir unas pautas de alimentación básicas para evitar problemas de salud:

– Restringir sobre todo la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas, Como embutidos, patés, quesos curados, mantequilla, margarina, beicon, bollería y pastelería.

– Vigilar el consumo de bebidas alcohólicas.

– Consumir poco azúcar, mermeladas, pastelería y bollería (en la imagen superior, un par de tartas excesivamente cargadas de nata y chocolate).

No abusar de la sal, presente en grandes proporciones en alimentos como las patatas “chips”, las anchoas, los quesos curados, el jamón o los caldos preparados.

¿Se parece en algo ésta a tu rutina alimenticia? Consideras que la dieta alimenticia es uno de los factores más importantes del bienestar personal o lo tienes como secundario?

“Se vive más cuando se come menos”

“Se vive más cuando se come menos”. Me ha llamado la atención esta frase que dijo el profesor José María Peinado, del departamento de bioquímica y biología molecular de la Universidad de Málaga, el pasado mes de diciembre en la IV Jornada Andaluza de Nutrición del Instituto Tomás Pascual Sanz para la nutrición y la salud.

En su ponencia sobre el envejecimiento cerebral y las enfermedades neurodegenerativas: Influencia de la nutrición, el profesor Peinado destacó que, además de las influencias genéticas, existen factores ambientales como pueden ser los medicamentos, los pesticidas, los malos hábitos o la incorrecta nutrición, que repercuten directamente en este tipo de patologías.

Para Peinado, el índice de supervivencia es mayor cuando ingerimos menos calorías o consumimos antioxidantes y guardamos una correcta dieta mediterránea.

Por lo tanto, y viendo que muchos de vosotros, cuando os hablo de alimentos hipercalóricos que aportan pocos nutrientes al organismo (bollos, pizzas y hamburguesas, refrescos con gas, chucherías, chocolatinas…) os limitáis a personalizar si os engordan o no pero, en realidad, eso es lo menos importante.

Lo importante es que nuestro cuerpo esté bien alimentado, porque es nuestra gasolina, lo que le hace funcionar y, si le echamos un mal carburante, inapropiado para nuestro sistema, este acabará por resentirse en forma de enfermedades.

En otro post os hablaré de la dieta mediterránea, tan nuestra y tan olvidada como valorada en los últimos años.

Danos tu opinión ¿Tu eres de los que cuida estar bien alimentado o de los que opinan, como un amigo mío, que lo importante es darse de joven todo los gustos posibles y, si de mayor estás fastidiado o te mueres antes…. que te quiten lo “bailao”?